Es el momento del diálogo

La UE no media, pero presiona a Rajoy y Puigdemont para que hablen

Tras años en que las instituciones han tratado de mantenerse al margen, sin ir más allá de recordar que Cataluña se quedaría fuera de la UE si se separara, Bruselas ha dado un paso más allá

Foto: El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. (EFE)
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. (EFE)

La cuestión catalana ha llegado a Bruselas. Mientras se insiste en mantener la línea oficial —“es un asunto interno de España”—, la preocupación es palpable en la capital comunitaria. Tras años en que las instituciones han tratado de mantenerse al margen, sin ir más allá de recordar en un lenguaje técnico y casi incomprensible que Cataluña se quedaría fuera de la UE si se separara de España, Bruselas ha dado este lunes un paso más allá.

"Llamamos a todos los actores relevantes a pasar rápidamente de la confrontación al diálogo", ha dicho el portavoz de la Comisión Europea. El mensaje va destinado tanto al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, como al de la Generalitat, Carles Puigdemont. Al primero, también le han recordado que debe evitar el uso de la fuerza. Y al segundo le han enviado otro recado: incluso si hay referendo legal, si Cataluña se independiza, saldrá de la Unión.

Es el momento del diálogo. Así se lo ha hecho saber el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, a Mariano Rajoy en una llamada telefónica. El conservador polaco no ha dudado en respaldar los “argumentos constitucionales” que esgrime La Moncloa. Pero hace falta algo más que apelar a la legalidad. “He apelado por encontrar vías para evitar una mayor escalada y el uso de la fuerza”, ha explicado Tusk.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, también ha telefoneado al presidente del Gobierno español, para hacerle llegar de viva voz las ideas leídas esta mañana por su portavoz: confianza en Rajoy, apuesta por el diálogo, el respeto al orden constitucional y que “la violencia no puede ser nunca un instrumento en política”.

Berlín, Roma y La Haya piden diálogo

Desde las principales capitales europeas, el mensaje de apoyo al Estado de derecho también ha sido rotundo. Pero, además, varios líderes han roto una lanza a favor del diálogo, quebrando con diplomacia la habitual cortesía entre países de no comentar sus respectivas políticas internas. “En el respeto total de la ley, del Estado de derecho y de la Constitución unitaria española, auguro que hay una oportunidad para el diálogo”, ha asegurado el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni.

Un portavoz de Angela Merkel ha recordado que la canciller siempre ha respaldado la “estabilidad” de España. Y tras seguir los acontecimientos del 1-O, Berlín cree que es el momento de buscar soluciones “sobre la base del Estado de derecho y el diálogo, que estén, por supuesto, en el marco de la Constitución española”.

El Gobierno español tenía la legalidad de su parte cuando decidió actuar para evitar la votación del 1-O, según ha recalcado el primer ministro holandés. Pero Mark Rutte también ha señalado que las “imágenes que se vieron fueron muy serias”, por lo que ha instado a “todas las partes a tratar de calmar la situación, a través del diálogo”.

Rajoy, el único interlocutor para Macron

El presidente francés, Emmanuel Macron, también ha contactado con Rajoy para mostrarle su respaldo a "la unidad constitucional de España", según dijeron fuentes del Elíseo a EFE. Tampoco ha dudado en comunicarle de tú a tú lo que ya dijo en público durante la cumbre de líderes europeos de Tallin: Macron solo reconoce a un interlocutor, y ese es el propio Mariano Rajoy.

El Elíseo —que gobierna sobre el Rosellón, considerado la 'Cataluña del norte' por algunos independentistas— espera que el presidente del Gobierno español reconduzca la situación, pero ha evitado instarle en público a tomar medidas concretas.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios