El Gobierno hará un esfuerzo para acelerar la integración

España tendrá que aportar hasta 2.600 millones más al futuro Presupuesto europeo

La propuesta que está negociando la Comisión Europea con los países miembros incluye un aumento de la contribución anual de entre el 10 y el 20% para compensar la salida de Reino Unido

Foto: El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. (EFE)
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. (EFE)

La salida de Reino Unido de la Unión Europea ha abierto un grave problema en el Presupuesto comunitario. El país aporta cada año en torno a 16.000 millones de euros a los recursos de las instituciones europeas, por lo que el Brexit ha abierto un grave dilema en Bruselas. Algunos países quieren mantener las aportaciones actuales, lo que supondría rebajar el Presupuesto y, por lo tanto, recortar sus políticas, mientras que otros prefieren hacer un esfuerzo extra para avanzar en la integración europea.

La Comisión Europea, lejos de resignarse a estos recortes, prefiere aprovechar la salida de Reino Unido para avanzar hacia la cohesión de los países miembros y elevar el Presupuesto hasta situarse entre el 1,1% y el 1,19% del PIB de la Unión. Este incremento en las cuentas públicas exigiría un importante esfuerzo a los distintos estados que, además, tendrían que compensar el efecto del Brexit. Según las estimaciones de Bruselas, los distintos estados tendrían que elevar su aportación al Presupuesto entre un 10% y un 20% a partir de 2020.

Este aumento de la aportación significa que España tendría que transferir entre 1.300 y 2.600 millones de euros más cada año a la Uníon. Esto no solo convertiría al país en uno de los que más aportaciones realizan para sostener el Presupuesto comunitario, también pasaría a ser contribuyente neto. De esta forma, la aportación anual de España superaría ampliamente los 15.000 millones de euros. Además, como es uno de los países que más rápido crecen, su peso sobre la renta total se incrementa, lo que obligará a realizar una contribución mayor.

[La española que será la mano derecha de Juncker]

De momento, esto es solo la propuesta de la Unión Europea, y para que se apruebe finalmente necesitará el voto unánime de todos los socios. La diversidad de opiniones en cuanto al futuro Presupuesto de la Unión y el auge de los movimientos euroescépticos en algunos países dificultan mucho la negociación. Para convencer de la necesidad de hacer un esfuerzo extra para la integración, el comisario europeo de Presupuestos, Günther Oettinger, está realizando un 'road show' por las distintas capitales europeas.

España será uno de los países más afectados por la salida del Reino Unido de la Unión Europea

El lunes visitó España y estuvo en contacto con los altos responsables del país, incluida una comparecencia en el Congreso de los Diputados. Un viaje que ha resultado fructífero para el comisario, ya que ha encontrado una buena predisposición del país para avanzar hacia un Presupuesto más ambicioso a partir de 2020.

España será uno de los países más afectados por la salida del Reino Unido de la UE. En primer lugar, porque, como uno de los 'estados fuertes', tendrá que realizar un importante esfuerzo para evitar fuertes recortes en el Presupuesto. En segundo lugar, porque ya pasará a estar entre los países más desarrollados del 'club', lo que provocará que sea contribuyente neto, esto es, que aporte más de lo que reciba.

A pesar del esfuerzo que esto exigirá al país, desde el Gobierno hay buena disposición para negociar un Presupuesto comunitario ambicioso, lo que deja a España alineada con Francia, Italia y Alemania a favor de una Unión más fuerte e integrada. Por el contrario, países como Austria, Holanda, Finlandia, Suecia o Dinamarca ya han anunciado al comisario que no quieren aportar a la Unión Europea más de un 1% de su PIB.

Desde el Ministerio de Hacienda se quieren impulsar políticas europeas que puedan favorecer a España, más allá de los Fondos de Cohesión o la Política Agraria Común (PAC). Una de las partidas que más podrían ayudar al país en el nuevo Presupuesto que se está negociando es la de control de fronteras. España es uno de los países que tienen más kilómetros de frontera y, además, está en el sur de Europa, que es la región que está recibiendo más presión migratoria. La Comisión está dispuesta a crear una gran partida en el nuevo Presupuesto destinada a financiar una frontera común, una política que ayudaría especialmente a España, Italia o Grecia.

Menos ingresos

Si la Unión Europea acaba aceptando la propuesta de la Comisión de elevar el Presupuesto hasta el entorno del 1,1% del PIB de la región, esto no impedirá que el montante total en euros sea inferior. Esto es así porque la salida del Reino Unido supone perder el 16% del PIB. El resultado es que será necesario aplicar recortes a las políticas europeas, a pesar de que se vaya a exigir un esfuerzo superior a los distintos países.

Habrá menos dinero para repartirlo entre más políticas, ya que el nuevo Presupuesto comunitario incluirá nuevas partidas, como puede ser la de fronteras. El resultado es que habrá recortes en casi todos los programas comunitarios. La propuesta de la Comisión es que no se toquen solo dos partidas: Erasmus+ y Horizonte 2020, ya que son las que se centran en mejorar la formación y la productividad de la Unión. El resto de las políticas son susceptibles de sufrir recortes, que oscilarían entre el 5% y el 10%.

[La maniobra de España para ganar cinco escaños en la Eurocámara]

Para España supondrá perder una parte de los Fondos de Cohesión y de la PAC que tanto han ayudado al país. A partir del año 2020 podrían llegar los recortes, en especial para las comunidades autónomas con una renta per cápita superior a la media de la Unión. Actualmente hay 10 autonomías en el grupo de las regiones desarrolladas: Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, La Rioja, Aragón, Cataluña, Castilla y León, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana.

Todas ellas podrían ver reducida su participación en estos dos programas a partir de 2020. La Comisión Europea quiere que todas las regiones de la UE puedan acceder a los distintos Fondos Estructurales para favorecer los proyectos de inversión interterritoriales, pero la recepción de fondos de las zonas más desarrolladas será inferior en el futuro. Un golpe con el que tendrán que lidiar los líderes políticos para mantener el ánimo europeísta de los españoles.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios