Es noticia
Menú
La nueva frustración de Eden Hazard en el Real Madrid tiene un 'culpable': Rodrygo
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL PROBLEMA DEL BELGA

La nueva frustración de Eden Hazard en el Real Madrid tiene un 'culpable': Rodrygo

Hazard se desahoga en Bélgica y habla de vivir una situación delicada en el Madrid porque juega poco. Su problema es que Rodrygo hace todo lo que no puede él como delantero

Foto: Hazard con gesto pensativo antes de un partido. (Reuters/Juan Medina)
Hazard con gesto pensativo antes de un partido. (Reuters/Juan Medina)

El inicio de temporada de Eden Hazard en el Real Madrid se tuerce. Queda muchísimo para enderezarlo, pero al belga ya le huele que puede ser más de lo mismo. Si no tiene continuidad, si no está activo, le cuesta coger el ritmo y le supone una desmotivación. No ha disputado ni un solo minuto en los dos últimos partidos (Leipzig y Atlético de Madrid) y con su selección es fijo, titular, y se desahoga tras la victoria de Bélgica contra Gales en la Liga de Naciones.

En Bélgica se siguen preguntando cómo una de sus estrellas es incapaz de conseguir tener más protagonismo y jugar con regularidad en el Real Madrid. Es ya la cuarta temporada y dan por hecho que atrás han quedado los problemas de la lesión de tobillo. Los físicos y los mentales. Le quitaron la placa de titanio y la respuesta es positiva. Hazard quiere demostrar que no tiene miedo, que va al choque, que puede ser el mismo jugador que desequilibraba partidos en el Chelsea. Necesita la confianza de Ancelotti. La misma que le sigue dando el seleccionador Roberto Martínez. Sin ella, le es imposible demostrar que está de vuelta para ser un jugador importante en el Real Madrid.

placeholder Rodrygo celebra el gol en el derbi del Metropolitano. (EFE/Luis Díaz)
Rodrygo celebra el gol en el derbi del Metropolitano. (EFE/Luis Díaz)

Lo que provoca es que en Bélgica sigan cuestionándose por qué su capitán es suplente en el Real Madrid. Está sano y solo hay que ponerle a jugar partidos de manera consecutiva. De poco sirve que pase más tiempo en el banquillo que en el césped. Hazard da su versión tras la victoria contra Bélgica y reconoce que es una situación delicada. "Han sido momentos complicados porque quiero jugar y no juego. Me siento bien en el Real Madrid, solo que juego menos. Y cuando juego, juego bien. Es una situación delicada porque quiero jugar más", es la explicación que da.

No está cómodo

Hazard vuelve a sentir una sensación de 'ahogo'. De ver que le cuesta demasiado ganarse la confianza de Carlo Ancelotti y que, haga lo que haga, su situación no mejora. En los planes de Ancelotti y del club estaba reconvertir al belga como delantero. Salieron Bale, Jovic y Borja Mayoral. Incluso se prescindió del canterano Latasa. No hubo fichajes y el camino se le despejaba al belga. Solo ha conseguido ser titular en el partido contra el Mallorca en el Bernabéu y fue tras salir en Glasgow por Benzema, lesionado, y marcar un gol y dar una asistencia. Ancelotti le dio continuidad durante una hora contra el Mallorca y le quitó en un partido atascado. Fue irse del campo y el equipo encontró la profundidad con los goles de Vinícius y Rodrygo. Ya no ha jugado más.

Foto: Marco Asensio celebra el gol marcado al Leipzig. (Reuters/Susana Vera)

Uno de los problemas que tiene Hazard es que no juega en su posición. Es un mediapunta que necesita un atacante por delante y espacios. En la segunda parte contra el Celtic se vieron destellos del mejor Hazard con un partido de ida y vuelta. En partidos cerrados, contra rivales organizados, encara menos y sus acciones son más estáticas. No se adapta al rol de delantero centro. Es un futbolista encajonado, previsible e inofensivo. No está cómodo. Lo mejor para él sería jugar de cara a portería y no de espaldas.

Este inconveniente lo tiene cualquier delantero que utilice Ancelotti. Sea Benzema o el que tenga que suplir al francés. Al Madrid los rivales se le encierran, no le dan espacios y procuran cortarle el ritmo. La solución es que el que juegue en la punta de ataque tenga movilidad, agilidad y rapidez para combinar, girar y rematar. Estos tres movimientos los hizo Rodrygo en el primer gol en el derbi. Salió de la posición entre los centrales del Atleti, se apoyó en Tchouaméni, ganó la espalda a Felipe y remató el balón según le venía. El brasileño tiene otra velocidad y contundencia.

Foto: Modric celebra un gol junto a Fede Valverde. (EFE/Robert Perry)

Rodrygo es el jugador que ahora pone en complicaciones a Eden Hazard. La pasada temporada fue Vinícius. El belga empezó siendo titular en el extremo izquierdo, otra de sus posiciones favoritas, y Vinícius aprovechó su oportunidad con más desborde y goles. En la banda derecha tampoco se encuentra cómodo y esta temporada es inamovible Fede Valverde. La nueva frustración de Hazard se llama Rodrygo, un futbolista con más chispa, habilidoso, intuitivo y contundente en el área.

El crecimiento de Rodrygo

Eden Hazard tiene una edad (31 años) en la que la inactividad pasa factura. Si no juega, pierde ritmo. Ha pasado un calvario con una lesión de tobillo y sus recaídas y el propósito de esta temporada es enchufarse para recuperar el tiempo perdido. Pero el fútbol de élite, la alta competición, pone a cada uno en su sitio y en el Real Madrid crece Rodrygo. Esta es la verdadera situación delicada para Hazard.

Foto: Javier Clemente, exseleccionador de España. (Efe/Alejandro García)

Rodrygo es el jugador que consigue hacer olvidar a Benzema. Es un futbolista con un talento puro, completo. No solo saca partido a su movilidad e inteligencia para leer las jugadas en las que puede hacer peligro. Es desequilibrante por su habilidad, calidad, conducción de la pelota y contundencia. Hace daño en espacios reducidos y en los grandes por su velocidad y verticalidad. La evolución del brasileño es importante y lo demostró la temporada pasada con actuaciones determinantes saliendo desde el banquillo y haciendo goles claves, con el pie y de cabeza, en las remontadas de la Champions.

El inicio de temporada de Eden Hazard en el Real Madrid se tuerce. Queda muchísimo para enderezarlo, pero al belga ya le huele que puede ser más de lo mismo. Si no tiene continuidad, si no está activo, le cuesta coger el ritmo y le supone una desmotivación. No ha disputado ni un solo minuto en los dos últimos partidos (Leipzig y Atlético de Madrid) y con su selección es fijo, titular, y se desahoga tras la victoria de Bélgica contra Gales en la Liga de Naciones.

Eden Hazard Rodrygo
El redactor recomienda