Es noticia
Menú
Lo que le falta a Vinícius en el Real Madrid para ser un 'crack' mundial... y no es el gol
  1. Deportes
  2. Fútbol
los deberes que le pone ancelotti

Lo que le falta a Vinícius en el Real Madrid para ser un 'crack' mundial... y no es el gol

El mejor Vinícius todavía no se ha visto porque, según Ancelotti, el brasileño puede mejorar en los movimientos sin balón. La definición la ha perfeccionado, pero tiene que ser más completo

Foto: Vinícius, durante el partido contra el Manchester City. (Reuters/Juan Medina)
Vinícius, durante el partido contra el Manchester City. (Reuters/Juan Medina)

Vinicius es un avión cuando corre con el balón. Rápido, explosivo, vertical y desequilibrante. Pero cuando no lo tiene, aparecen las dificultades. "Vinicius puede mejorar en el movimiento sin balón", es la reflexión de Carlo Ancelotti. Al entrenador del Real Madrid le han pedido su opinión sobre la posición que tiene que ocupar el brasileño cuando se incorpore Mbappé. Lo primero que hace Ancelotti es poner el freno de mano para hablar de fichajes. No está cómodo porque entiende que desvía el foco de la final de la Champions. Pero esto no quiere decir que no esté dándole vueltas ya a la posición en el campo y lo que tiene que mejorar Vinicius.

No tiene dudas de que, con su velocidad y el desborde, es un futbolista que puede adaptarse a otras zonas. Esta temporada es el dueño de la banda izquierda y hemos visto al mejor de Vinicius, con excelentes registros en goles (18) y asistencias (15) en todas las competiciones. Ha sido clave para ganar la Liga y fundamental en la Champions. El nivel que ha mostrado le pone entre los mejores futbolistas del mundo. Seguro que está entre los más desequilibrantes. Pero para ser un crack hay que tener más recursos sin la pelota. Lo que viene a pedirle Ancelotti a Vinicius es que haga una lectura del juego más efectiva que le permita aprovechar su velocidad para sacar ventaja en los espacios donde se juega sin balón y puede ser más peligroso.

placeholder Vinicius, en una acción de velocidad, durante el enfrentamiento contra el Manchester City
Vinicius, en una acción de velocidad, durante el enfrentamiento contra el Manchester City

Tiene facilidad para activarse con la pelota y, digámoslo de esta manera, es espeso cuando tiene que moverse sin ella. Si a Vinicius le llega un balón, no hay dudas de que arrancará e irá para adelante. Tiene velocidad y regate en el uno contra uno. Pero si quiere ser más completo debería fijarse en el gol que marcó su compatriota Rodrygo en la remontada contra el Chelsea. Todos nos quedamos asombrados del pase con el exterior de Modric. Una maravilla por ponerlo al espacio. Había que intuir que el croata iba a hacer este movimiento y golpeo. Y después había que llegar al lugar del balón y definir. Rodrygo lo hizo todo perfecto sin balón. No es casualidad. Rodrygo tiene una buena lectura del juego. Llega al espacio, se anticipa y es efectivo. No es casualidad, tampoco, los dos goles que marcó en la remontada contra el Manchester City en el Bernabéu.

París es un desafío

La virtud de Vinicius es correr con la pelota y en el partido de ida de las semifinales contra el Manchester City hizo gala de sus cualidades con un golazo en el Etihad Stadium. Ha mejorado en muchas facetas desde que tiene la confianza de Ancelotti, la actitud para aprender, juega con continuidad y asume responsabilidades. Ha perfeccionado la definición, la pausa, el pase con el que buscar un apoyo o dar una asistencia. Durante la temporada ha tenido momentos de futbolista top. Falta la final de París.

Foto: Erling Haaland, durante un partido con el Borussia Dortmund. (Reuters/Andreas Gebert)

La progresión de Vinicius ha permitido al Real Madrid recuperar la contundencia arriba y aumentar sus registros goleadores. Los primeros deberes que le puso Ancelotti fue entrenar la definición y llegar al área con menos toques. El brasileño ha ido corrigiendo los defectos para ser más determinante. Pero todo lo bueno lo hace con la pelota. Sin ella tiene que mejorar sus movimientos. Son los nuevos deberes para un jugador que genera peligro en una zona específica del campo, como extremo izquierdo, cuando entra en contacto con la pelota, pero que debe mezclar mejor en el juego colectivo cuando no la tiene.

El gol ya no es una obsesión. Define mejor. Vinicius ha mejorado en esta faceta con partidos en los que ha hecho dobletes en la Liga (Levante, Elche y Valencia) y en la Champions (Shakhtar). Evidentemente, no es un goleador. Es un extremo que genera peligro con las transiciones y tiene recursos para desequilibrar. "Todavía puede hacer más goles", afirman en el club las personas que le ven trabajar en los entrenamientos. Pero para Ancelotti lo importante ahora es que el crecimiento de Vinicius esté enfocado en mejorar esos movimientos sin balón con los que tiene que asociarse con los compañeros y hacer daño a los rivales. Los desmarques, la anticipación, las segundas jugadas, ofrecer apoyos... En definitiva, otra capacidad para sorprender y ser desequilibrante. El trabajo y la experiencia le ayudarán a ser mejor.

Foto: James Rodríguez suspira en un partido del Real Madrid

En la final de París tiene su partido más difícil desde que es jugador del Real Madrid. Ha jugado ya partidos importantes, bajo presión, en España y en Europa, en los que ha tenido actuaciones sobresalientes. La temporada pasada, contra el Liverpool en el estadio Alfredo Di Stefano, hizo dos goles. Personalidad le sobra. En el estadio de Saint Dennis, el día 28, el Real Madrid necesita la versión más completa y letal de Vinicius, con y sin balón. Ganar esta Champions, la Decimocuarta del Real Madrid, es fundamental para confirmar los progresos en su carrera y que se le vea como un crack mundial. Aquí tiene el desafío.

Vinicius es un avión cuando corre con el balón. Rápido, explosivo, vertical y desequilibrante. Pero cuando no lo tiene, aparecen las dificultades. "Vinicius puede mejorar en el movimiento sin balón", es la reflexión de Carlo Ancelotti. Al entrenador del Real Madrid le han pedido su opinión sobre la posición que tiene que ocupar el brasileño cuando se incorpore Mbappé. Lo primero que hace Ancelotti es poner el freno de mano para hablar de fichajes. No está cómodo porque entiende que desvía el foco de la final de la Champions. Pero esto no quiere decir que no esté dándole vueltas ya a la posición en el campo y lo que tiene que mejorar Vinicius.

Vinicius Junior
El redactor recomienda