MÁS MARGEN PARA POLÍTICAS EXPANSIVAS

Sánchez encuentra un inesperado aliado en el triunfo del ala izquierda del SPD

Las primarias para elegir la nueva dirección del SPD alemán tienen un ganador colateral. Sánchez e Iglesias han encontrado un aliado a favor de políticas fiscales más expansivas

Foto: Saskia Esken y Norbert Walter-Borjans. (Reuters)
Saskia Esken y Norbert Walter-Borjans. (Reuters)
Adelantado en

Algunos lo llamarán ‘baraka’, ya se sabe, una especie de suerte o protección divina de la que gozaban los jerifes, y eso es lo que han encontrado Sánchez e Iglesias tras las primarias en el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD). La elección ha entregado el poder de forma inesperada al tándem formado por Norbert Walter-Borjans y Saskia Esken, representantes del ala izquierda del partido y firmes partidarios de cambiar las reglas fiscales, no solo en Alemania, también en la Unión Europea.

Lo relevante es que su elección es un torpedo en la línea de flotación de la gran coalición con la CDU y la CSU, y, de hecho, los socialdemócratas decidirán este jueves si se mantiene el pacto de gobierno con Merkel o, por el contrario, dan un volantazo y recuperan el camino en solitario después de haber sufrido un fuerte desgaste electoral. No solo a nivel nacional sino, también, en todos los 'länder' del país, en los que tanto Los Verdes como la ultraderecha de la AfD le han dado un zarpazo histórico.

Lo singular es que el triunfo de Walter-Borjans y Esken se ha producido sobre las cenizas políticas de Olaf Scholz, vicecanciller y ministro de Finanzas del Gobierno federal, cuya posición en el partido y en el propio Ejecutivo se ve ahora algo más que comprometida. Sobre todo, si se tiene en cuenta que el propio Scholz compitió con el ala izquierda del partido, que ha propuesto romper la gran coalición o, al menos, renegociarla, algo que ya ha tenido una primera respuesta por parte de Annegret Kramp-Karrenbauer, la CDU: no.

“Hicimos una promesa a los votantes. Queremos gobernar sobre la base de lo acordado. Nos estamos centrando en eso y no en el estado mental de ningún socio de la coalición”, ha asegurado. En todo caso, las especulaciones sobre el tiempo que permanecerá en el cargo Scholz, de la línea ortodoxa, se han disparado tras su derrota en las primarias.

Aunque la decisión final la tendrán que adoptar los militantes del SPD que acudan al congreso, muchos de ellos cuadros medios y con cargo en el Gobierno federal, todo indica que ya nada será igual en las relaciones entre los socialdemócratas y Merkel hasta octubre de 2021, que es cuando deben celebrarse nuevas elecciones (ya sin la canciller).

Pagar a confidentes

Entre otras cosas, porque Walter-Bojans (67 años) no solo es el nuevo colíder del SPD, sino que también es un consumado doctor en economía que se hizo célebre hace algunos años, cuando siendo ministro de Hacienda de Renania del Norte-Westfalia decidió pagar a confidentes para que entregaran una docena de cedés con el nombre de los titulares de cuentas bancarias depositadas en Suiza que, presuntamente, eludían al fisco alemán.

Es decir, se trata de un político nada continuista respecto del estatus económico actual que, al menos, tiene la intención de renegociar los acuerdos de su partido con la canciller Merkel. En particular, en cuestiones como la puesta en marcha de políticas económicas expansivas que impulsen la renqueante economía alemana, que ha coqueteado con la recesión en los últimos trimestres. Precisamente, la misma estrategia de política económica que quieren en España Pedro Sánchez y Pablo Iglesias si logran formar Gobierno.

Alemania, como se sabe, ha sido durante años el principal garante del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) de la UE, que está ahora en revisión en el seno del Consejo Fiscal Europeo.

Aunque las discusiones están transcurriendo con enorme lentitud, la prensa alemana, basándose en el historial político de Walter-Bojans, da por hecho la apuesta socialdemócrata por una política de mayor gasto público y de subida de impuestos, como aprobó el nuevo líder del SPD en su etapa en el Ayuntamiento de Colonia, donde impuso una tasa del 5% a las pernoctaciones para hacer frente a la crisis municipal. También durante su etapa en Renania del Norte-Westfalia subió los impuestos, aunque posteriormente algunas de sus medidas fueran revisadas por el Tribunal Constitucional.

Salario mínimo

Es más, el nuevo líder socialdemócrata alemán se ha manifestado a favor de una subida muy importante del salario mínimo, algo a lo que se han comprometido tanto Sánchez como Iglesias, aunque todavía sin cuantificarlo. Walter-Bojans ha propuesto elevarlo de nueve euros por hora trabajada hasta los 12 euros.

España, como se sabe, y aunque salió del Procedimiento de Déficit Excesivo, ha sido afeada en numerosas ocasiones por la Comisión Europea por incumplir los objetivos de déficit. También este año. Bruselas, de hecho, ha exigido nuevos ajustes, ya sea desde el lado del gasto o de los ingresos, ante una “desviación significativa” en el déficit público.

El documento firmado por Sánchez e Iglesias es muy vago. Y tan solo hay un compromiso de que el nuevo Gobierno impulse “políticas sociales y nuevos derechos con arreglo a los acuerdos de responsabilidad fiscal de España con Europa, gracias a una reforma fiscal justa y progresiva que nos acerque a Europa y en la que se eliminen privilegios fiscales”.

Esta realidad presupuestaria es la que deja al nuevo Gobierno, sea el que sea, con escaso margen de maniobra para realizar políticas fiscales expansivas, que es lo que pretenden tanto el PSOE como Unidas Podemos. Y en este contexto, la posición de una nueva Comisión Europea, precisamente presidida por una alemana, es clave. Entre otras cosas, porque Alemania, de forma rotatoria, volverá a presidir el Consejo de la UE en el segundo semestre de 2020.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios