Montero no concreta el plan de desescalada

El Gobierno apela a un "gran acuerdo de país" que rediseñe España "en el medio plazo"

El Ejecutivo asume que deberá "ampliar alianzas", más allá de sus socios, para articular esa "gran concertación social", en la que quiere incluir a partidos, agentes sociales, CCAA y el "talento" del país

Foto: Los ministros María Jesús Montero y Luis Planas, este 7 de abril durante la rueda de prensa por videoconferencia en la Moncloa. (Pool Moncloa)
Los ministros María Jesús Montero y Luis Planas, este 7 de abril durante la rueda de prensa por videoconferencia en la Moncloa. (Pool Moncloa)

El Gobierno sigue llamando a una gran alianza, un "gran acuerdo de país" que convoque a actores políticos, económicos, sociales y territoriales, para cuando España haya superado la pandemia sanitaria del Covid-19. Pero aún no concreta nada más. Lanza la apelación para que los partidos se "retraten", como reconocían en la Moncloa el pasado fin de semana, pero aún no hay un contenido claro, ni una hoja de ruta. Sí avanza que esa "concertación" debe servir para redibujar el país "a medio plazo". El Gabinete de coalición quiere situar ahí el foco ahora y no tanto en las medidas de desescalada, que llegarán, sí, pero prefiere no "especular" por anticipado para no dar órdenes confusas a la ciudadanía.

Pedro Sánchez anticipó ese escenario en su comparecencia del pasado sábado, el domingo se abrió a abrir ese gran pacto a las comunidades autónomas, como varias le reclamaron, y ayer lunes el Ejecutivo reforzó el llamamiento. También lo hizo este martes tras la reunión ordinaria del Consejo de Ministros, que acordó formalmente pedir al Congreso la prórroga del estado de alarma actual hasta las 00:00 del domingo 26 de abril.

"Queremos abrir un horizonte de colaboración" con los grupos políticos, las organizaciones empresariales y sindicales, las comunidades autónomas y el "talento" del país, subrayó este martes la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, que compareció en la Moncloa junto a su compañero de Agricultura, Luis Planas. Una suerte de "gran concertación social" que permita afrontar los retos que ha de sortear España en el "medio plazo". "Lo hacemos con humildad y generosidad, siendo conscientes de que España vive momentos excepcionales". El Ejecutivo busca, en definitiva, articular lo que puede llamarse "unos nuevos Pactos de la Moncloa o de otra manera". Igual que hace cuatro décadas, en 1977, todas las fuerzas democráticas tuvieron que "unirse" porque la tarea colectiva era contribuir a la construcción nacional y alumbrar una nueva arquitectura, España necesita ahora, continuó la ministra de Hacienda, un "gran acuerdo de país", "el concurso de todos los actores para definir cómo construir la España que queremos".

Montero señala que hay que afrontar no solo la crisis, sino el colchón de seguridad, el sistema de bienestar o el acceso a los servicios públicos


Construir el país, siguió Montero, no solo en términos económicos, dada la profunda crisis que se avecina. Para el Gobierno, hay que repensar los valores públicos, el colchón de seguridad de los ciudadanos, la defensa de los servicios públicos esenciales y de "calidad", el "perfeccionamiento del sistema del bienestar", "los derechos y libertades". Tal "proyecto de país" entiende el Ejecutivo de Pedro Sánchez que es "imprescindible" edificarlo "una vez concluida la pandemia sanitaria".

Salvo los que se quieran "excluir"

El Gobierno lanza esa "invitación" a todas las fuerzas políticas y "más allá de ellas", a empresarios y sindicatos, a CCAA, al "talento" que se concentra en las universidades y centros científicos y a todos los que pueden aportar su "granito de arena" en lo que será "un debate importante de reconstrucción del país no solo en el corto plazo, sino también en el medio plazo". Lo más "perentorio" será afrontar la crisis económica, pero después vendrá la discusión sobre el diseño de país.

Nuestra idea no es solo mantener las alianzas que hasta la fecha hemos mantenido, sino ampliar más allá de ese horizonte

"Nuestra idea no es solo mantener las alianzas que hasta la fecha hemos mantenido, sino ampliar más allá de ese horizonte y tener la capacidad de que se incorpore a este proyecto conjunto de país el conjunto de los actores políticos que no se quieran autoexcluir de algo absolutamente necesario para que podamos caminar con pie firme en los próximos años" , defendió Montero ante las preguntas de los medios, que por segundo día consecutivo pudieron preguntar en vivo y por videoconferencia. Ayer martes, el titular de Transportes, José Luis Ábalos, también insistió en la necesidad de ampliar alianzas, más allá del apoyo de ERC y del resto de socios del Ejecutivo. Recordó que en 1977 se invitó a los nacionalistas, y la actual es una oferta "abierta y todo el que se sienta concernido puede responder". "No hemos planteado ninguna exclusión", observó. Ahora bien, para llegar a esos pactos "hay algunos elementos que hay que compartir y este es un proyecto de reconstrucción nacional, de lanzar adelante a España". También el secretario de Organización del PSOE reconoció que los nacionalistas, hace más de 40 años, tenían "otra actitud", diferente a la de las formaciones que tomaron el testigo, directamente independentistas.

El Gobierno apela a un "gran acuerdo de país" que rediseñe España "en el medio plazo"

Montero animó este martes a los ciudadanos a persistir, porque los datos van en la "buena dirección" y se está pudiendo "salvar vidas" gracias a unas medidas de confinamiento que están "funcionando". Pero ahora no es momento de "bajar la guardia" ni de relajarse, porque por delante quedarán otros 15 días con la alarma tal cual se implantó el 14 de marzo. La única diferencia con respecto a la situación actual es que la actividad económica no esencial podrá retomarse.

Sánchez anticipó el sábado la llegada, quizá a final de mes, de la "segunda fase" de lucha contra el coronavirus, que implicará una paulatina vuelta a la normalidad. El Gobierno, sin embargo, es muy reacio a anticipar cuáles serán las primeras medidas de relajación. Montero explicó que se barajan "distintos escenarios" y que ahora no es posible anticiparlos, porque esta semana y la próxima se seguirán recabando datos de evolución de la pandemia, que permitirán diseñar esa gradual reapertura, según el criterio que marquen los científicos.

¿Qué pasará con los asintomáticos?

La ministra de Hacienda, igual que ha venido haciendo el titular de Sanidad, Salvador Illa, no quiso trasladar por tanto por dónde se empezará a dar marcha atrás, para no generar confusión ni inquietud en los españoles. "Somos conscientes de que la ciudadanía se hace muchas preguntas respecto a cuándo podremos salir, de qué manera, si tendremos que llevar o no mascarilla... Son todas preguntas legítimas, pero para no generar confusión no queremos desarrollar ningún tipo de especulación", indicó, sin moverse de su baldosa, por más que se le preguntó. Cuando llegue el momento, abundó, se comunicarán las instrucciones "claras y firmes". No antes.

El Ejecutivo prefiere no dar detalles de cómo se producirá la reapertura, para no alimentar la "especulación". Sostiene que va con "cautela"

Por ejemplo, no se sabe si se recomendará el uso generalizado de mascarillas, o cuántos test rápidos se harán para cribar a la población. O qué pasará con los asintomáticos. ¿Se les obligará a aislarse en un hotel, un polideportivo, un albergue... en un 'arca de Noé', en definitiva? Montero precisó que de momento solo se está trabajando sobre la "posibilidad de disponer de infraestructuras añadidas" para poder alojar a quienes no puedan realizar el aislamiento en su hogar. "Es prematuro aún saber ni de qué tipo de personas hablamos y si se va a adoptar de forma general o restringido a determinados casos concretos", agregó.

El Gobierno apela a un "gran acuerdo de país" que rediseñe España "en el medio plazo"

El Gobierno es consciente de que puede generar cierta ansiedad la inminencia de una reversión del confinamiento, pero ya advierte de que irá con pies de plomo para impedir nuevos rebrotes que obliguen a retroceder. "Vamos con cautela, vamos con prudencia. Lo primero y lo perentorio es intentar recuperar la normalidad laboral la próxima semana y con estos 15 días que se solicitan al Congreso de prórroga del estado de alarma seguiremos confinados en el domicilio", afinó. El Ejecutivo tiene cierto margen para decidir: la previsión es que Sánchez anuncie qué nuevas medidas se adoptan el fin de semana del 18 y 19 de abril, el anterior al final de la prórroga que este jueves autorizará el Congreso.

Control en el Congreso desde el miércoles

Por la tarde, no hubo ninguna nueva aclaración. El titular de Sanidad, Salvador Illa, tampoco anticipó las opciones que baraja el Ejecutivo. El ministro recordó que ahora es tiempo de no relajarse, porque quedan aún momentos "duros" que hay que superar. El momento de la salida vendrá después, no ahora, insistió.

La ministra sostiene que el Ejecutivo hace un "ejercicio permanente de autocrítica", pero pide no ver los hechos del ayer con los datos del presente

Y aunque el Gobierno rechazaba las críticas de la oposición por no someterse al control parlamentario —Montero recordó que este jueves el presidente vuelve a dar cuentas del estado de alarma por tercera vez consecutiva en el pleno del Congreso—, al final tuvo que ceder. La ministra indicó que el Gabinete siempre está a disposición de las Cámaras tantas veces que lo reclamen. Pues bien, en la tarde de este martes la Junta de Portavoces del Congreso aprobó que se retomen los plenos de control el próximo 15 de abril.

El Gobierno apela a un "gran acuerdo de país" que rediseñe España "en el medio plazo"

Montero no habló de "errores", aunque sí subrayó que el Ejecutivo hace un "ejercicio permanente de autocrítica", porque es "sano" para poder seguir avanzando.. Sí dejó claro que no se puede juzgar lo hecho con los ojos del presente, porque hace dos meses no se tenía la información del Covid-19 que se tiene hoy. Si no hubo tiempo para acopiarse de material fue porque España fue de los primeros países en sufrir el zarpazo de la pandemia, justificó, y "otros países" aprenderán de España porque han tenido ese espejo y más tiempo para prepararse. Lo que no dijo es que España pudo mirarse en Italia... y no lo hizo para anticiparse. El Ejecutivo sostiene que ha ejercido de "avanzadilla" en algunos aspectos porque sus medidas de confinamiento han sido extremadamente duras desde el principio. La situación, en todo caso, es "nueva" para todos los países. Porque no hay precedentes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios