EL CONSEJO DE MINISTROS LO APRUEBA MAÑANA

El Gobierno anuncia el estado de alarma en toda España y durante los próximos 15 días

El Ejecutivo adopta una de las medidas de excepción contempladas en la Constitución y movilizará recursos "sanitarios, económicos, civiles y militares" para contener el avance del virus

Foto: Pedro Sánchez preside la reunión interministerial del coronavirus, este 13 de marzo desde la Moncloa. (Pool Moncloa)
Pedro Sánchez preside la reunión interministerial del coronavirus, este 13 de marzo desde la Moncloa. (Pool Moncloa)

El Gobierno declara desde mañana sábado, y durante los próximos 15 días, el estado de alarma en toda España para contener el avance imparable del coronavirus, que ya ha provocado 4.231 contagios y 121 fallecidos en el país. Pedro Sánchez compareció cerca de las 15:30, tras comunicárselo al Rey, para anunciar esa decisión, adelantando que el Consejo de Ministros, reunido con carácter extraordinario este sábado, aprobará esta medida excepcional para responder a una "emergencia" de carácter mundial. El presidente del Gobierno no dio detalles de cuáles serán las restricciones en la circulación de las personas y las iniciativas contenidas en el decreto, ni si lo usará para suspender las elecciones gallegas y vascas del 5 de abril, pero sí remarcó que el Ejecutivo movilizará recursos "económicos y sanitarios, tanto públicos como privados, tanto civiles como militares", para "proteger" mejor la salud de todos los ciudadanos, especialmente los más vulnerables. Pero recordó, no obstante, que solo se podrá vencer la enfermedad con absoluta "disciplina social": "El heroísmo consiste en lavarse las manos y quedarse en casa". Es solo "la primera fase del combate" contra un virus que puede alcanzar la próxima semana, advirtió, los 10.000 contagios. España necesita aplanar la curva para no colapsar el sistema sanitario.

El Gobierno anuncia el estado de alarma en toda España y durante los próximos 15 días

La declaración del estado de alarma es una de las medidas de excepción contempladas en el artículo 116 de la Constitución española y desarrollada en una ley orgánica específica de 1981. Ningún Ejecutivo central había echado mano de esta herramienta desde 2010, cuando se produjo la salvaje huelga de controladores y José Luis Rodríguez Zapatero decidió entonces militarizar el servicio. "El estado de alarma será declarado por el Gobierno mediante decreto acordado en Consejo de Ministros por un plazo máximo de quince días, dando cuenta al Congreso de los Diputados, reunido inmediatamente al efecto y sin cuya autorización no podrá ser prorrogado dicho plazo. El decreto determinará el ámbito territorial a que se extienden los efectos de la declaración", señala la Carta Magna. La ley, en su artículo 4, faculta al Gobierno a dar ese paso cuando se produzcan "crisis sanitarias, tales como epidemias y situaciones de contaminación graves". La extensión del Covid-19 se ajusta a este supuesto.

[Consulte aquí en PDF el anuncio del estado de alarma]

Es un "instrumento del Estado de derecho", recogido en la Constitución y en la ley para "enfrentar crisis extraordinarias" como la que sufre el país y el mundo, alegó Sánchez este viernes en su declaración institucional, sin preguntas, desde la Moncloa. "La emergencia sanitaria y social generada por el coronavirus crea circunstancias extraordinarias como las que la ley contempla para dotar al Gobierno de recursos legales también extraordinarios".

Nos esperan semanas duras. No cabe descartar que en la próxima semana alcancemos los más de 10.000 afectados


El Gobierno, así, adoptará un conjunto de "decisiones excepcionales" al amparo del estado de alarma que se decretará mañana sábado, "orientadas a movilizar todos los recursos del conjunto del Estado para proteger mejor la salud de todos los ciudadanos. Recursos económicos y sanitarios, tanto públicos como privados, tanto civiles como también militares, para la protección de todos los ciudadanos", sobre todo los más vulnerables, y responder a la "emergencia social y económica" con la "máxima agilidad y contundencia". El Ejecutivo busca así la "máxima coordinación de recursos, eficiente y garantizada" del conjunto de Administraciones Públicas. "El Gobierno va a proteger a todos los ciudadanos y va a garantizar las condiciones de vida adecuadas para frenar la pandemia con la menor afectación posible", aseveró el presidente.

Ronda con los presidentes autonómicos

Sánchez compareció para hacer solo el anuncio, porque el decreto lo aprobará mañana sábado el Consejo de Ministros, como exige el artículo 116.2 de la Constitución. Antes de su declaración ya había trasladado su decisión, además de al Rey, a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet —dará cuenta a la Cámara Baja de manera "inmediata"—, y a las principales formaciones políticas. Esta tarde conversará con los presidentes autonómicos para expresarles el "reconocimiento" por el "trabajo que vienen haciendo" desde sus respectivas instituciones, y su "gratitud por su comprensión" ante unas decisiones duras destinadas a combatir una emergencia que "amenaza la salud y el bienestar de todos" y "no atiende de fronteras".

Con el estado de alarma, el Gobierno busca la "máxima coordinación de recursos, eficiente y garantizada" del conjunto de Administraciones

El presidente quiso preparar a la población porque vienen tiempos muy difíciles. "Estamos solo en la primera fase de un combate contra el virus que libran todos los países del mundo y en particular Europa. Nos esperan semanas duras. Dijimos que vendrían días difíciles y tomamos medidas a la altura de esa dificultad. Y no cabe descartar que en la próxima semana alcancemos desgraciadamente los más de 10.000 afectados". Así que el "esfuerzo" de todas las autoridades sanitarias, internacionales, nacionales y autonómicas están dirigido a evitar una propagación "demasiado rápida del virus", para evitar un colapso del sistema y poder "auxiliar" a los pacientes más vulnerables, bien por su edad o porque padezcan dolencias previas.

Pero más allá de la movilización de recursos del Estado, Sánchez quiso incidir en que todos los ciudadanos tienen su "misión", y no "menor". Los profesionales sanitarios "protegen a todos" y "merecen el reconocimiento y gratitud de todos". Las autoridades han de proporcionales "los medios" necesarios y extremar la "coordinación". Los mayores y enfermos han de "protegerse al máximo frente a la infección", "evitar a toda costa los contactos y la exposición en espacios públicos". Los jóvenes han de colaborar para "cortar los contagios", por lo que han de limitar los contactos y mantener la distancia social. Y todos, insistió, han de seguir "a rajatabla" las indicaciones de los expertos y cooperar "unidos" para vencer al virus "con la máxima responsabilidad y absoluta disciplina social".

"Unidad, responsabilidad y disciplina social"

"Lo he venido diciendo a lo largo de esta semana: haremos desde el Gobierno de España lo que haga falta, cuando falta y donde haga falta —reiteró—. La declaración del estado de alarma permite movilizar al máximo los recursos materiales para combatir el virus. Pero hay un recurso fundamental que está más allá de cualquier ley o decreto. Me gustaría apelar a los compatriotas: la victoria depende de cada ciudadano en su hogar, en su familia, en su trabajo, en su vecindario. El heroísmo consiste también en lavarse las manos, en quedarse en casa y en protegerse uno mismo para proteger al conjunto de la ciudadanía".

"El heroísmo consiste también en lavarse las manos, en quedarse en casa y en protegerse uno mismo para proteger al conjunto de la ciudadanía"

Por último, Sánchez manifestó su confianza en que se logrará parar el Covid-19, "seguro", "con unidad, responsabilidad y disciplina social", aunque el país tardará "semanas". España superará la emergencia siguiendo "el consejo de la ciencia" —su Gobierno siempre ha defendido que ha hecho caso a los expertos, pese a que ha sido acusado de haber actuado tarde— y echando mano de los recursos del Estado. Tardará en vencerse la pandemia pero se logrará antes, insistió, y "con los menores daños humanos, económicos y sociales" si cada uno "cumple con su deber".

El presidente ya aseguró ayer jueves, en una rueda de prensa telemática desde la Moncloa, y ante la pregunta expresa de si contemplaba la declaración del estado de alarma, que el Gobierno no descartaba ninguna medida. Esta "emergencia sanitaria y económica sin precedentes", afirmó, no es "estática", sino "dinámica", y el Ejecutivo iría acomodando su reacción al consejo de los expertos. Ante las críticas, que luego se recrudecieron por parte del PP, de actuar tarde, subrayó que el modelo de respuesta del Gabinete de coalición era "el adecuado". Sin embargo, el espejo inevitable era Italia. Su primer ministro, Giuseppe Conte, tuvo al final que cerrar el país y ordenar el cierre de todos los establecimientos que no fueran de primera necesidad, ante la ineficacia de las medidas graduales. Tras mucho debate interno, el Gobierno toma la decisión.

Sánchez presidió este viernes primero la reunión interministerial de seguimiento del coronavirus por la mañana y por videoconferencia, dada la decisión de la Moncloa de blindarle por el positivo de Irene Montero. Se había anunciado para las 12:30 una rueda de prensa telemática del titular de Sanidad, Salvador Illa, y del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. Comparecencia que se canceló y que fue sustituida por la declaración institucional del jefe del Ejecutivo. La que marca un antes y un después en la gestión de esta crisis.

Qué permite el estado de alarma

El artículo 11 de la Ley Orgánica 4/1981 detalla cuáles son las medidas que puede adoptar el Gobierno al decretar el estado de alarma. Son estas:

"a) Limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos.

»b) Practicar requisas temporales de todo tipo de bienes e imponer prestaciones personales obligatorias.

»c) Intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza, con excepción de domicilios privados, dando cuenta de ello a los ministerios interesados.

»d) Limitar o racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad". 

»e) Impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados y el funcionamiento de los servicios de los centros de producción afectados por el apartado d) del artículo cuarto", el que habla de capítulos de "situaciones de desabastecimiento de productos de primera necesidad".

El único precedente que tiene España en democracia es el real decreto 1673/2010, de 4 de diciembre​, que aprobó el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero para hacer frente a la huelga de controladores aéreos. El punto importante es el primero, el que permite la limitación de personas y vehículos por todo el territorio. También se puede imponer que no se haga acopio indiscrimiado de alimentos. Derechos fundamentales como la inviolabilidad del domicilio o la libertad de expresión sí quedan en cambio preservados. 

También, por la declaración del estado de alarma, todas las autoridades civiles, los integrantes de los cuerpos policiales locales y de las comunidades autónomas y los funcionarios al servicio de estas administraciones, quedarán bajo las "órdenes directas" del Gboierno central "en cuanto sea necesaria para la protección de personas, bienes y lugares, pudiendo imponerles servicios extraordinarios por su duración o por su naturaleza". Es decir, que el Ejecutivo de la nación centralizará todo el poder. La activación de la alarma puede ser empleada por el Gobierno para aplazar las elecciones vascas y gallegas del 5 de abril, desde hace varios días en el aire.

La ley de 1981 regula también los otros dos estados, mucho más lesivos en las libertades de los ciudadanos: el de excepción y el de sitio

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
112 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios