Es noticia
Menú
Cinco tendencias y dos nubarrones para el turismo en 2022
  1. Empresas
Perspectivas

Cinco tendencias y dos nubarrones para el turismo en 2022

El sector arrancará el año con dudas sobre la definitiva recuperación de la actividad. Se confía en volver a situarse en el 12,4% del PIB

Foto: Turistas en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas. (EFE/Fernando Villar)
Turistas en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas. (EFE/Fernando Villar)

Si la Fundéu-RAE ha elegido 'vacuna' como la palabra del año, en el sector turístico quizá la expresión que mejor defina 2021 sea 'montaña rusa'. Las continuas reservas, cancelaciones, reservas y así en bucle para empezar de nuevo han sido una constante en un año mucho mejor de lo esperado, aunque aún lejos de las cifras de 2019, cuando la actividad suponía el 12,4% del PIB.

El turismo afronta 2022 con la misma incertidumbre que el año que acaba de agonizar, pero hay cinco tendencias que marcarán el año, que los expertos confían en que se confirme como el de la definitiva recuperación. Aquí van cinco tendencias y varios nubarrones:

1) Convivir con el covid-19. El sector ya da por descontado que la pandemia seguirá este año con los intensos vaivenes de 2021, aunque se espera que la pauta completa (incluida la generación de la tercera dosis de la vacuna), el éxito del certificado digital de la Unión Europea y la progresiva eliminación de las restricciones consigan que vuelva la confianza de los principales mercados emisores como son Reino Unido y Alemania.

Foto: Simón Pedro Barceló.

2) Turistas patrios. Los principales destinos españoles confían en el turismo nacional de cara a Semana Santa, que este año será a mitad de abril. La confirmación de la cita de Fitur para enero ratifica la confianza internacional en España. La cancelación de la ITB de Berlín, la gran cita turística mundial, relanza el potencial del encuentro de Ifema, como ya publicó El Confidencial.

Las grandes cadenas hoteleras españolas y los fondos de inversión siguen de compras

3) Interés inversor. Las grandes cadenas hoteleras y los fondos de inversión siguen de compras. El crecimiento en número de camas y de establecimientos de las multinacionales de referencia (Meliá, Barceló, RIU y NH) consolida su presencia no solo en Península, Islas y Europa, sino que refuerza su carácter multinacional en zonas clave como el Caribe y otras en expansión como Estados Unidos e incluso Asia-Pacífico. Los hoteles españoles recibirán más huéspedes extranjeros que nacionales, algo que no ocurría desde el inicio de la pandemia del covid-19, según un informe de Cesae Business & Tourism School. Los fondos Next Generation también suponen una gran oportunidad.

Viento a favor

4) Crecimiento de cruceros y MICE. El segmento de cruceros será de los que más crezcan. Una muestra: la flota al completo de MSC volverá al mar en 2022. El puerto de Málaga, uno de los más pujantes del Mediterráneo, ha cerrado 2021 con 114 escalas de cruceros y 119.807 pasajeros. La previsión para el próximo año es de 293 escalas, por encima de las que se registraron en 2019. La amplia capacidad de gasto de este tipo de turistas y la recuperación de las navieras ayudan a que el viento vaya a favor. También habrá un aumento de la hiperespecialización y de los cruceros ‘boutique’. Y se impulsará la ampliación de las rutas a más puertos españoles. El resurgir del turismo MICE (reuniones, incentivos y congresos) también se hará notar con la mayor confianza en los viajes y la necesidad de encontrarse y negociar cara a cara, sin dejar a un lado el formato híbrido.

5) Seguirán los ERTE. La reforma laboral otorgará paz social al turismo. También la consolidación de la herramienta de los ERTE, que tanto ha ayudado al sector en estos casi dos años de pandemia. Sin esta figura, una gran parte de las empresas habría tenido que desaparecer. Tanto Exceltur como las compañías aéreas ya pidieron en verano que los ERTE por fuerza mayor se extendieran hasta la Semana Santa de 2022 y que se tuvieran en cuenta las subvenciones de las cotizaciones al sector aéreo.

Foto: Foto: EC.

Del mismo modo, en el camino del sector turístico se presentan al menos dos nubarrones:

a) Sin previsiones de tráfico aéreo. Ninguna compañía aérea puede planificar más allá de un mes vista. Saber con antelación los 'slots', las franjas horarias de las que dispone una aerolínea en cada aeropuerto, es una quimera. La temporada alta es pensar muy a largo plazo. Siguen existiendo cancelaciones de vuelos programados. A pesar del interés en el viaje, las restricciones continuarán al menos en los próximos meses.

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) preveía para este invierno un 2% más de vuelos que en 2019, pero en la última revisión de mitad de diciembre la cifra ya apuntaba a un descenso del 4%. Este porcentaje se puede quedar incluso corto. Continuarán los altibajos de demanda. Las aerolíneas no esperan recuperar hasta 2023 los tráficos aéreos prepandémicos. Además, la propuesta de AENA de subida de algunas de las tarifas de los servicios privados de las compañías aéreas ha puesto en pie de guerra a las aerolíneas. ¿Repercutirá en un aumento de las tarifas para los pasajeros?

Egipto tiene previsto un relevante 2022 con la inauguración del Gran Museo Egipcio y el 200 aniversario del desciframiento de la Rosetta

b) La competencia internacional. ¿Y si se recuperan a un gran nivel Egipto o Turquía? Son dos países turísticos punteros que sufrieron un mal año 2021 y que, de consolidarse una bajada de contagios y de incidencia internacional a partir de la temporada alta, podrían poner en aprietos las previsiones turísticas en destinos españoles con fuerte dependencia del turismo extranjero.

En el caso concreto de Egipto, tiene previsto un relevante 2022 con la inauguración del Gran Museo Egipcio, el 200 aniversario del desciframiento de la Rosetta y el centenario del hallazgo de la tumba de Tutankamón. Turquía recibió 45 millones de visitantes extranjeros en 2019. Ya tienen 10 millones de reservas para este recién estrenado año.

Si la Fundéu-RAE ha elegido 'vacuna' como la palabra del año, en el sector turístico quizá la expresión que mejor defina 2021 sea 'montaña rusa'. Las continuas reservas, cancelaciones, reservas y así en bucle para empezar de nuevo han sido una constante en un año mucho mejor de lo esperado, aunque aún lejos de las cifras de 2019, cuando la actividad suponía el 12,4% del PIB.

Aerolíneas Hoteles Pandemia
El redactor recomienda