Se despejan las nubes en el horizonte

El FMI recorta la previsión de crecimiento pero anticipa el fin de la desaceleración

Estima que el PIB español crecerá un 1,6% en 2020 y también en 2021. Considera que la tregua en la guerra comercial y el Brexit ordenado permitirán un repunte del comercio mundial

Foto: La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. (Reuters)
La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. (Reuters)

Las nubes del horizonte económico empiezan a disiparse. Eso no significa que vaya a lucir el sol, pero sí ha permitido silenciar las alarmas de tormenta. Esta es la previsión que hace el Fondo Monetario Internacional (FMI) para la economía mundial que actualiza tradicionalmente en el inicio del Foro Económico Mundial de Davos. Si bien es demasiado pronto para esperar una nueva aceleración de la economía, sí espera que la desaceleración toque fondo este año y comience una estabilización de la actividad en los próximos meses.

Tres son las causas de este cambio. La primera es la tregua en la guerra comercial entre EEUU y China, que firmaron la semana pasada la primera fase de su acuerdo comercial. La segunda es el previsible divorcio amistoso entre el Reino Unido y la Unión Europea tras la victoria de Boris Johnson en las últimas elecciones. Y la tercera es el regreso de los estímulos monetarios de los bancos centrales, que han reanimado el crédito y la inversión. Estas tres noticias han generado un entorno más favorable que se empezó a percibir en el último trimestre de 2019. "Si bien la proyección de crecimiento de base es más débil, la evolución desde el cuarto trimestre de 2019 deja entrever un conjunto de riesgos para la actividad mundial menos sesgado a la baja", señala el FMI en su informe de Perspectivas Económicas Globales (WEO).

"Estas incipientes señales de estabilización podrían persistir y a la larga reforzar el vínculo entre el gasto de consumo, que sigue siendo resiliente, y un repunte del gasto de las empresas", apunta el Fondo dirigido por Kristalina Georgieva. Eso no significa que no existan riesgos que puedan agudizar en cualquier momento la fase de desaceleración. Los principales son las tensiones entre EEUU e Irán, el malestar social o un recrudecimiento de la guerra comercial. Con este contexto, el FMI anticipa un crecimiento para la economía mundial del 3,3% en 2020 y del 3,4% en 2021. Esta previsión está por encima del 2,9% de 2019 pero está una y dos décimas, respectivamente, por debajo de las previsiones del FMI de octubre.

La economía española seguirá desacelerando en 2020, año en el que tocará fondo. En concreto, el Fondo estima un crecimiento del PIB del 1,6% para los dos próximos años, lo que supone un recorte de dos décimas en las previsiones de 2020 y de una décima en las de 2021. Esta rebaja responde, en buena medida, a la actualización de la serie de contabilidad nacional que realizó el Institito Nacional de Estadística en septiembre y que modificó los datos de crecimiento y también su composición.

Estas incipientes señales de estabilización podrían reforzar el vínculo entre el consumo y un repunte del gasto de las empresas

Si se cumplen las previsiones del Fondo, España pasará de crecer un 2% en 2019 a un 1,6% en los dos próximos años, un nuevo paso en la desaceleración que, no obstante, ya estaría tocando a su fin. Conviene señalar que el FMI considera que la economía española cerró 2019 con un ritmo de crecimiento intertrimestral del 1,7%, lo que significa que apenas quedaría fase de desaceleración más allá del frenazo experimentado a partir del segundo trimestre de 2019.

La actividad en España se beneficiará de la leve recuperación de la economía de la eurozona, que es el principal mercado exportador del país. El FMI prevé un crecimiento del 1,3% para 2020 y del 1,4% para 2021, una y dos décimas mejor que en 2019. Alemania seguirá siendo un lastre, preo se aleja el temor a recesión en la gran potencia europea tras la salida del Reino Unido de la UE. Después de crecer un leve 0,5% en 2019, la economía germana avanzará un 1.1% en 2020 y un 1,4% en 2021.

[BBVA prevé una aceleración de la economía española en 2021]

En el caso de EEUU, el FMI anticipa que se mantendrá una notable ralentización en los dos próximos años hacia su crecimiento potencial después de que el país haya conseguido prolongar la fase expansiva del ciclo económico. El Fondo estima que los estímulos fiscales adoptados por la Administración de Donald Trump tenderán a ceder en los próximos años lo que apagará uno de los principales motores coyunturales del PIB. En esta situación, el Fondo anticipa un crecimiento del 2% en 2020 y del 1,7% en 2021 después de crecer un 2,3% en 2019.

Los países también deberían cerciorarse de que las redes de protección social faciliten un acceso amplio a oportunidades

El Fondo insiste también en la necesidad de que los países adopten reformas para mejorar su crecimiento potencial y para estar preparados por si la desaceleración se intensifica. "Las autoridades estarán en condiciones de contrarrestar la próxima desaceleración si preparan con antelación una respuesta para contingencias", señala el organismo. En este contexto, pide un mayor esfuerzo fiscal a los países que tienen la deuda y el déficit en niveles moderados. También solicita a los países que prioricen sus recursos para la inversión, que es la vía para mejorar la productividad y el PIB potencial. De todo el abanico posible de inversiones, el FMI pone el foco en el reto climático, primero porque el mundo está inmerso en la transformación de las fuentes de energía y, segundo, por la necesidad de frenar el calentamiento global.

[Calviño promete que la reforma laboral no frenará el empleo]

Pero el FMI también aconseja a los países que no descuiden la cohesión social para evitar que nadie se quede atrás en esta fase de recuperación. "Los países también deberían cerciorarse de que las redes de protección social faciliten un acceso amplio a oportunidades y reduzcan la inseguridad económica", apunta. Por último, pide a los países que tienen una posición financiera delicada, como es el caso de España, que reduzcan la deuda pública para generar espacio fiscal con el que poder afrontar una futura crisis.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios