Pensiones: La deuda de la Seguridad Social creció más en 2017 que en los 22 años anteriores juntos
Se incrementó un 60% y en 2018 crecerá un 55% más

La deuda de la Seguridad Social creció más en 2017 que en los 22 años anteriores juntos

El pasivo de la Seguridad Social se incrementó en 10.200 millones de euros a lo largo del ejercicio, lo que supone un 27% del nuevo endeudamiento de las Administraciones Públicas

Foto: La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. (EFE)
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. (EFE)

Para no acabar con la 'hucha de las pensiones' el Gobierno decidió en 2017 que pagaría una parte del déficit de la Seguridad Social con deuda. Lo haría con un préstamo del Tesoro, por lo que se endeudaría con el Estado. El Banco de España publicó el viernes los datos de deuda al cierre del año de las administraciones públicas computado bajo el Procedimiento de Déficit Excesivo (PDE). En total, la Seguridad Social elevó su deuda en 10.220 millones de euros a lo largo del año, lo que supone un incremento del 60%.

Tal ritmo de subida no se había visto nunca y evidencia todos los problemas que arrastra el Sistema después de cuatro años de intensa creación de empleo. Este incremento de la deuda de la Seguridad Social de 10.200 millones de euros supone una subida mayor que la suma de los últimos 22 años, que se corresponde a toda la serie histórica del Banco de España.

En concreto, en el año 1994, cuando empieza la estadística, la deuda de la Seguridad Social era de 7.300 millones de euros. 22 años después, esta deuda había crecido hasta alcanzar 17.200 millones de euros al finalizar el año 2016. Un incremento de 9.900 millones de euros en algo más de dos décadas. Solo en 2017 aumentó en 10.200 millones de euros, un 3% más que en los 22 años anteriores juntos.

Hasta 2016 el Gobierno cubría el déficit de la Seguridad Social con el Fondo de Reserva (conocido popularmente como la 'hucha de las pensiones'), pero después de sacar más de 60.000 millones está prácticamente agotado. en 2011 se llegaron a acumular más de 66.000 millones de ahorro y al cierre de 2017 ya quedaban menos de 8.100 millones. Ahora que apenas quedan ahorros, la Seguridad Social ha tenido que endeudarse para pagar las pensiones.

[Nuevo frente parlamentario para tumbar la reforma de las pensiones]

La peor noticia de todas es que en 2018, lejos de frenar, el incremento de la deuda del Sistema seguirá acelerando. El Tesoro ya ha aprobado un préstamo de 15.000 millones a la Seguridad Social para que pueda seguir pagando las pensiones. Con esta decisión, el Gobierno conseguirá salvar otro año sin agotar el Fondo de Reserva, pero no evitará que el Sistema siga aumentando su endeudamiento.

La experiencia de 2017 invita a pensar que el Ministerio de Empleo agotará todo el préstamo concedido por el Tesoro. De cumplirse así, la deuda de la Seguridad Social aumentará un 55% respecto al cierre de 2017, después de incrementarse un 60% el año pasado. Este ritmo acelerado de endeudamiento hará que el pasivo de la Seguridad Social se dispare casi un 150% en apenas dos años, hasta superar los 42.000 millones de euros.

Este es el problema de años de déficit sin que el Gobierno buscara ninguna solución. La reforma del sistema de pensiones introducida en 2013 sin acuerdo parlamentario ni pacto con los agentes sociales, servirá para equilibrar las cuentas en el largo plazo, pero no ha hecho nada para evitar el agujero actual.

Un déficit que no frena

Aunque todavía no están disponibles los datos de déficit a cierre de 2017 (se enviarán a Bruselas en marzo), la ministra de Empleo, Fátima Báñez, adelantó los datos de ejecución presupuestaria en su comparecencia en el Congreso de los Diputados hace tres semanas. El Sistema de la Seguridad Social (no incluye ni SEPE ni Fogasa) cerró el año con un desfase presupuestario de 18.800 millones de euros, unos 200 millones más que en el ejercicio anterior.

Este incremento del déficit de las pensiones responde al aumento paulatino del gasto mensual en prestaciones como consecuencia del envejecimiento de la población y del aumento de la pensión media. En 2017 los ingresos por cotizaciones crecieron más rápido que el PIB y que la creación de empleo, pero aún así, no es suficiente para equilibrar el aumento de los gastos.

[20 años de la hucha de las pensiones]

En concreto, los ingresos por afiliaciones crecieron un 5,4% interanual hasta noviembre, el incremento más rápido en una década. La recuperación de los salarios, aunque todavía muy tímida, permite que, por primera vez en cuatro años, la recaudación por cotizaciones creciese más rápido que la creación de empleo. Sin embargo, este ritmo todavía es muy lento como para pensar que es posible reducir significativamente el déficit del Sistema.

La única forma posible de reducir este desfase presupuestario es elevar los ingresos de la Seguridad Social mediante varias fórmulas

La única forma posible de reducir este desfase presupuestario es elevar los ingresos de la Seguridad Social. Existen varias fórmulas para lograrlo, desde incrementar las cotizaciones hasta realizar transferencias del Estado a la Seguridad Social. Sin embargo, hace falta voluntad política para solucionar el problema, algo que por el momento no ha existido.

El Pacto de Toledo lleva ya más de un año de reuniones en el Congreso de los Diputados sin resultados y el Gobierno hace casi un año que no avanza en el diálogo con los agentes sociales en la Mesa de Pensiones. De esta forma es complicado que el Sistema pueda cerrar el déficit de miles de millones que sufre cada año y, ya casi sin hucha de pensiones, solo queda la opción de que la Seguridad Social se siga endeudando para pagar las pensiones. ¿Hasta cuándo?

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios