Es noticia
Menú
El Real Madrid y Marco Asensio entran en el juego de las peligrosas filtraciones interesadas
  1. Deportes
  2. Fútbol
el club se mantiene inflexible

El Real Madrid y Marco Asensio entran en el juego de las peligrosas filtraciones interesadas

En el Real Madrid empiezan a ver la estrategia de Marco Asensio como un enredo que no ayuda a planificar la plantilla ni a crear un ambiente de estabilidad si no se soluciona pronto

Foto: Marco Asensio celebra un gol con el Real Madrid. (EFE/Chema Moya)
Marco Asensio celebra un gol con el Real Madrid. (EFE/Chema Moya)

De las peores cosas que lleva Florentino Pérez es que uno de sus futbolistas esté en los medios de comunicación generando incertidumbre. Es el caso de Marco Asensio, que un día sale a decir en público que tiene que "valorar muchas cosas", otro que puede seguir en el Real Madrid para cumplir la temporada de contrato que le queda y más tarde aparecen informaciones de que tiene ganas de quedarse porque no ha venido Mbappé, ha salido Jovic, pueden hacerlo Mariano o Borja Mayoral y el club no se plantea el fichaje de un delantero. Ha empezado el juego de las filtraciones. Son peligrosas.

El asunto de Marco Asensio es de los que provocan inestabilidad y ponen a prueba al presidente. El Real Madrid pierde el control si el balear consigue empezar la temporada sin resolver su futuro. Si no renueva, el clima en el Bernabéu estará enrarecido con el futbolista. Tendrá que hacer las cosas muy bien para que no haya runrún o se llegue a los pitos. Esto, lógicamente, perjudica a Ancelotti y no le gusta a Florentino. Dicho de otra manera, la situación de Marco Asensio es vista como la de un jugador que está en rebeldía. Acabó la temporada con el aviso de que tenía que replantearse su futuro porque ya tenía una edad para jugar con más continuidad y sentir la confianza del entrenador. Lo que le pasó es que se enrabietó por no jugar los partidos decisivos en la Champions y, en especial, la final contra el Liverpool.

placeholder Marco Asensio en un partido contra el Atlético de Madrid. (EFE/Luis Díez)
Marco Asensio en un partido contra el Atlético de Madrid. (EFE/Luis Díez)

Marco Asensio se incorpora a los entrenamientos de la pretemporada con su futuro en el aire. Cuando acabó la temporada dijo que tenía dudas y, un mes después, transmite que está tranquilo y en buena forma física. No parece preocupado. Pero si no hay un acuerdo de renovación antes de que empiece la temporada, tendrá que prepararse para alguna tarde-noche hostil en el Bernabéu y aguantar hasta quedar libre y ponerse en el mercado. Para eso se ha puesto en manos de Jorge Mendes, un negociador experimentado y que marca los tiempos de Asensio.

Posturas enfrentadas

Entre esas cosas que le sientan mal al presidente está que los futbolistas adopten una posición de fuerza. Marco Asensio no sigue, de momento, los pasos del grupo de españoles que se lo pusieron fácil al club con sus renovaciones. Nacho, Carvajal y Lucas Vázquez no dieron problemas en sus últimas renovaciones. Tampoco lo han hecho los extranjeros, como es el caso de Modric, Fede Valverde, Vinícius, Militao y Rodrygo. El balear está en el camino de envenenar su renovación si sigue el modo de actuación de los últimos que salieron. Son los casos de Sergio Ramos, Isco, Cristiano Ronaldo y, para irnos más lejos, los de Di María y Özil. Con todos ellos hubo tensión y Florentino lo resolvió con ultimátum y poniendo fecha de caducidad a las propuestas de renovaciones.

Foto: Vinícius celebra el gol al Liverpool en la Champions. (Reuters/Molly Darlington)

La postura del Real Madrid es inflexible si empieza a ver que Asensio oculta algo, enreda y desestabiliza. De fondo está la sospecha de que Jorge Mendes pueda tener avanzadas negociaciones con otro club para que, en el mejor de los casos para sus intereses, salga libre. Cada parte tiene su estrategia, juega al despiste y mira con desconfianza.

En este juego de las filtraciones, a la parte de Marco Asensio le interesa decir ahora que no tiene inconveniente en cumplir la temporada que le queda de contrato porque se ve competitivo en un Real Madrid sin refuerzos arriba. Al Real Madrid le viene bien dejar claro la firmeza de su postura. Pide compromiso. No estar por estar. No admite presiones ni mucho menos que le marquen los tiempos. Hay plazos y Asensio está en su derecho de cumplir su contrato, pero la relación no será igual si no hay un acuerdo. Isco, por poner el último ejemplo, perdió la motivación en la última temporada y jugó poco.

Foto: Ousmane Dembélé antes de empezar un partido con el Barça. (Reuters/Albert Gea)

Es un tema caliente y que afecta a la planificación del Real Madrid. Si no hay un acuerdo para una pronta renovación, lo normal sería que el club planteara un traspaso para ingresar dinero y buscar un recambio en la delantera. Por otro lado, la parte de Asensio considera que si el club puede gastar 80 millones de euros en Tchouaméni o hace una renovación millonaria a Vinicius, también puede hacer un esfuerzo económico con él. En los próximos días se tiene que producir el primer cara a cara de Ancelotti con Marco Asensio para conocer qué espera el uno del otro.

De las peores cosas que lleva Florentino Pérez es que uno de sus futbolistas esté en los medios de comunicación generando incertidumbre. Es el caso de Marco Asensio, que un día sale a decir en público que tiene que "valorar muchas cosas", otro que puede seguir en el Real Madrid para cumplir la temporada de contrato que le queda y más tarde aparecen informaciones de que tiene ganas de quedarse porque no ha venido Mbappé, ha salido Jovic, pueden hacerlo Mariano o Borja Mayoral y el club no se plantea el fichaje de un delantero. Ha empezado el juego de las filtraciones. Son peligrosas.

Marco Asensio
El redactor recomienda