LA PENÚLTIMA RONDA DE PRIMARIAS REGIONALES DEL PSOE

Page arrasa en La Mancha pero Sánchez se impone con rotundidad en Madrid y Murcia

El manchego se corona como el presidente regional con mayor apoyo de las bases en las urnas, un 71%, pero Franco supera porcentaje y no necesita segunda vuelta para capitanear el PSOE-M

Foto: Emiliano García-Page, reelegido secretario general del PSOE manchego, este 30 de septiembre votando en las primarias. (EFE)
Emiliano García-Page, reelegido secretario general del PSOE manchego, este 30 de septiembre votando en las primarias. (EFE)

Penúltima tanda de primarias autonómicas en el PSOE. Y se salda con tres victorias contundentes e inapelables. Emiliano García-Page arrasa (71% de los votos) en Castilla-La Mancha al candidato más cercano a Pedro Sánchez, José Luis Blanco, alcalde de Azuqueca de Henares. Pero también arrasa, literalmente (71,77%), el aspirante ungido por el secretario general, José Manuel Franco, en Madrid, sin que le haga falta someterse a una segunda vuelta. Y en Murcia se impone, aunque por un margen menor (51,89%), el regidor de Alhama, Diego Conesa, el que respaldó desde un principio a Sánchez en su reconquista de Ferraz. Ya solo queda saber qué sucederá en Aragón y Galicia, cuyas primarias se celebrarán el próximo 8 de octubre.

Este sábado —día anómalo, pero lógico, al ser el domingo la jornada copada por el referéndum independentista del 1-O—, coincidían tres procesos internos en el PSOE. Dos bastante previsibles y un tercero, el de Murcia, mucho más abierto. En Castilla-La Mancha, la pugna se libraba a una sola ronda y era muy desigual, pues el presidente regional, García-Page, se jugaba su reelección en una batalla muy desigual, ya que su rival, Blanco, ni siquiera estaba protegido por Ferraz, por mucho que él mismo se reivindicara como cercano al secretario general. La dirección, de hecho, ya daba por segura hace meses la victoria de Page y no se movió para destronarle, consciente de que controlaba su territorio.

Las elecciones internas en Madrid y La Mancha ya estaban decantadas, pero el porcentaje por encima del 70% es muy alto. Murcia era más incierta

En Madrid, la balanza ya estaba muy inclinada hacia Franco, quien sí era sin dudas el favorito de Sánchez desde el principio de la partida: él había sido su director de campaña en la comunidad en las primarias federales, y había logrado aglutinar en torno a su figura a muchas de las familias del PSOE-M. Pero sorprendió el porcentaje final, abrumador, el más alto recabado en las urnas por un líder autonómico en esta etapa, y la humillación a sus dos oponentes, Juan Lobato (19,74%), y Eusebio González (8,49%), el heredero directo del exlíder del PSM Tomás Gómez. En Murcia, sin embargo, el pulso entre Diego Conesa y la diputada nacional María González Veracruz (47,3%), a quien Ferraz tampoco veía con malos ojos, era más incierto.

Distinto grado de implicación de Ferraz

Lo que sí está bastante claro ya —a la espera de lo que ocurra el domingo que viene en Aragón— es que Sánchez está perdiendo su batalla contra los barones que en las primarias federales respaldaron férreamente a Susana Díaz. No pudo contra el valenciano Ximo Puig, el presidente que 'a priori' parecía más débil y que se impuso al alcalde de Burjassot, Rafa García, por un 56,7% de los votos. No pudo contra la propia Díaz, que fue revalidada sin necesidad de ir a las urnas porque Ferraz no quiso plantarle cara. No quiso tampoco buscar rival al extremeño Guillermo Fernández Vara, que se consolidó como secretario regional en una votación en la que se impuso con un 65,21% a sus contrincantes, muy débiles. No ha podido desplazar a Page, que de hecho se anota el hasta mayor porcentaje de apoyo entre sus afiliados (71%) de todos los presidentes autonómicos socialistas que han pasado por las urnas.

Sánchez está perdiendo por ahora su batalla contra los barones susanistas. Vara, no obstante, rehízo su relación con él y Fernández no quiso presentarse

Y cabe la posibilidad de que Sánchez tenga que seguir conviviendo con Javier Lambán en Aragón, puesto que venció con holgura en la fase de los avales, si bien es cierto que su oponente, la exconcejala Carmen Dueso, podría dar la vuelta a las tornas el día 8. El caso de Asturias es distinto, porque el susanista Javier Fernández no se presentó a la reelección, aunque el candidato de su cuerda, Josechu Pérez, salió derrotado por el aspirante sanchista, Adrián Barbón (60,58%), nuevo secretario general de la FSA coronado, además, este mismo fin de semana. La otra lectura posible es que los barones sí gozan del aval de los suyos en sus territorios, pero Díaz, en cambio, tenía mucha más difícil entrada en ellos. La jefa de la Junta perdió contra Sánchez en todas las federaciones, salvo la suya, Andalucía, y Euskadi, la de Patxi López.

El grado de implicación de Ferraz en las primarias autonómicas, no obstante, no ha sido el mismo. En Castilla-La Mancha apenas ha interferido, como pasó con Extremadura o la propia Murcia. Pero en Valencia o Madrid sí se empleó más a fondo para que sus opciones prosperasen.

Emiliano García-Page y Pedro Sánchez, en un mitin de campaña en Albacete el 22 de junio de 2016. (EFE)
Emiliano García-Page y Pedro Sánchez, en un mitin de campaña en Albacete el 22 de junio de 2016. (EFE)

Page, de 49 años, repite por tanto en el puesto al haber aplastado a Blanco: los 2.618 apoyos del alcalde de Azuqueca, el 29,40%, palidecen frente a las 6.332 papeletas (70,75%) del presidente manchego. La participación ascendió al 70%, según informó el secretario de Organización regional, Jesús Fernández Vaquero. García-Page se impuso en las cinco provincias. El mayor porcentaje de voto lo obtuvo en Cuenca (79,53% frente al 20,47% de Blanco), seguida de Toledo (76,02%-23,98%), Ciudad Real (74,48%-25,52%), Guadalajara (62,49%-37,51%) y finalmente Albacete (60,66% del presidente por el 39,34% de su rival).

Page gana en las cinco provincias de la región y promete una renovación de "planteamientos" y caras para afrontar la recta final de su mandato

Page, en su discurso ya como vencedor, prometió una renovación "de caras, planteamientos y modelos" y subrayó que el resultado fortalece al Gobierno autonómico, que él encabeza. El barón manchego sostuvo que quiere remozar la fórmula con la que su partido desalojó del poder al PP de María Dolores de Cospedal en 2015. "Lo que me permitió aguantar la etapa más oscura y la hostilidad fanática del PP fue la enorme unidad que tuve durante esos años y que va a ser determinante para ganar dentro de dos años", apuntó, arropado por su jefe de camapaña, el eurodiputado Sergio Gutiérrez, y por varios consejeros de su Ejecutivo, como Agustina García, Ángel Felpeto, Juan Alfonso Ruiz Molina, Nacho Hernando y el secretario provincial del PSOE en Toledo, Álvaro Gutiérrez, informa Europa Press.

Resultados en Castilla-La Mancha

-Escrutado: 99,60%.
-Participación: 70%.
-Blancos: 192.
-Nulos: 9.
-Emiliano García-Page: 6.332 (70,75%)
-José Luis Blanco: 2.618 (29,25%).

Menos participación en el PSOE-M

La movilización en Madrid fue infinitamente más baja en Madrid. Del censo de 15.324 militantes, votaron 7.705, el 50,28%. José Manuel Franco, de 60 años, portavoz adjunto de los socialistas en la Asamblea regional y presidente de la agrupación de Chamartín, se hizo con 5.410 votos, un altísimo 71,77%, el registro campeón de todos los procesos autonómicos de este año que han acabado en urnas. Al superar la barrera del 50%, no hace falta que concurra a una segunda vuelta la próxima semana: ya se proclama nuevo líder. Juan Lobato, diputado autonómico y alcalde de Soto del Real, logró un nada despreciable 19,74%. Era prácticamente imposible que ganase, pero al menos se ha hecho con un quinto de la federación en apenas unos meses, cuando antes era casi un perfecto desconocido.

En Madrid, la derrota es especialmente humillanta para Eusebio González, con un 8,49%. Se pone negro sobre blanco el peso del tomasismo

La derrota, sin embargo, es más complicada de encajar para Eusebio González Jabonero. Obtuvo 640 votos (el 8,49%), apenas 21 papeletas más que avales cosechó. Su apuesta era arriesgada, porque ahora ya sí se conoce el peso del tomasismo puro en el PSOE-M. Un porcentaje tan bajo que no supone amenaza alguna para Sánchez, el eterno rival del exjefe del PSM.

José Manuel Franco (i), Eusebio González (c) y Juan Lobato (d), el pasado 26 de septiembre antes del debate entre los tres candidatos en la sede del PSOE-M. (EFE)
José Manuel Franco (i), Eusebio González (c) y Juan Lobato (d), el pasado 26 de septiembre antes del debate entre los tres candidatos en la sede del PSOE-M. (EFE)

Además, el dato tan abultado obtenido por Franco demuestra que la mayoría de las familias del PSOE-M —los partidarios del diputado nacional Rafael Simancas, del senador José Cepeda, del parlamentario regional Juan Segovia, de la baronesa saliente, Sara Hernández, y un sector de los afines al exportavoz en la capital Antonio Miguel Carmona— se pasaron en bloque con él, tal y como se esperaba. Lobato ha pescado apoyos de los no alineados y de algunos carmonistas.

Resultados en Madrid

-Censo total: 15.324 militantes.
-Votos emitidos: 7.705 (50,28%).
-Nulos: 12 (0,16%).
-Blancos: 155 (2,01%).
-Válidos a candidatura: 7.538 (97,99%).
-José Manuel Franco: 5.410 (71,77%).
-Juan Lobato: 1.488 (19,74%).
-Eusebio González: 640 (8,49%).

Más ventaja que en primera vuelta

El nuevo líder madrileño hizo un llamamiento a la unidad del PSOE-M para "poder ganar a la derecha". "Tenemos que trabajar desde la unidad, todos somos necesarios y vamos a trabajar todos juntos", aseguró en rueda de prensa, acompañado por el todavía presidente de la federación, Manuel Robles; Sara Hernández y sus dos rivales en las primarias. No quiso adelantar nombres de su ejecutiva, y se reserva para el congreso, que tendrá lugar los días 20, 21 y 22 de octubre, pero sí dijo que todos aquellos que "quieran participar van a poder hacerlo". "Mi equipo lo componen los 15.000 militantes del PSOE [de Madrid], ese es nuestro equipo a día de hoy, aunque evidentemente cuando llegue el congreso habrá que elegir una ejecutiva y el equipo se reducirá un poco en cuanto a nombres", bromeó, informa EFE.

Conesa apoyó a Sánchez desde el primer momento de su campaña. Veracruz queda ahora en una difícil posición: sin pie en Madrid y sin liderar su territorio

En Murcia, finalmente, quien quedó en cabeza en la primera vuelta, el pasado domingo, Diego Conesa (1.977 votos, el 43,7%), es el que ahora vence en la segunda ronda, con 2.485 papeletas, el 51,89%. Hace una semana, María González Veracruz se llevó la plata por solo 13 sufragios menos (1.964, el 43,41%), pero ahora la distancia ha sido mucho mayor: 2.265 votos, el 47,3%. De la primera ronda se cayó el alcalde pedáneo de El Raal, Francisco Lucas (544 apoyos, el 12,02%).

González Veracruz, hija del barón saliente, el exdelegado del Gobierno Rafa González Tovar y miembro de la primera ejecutiva de Pedro Sánchez, queda en una posición complicada: sin un pie en Ferraz y eliminada en su territorio. La parlamentaria respaldó al madrileño hasta su caída, pero luego apostó por Patxi López hasta, descubierta la carta de los avales, apoyó discretamente a Sánchez. La dirección federal trasladó a ella y a Conesa que ambos eran sus candidatos, si bien algunos integrantes de la cúpula recordaban que el alcalde de Alhama, de 44 años, había estado con el secretario general desde el arranque de su campaña.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios