Hacia un IVA común

La UE propone una reforma del IVA con cuatro tipos y más libertad a los gobiernos

Elaborará un listado con los bienes y servicios que no pueden tener tipos reducidos y exigirá que cada país consiga una recaudación media con el IVA del 12% o superior

Foto: El comisario europeo para Asuntos Económicos, Pierre Moscovici (Reuters)
El comisario europeo para Asuntos Económicos, Pierre Moscovici (Reuters)

“Anticuadas y demasiado restrictivas”. Así son, a ojos de Bruselas, las normas que rigen el IVA en la Unión Europea. Y por ello, la Comisión Europea quiere cambiarlas de arriba a abajo. Propone dar más libertad a los países europeos para que fijen los tipos IVA, manteniendo el tipo general mínimo en el 15 %, y con otros cuatro tipos por debajo de éste.

Así, podrán introducir dos tipos reducidos que vayan desde el tipo general que escojan -nunca menor del 15 %- al 5 %. Un escalón por debajo se encontrará el superreducido, que irá desde los tipos reducidos hasta el 0 %. Y en el último lugar, podrán decidir qué productos o servicios se beneficia de la exención del pago del IVA.

El cambio es significativo, ya que hasta ahora las capitales solo podían establecer un tipo reducido del 5 % como límite a unos productos concretos, mientras que las exenciones y los tipos 0% no eran iguales para todos los países europeos, sino que dependían de sus particularidades históricas.

Con la propuesta de la Comisión, que tiene que recibir ahora el visto bueno de los Veintiocho y de la Eurocámara para entrar en vigor, los países tendrán mucho más margen para jugar con sus políticas fiscales. Y, muy en especial, para aplicar los tipos reducidos. Eso sí, siempre que el tipo medio de IVA aplicado en su territorio no sea menor del 12 %.

Armas, tabaco, iPhones... en "lista negra"

A día de hoy existe una lista -la conocida como “anexo 3”- que recoge qué productos pueden beneficiarse de tipos reducidos en Europa. Las limitaciones de este listado, que data de 1992, son muchas, hasta el punto de que “ha llegado a ser absurdo”, según el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici.

Moscovici, valedor de la propuesta, ha explicado que la Comisión quiere reemplazarlo por otra lista, una “negativa” que prohiba aplicar tipos reducidos a una serie de productos, como “armas, municiones, tabaco o juegos de azar”.

Un teléfono iPhone. (Reuters)
Un teléfono iPhone. (Reuters)

Tampoco podrán aplicarse a las bebidas alcohólicas, los metales preciosos, los teléfonos inteligentes y otros productos de electrónica, obras de arte, muebles, la gasolina y otros combustibles fósiles, ni servicios financieros y de seguros. Para el resto, Bruselas da cancha libre a las capitales.

La actual lista no solo no contempla los servicios y productos que se adquieren por internet, sino que por ejemplo deja fuera a productos que en su momento no se consideraron de primera necesidad, como los tampones y compresas, un asunto espinoso que incluso se puso sobre la mesa en 2016 durante los debates en torno al Brexit, tal y como ha rememorado Moscovici.

Facilitar la vida a las pymes

En paralelo, la Comisión quiere facilitar que las pymes que operan en toda la Unión Europea se puedan beneficiar de las exenciones que se aplican en otros países. Así, si una pequeña empresa belga -con ingresos menores a los 100.000 euros- que opera en Portugal podrá beneficiarse de las exenciones que se aplican allí a las pymes lusas, algo hoy imposible.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios