La Mesa fija esa fecha

Puigdemont irá al Parlament el lunes 9 de octubre, pero sigue jugando con los tiempos

El próximo lunes comparecerá el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a petición de Junts Pel Sí y la CUP

Foto: Carles Puigdemont y Artur Mas, en el Comité Nacional del PdeCat (EFE)
Carles Puigdemont y Artur Mas, en el Comité Nacional del PdeCat (EFE)

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont sigue jugando con los tiempos. La Mesa del Parlament ha recibido este miércoles a través de la mayoría parlamentaria de Junts pel Sí y la CUP el anuncio de que el presidente catalán acudirá a la cámara el lunes para hacer una declaración. ¿De independencia? No se sabe. De hecho, Junts pel Sí se ha cuidado muy mucho de no registrar por escrito la petición y el objeto declaración en el Parlament. De nuevo da la sensación de un Puigdemont que intenta aplazar lo inevitable, lo que la calle le está exigiendo.

Los resultados oficiales del referéndum todavía no han sido comunicados al Parlament. En el PDeCAT y el entorno de Artur Mas preferirían que Puigdemont acudiese para trasladar de la manera más solemne los resultados oficiales y que centrase la comparecencia en valorar resultados del referéndum y los efectos del artículo 4.4 de Ley del Referéndum. Es decir, el lunes Puigdemont pondría el contador a cero que le obliga a declarar de manera unilateral la independencia (DUI), pero no lo haría hasta el miércoles o jueves de la semana próxima.

Esta estrategia espera una oferta de Madrid que todo apunta a que no se producirá, vista la contundencia del discurso del Rey. No hay que descontar que de aquí al lunes, la presión de la ANC y la CUP sea tan grande que Puigdemont acabe declarando la independencia el 9 de octubre. Esta es la línea de los anticapitalistas y en otras ocasiones, ha sido el criterio de Anna Gabriel y los suyos el que se ha impuesto ante los moderados del 'procés' cuando, como es el caso, se han producido discrepancias.

Por ahora, el PDeCAT ha evitado la fatídica fecha del 6 de octubre. Esta efeméride recuerda a la proclamación de la independencia que llevó a cabo el malogrado presidente de la Generalitat, Lluís Companys el mismo día de 1934. La jornada se saldó con 40 muertos y la humillación de la Generalitat en poco más de un día. El PDeCAT quería huir de ella como la peste, aunque sectores de ERC, partido al que pertenecía Companys, fantaseaban con repetirla y convertir la derrota en victoria.

Junts pel Sí ha evitado llevar la petición por escrito. La misma se registrará durante este miércoles. Una vez que se anuncie, la Mesa volverá a reunirse para que se acepté, se someterá a votación en el Pleno y entonces, y sólo entonces, Puigdemont se dirigirá a los parlamentarios catalanes.

Evasivas y vaguedades

Como suele ser habitual en el 'procés', los tiempos políticos se estiran con numerosas dilaciones, y se juega a dos caras: una institucional más vaga y evasiva; y otra más radical en la calle, con manifestaciones, huelgas generales y actos de hostigamiento a las fuerzas de la policía y la Guardia Civil desplegadas por Cataluña.

Tras la contundencia de la huelga general de este martes, tocaba suavizar los tiempos y los grados de presión y eso es lo que diligentemente ha aplicado la presidenta de la cámara, Carme Forcadell, que por su cargo también preside la Mesa.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios