Es noticia
Menú
Un Real Madrid con más épica que fútbol: así pretende competir contra el Chelsea
  1. Deportes
  2. Fútbol
el vigor como mejor estrategia

Un Real Madrid con más épica que fútbol: así pretende competir contra el Chelsea

Courtois y Benzema, los dos jugadores más determinantes del Real Madrid, reconocen que el equipo necesita darle más intensidad al juego ante los problemas para controlar los partidos

Foto: Benzema celebra celebra un gol contra el PSG. (EFE/Juanjo Martín)
Benzema celebra celebra un gol contra el PSG. (EFE/Juanjo Martín)

Courtois fue claro en Vigo y, en caliente, reconoció que no merecieron ganar al Celta. El portero, el mejor del partido, hizo de portavoz a falta de Carlo Ancelotti, convaleciente en su domicilio por dar positivo en coronavirus. Ningún miembro del cuerpo técnico pasó por la sala de prensa. Algo extraño, por otra parte, en un club que tiene que tener un profesional en el que delegar y que represente al entrenador. El portero belga habló demasiado claro y expresó la inquietud que hay en el vestuario. El equipo quiere competir con un plan sólido para hacer frente al Chelsea. Se habla más de tener intensidad y agresividad, que de una estrategia futbolística con el que imponerse a un rival que les eliminó la temporada pasada por agotamiento.

El Real Madrid de Zidane, el año pasado en Stamford Bridge, perseguía aviones. El Chelsea ganó por vigor y músculo. Con este estilo rocoso y físico consiguió competir mejor y ganar la Champions. Es un equipo reconocible y, sobre todo, incómodo. Lo que pretenden en el Real Madrid es recuperar la agresividad que tuvieron en los últimos veinte minutos contra el Paris Saint-Germain en el Bernabéu. La remontada, histórica, con tres goles de Benzema, fue posible por la épica. Esto es algo que reconoce el héroe de la noche. "En el descanso del partido nos dijimos que cuando les aprietas, pones intensidad, no les dejas salir, es bueno. Así que el secreto contra el Paris Saint-Germain es presionarles. Se sueltan mentalmente", dice Benzema en L'Equipe.

placeholder Vinicius en una acción del partido contra el Celta
Vinicius en una acción del partido contra el Celta

El mensaje de Ancelotti después del partido contra el Celta está en la misma sintonía de lo que dicen Courtois y Benzema. "Competimos con un buen carácter y actitud en un partido difícil. Ahora trabajamos ya en la Champions. Seguimos", se puede leer en sus redes sociales. El mejor plan del Real Madrid en la eliminatoria contra el Chelsea pasa por tener una excelente actitud colectiva en una fase de la temporada en la que el equipo no está en su mejor momento. Contra el Celta no logró tener el control del partido y en el Clásico del Bernabéu fue superado por el fútbol ofensivo que planteó Xavi.

No controla los partidos

El Real Madrid está en los cuartos de la Champions por una remontada de veinte minutos. A esto se agarran en la plantilla después de las últimas malas experiencias. En París fue equipo temeroso, demasiado replegado y con muchas dificultades para pasar la línea del centro del campo. No funcionó nada. Ni cerrarse para no dejar espacios ni salir al contragolpe. Ancelotti asumió que se equivocó de planteamiento y en los siguientes encuentros el equipo dio un paso adelante para presionar en el campo del rival. La remontada en el Bernabéu parecía un nuevo punto de inflexión. Mejoró la presión y el juego directo, regresó el equipo que dominó la primera parte de la temporada y que cogió un colchón de puntos. Hasta el Clásico. Es cierto que sin Benzema y Ferland Mendy, el Madrid estuvo perdido y sin respuesta futbolística ante el Barcelona. Las mismas señales ha dado, tras el parón de Selecciones, y ya con Benzema y Mendy contra el Celta.

Foto: Sergio Ramos, durante el partido entre el PSG y el Lorient. (EFE/Mohammed Badra))

Esto provoca que en el Real Madrid enfoquen la eliminatoria contra el Chelsea con la misión de ser un equipo más intenso, también práctico, a pesar de que el centro del campo y los extremos no van sobrados de energía. Para recuperar el vigor, tener más músculo, está la opción de reforzar el bloque con Fede Valverde. Es una solución a la inyección de intensidad que reclaman jugadores de peso como Courtois y Benzema. El uruguayo tiene más sacrificio y continuidad en el esfuerzo que Marco Asensio para ocupar la banda derecha, ejercer la presión y ejecutar las transiciones. Asensio es uno de los señalados, de nuevo, por su irregularidad. No es el único que ha dado un bajón. Vinicius no está fino y es menos determinante. El brasileño no tiene la verticalidad y el desequilibrio de los primeros meses de la temporada.

Orden y trabajo

El Real Madrid tiene dificultades para proponer fútbol. Si antes lograba hacer daño con espacios para correr y en acciones de contragolpe, ahora le cuesta más otras alternativas. La manera de hacer una presión coordinada y eficaz y tener profundidad tampoco cuaja. A falta de fútbol, el recurso de este equipo es la épica y contra el Chelsea la necesita. Hace falta volver a ser un equipo ordenado, intenso, trabajador y con carácter para sentir que puede competir contra el campeón de Europa.

placeholder Casemiro en el partido de Balaídos contra el Celta
Casemiro en el partido de Balaídos contra el Celta

Tampoco está el Chelsea en su mejor momento, que llega al partido de ida con una goleada (1-4) en Stamford Bridge contra el Brentford. Pero su entrenador, Thomas Tuchel, sabe a lo que juega y buscará que los de Ancelotti estén incómodos. El Real Madrid es inclasificable. A lo largo de la temporada le hemos visto contraatacar, tener la posesión contra rivales de menor nivel que, con orden y sin espacios, han generado problemas. Tras ganar la Supercopa de España apareció la fatiga y los tres centrocampistas (Casemiro, Kroos y Modric) tienen menos fuelle y el fútbol se resiente.

En esta dinámica de dudas con el planteamiento futbolístico, de baches individuales y con la dependencia de que, sobre todo, Courtois y Benzema estén acertados, el Real Madrid mantiene el primer puesto en la Liga y plantea el enfrentamiento contra el Chelsea proponiéndose optimizar la actitud. Su fútbol está en horas bajas, pero el entusiasmo no lo ha perdido para volver a ser un equipo heroico. El Real Madrid no está en un momento en el que se le pueda pedir un fútbol vistoso o coral, pero sí que tenga garra. Es la solución para competir, recuperar la contundencia y no ser inferior al Chelsea.

Courtois fue claro en Vigo y, en caliente, reconoció que no merecieron ganar al Celta. El portero, el mejor del partido, hizo de portavoz a falta de Carlo Ancelotti, convaleciente en su domicilio por dar positivo en coronavirus. Ningún miembro del cuerpo técnico pasó por la sala de prensa. Algo extraño, por otra parte, en un club que tiene que tener un profesional en el que delegar y que represente al entrenador. El portero belga habló demasiado claro y expresó la inquietud que hay en el vestuario. El equipo quiere competir con un plan sólido para hacer frente al Chelsea. Se habla más de tener intensidad y agresividad, que de una estrategia futbolística con el que imponerse a un rival que les eliminó la temporada pasada por agotamiento.

Luka Modric Karim Benzema
El redactor recomienda