Los márgenes son superiores a los europeos

Así han sustituido los beneficios a los salarios: el cambio estructural de España

La devaluación interna permitió a las empresas recuperar competitividad y mantener sus márgenes a costa de los salarios. Ahora, con la salida de la crisis, esta coyuntura se ha cronificado

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.
Adelantado en

Cuando estalló la crisis económica, España se encontró ante un escenario nuevo que no había vivido en toda su historia. Por primera vez, no tenía el recurso de la devaluación de la moneda para recuperar toda la competitividad perdida. Las empresas recurrieron entonces a lo que se llamó ‘ajuste interno’, que consistió en recortar los costes salariales para mantener cuota de mercado. Fue entonces cuando comenzaron los despidos y los ajustes salariales que, a la larga, han resultado muy rentables para las propias empresas.

En 2011, el porcentaje del valor añadido bruto de las empresas no financieras destinado a la remuneración del capital (beneficios) superó a los salarios. Durante la crisis crecieron los márgenes empresariales mientras los salarios agonizaban, y este escenario, que parecía coyuntural, ha terminado por cronificarse. Ahora que España ha vuelto a una situación cíclica neutral (con la brecha del producto cerrada), se puede comprobar el cambio estructural.

El porcentaje del beneficio sobre el valor añadido bruto de las empresas no financieras se situó en el 43,3% en 2018, según los últimos datos publicados esta semana por Eurostat. Esto significa que los márgenes sobre el valor añadido han aumentado en casi siete puntos en un ciclo económico completo (2002-2018).

Por el contrario, el peso de los salarios en el valor añadido bruto (descontadas las cotizaciones a la Seguridad Social) se ha reducido desde el 41% hasta el 39% (asciende hasta el 50% contando también las cotizaciones sociales). Se trata de un cambio de paradigma para la economía española que consolida el peso de la remuneración del capital por encima del trabajo. El avance de los márgenes empresariales sobre el valor añadido ha sido tan fuerte que las empresas españolas superan ya al conjunto de la eurozona y a los principales países del euro.

Por el contrario, el peso de los salarios, que hasta la crisis se situaban en línea con la media europea, está ya claramente por debajo como resultado de la devaluación salarial.

El Banco de España ya analizó el avance de los márgenes empresariales en su informe anual de 2017 y localizó un factor clave para la concentración de beneficios: la falta de competencia en algunos sectores. “Las ganancias de competitividad frente al área del euro han recaído más en el ajuste de los salarios que en el de los márgenes empresariales”, señala el informe.

El mantenimiento de los márgenes elevados durante la fase expansiva refleja una cierta falta de competencia en algunos sectores

En otros países europeos, las empresas optaron por reducir sus márgenes para mejorar su competitividad. Sin embargo, en España, el ajuste se cargó sobre el empleo, principalmente a través de los despidos de trabajadores temporales. Una vez más, la mala calidad del empleo estuvo en la base de todos los problemas. Sin embargo, con la salida de la crisis no se ha recuperado el equilibrio previo, sino que los márgenes se han mantenido muy elevados.

“El mantenimiento de los márgenes empresariales elevados durante la actual fase expansiva refleja una cierta falta de competencia en algunos sectores”, señaló el Banco de España en su informe. El problema reside en que “aún no se ha corregido el retroceso en el grado de competencia que se produjo durante la crisis como resultado de la desaparición de un número significativo de empresas”. Por el contrario, en el mercado laboral todavía existe un exceso de mano de obra (desempleo) que complica las presiones salariales y permite prolongar la contención de costes laborales.

¿Dónde está el dinero?

Durante la crisis, las empresas encontraron dos importantes vías de ahorro que permitieron elevar sus beneficios. La primera fueron los salarios, principalmente por la vía de los despidos. La segunda fue la caída de los costes financieros una vez que el Banco Central Europeo (BCE) empezó su política monetaria expansiva.

“Como se redujeron los gastos financieros y los gastos laborales, como residuo, subió el beneficio”, explica el economista Ignacio Santillana, “los últimos análisis han localizado que la empresa española no ha aprovechado esta subida del beneficio para reinvertir, sino que lo ha destinado a repartir dividendos, comprar activos financieros y reducir su deuda”.

Fue así como las rentas salariales se recondujeron a mejorar la situación patrimonial del sector empresarial. La deuda neta de las compañías no financieras superaba el 1.000% de los ingresos netos y actualmente se sitúa por debajo del 300%. La mejora de la salud financiera ha permitido a las empresas volver a una situación de endeudamiento en línea con el resto de Europa, algo que no habían logrado nunca.

Durante estos años de política monetaria expansiva del BCE, los activos financieros y las operaciones corporativas han sido muy rentables. De ahí que las empresas hayan logrado un importante beneficio sin necesidad de invertir en formación de capital fijo. Esto explica los bajos niveles de inversión que ha tenido España en los últimos años y que suponen un lastre para el crecimiento futuro.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios