la votación se celebrará el 8 de octubre

El sanchismo se agrieta y los susanistas se inhiben en las primarias del PSdeG

Del susanismo no queda nada en Galicia, laminado como ha resultado tras la derrota de Díaz en el 39º Congreso del PSOE. Dentro del sanchismo, tres candidatos pujan por la Secretaría General

Foto: El candidato Gonzalo Caballero (izq.), detrás del portavoz parlamentario del PSdeG y también candidato, Xoaquín Fernández Leiceaga. (EFE)
El candidato Gonzalo Caballero (izq.), detrás del portavoz parlamentario del PSdeG y también candidato, Xoaquín Fernández Leiceaga. (EFE)

La frase de Kennedy de que el éxito tiene muchos padres pero el fracaso es huérfano parece hecha a la medida del PSdeG, un partido que vive las semanas previas a sus primarias del 8 de octubre enfrascado en una batalla por el legado de Pedro Sánchez. Hasta tres candidatos surgidos del entorno del sanchismo presentan sus armas para tomar el control del socialismo gallego, mientras nadie se decide a recoger el testigo de Susana Díaz, la gran perdedora del cónclave federal del 18 de junio. Su gran valedor fue el alcalde de Vigo, Abel Caballero, un dirigente que se ha desentendido por completo del proceso congresual de la formación gallega.

Por el cargo de secretario general, vacante desde la dimisión de José Ramón Gómez Besteiro en marzo de 2016, pugnan el portavoz socialista en el Parlamento gallego, Xoaquín Fernández Leiceaga, el diputado Juan Díaz Villoslada y el militante Gonzalo Caballero, sobrino pero enconado enemigo político del alcalde vigués. Los tres surgen del entorno del sanchismo y los tres arroparon a Leiceaga el pasado año en las primarias por la candidatura a la presidencia de la Xunta, en las que se impuso a un José Luis Méndez Romeu que, con el apoyo explícito de Abel Caballero, enarbolaba la bandera de Susana Díaz.

Juan Díaz Villoslada, candidato a la secretaría general. (EFE)
Juan Díaz Villoslada, candidato a la secretaría general. (EFE)

Pero los tiempos cambian muy rápidamente en el enrarecido ambiente del PSdeG, regido desde hace año y medio por una gestora de perfil besteirista que no tuvo demasiados problemas con su apuesta por Leiceaga como candidato a presidir la Xunta, pero que quedó debilitada por el fracaso de este frente a Alberto Núñez Feijóo, en unas autonómicas en las que el PSdeG fue superado en votos por En Marea. Ahora cada precandidato libra una batalla por su cuenta, aunque los tres reivindican de forma más o menos explícita la bandera de Pedro Sánchez y se postulan desde el ala izquierda del socialismo gallego.

Tras las últimas autonómicas, la gestora, encabezada por Pilar Cancela, maniobró para que el candidato a la Xunta no asumiera la portavocía del grupo parlamentario. No lo logró, pero las relaciones con Leiceaga quedaron definitivamente dañadas. Ese distanciamiento de la dirección provisional con su portavoz en la Cámara se sustanció en unas declaraciones de Cancela en las que exigió a su grupo parlamentario un “endurecimiento del discurso” contra el Gobierno de Feijóo, a las que Leiceaga respondió afirmando que no es el grupo parlamentario “el mayor problema” del PSdeG.

La gestora fracasó en hacer que Leiceaga no asumiese la portavocía del grupo parlamentario y las relaciones quedaron definitivamente dañadas

Mucho más próximas a la gestora, y por tanto también al sanchismo, son las otras dos opciones que de momento se vislumbran para tomar el mando del PSdeG. Principalmente la de Villoslada, que se estrenó como diputado en esta legislatura, aunque lo ha hecho con el cargo de viceportavoz, y en quien confía la dirección provisional para mantener cierto control en esta etapa de superación del besteirismo. La tercera opción es Gonzalo Caballero, firme aliado de Leiceaga en las primarias para la Xunta, pero al que el entorno de Cancela considera un verso suelto e incontrolable. La tradición dice que Gonzalo Caballero acabará uniendo fuerzas con alguno de los otros dos precandidatos, aunque esta vez sus opciones parecen más razonables que en otras batallas en las que se enfrascó.

La competencia entre Villoslada y Caballero hay que interpretarla también en clave territorial, históricamente decisiva en el PSdeG. El primero es de A Coruña y tiene un pasado político que le emparenta con los alcaldes Francisco Vázquez y Javier Losada, con los que ejerció como jefe de personal y director de los servicios generales del Ayuntamiento coruñés. Su precandidatura a la secretaría general se interpreta como un intento de frenar a un Gonzalo Caballero ligado a Vigo y a la provincia de Pontevedra, a pesar de su enfrentamiento con el alcalde.

El alcalde de Vigo, Abel Caballero. (EFE)
El alcalde de Vigo, Abel Caballero. (EFE)

Del susanismo no queda nada en Galicia, laminado como ha resultado tras la derrota de Susana Díaz en el 39 Congreso del PSOE. El eurodiputado y ex vicesecretario general José Blanco permanece en una discreta segunda fila, Romeu ha desaparecido tras su derrota y Abel Caballero se ha refugiado en Vigo, donde disfruta de una plácida mayoría absoluta y polariza el debate con Feijóo, para desesperación de sus antagonistas en el socialismo gallego. “Lo que decida el PSdeG me da igual, lo acepto y punto”, declaró en una reciente entrevista a Europa Pres, en la que confirmó que su único objetivo es seguir siendo alcalde de Vigo “hasta 2023, por lo menos”.

“El PSdeG tiene que tomar sus propias decisiones, yo ya las tomo para esta ciudad. Lo que haga el partido es cosa del partido, y le deseo que acierte”, se limitó a señalar Caballero, uno de los más firmes apoyos que tuvo la presidenta andaluza en su carrera con Pedro Sánchez, un ex ministro de Felipe González que ha fracasado consecutivamente con Romeu y Díaz, pero que es indiscutible en su bastión vigués.

José Blanco permanece en una discreta segunda fila, Romeu ha desaparecido tras su derrota y Abel Caballero se ha refugiado en Vigo

En ese ambiente de distanciamiento entre los antiguos compañeros del sanchismo hay que interpretar las heridas que ha abierto la moción de censura en el ayuntamiento de Coristanco (A Coruña), donde el PP, con seis concejales, acaba de situar como alcalde al único elegido por el PSOE. Los socialistas expulsaron al ahora alcalde, lo que permite interpretar la moción como un incumplimiento por parte de los populares del pacto antitransfuguismo. Pero en todo caso, la destitución se produjo después de los titubeos iniciales del PSOE, lo que mereció las críticas de Leiceaga a la gestora e incluso a Ferraz.

El pistoletazo de salida de las primarias lo dio la presidenta de la gestora en la reunión que mantuvo este lunes con Sánchez en Madrid. El calendario de primarias y congreso fue ratificado el pasado sábado por la gestora de los socialistas gallegos, de modo que las elecciones en las que los militantes elegirán al nuevo secretario general tendrán lugar el 8 de octubre, mientras que el congreso que lo confirmará y del que saldrá la nueva dirección se celebrará del 27 al 29 del mismo mes. El proceso es el mismo que impulsó a Pedro Sánchez a la secretaría general, un modelo que crearon precisamente los socialistas gallegos para la elección de Gómez Besteiro como secretario general en 2013.

El ex secretario general del PSdeG José Ramón Gómez Besteiro. (EFE)
El ex secretario general del PSdeG José Ramón Gómez Besteiro. (EFE)

El proceso dará comienzo con la apertura del plazo de presentación de precandidaturas los días 4 y 5 de septiembre, tras lo cual habrá dos semanas para la recogida de avales. Se necesita la firma de un 10% de los militantes o, lo que es lo mismo, de un total de 1.014 afiliados en base al censo cerrado a fecha de 1 de abril.

El socialismo gallego vive un período de interinidad que se prolonga desde hace año y medio, cuando Besteiro tuvo que dimitir acuciado por las múltiples imputaciones judiciales derivadas de los casos Garañón y Pulpo.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios