LA RESPUESTA AL DESAFÍO SECESIONISTA

Alerta en Ferraz por Cataluña: Sánchez cita de urgencia a los barones y al comité federal

El líder socialista previene a los máximos dirigentes del partido: habrá reunión "inminente" de todos los órganos de dirección para abordar la crisis si se llegase a declarar la secesión

Foto: Pedro Sánchez, con la reelegida secretaria general del PSE, Idoia Mendia, el pasado 30 de septiembre en Bilbao, en el VIII Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez, con la reelegida secretaria general del PSE, Idoia Mendia, el pasado 30 de septiembre en Bilbao, en el VIII Congreso. (EFE)

El PSOE se prepara para lo peor y está ya en situación de máxima alerta. Pedro Sánchez ha decidido citar a sus barones y a los órganos de dirección, la ejecutiva y el comité federal, para fijar una postura común sobre Cataluña. Una triple inédita convocatoria que responde a circunstancias tan extremas, al gravísimo choque con Cataluña, que podría desembocar el lunes en una declaración unilateral de independencia (DUI), en caso de que se celebrara el pleno en el Parlament.

El propio secretario general y su responsable de Organización, José Luis Ábalos, remitieron a los integrantes de la ejecutiva al completo —sus 49 miembros, más los natos—, a los del comité federal y a los secretarios regionales y presidentes autonómicos —que componen el consejo político federal, antiguo consejo territorial—, una carta con el mismo formato. Les informan de que "debido a las excepcionales circunstancias políticas que estamos viviendo en España", se celebrará de "forma inminente" una reunión del órgano. "Siento no poder adelantarte la fecha exacta en este momento, pues, como sabes, dependerá en buena medida del devenir de los acontecimientos". Ambos ruegan a sus dirigentes que mantengan "liberada" su agenda para la próxima semana.

En principio, según fuentes de Ferraz, se calcula que todo se desarrollará de forma vertiginosa entre el martes 10 y el miércoles 11 de octubre, justo después del pleno en el Parlament de Catalunya (ya suspendido por el Tribunal Constitucional) al que Carles Puigdemont tenía previsto llevar las conclusiones del referéndum del 1-O y del que se desprenderá —así al menos lo ha anticipado la CUP— la declaración de independencia, un nuevo escenario que aumentaría la tensión con el Estado y que colocaría a la democracia española en un momento todavía más crítico. La secuencia lógica, explican en la sede, es que primero se reúna la ejecutiva del PSOE, y que esta a su vez convoque, tal vez para el día siguiente, al consejo político federal, que preside el extremeño Guillermo Fernández Vara, y al comité federal. La fecha definitiva también dependerá, por ejemplo, de cuándo comparezca Mariano Rajoy en el pleno del Congreso para que detalle su hoja de ruta para abordar la crisis catalana.

Que se cite a tres órganos de golpe da la medida de hasta qué punto el PSOE está en estado de alarma máxima. La convocatoria es en sí misma extraordinaria porque ni el comité ni el consejo político federal están ya al cien por cien renovados porque han culminado todos los procesos congresuales autonómicos. De hecho, esa era la razón que hasta ahora esgrimían Sánchez y su equipo para no convocar a los barones. Pero la emergencia de Cataluña ha desbaratado los planes del secretario general. La situación tan excepcional hará que en el comité federal convivan esta vez delegados elegidos en los congresos regionales ya celebrados con otros que fueron designados en el mandato anterior porque los cónclaves en sus territorios —caso de Galicia, Madrid, Castilla-La Mancha y Aragón— no han tenido aún lugar.

El órgano, el anteriormente llamado consejo territorial, aún no ha sido formalmente convocado, aunque se calcula que el encuentro se celebre el martes 10 o el miércoles 11 de octubre. La fecha se irá ajustando conforme se vayan cerrando las agendas y esté más clara la programación de la siguiente semana, ya que, por ejemplo, todavía queda por fijar la comparecencia de Mariano Rajoy en el pleno del Congreso para que detalle su hoja de ruta para abordar la crisis catalana.

La cita con los secretarios regionales y presidentes autonómicos es de carácter consultivo, pero sus acuerdos tienen una "relevancia extraordinaria"

La reunión del consejo político federal fue confirmada este jueves por Ábalos, en una entrevista en RNE, y adelantada por 'El País'. Los barones y la dirección de Sánchez intentarán acordar una solución conjunta. "Lo importante es compartir", señalaba Ábalos esta mañana en la radio pública, recordando que el consejo político federal tiene un carácter meramente consultivo, pero sus deliberaciones sí cuentan con una "relevancia extraordinaria". Sus acuerdos serán trasladados al órgano ejecutivo, el comité federal, máximo escalón de poder dentro del PSOE.

Sánchez tiene una mayoría de barones a su favor. Están alineados con él la presidenta de Baleares, Francina Armengol, el máximo líder del PSC, Miquel Iceta, los nuevos secretarios de Madrid, José Manuel Franco; Asturias, Adrián Barbón; Canarias, Ángel Víctor Torres; Murcia, Diego Conesa; Cantabria, Pablo Zuloaga; La Rioja, Paco Ocón, y los que siguen siendo jefes del partido en Castilla y León, Luis Tudanca; Euskadi, Idoia Mendia; Navarra, María Chivite; Ceuta y Melilla, Manolo Hernández y Gloria Rojas. Son críticos, en cambio, los presidentes de Andalucía, Susana Díaz; Valencia, Ximo Puig; Aragón, Javier Lambán, y Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. El extremeño Fernández Vara rema a favor de Ferraz desde las primarias. Por Asturias también estará convocado el presidente del Principado, el susanista Javier Fernández, aunque quien llevará la posición de la federación será Barbón, y por Galicia irá el vencedor de las primarias de este domingo.

Alerta en Ferraz por Cataluña: Sánchez cita de urgencia a los barones y al comité federal

La visión de los barones y de la cúpula federal no es homogénea en algunos puntos, aunque no todas las diferencias hayan aflorado públicamente. Lo que hizo saltar las chispas en las últimas horas fue el anuncio de la portavoz parlamentaria, Margarita Robles, de que su grupo interpelará a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para que dé cuentas sobre la fallida 'operación diálogo' que ella pilota y las cargas policiales del 1-O, y después buscará su reprobación por el Congreso. Los barones alineados con Susana Díaz encuentran que esa 'sanción' a la número dos del Ejecutivo no es "oportuna" en estos momentos, sobre todo porque la DUI está a la vuelta de la esquina y España entrará en territorio crítico y de altísimo riesgo. Presidentes, diputados y dirigentes críticos con Ferraz sostienen que el PSOE ha de estar inequívocamente al lado del Gobierno, porque lo que está en juego es la unidad del país.

Modulación del discurso

Sánchez y su equipo oponen que su posición no ha cambiado: que el apoyo al Estado, "pese al Gobierno", no va a cambiar ni está en duda, pero que eso no quita para que exija responsabilidades el Ejecutivo de Mariano Rajoy por las cargas policiales vistas el pasado domingo o que muestre su disconformidad con ciertas medidas. Respaldar al presidente, decía esta misma semana un alto mando de la ejecutiva, no es sinónimo de "subordinarse a decisiones" en las que el PSOE no participa.

La posición no es homogénea en algunos puntos dentro del PSOE. El anuncio de la reprobación a Santamaría ha disgustado a dirigentes críticos

El secretario general ha sido además muy pertinaz en la petición de diálogo al Gobierno. El pasado lunes, en su entrevista en La Moncloa, Sánchez trasladó a Rajoy que debía entablar negociaciones "inmediatas" con Carles Puigdemont y con el resto de fuerzas políticas para desencallar el conflicto con Cataluña. Esa posición, sin embargo, ha sido matizada en las últimas horas. Anoche, tras la alocución televisiva del 'president', Ábalos dejó bien claro cuál es el orden: primero, el jefe del Govern debe desconvocar el pleno "ilegal" del lunes 9 y restituir la legalidad. Y, "a partir de ahí", el diálogo. Esa precisión es importante, porque además sintoniza mejor con lo expresado la víspera por el rey Felipe VI, en un mensaje en el que no mencionó la "necesidad de diálogo" pero sí de "concordia" y "entendimiento", términos a los que el PSOE se agarró para evitar desmarcarse públicamente del monarca.

Alerta en Ferraz por Cataluña: Sánchez cita de urgencia a los barones y al comité federal

Cuando Sánchez vea a sus barones ya estará probablemente sobre la mesa la posibilidad de aplicación de medidas extraordinarias para frenar en seco el desafío secesionista. Entre ellas, el despliegue del artículo 155 de la Constitución. Para la ejecutiva, no es la mejor opción, aunque cada vez se va haciendo más a la idea de que ese escenario puede llegar y, si es "inevitable", en palabras de un mando de peso, se plantearía apoyarla. No obstante, ya ha señalado al Gobierno otras vías para embridar el conflicto. El lunes pasado, Patxi López, secretario de Política Federal, recordaba en rueda de prensa que el Tribunal Constitucional podía hacer uso de la nueva redacción del artículo 92 de su ley reguladora para proceder a la suspensión en sus funciones de los cargos que desobedezcan sus resoluciones.

A vueltas con el 155

El partido se va preparando para la posibilidad de que lleguen medidas más contundentes contra el Govern. La misma opción del 155 no es descartada de plano. Fernández Vara, por ejemplo, sostenía que no era "incompatible" reprobar a Santamaría y apoyar la activación de ese precepto constitucional. El presidente extremeño, que pese a que en las primarias respaldó a Díaz se ha convertido en uno de los barones con mayor influencia en Ferraz, se mostraba este miércoles convencido de que el PSOE estará "con la solución que haya que tomar" con Cataluña. Idoia Mendia, reelegida secretaria general del PSE, advertía de que la obligación del Ejecutivo de Rajoy es "mantener el autogobierno y defender los derechos de todos los ciudadanos", y para ello "puede aplicar muchas medidas", y el artículo 155 "podría ser el último escalón". Miquel Iceta, primer secretario del PSC, ha manifestado en reiteradas ocasiones —también en una entrevista con El Confidencial— que si el Gobierno plantea el recurso al 155 los socialistas lo estudiarán, no antes. Pero su alternativa preferente es otra: "Ni DUI ni 155. Negociación". Quien ha mostrado su apoyo sin ambages al despliegue de ese artículo es el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, un referente en el partido pero sin poder orgánico. El ex número dos incluso ha defendido tirar del Ejército si fuera necesario, en caso de que la policía no lograra controlar el "movimiento prefascista" independentista que está intentando perpetrar un "golpe de Estado".

El PSOE se va haciendo a la idea de que la vía del 155 puede ser "el último escalón". El mensaje del Rey no gustó demasiado a los sanchistas

La diversidad de sensibilidades dentro del PSOE también se ha sentido en la acogida al mensaje del Rey. La ejecutiva federal se aferró a las palabras de "concordia" subrayadas por el monarca, pero en privado varios miembros de la cúpula reconocían que no les había gustado del todo. "Un pelín de empatía / diálogo habría estado mejor. Hablar de 'entendimiento' no es exactamente diálogo, pero nuestra posición no se ve afectada: ley y política, dentro de la legalidad", apuntaba una dirigente de primer nivel.

La desolación con el discurso de Felipe VI también afloró en público. Ocurrió con el secretario de Transparencia Democrática de la ejecutiva federal, el diputado donostiarra Odón Elorza, y con la responsable de Cohesión Social, Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet.

No solo ellos. También otros dirigentes del PSC expresaron su resquemor o su "preocupación", como la regidora de l'Hospitalet y la adjunta de Iceta, Núria Marín, o Jaume Collboni, segundo teniente de alcalde de Barcelona. La sensación es que faltó al monarca dar un paso más, citar la necesidad del diálogo. También dos secretarias generales cercanas a Sánchez transmitieron ese desasosiego. Para Mendia, el Rey perdió una "gran oportunidad" para apelar al diálogo en Cataluña y "lanzar un mensaje a los miles de catalanes que no son independentistas y el domingo sufrieron mucho". Y Francina Armengol, presidenta de Baleares, no ocultó su "preocupación" porque vio a Felipe VI "más de parte que moderador".

Otros presidentes socialistas, sin embargo, no pusieron pegas a la alocución del jefe del Estado. Satisfizo plenamente a la andaluza Susana Díaz, a Fernández Vara —"muy contundente", lo que se "esperaba" de él en este momento—, o al aragonés Javier Lambán: el Rey, dijo, estuvo "a la altura de las circunstancias" y desempeñó su papel "a la perfección".

Un mes aún para acabar todos los procesos regionales

El PSOE está a punto de culminar su proceso de primarias autonómicas. Este domingo, 8 de octubre, hay urnas en Aragón y Galicia. En el primer caso, para que los militantes decidan entre el actual líder territorial y presidente del Gobierno, Javier Lambán, y la exconcejala zaragozana Carmen Dueso. Y en el segundo, para que las bases opten entre el pontevedrés Gonzalo Caballero y el diputado en la Cámara gallega Juan Díaz Villoslada. Dueso y Villoslada son los candidatos favoritos de Ferraz, pero 'a priori' son los que podrían perder el pulso. En el caso del PSdeG parece más claro, ya que Caballero —sobrino y enemigo político del alcalde de Vigo, Abel Caballero—, primero en avales, cerró una alianza con el que quedó segundo en las firmas, Xoaquín Fernández Leiceaga, portavoz en el Parlamento autonómico. Villoslada fue el más rezagado. Ambos, Caballero y Villoslada, apoyaron a Sánchez en la competición federal. En Aragón, el tanto de los avales se lo apuntó Lambán

Pero cuando acaben estas últimas primarias, faltarán por concluir algunos congresos regionales restantes. El de Murcia, combate en el que salió ganador el alcalde de Alhama, Diego Conesa, se iba celebrar este fin de semana pero finalmente Ferraz, a petición de este, autorizó a que se desplace al 20, 21 y 22 de octubre. Coincidirá con el cónclave de Madrid, que coronará al portavoz adjunto en la Asamblea regional, José Manuel Franco. La semana siguiente, la última de octubre, tendrán lugar los congresos de Galicia y Castilla-La Mancha (en la que venció el presidente regional, Emiliano García-Page), y el último, el 4 y 5 de noviembre, será el cónclave de Aragón. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
81 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios