Es noticia
Menú
Mejor bisturí que martillo: el gobernador pide que las ayudas vayan a las rentas bajas
  1. Economía
INFORME ANUAL DEL BANCO DE ESPAÑA

Mejor bisturí que martillo: el gobernador pide que las ayudas vayan a las rentas bajas

El tono del Banco de España en política fiscal y monetaria comienza a cambiar. Pero no de forma brusca. Pide gradualidad para no dañar el crecimiento, identificando mejor a los beneficiarios de las políticas públicas

Foto: El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE/ Jesús Diges)
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE/ Jesús Diges)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las políticas fiscales y monetarias expansivas han venido para quedarse durante algún tiempo más. Es verdad que en el futuro no serán tan intensas como en el pasado, pero eliminarlas ahora sería una mala receta de política económica. Este es el mensaje que ha lanzado esta mañana el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, a los miembros del Consejo de Gobierno del banco central durante la presentación de su informe anual.

Su discurso -22 páginas- refleja un indudable cambio de tono respecto del mensaje lanzado en 2021, cuando desde el Banco de España se proponía que tanto las políticas fiscales -gasto público- como las monetarias -tipos de interés- fueran ultraexpansivas. Las consecuencias económicas del covid y la baja inflación, por entonces, estaban detrás de esa estrategia. Hoy el covid tiene una relevancia económica significativamente menor y la inflación, por el contrario, está por las nubes, lo que explica el cambio en la hoja de ruta.

Foto: Un trabajador de una gasolinera de Madrid. (EFE/Fernando Alvarado)

Lo que sugiere ahora Hernández de Cos es que la política presupuestaria se focalice en ayudar a las rentas más bajas, más vulnerables al incremento de la inflación que las elevadas. No solo por su menor nivel de ahorro, sino por la composición de su cesta de la compra. Igualmente, la política monetaria, en su opinión, debe tender a una normalización en aras de contener la inflación, pero sin perder su carácter expansivo. El objetivo declarado por el banco central es evitar movimientos abruptos que podrían ser particularmente perjudiciales en un contexto de elevada incertidumbre como el actual.

Entre otras razones, porque el tipo de interés natural, que es aquel que mantiene la inflación estable en su objetivo, todavía se sitúa en la eurozona en valores muy reducidos, apenas un 1%, según las estimaciones del BCE, lo que apuntaría, en palabras del gobernador, a que hasta que no se logre subirlo al 2% (objetivo de inflación) “el tono de la política monetaria seguiría siendo expansivo”.

Sobre la política fiscal se parte de un principio. En un contexto como el actual, con una invasión de Ucrania que amenaza con ser larga, los gobiernos no pueden prescindir de ayudar a empresas y familias “para contrarrestar los efectos adversos que la guerra”. Ahora bien, dicho esto se advierte que los márgenes de actuación del Gobierno son “relativamente limitados” debido, en el caso de España, a los elevados niveles de endeudamiento, y de ahí que se proponga que las ayudas vayan dirigidas a los sectores más vulnerables.

Carácter temporal

El gobernador no cita ninguna política concreta, pero en otras intervenciones ha cuestionado que la subvención de 20 céntimos por litro de combustible sea de carácter general y no discrimine en función del nivel de renta. Es más, según el gobernador, deben tener carácter temporal. El Gobierno, como se sabe, ha establecido que las ayudas al consumo de combustibles finalicen el próximo 30 de junio, mientras que los recortes al precio de la electricidad a través de un tope al gas aún no han visto la luz. Lo pactado con Bruselas es que el nuevo esquema esté vigente durante un año.

Lo que rechaza de plano el Banco de España es la indexación de la economía para compensar el aumento de los precios, toda vez que, en su opinión, esto llevaría a una realimentación de la inflación. La inclusión de las cláusulas automáticas de revisión salarial para compensar el aumento de los precios ha sido, precisamente, lo que ha arruinado el pacto de de rentas patrocinado por el gobernador de forma insistente, pero que no verá la luz. Sindicatos y empresarios han puesto pie en pared sobre este asunto, aunque por razones diametralmente opuestas.

Foto: Foto: Reuters/Gonzalo Fuentes. Opinión

Lo que sí reclama Hernández de Cos como imprescindible, por el contrario, es una revisión integral del sistema tributario para lograr que las distintas figuras impositivas alcancen sus objetivos “de la manera más eficaz y eficiente posible”.

O expresado en otros términos, de lo que se trata es de aumentar la recaudación haciendo más eficiente el sistema fiscal, ya sea con nuevas actuaciones por el lado de los ingresos, de los gastos o de ambos. Más en concreto, en relación al sistema de pensiones, el gobernador ha reclamado “la conveniencia de reforzar el vínculo entre las contribuciones realizadas y las prestaciones recibidas”. En una palabra, reducir el desequilibrio estructural del sistema público de protección social, que BBVA Research ha estimado en el 2,2% del PIB, unos 27.000 millones de euros. De nuevo, el mensaje del Banco de España pasa por apoyar a los hogares de bajos ingresos en lugar de subidas indiscriminadas.

Lo que esconde este mensaje es, ni más ni menos, que una crítica velada a la actual legislación en materia de pensiones, que garantiza una revisión idéntica a lo que suban los precios independientemente de su cuantía. El Banco de España ha reclamado en algunas ocasiones que el incremento afecte sólo a las pensiones más bajas, pero no a todas.

Reglas fiscales

La actualización de las pensiones en un marco como el actual, con una fuerte inflación, es especialmente relevante habida cuenta de que la UE lleva tiempo estudiando qué hacer con las reglas fiscales de control del déficit. Y lo que reclama el gobernador es que el nuevo enfoque sea más individualizado. Es decir, en función de la posición de partida de cada país.

Foto: Banderas de la Unión Europea en la entrada de la Comisión en Bruselas. (Reuters/Yves Herman)

Su propuesta es que las normas se simplifiquen a través, por ejemplo, de la combinación de una regla de crecimiento del gasto público con el ancla en el criterio de la ratio de deuda pública sobre PIB. Igualmente, se propone que los países acumulen colchones fiscales en épocas de bonanza que puedan utilizarse en los períodos de crisis. Este objetivo, asegura Hernández de Cos, requeriría un mejor diseño del esquema de incentivos que rige el cumplimiento de las reglas, así como, probablemente, “un reforzamiento del papel que desempeñan las autoridades independientes de responsabilidad fiscal, como la AIReF". No es necesario subrayar que más poder para la AIReF es, necesariamente, menos poder para Hacienda. Y la Autoridad fiscal, precisamente, lo que ha reclamado a la vicepresidenta Calviño de forma insistente es que elabore una estrategia de reducción del déficit público "creíble".

Las políticas fiscales y monetarias expansivas han venido para quedarse durante algún tiempo más. Es verdad que en el futuro no serán tan intensas como en el pasado, pero eliminarlas ahora sería una mala receta de política económica. Este es el mensaje que ha lanzado esta mañana el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, a los miembros del Consejo de Gobierno del banco central durante la presentación de su informe anual.

Banco de España Inflación Gasto público Tipos de interés Política monetaria Banco Central Europeo (BCE) PIB Eurozona Ucrania Unión Europea Sindicatos
El redactor recomienda