EN 15 DÍAS PEDIRÁ LA TERCERA PRÓRROGA

Sánchez cita la próxima semana a partidos y CCAA para buscar los Pactos de la Moncloa

El presidente apunta el camino de la desescalada sin anunciar ninguna medida concreta, aunque sí avisa de no cabe "ningún desliz". Convoca un gran acuerdo para la "reconstrucción" del país

Foto: Pedro Sánchez, este 9 de abril durante su intervención en el Congreso por la segunda prórroga del estado de alarma. (Reuters)
Pedro Sánchez, este 9 de abril durante su intervención en el Congreso por la segunda prórroga del estado de alarma. (Reuters)

"Les pido lo que yo les puedo ofrecer: unidad y lealtad". Pedro Sánchez reclama constantemente ese binomio a la oposición, suma que se le escapa con cada semana por las fisuras que se van abriendo en el Congreso por su gestión de la catástrofe del Covid-19. Pero promete seguir intentándolo. Y liderar unos nuevos Pactos de la Moncloa, un reflejo de aquellos de 1977 que permitieron a España afrontar la Transición con garantías y la salida de la crisis del petróleo de comienzos de esa década. El presidente del Gobierno ya había anunciado su intención de buscar ese gran "acuerdo de país", pero ahora ya tiene una fecha para ese arranque del camino: para la próxima semana convoca la primera reunión de trabajo orientada a ese fin, y a la que estarán llamadas fuerzas políticas, agentes sociales y comunidades autónomas.

Sánchez se dejó ese anuncio para el final de su larga intervención en el Congreso de este Jueves Santo, con la que pidió a la Cámara su plácet para aprobar una segunda prórroga del estado de alarma, hasta el 26 de abril, extensión que es "esencial para proteger la vida de los ciudadanos". El jefe del Ejecutivo hiló un discurso de unos 50 minutos [aquí en PDF] en el que, a diferencia de los anteriores, intentó arrojar algo de luz al introducir, con muchas cautelas, el camino de la desescalada, que será lento y gradual, y en el que no cabe, avisó, ningún "desliz", porque ello conllevaría una nueva "recaída". Era la tercera vez que, en menos de un mes, el presidente subía a la tribuna de oradores para defender la alarma y la segunda vez que solicitaba la ampliación del periodo excepcional. No será la última, anticipó, porque en 15 días repetirá la escena ya que será necesario alargar la alarma otras dos semanas, hasta el 10 de mayo, con total seguridad. La votación de este jueves mostró un amplio apoyo a la prórroga, aunque bañada en críticas: 270 votos a favor (entre ellos, de PP, Cs, PNV y las formaciones minoritarias), 54 en contra (de Vox y CUP) y 25 abstenciones (de ERC, EH Bildu y JxCAT).

Sánchez cita la próxima semana a partidos y CCAA para buscar los Pactos de la Moncloa

España, aseguró Sánchez, vive "momentos extremos". Y aunque "toda Europa se pregunta si se reaccionó tarde", lo que el país no se puede "permitir", a su juicio, es llegar "tarde" a la crisis económica y social. Por ello recordó que propuso, ya en su comparecencia ante los medios el pasado sábado, la propuesta de unos nuevos Pactos de la Moncloa, con el argumento de que si toda la sociedad combate "unida contra el virus", si la crisis afecta a todos, "¿qué sentido tiene la división, a quién beneficia?". El Gobierno, pues, persigue un "gran acuerdo de todas las fuerzas dispuestas a arrimar el hombro", un acuerdo para "la reconstrucción económica y social" de España.

Sánchez convoca a todas las fuerzas que quieran "arrimar el hombro". "¿Están dispuestos? Yo lo estoy. Solo les pido lo que ofrezco, unidad y lealtad"


El presidente se refirió a las "reservas" que plantea la oposición para no sumarse a esa gran alianza, especialmente por parte del PP, aunque no solo. Aseguró que no implicará ningún "cambio de régimen", puesto que la Constitución será el marco jurídico, señaló que seguirá en "plena vigencia el control parlamentario", que se mantendrá una "absoluta transparencia informativa", que no pretende "excluir a nadie". "Se desconfía de la sinceridad de la propuesta, y la reitero de corazón, y la expreso formalmente". Fue entonces cuando anunció la convocatoria, "la próxima semana", de una primera reunión en búsqueda de ese "gran acuerdo para la reconstrucción económica y social de España" en el que participen "todas las fuerzas dispuestas a arrimar el hombro, partidos políticos, por supuesto, pero también empresarios y sindicatos, y por supuesto las comunidades autónomas, las diputaciones provinciales y los ayuntamientos".

La cuarta crisis, la política

Sánchez quiere integrar a todas las fuerzas políticas que lo deseen, a los agentes sociales y a los presidentes autonómicos, a diferencia de lo que ocurrió en 1977, cuando no existían las CCAA. Los mandatarios regionales ya se sumaron el pasado domingo en su reunión por videoconferencia. "Todos están llamados a esos pactos. ¿Están dispuestos? —preguntó el presidente a sus señorías—. Yo lo estoy. Solo les pido lo que les puedo ofrecer, unidad y lealtad". El líder socialista machacó una y otra vez esa reclamación, como ya hiciera en sus dos discursos anteriores con motivo de la declaración del estado de alarma. "Unidad y lealtad". En su réplica, insistió en la idea de que esos nuevos Pactos de la Moncloa, o como se denominen, si prosperan, son una "obligación nacional". La "pregunta" a la que han de responder los grupos, y sobre todo el PP, que calificó la oferta de "señuelo" o "trampantojo", es si quiere o no sumarse. El acuerdo no es una "debilidad", sino una "fortaleza". El Gobierno hace ese ofrecimiento de concertación" y actúa con "humildad, cercanía y transparencia", señaló. Y entonces, "¿por qué se renuncia al diálogo?", inquirió.

"Toda Europa llegó tarde, pero España actuó antes", señala el presidente, remarcando que las medidas de confinamiento son drásticas y hay transparencia

El líder socialista incidió en que hay un consenso mundial en torno a la triple vertiente de la crisis generada por el coronavirus —sanitaria, económica y social—, porque no es un "hecho aislado", sino una pandemia, una "emergencia global", mientras en España asoma, dijo, una "cuarta crisis", la crisis política. Sánchez basó su reflexión en artículos publicados en la prensa internacional, como en el económico 'Financial Times', que remarcaba que si en otros países el Covid-19 ha servido para minimizar las rivalidades entre los partidos, en España ha agigantado la "confrontación política", la ha "enconado". Mientras sanitarios y la ciudadanía en general "se bate a fondo" contra el virus, los partidos han de estar "unidos como lo están ellos", conminó.

Sánchez cita la próxima semana a partidos y CCAA para buscar los Pactos de la Moncloa

Sánchez ensayó una suerte de petición de disculpas y asunción de errores, aunque a su manera, como ha venido haciendo en las últimas semanas. Si Europa y Occidente ha llegado "tarde" a atajar la pandemia, "España no es una excepción", reconoció. Llegó tarde, por tanto. Pero, a cambio, España, según presumió, fue el primer país en Europa en adoptar medidas de confinamiento, cuando tenía 'solo' 120 fallecidos —en realidad, fue cuando anunció el estado de alarma, porque este entró en vigor 24 horas después, con casi 200 muertos, y ya son más de 15.000—, es de los que más pruebas diagnósticas hace (unas 20.000 PCR al día), el que "más lejos" ha ido en las medidas de aislamiento y el que facilita "más información", porque es el "único" que notifica "todos los positivos" —no solo los hospitalizados—, el que da cuenta de los ingresos, de los pacientes críticos en la UCI (aunque desde ayer no se da el acumulado), y de "todas" las altas. "Toda Europa llegó tarde, pero España actuó antes", resumió.

"Seguro que habríamos hecho distinto", apuntó, haciendo un cierto ejercicio de contrición, no sin dejar de subrayar que ayer —o sea, hace un mes, hace dos meses— se actuó con la información de que se disponía entonces. "Ningún país puede presumir de no haber cometido ningún error, ningún gobierno. La autoexigencia del Gobierno es máxima, es absoluta —sostuvo—. Y les puedo garantizar que este Gobierno ha trabajado todo el tiempo y de buena fe, con toda su energía y todos sus medios", siguiendo el "consejo" de los expertos y los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El presidente apuntó que esa misma actitud es la que es achacable a comunidades y municipios, esa misma "voluntad" de trabajar denodadamente contra el virus. "No reclamo reconocimiento, reclamo unidad y lealtad", reiteró, como una letanía. El Ejecutivo es "autoexigente, autocrítico y humilde", indicó en la réplica.

La "nueva normalidad"

El jefe del Ejecutivo indicó que ir a una segunda prórroga es "esencial". La prioridad ahora es "no desandar el camino, no volver bajo ningún concepto al punto de partida, no bajar la guardia". Se empieza a ver "el final de este largo camino que conducirá", dijo, "a una nueva normalidad". Sánchez adviritió de que el regreso será en todo caso "progresivo", gradual, sin que el Gobierno sea capaz aún de predecir qué tipo de "normalidad" será la que se recupere, porque hasta la forma de vivir habrá de ser "reformulada". Pero ese momento, el de la desescalada, llegará después, con los objetivos de seguir "protegiendo a la ciudadanía" que no esté inmunizada en tanto no llega la vacuna y encauzar la reconstrucción económica y social.

En la desescalada, habrá medidas de higiene personal y colectiva, detección de positivos y seguimiento y control tecnológico de la enfermedad

Un equipo ya está preparando el camino de salida, diseñando posibles medidas "tanto individuales como colectivas", que quedarán supeditadas a los criterios de salud pública y que serán concertadas, subrayó, con los gobiernos autonómicos y municipales. Las medidas se adaptarán a la evolución de la pandemia y comprenderán cuestiones de higiene individual y colectiva, acciones de detección y atención a los infectados e iniciativas que tienen que ver "con el ámbito tecnológico de control y de seguimiento" de la enfermedad.

Sánchez cita la próxima semana a partidos y CCAA para buscar los Pactos de la Moncloa

La transición será "escalonada", y los científicos que asesoran al Gobierno han establecido marcadores que fijarán el ritmo hacia esa "nueva normalidad", explicó, apuntando que esos umbrales, que no detalló, estarán relacionados con el "control de los contagios" y la recuperación del sistema de salud. El avance de esos datos semanales "hará posible la apertura de nuevos espacios y el levantamiento de restricciones". Sánchez garantizó que "todos los pasos" que se vayan dado serán muy cautelosos". "Lo último que debemos permitir, señorías, es un desliz porque supondría, más que un retroceso, una recaída". El primero de todos ellos es el fin del permiso retribuido recuperable: el próximo lunes concluirá la "hibernación" de la economía.

Lastra, al PP: "El error le perseguirá toda su vida"

Sánchez hizo un aparte con Europa, porque la Unión "está en peligro". "Necesitamos una solidaridad sin fisuras", "no hay tiempo que perder, o ahora o nunca", apremió. La crisis, recordó, no tiene "culpables", porque la pandemia es global. Europa debe actuar "ahora, frente a la enfermedad", y después, "movilizando todos los recursos que sean necesarios para hacer efectivo un nuevo Plan Marshall". Para el Gobierno, la UE ha de "aprender la lección", no repetir la senda que emprendió con la crisis de 2008, porque solo trajo "fragilidad ante el desastre". "Ni la austeridad ni los recortes son el camino. No queremos fragilidad. Al contrario, queremos fuerza, acción, unidad y libertad para todos. Queremos, en definitiva, reconstrucción". Reconstrucción que debe significar, a juicio del Gobierno, fortalecimiento del Estado del bienestar.

Sánchez reclama a la UE una "solidaridad sin fisuras" y avisa de que la austeridad no es la receta. Pide a la oposición que actúe en favor de España

El jefe del Ejecutivo apremió a los líderes de la oposición que "ejerzan su influencia" ante sus partidos hermanos en Europa para hacerles ver que la pandemia "no tiene distinción entre norte y sur", no distingue "entre gobiernos de derechas y de izquierdas", que en la "catástrofe más feroz" desde la II Guerra Mundial Europa "no puede miara hacia otro lado". "Les pido que ejerzan [su influencia] en favor de España y en favor de la Unión Europea. Éste es el momento de la unidad de acción, también por parte de esta Cámara, a nivel europeo", sostuvo.

En la réplica, como ocurriera hace 15 días también en el Congreso, Sánchez se rehízo en la réplica, saliendo al ataque del PP, que había estado muy duro (aunque apoyó la extensión de la alamra) y pidiéndole que se sume al acuerdo. De lo contrario, ese "error le perseguirá toda su vida", había afirmado minutos antes la portavoz socialista, Adriana Lastra, que había denunciado en la tribuna el comportamiento "desleal" e "indigno" de Pablo Casado, como "falsa" ha sido la presidenta madrileña, la popular Isabel Díaz Ayuso. Sánchez salió al paso de las "palpables falsedades" que propala, a su juicio, la derecha, e insistió en que su Ejecutivo ha actuado siguiendo los criterios y directrices de la OMS y del Centro Europeo de Prevención y Control de la Enfermedad (ECDC).

Sánchez negó al PP que el Gobierno esté "confinando la democracia": esta es su tercera comparecencia en el pleno, la próxima semana se retoman las sesiones de control en la Cámara Baja y se han recibido 1.800 preguntas escritas de la oposición. "¿Sabe cuál es la actividad de la Asamblea de Madrid?", le tiró al jefe del PP. Se respondió: está suspendida hasta el 12 de abril y la presidenta Ayuso no comparece "desde el 11 de marzo". Situación semejante se da en Murcia o Andalucía, subrayó, donde el PP lidera los gobiernos autonómicos con el apoyo de Vox. El presidente, además, afeó al líder de Vox, Santiago Abascal, la campaña de "bulos" y desinformación de su partido y le avisó de que el "odio es un instrumento muy peligroso". Frente a los grupos nacionalistas e independentistas, insistió en que la alarma no ha supuesto una "recentralización de competencias", así que las comunidades han podido seguir gestionando y comprando suministros.

"O superamos la crisis con acuerdo o seremos el único país en el que la oposición solo ofrece polémica en la peor crisis de la historia de la democracia", amonestó Sánchez. El presidente arranca esta segunda prórroga —con la seguridad de que habrá una tercera, y más— con ese emplazamiento al acuerdo, y por ello pidió "valentía" a los grupos, que estén a la altura. "Muestren su fuerza y sus virtudes. Sean reflejo de lo mejor de España. Es necesario ganar más tiempo. Este es gran país que espera no esperar más". Pero arranca también el paso con más mochila de reproches.

Rechazadas todas las propuestas de resolución de los grupos

El debate sobre la segunda prórroga del estado de alarma, la extensión hasta las 00:00 del 26 de abril, concluyó sobre las 15:15 de este jueves, tras seis horas de discusión intensa, aunque en tono moderado, en el hemiciclo. 

Se sometieron primero a votación las ocho propuestas de resolución de los grupos. De Foro Asturias, EH Bildu, Ciudadanos, BNG, Compromís, JxCAT, ERC y Vox. Todas fueron rechazadas

 

A continuación, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, concedió dos horas para que sus señorías pudieran emitir telemáticamente su voto sobre la autorización de la prórroga en sí, en los términos propuestos por el Gobierno. 

 

Ya pasadas las 20:00, después del debate de los tres reales decretos leyes que se sometían a convalidación, el pleno autorizó la prórroga de la alarma en los términos aprobados por el Consejo de Ministros: recabó 270 votos a favor, 54 en contra (de Vox y CUP) y 25 abstenciones. Los decretos fueron convalidados, aunque a partir de ahora serán tramitados como proyectos de ley por el procedimiento de urgencia y podrán recibir enmiendas de los grupos. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios