Es noticia
Menú
Cristiano Ronaldo se hace menor: la huida hacia delante desde que salió de España
  1. Deportes
  2. Fútbol
sigue en una situación delicada

Cristiano Ronaldo se hace menor: la huida hacia delante desde que salió de España

Cristiano se enfrenta a España en un partido decisivo para él y para los de Luis Enrique. El luso no se parece en nada al excepcional goleador que le llevó a ser el mejor del mundo

Foto: Cristiano Ronaldo en el entrenamiento con Portugal. (Reuters/Pedro Nunes)
Cristiano Ronaldo en el entrenamiento con Portugal. (Reuters/Pedro Nunes)

Durante muchos años fue un futbolista descomunal. Un ídolo de masas, un gigante que ganaba Champions, Balones de Oro y resolvía partidos con físico, personalidad y autoridad. Cristiano Ronaldo se ha hecho menor. Todos sus males vienen de lejos. Desde que salió del Real Madrid, su recorrido es lo más parecido al de una huida hacia delante. Persigue la gloria y no ha conseguido ser el mejor futbolista del mundo ni en la Juventus ni en la segunda etapa en el Manchester United.

Su situación empeoró la temporada pasada, a pesar de ser el máximo goleador del equipo inglés (24 tantos en 38 partidos). El sexto puesto del Manchester United en la Premier League significó un mazazo a su moral y se quedó sin disputar la Champions League. Un palo para el portugués, que llevaba 19 años jugando la máxima competición de clubes, la que le da prestigio, en la que tiene récords de goleador y donde puede codearse con los mejores para aspirar a los premios individuales.

placeholder Cristiano Ronaldo es atendido tras sufrir un golpe en la nariz en Praga
Cristiano Ronaldo es atendido tras sufrir un golpe en la nariz en Praga

El Cristiano Ronaldo que se va a enfrentar a España es un futbolista irreconocible. Mermado en el césped y con polémicas extradeportivas. El origen de los nuevos males se sitúa en un incidente que protagonizó el 10 abril tras dar un manotazo a un niño autista de 14 años. El luso pagó su frustración por la derrota contra el Everton en Goodison Park. El asunto todavía colea y la madre insiste en que haya un castigo ejemplar para la estrella portuguesa, pese a que Cristiano mostró su arrepentimiento y quiso invitar al niño a un partido en Old Trafford. La madre se ha negado y mantiene vivo un caso que la Federación de Fútbol inglés (FA) ha reabierto. El pasado viernes, antes del partido de Portugal en Praga, la Federación emitió un comunicado acusándole de infringir el reglamento de buena conducta y la calificó de "inapropiada y/o violenta". Una sanción podría provocar que se perdiera el derbi de este domingo contra el Manchester City.

Contra España, con estrés

Con esta carga de presión y estrés afronta Cristiano Ronaldo el decisivo partido contra España. Tiene problemas serios dentro y fuera del campo. El verano fue estresante. No consiguió salirse con la suya. Presionó al Manchester United con el fin de que le dejaran salir. No participó en la gira de pretemporada y las consecuencias las paga. Erik ten Hag, su entrenador, sigue sin verle en un excelente nivel físico para que sea titular indiscutible. Hasta uno de los que mejor le conoce, el exmadridista y compañero de equipo en el United, Raphael Varane, ha sido sincero cuando le han preguntado por la suplencia del luso: "No te puedes perder la pretemporada".

Foto: Señor, segundo de pie por la derecha, en el histórico once de España contra Malta. (CC)

No hay rastro del animal competitivo e insaciable que ponía en jaque a los rivales. El rendimiento no es el esperado. Cristiano Ronaldo no gana partidos por su pegada ni intimida, como en él era habitual. Solo ha conseguido marcar un gol. En la Europa League, de penalti, en el campo del Sheriff Tiraspol. Estuvo desaparecido, inofensivo, en la derrota contra la Real Sociedad en el estreno de la competición europea que no le motiva.

Todo influye para ver un Cristiano más atascado, impreciso y menos concentrado. Lo intenta y no puede. Se le resiste hacer un buen partido, incluso cuando juega con su Selección. No es el mejor de un equipo portugués en el que sobresalen las figuras de Bernardo Silva, Bruno Fernandes, Diogo Jota y Diego Dalot (bigoleador en el partido contra la República Checa). Empieza a ser una obsesión para él, romper la mala racha y esta nefasta dinámica. Ese ímpetu le jugó una mala pasada en Praga en un choque contra el portero Tomas Vaclick en el que sufrió una pequeña fractura en el tabique nasal. La imagen de la estrella sangrando por la nariz, volviendo al campo magullado y marchándose sin marcar en un partido que acabó en goleada, define el 'quiero y no puedo' de Cristiano Ronaldo.

Un ego que no se rinde

Son ya varios meses en los que no es noticia por sus goles, sus remates y sus acciones determinantes. En Inglaterra le eclipsa Erling Haaland, otro goleador más joven, de presente y mucho futuro. En el Real Madrid ya no hay nostalgia. Es el equipo que lidera Benzema, el que era su socio apunta a próximo Balón de Oro. Un futbolista con su voracidad y su ego no puede estar tanto tiempo sin marcar las diferencias ni verse apartado del foco mediático. No es sencilla la autocrítica ni asume más responsabilidad por atravesar un mal momento. El orgullo de Cristiano, su resistencia a aceptar que sus mejores años han podido pasar le hacen apostar más fuerte y anuncia que seguirá compitiendo con la Selección hasta la Eurocopa 2024. "Hay Cristiano para rato. Lo digo ya. Me siento motivado y mi ambición es grande", manifestó, desafiante, en la gala de la Federación Portuguesa de Fútbol, en un acto donde le dieron cariño y sirvió para reconocerle como el máximo goleador de todos los tiempos. Serán 20 años de Cristiano en la Selección desde que jugó la Eurocopa de 2004 en su país.

España es otro punto de inflexión para calibrar en qué nivel y situación, física y mental, está Cristiano Ronaldo. Con 37 años mantiene el desafío de seguir en la alta competición hasta los 40 años. Qatar será su quinto Mundial y la confirmación de si estamos ante un Cristiano Ronaldo que ha dejado de ser un 'Dios' del fútbol a ser más terrenal.

Foto: Hazard con gesto pensativo antes de un partido. (Reuters/Juan Medina)

Cristiano Ronaldo tiene el mismo problema que señaló Luis Enrique de la Selección española tras la derrota contra Suiza. Los dos están imprecisos. Es una cuestión de falta de contundencia de un futbolista que solo lleva un gol en los ocho partidos que ha disputado con el Manchester United esta temporada y que también se quedó sin marcar en la goleada de Portugal (0-4) en Praga contra la República Checa. Cristiano tiene las mismas urgencias que todo el equipo de Luis Enrique en el partido que se disputa esta noche en Braga. Está en juego el primer puesto que da acceso a la Final Four de la Liga de Naciones y recuperar el crédito a menos de dos meses del inicio del Mundial. El mejor recuerdo de Cristiano contra España fueron los tres goles que le marcó en la fase de grupos del Mundial de Rusia en 2018.

Durante muchos años fue un futbolista descomunal. Un ídolo de masas, un gigante que ganaba Champions, Balones de Oro y resolvía partidos con físico, personalidad y autoridad. Cristiano Ronaldo se ha hecho menor. Todos sus males vienen de lejos. Desde que salió del Real Madrid, su recorrido es lo más parecido al de una huida hacia delante. Persigue la gloria y no ha conseguido ser el mejor futbolista del mundo ni en la Juventus ni en la segunda etapa en el Manchester United.

Cristiano Ronaldo Luis Enrique
El redactor recomienda