LA NUEVA ETAPA TRAS EL 1-o

Ferraz defiende frente a los críticos reprobar a Santamaría y avisa: no dará marcha atrás

La dirección parlamentaria esgrime que su iniciativa dirigida contra la vicepresidenta es "absolutamente oportuna" y responde al "fracaso" del 1-O y de su gestión como ministra para Cataluña

Foto: Soraya Sáenz de Santamaría, este 17 de septiembre en una cumbre de turismo en Madrid. (EFE)
Soraya Sáenz de Santamaría, este 17 de septiembre en una cumbre de turismo en Madrid. (EFE)

La dirección de Pedro Sánchez no se piensa arrugar. Cree que su estrategia de desmarque respecto al Gobierno, visualizando sus discrepancias respecto a la gestión del referéndum del 1 de octubre, es la adecuada. Y por eso seguirá adelante con su idea de buscar la reprobación de Soraya Sáenz de Santamaría. Defiende que la 'operación diálogo' que Mariano Rajoy le encomendó ha sido fallida y que la materialización de ese fracaso se apreció el pasado domingo, con imágenes de cargas policiales difundidas en medios de todo el mundo, y por ello el Ejecutivo debe asumir responsabilidades. Incluso ahora, cuando queda menos de una semana para que el Parlament, previsiblemente, declare unilateralmente la independencia de Cataluña (DUI).

Ferraz, a través de la cúpula parlamentaria, quería remachar ese mensaje de firmeza consciente de que la voz de los críticos, dentro del grupo pero también fuera de él, como contaba este diario, se había escuchado en las últimas horas. Ayer martes, cuando la portavoz, Margarita Robles, anunció que había registrado la interpelación urgente a Santamaría, de la que se derivaría, la semana siguiente, una moción de reprobación, causó estupor, cuando no directamente malestar, dentro del PSOE. Presidentes autonómicos, altos mandos territoriales y parlamentarios calificaban de "inoportuna" la petición del grupo, por "extemporánea", dado que el momento es crítico y lo que toca, a su juicio, es "estar al lado del Gobierno en la defensa del Estado de derecho", y no ahondar en las grietas del bloque constitucionalista. Los cuadros alineados en las primarias con Susana Díaz, en consecuencia, desaprobaban que el PSOE espolease la ruptura de la unidad con el PP y con Ciudadanos cuando está en juego la integridad del Estado y el desafío de las autoridades catalanas es mayúsculo.

Fuentes de la dirección del grupo explicaban este miércoles que no hay ninguna intención de dar marcha atrás. La previsión que maneja Robles es que la interpelación a Santamaría pueda llegar a pleno justo dentro de una semana, dos días después de que el Parlament —si no hay cambio de guion— declare la secesión de Cataluña. Que pueda o no discutirse el 11 de octubre no depende solo de la voluntad del PSOE. En el Congreso cada grupo tiene un cupo de iniciativas que puede defender en el hemiciclo, y para la sesión de la próxima semana —en esta no hay pleno— el hueco de interpelaciones estaba reservado para el PNV.

Robles anunció ayer martes en la Junta de Portavoces que había registrado la interpelación a la número dos del Ejecutivo, y los nacionalistas vascos replicaron que no sabían si harían uso de su turno o lo consumirían más adelante, ya que por su peso en la Cámara (cinco diputados), las ocasiones para debatir con un miembro del Gobierno son escasas —una por periodo de sesiones— y han de administrarlas bien. Si el PNV dejara pasar la vez, entonces el PSOE tendría vía libre para el cara a cara con Santamaría. No obstante, aún está por ver también cuándo acude Mariano Rajoy al pleno a explicar su hoja de ruta para Cataluña. Se baraja que pueda comparecer el miércoles 11 o el viernes 13.

Si el PNV no consume su turno de interpelación el próximo 11 de octubre, entonces hará uso de él el PSOE, dos días después de la presumible DUI

En la dirección del Grupo Socialista sí reconocen que su iniciativa no es de especial "urgencia" ni hay "ansiedad" por defenderla, pero sí que hay voluntad total de seguir hasta el final. Si las explicaciones que dé la vicepresidenta no fueran satisfactorias, entonces el PSOE registraría la moción de reprobación para su debate la semana siguiente.

Ferraz defiende frente a los críticos reprobar a Santamaría y avisa: no dará marcha atrás

"Apoyo absoluto de la ejecutiva"

Las mismas fuentes subrayaban que, salvo un diputado socialista que sí se dirigió a Robles y le hizo una "valoración política del momento", "ningún otro parlamentario" manifestó su malestar. Y calificaban de "sorprendente" que aquellos que no cuentan con "todas las claves" —porque toda la información la tiene solo el secretario general— recelen de la iniciativa y se quejen "por detrás" de ella. En el entorno de la portavoz, de hecho, se hacía hincapié en que en la reunión de la comisión permanente de la ejecutiva federal del pasado lunes, sí que se dejó "muy claro" el "apoyo absoluto" de todos sus miembros a la estrategia de Sánchez, ya que es él quien cuenta "con todos los elementos de juicio" dada su interlocución directa y constante con Rajoy acerca de la crisis catalana.

En la cúpula se sorprende que haya quienes dentro del PSOE desaprueban la iniciativa cuando no cuentan con "todas las claves" que tiene Sánchez

El estado mayor socialista sostiene además que la interpelación a Santamaría no obedece solamente a lo que ocurrió el 1-O. Recuerdan que el presidente la nombró para pilotar esa 'operación diálogo' que no ha dado sus frutos, y lo que se vio el domingo es la "muestra de ese fracaso". No solo porque no se ha conseguido avanzar en la senda del diálogo, sino porque no se pudo parar la preparación de la consulta pese a todos los golpes logísticos, ya que hubo urnas y papeletas y, al mismo tiempo, cargas policiales, ofreciendo así en bandeja a los independentistas una imagen poderosa al mundo. Un "bochorno internacional" que ha supuesto la reprimenda a España de organismos como al Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU por el uso de la violencia para contener la votación. Además, como afirmaba la portavoz a los medios cuando presentó la interpelación, era una "falta de respeto" a los ciudadanos que Santamaría asegurara el domingo que no había habido referéndum y no había pasado nada cuando se habían visto imágenes de golpes de agentes policiales y colas de catalanes esperando para introducir su papeleta en las urnas de plástico.

La dirección de Sánchez, en consecuencia, encuentra "absolutamente oportuna" la iniciativa contra Santamaría, no solo por el 1-O sino por su gestión del último año. Es decir, que no es "fruto de una improvisación, sino de algo más amplio". "Es que si no, ¿cuándo es el momento? Además, el partido tiene sus dirigentes que deciden cuándo conviene", explican. De la interpelación se derivará una moción de reprobación "salvo que la vicepresidenta diera explicaciones clarísimas" y contundentes de qué ocurrió. Al PSOE no le asusta que pueda prosperar su texto con los votos de Podemos —que ya ha dicho que lo apoyará— y las formaciones nacionalistas y separatistas. "Cada grupo es responsable de sus actuaciones", responden.

Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, durante su última entrevista en La Moncloa, el pasado 2 de octubre. (EFE)
Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, durante su última entrevista en La Moncloa, el pasado 2 de octubre. (EFE)


"El Gobierno no ha asumido responsabilidades. Se ha escondido siempre en las faldas de alguien. Lo que no puede ser es que la noticia para los medios extranjeros fueran las cargas policiales y que Carles Puigdemont se pasee como víctima cuando ha sido la Generalitat la que se ha saltado toda la legalidad", abundaban este miércoles fuentes de la dirección en el Congreso.

Ferraz defiende frente a los críticos reprobar a Santamaría y avisa: no dará marcha atrás

Santamaría y no el ministro del Interior

¿Por qué Santamaría y no Juan Ignacio Zoido? En el núcleo duro de Sánchez se consideró que el fracaso no era atribuible al ministro del Interior, que había que apuntar más alto, a la vicepresidenta, como la "coordinadora" de toda la actuación del Ejecutivo con Cataluña. El secretario general ya había anticipado a Rajoy en su entrevista en La Moncloa del lunes que su partido exigiría responsabilidades políticas por lo ocurrido el 1-O. Y el nombre al que se decidió señalar era el de la escudera del presidente.

El PSOE andaluz intenta evitar el choque público con el líder y asegura que "no tiene una opinión" sobre la reprobación, porque es tarea de Ferraz

Desde el PSOE andaluz, su portavoz parlamentario, Mario Jiménez, evitó responder este miércoles si es conveniente o no plantear en este momento la reprobación a Santamaría. "El PSOE-A no tiene en sí mismo una posición al respecto, porque es responsabilidad de la dirección federal, del secretario general del partido y del grupo parlamentario en las Cortes", señaló el diputado onubense, informa Isabel Morillo desde Sevilla. Sin embargo, ayer mismo el consejero de Economía de Díaz, Antonio Ramírez de Arellano, apuntaba en Twitter que "la reprobación que procede" es a Puigdemont y a su número dos, el republicano Oriol Junqueras.

Jiménez expresó de nuevo el respaldo y solidaridad del PSOE-A con las Fuerzas de Seguridad del Estado desplazadas a Cataluña, porque cumplen con su obligación y no merecen "ningún tipo de presión, de amenaza ni de coacción bajo ningún concepto por parte de nadie". Si se quiere cuestionar cualquier actuación, señaló, hay que dirigirse a los mandos, y no a los efectivos de a pie. Esta última tesis es compartida por Ferraz, que ha puesto mucho cuidado en culpar a Santamaría, salvando de toda responsabilidad a los agentes, que además están viviendo estos días en Cataluña en condiciones "lamentables".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios