'Nomadland' gana unos Oscar muy repartidos, muy aburridos y muy extraños
  1. Cultura
  2. Cine
93 EDICIÓN DE LOS PREMIOS DE HOLLYWOOD

'Nomadland' gana unos Oscar muy repartidos, muy aburridos y muy extraños

La película de Chloé Zhao es la ganadora de la noche con tan sólo tres estatuillas, la de Mejor película, Mejor dirección y Mejor actriz protagonista para Frances McDormand

placeholder Foto: Frances McDormand y Chloe Zhao. (Reuters)
Frances McDormand y Chloe Zhao. (Reuters)

Hasta el último momento, como en 'Match Point', la pelota estaba en el aire. A pesar de que 'Nomadland' de Chloé Zhao venía avalada por una recolección de premios en la que no había tenido apenas contestación, los Oscar han sido más dubitativos de lo esperado y han querido repartir sus galardones equitativamente entre las favoritas. Ni el Mejor guión, ni el montaje ni la foto cayeron del lado de la cineasta china. A medida que avanzaba la gala, las certezas de la noche eran menos para Zhao. Pero no hubo que esperar al final de la gala para conocer a la ganadora. En una extraña decisión de producción -la gala ha estado llena de ellas- , el último sobre que se abrió no fue el suyo. Pero, al final, se cumplieron los pronósticos. 'Nomadland' gana Mejor película, Mejor dirección y Mejor actriz principal para Frances McDormand, que también es productora de la cinta y quien llamó a la puerta de Zhao para ofrecerle el proyecto, basado en un ensayo de Jessica Brüder. Tampoco era favorito del todo Anthony Hopkins, que ha ganado su segundo Oscar como actor protagonista a los 83 años por 'El padre'.

Este año no podemos hablar de "arrasar" ni de "triunfar" con mayúsculas: 'Nomadland' con tres Oscar no ha sacado mucha distancia a los dos de 'Mank', 'El padre' o 'Sound of Metal'. 'Una joven prometedora' y 'Minari' no han pasado de una estatuilla y la gran damnificada ha sido 'El juicio de los siete de Chicago': Aaron Sorkin se ha ido con las manos en los bolsillos.

Foto: Estatuillas de los Oscar

La Academia de Cina de Hollywood ha tenido que usar el teléfono rojo para pedirle a Steven Soderbergh que se encargase de la producción de una gala que se enfrentaba a las peores predicciones de audiencia de los últimos años. Los Oscar llegaron a esta madrugada del 25 al 26 de abril fatigados después de una temporada que se ha dilatado durante más de seis meses, en lugar de terminar en febrero, como era habitual hasta que el coronavirus y las restricciones de aforo y de movimiento entraron en nuestras vidas. Medio año hablando de las mismas películas, que, además, en muchos casos no han pasado por las salas de cine, lo que ha provocado cierta desafección en el público que, normalmente, se pasa la noche en vela para comprobar si se han hecho los deberes cinéfilos.

Tampoco es que entre los nominados destacasen demasiados nombres con peso propio -aquellos conocidos por toda una carrera-, lo que ha repercutido en una alfombra descafeinada y una competición sin el mismo interés que puede generar un Tarantino contra Scorsese, un Banderas contra DiCaprio, un Zellweger contra Theron o contra Johansson.

Tampoco existía una competencia feroz entre la Mejor película, sobre todo después de que 'Nomadland' de Chloé Zhao haya venido imponiéndose en los Globos de Oro, los Bafta, los Spirit Awards y todas las ceromonias habidas y por haber desde que se alzase con el León de Oro de Venecia, el festival que ha marcado el ritmo de la temporada en un 2020 sin Cannes como referencia. Esta 93 edición de los Oscar tampoco contó con presentador, como ha ocurrido desde que en 2019 Kevin Hart tuvo que apearse después de que los medios rescatasen una serie de tuits en los que el cómico utilizó lenguaje soez y homófobo. A diferencia de los Globos de Oro, en los que conectaron con los nominados telemáticamente, los Oscar se han empeñado en montar una gala presencial con varias sedes, entre ellas la Union Stationde Los ángeles, que ha venido a sustituir al Dolby Theatre. En Europa, algunos de los nominados se conectaron desde París y el British Film Institute de Londres (que con tantas butacas vacías ha quedado algo desangelado), y Sacha Baron Cohen se conectó desde Sidney.

placeholder Florian Zeller ha recogido su premio desde París. (Reuters)
Florian Zeller ha recogido su premio desde París. (Reuters)

A falta de una alfombra roja multitudinaria -este año se impuso acortar la lista de invitados-, el 'preshow' ha comenzado con las actuaciones de los temas nominados a Mejor canción: desde Islandia, un grupo de niños ha acompañado a Molly Sandén con 'Husavik', de la banda sonora de la comedia 'Eurovision Song Contest: The Story of Fire Saga', una de las nominadas más inesperadas y demenciales de esta edición, mientras que Laura Pausini ha interpretado 'Io Sí', de 'La vida por delante', desde la azotea del Museo de la Academia en Los Ángeles.

Era la primera vez que dos mujeres (Emerald Fennell y Chloé Zhao) competían en la categoría de Mejor dirección en los 93 años de historia de los galardones, lo que allanó el camino de Zhao con una Academia concienciada con que sus premios no sólo son un reconocimiento a la excelencia cinematográfica según los criterios de la que, hasta ahora, ha sido la industria que más dinero mueve en el séptimo arte, sino también un vehículo para mandar al mundo un mensaje de compromiso con los cambios sociales y la representación de la diversidad racial de un país que está experimentando un tiempo de fricciones internas. También es el año en el que Netflix se ha hecho fuerte con 36 nominaciones -como distribuidora-, aunque el precedente de fiascos como 'Roma' y 'El irlandés' hacen prever que todavía queda mucho camino para que el sector duro de la industria acepte que las plataformas dominen el juego. Desde 2013, Netflix ha conseguido 54 nominaciones al Oscar, de las cuales sólo ocho se han traducido en estatuillas.

placeholder Thomas Vinterberg. (Reuters)
Thomas Vinterberg. (Reuters)

Con Glenn Weiss en la realización del espectáculo, la ceremonia comenzó con la guitarra bailonga de Questlove y la cámara siguiendo a Regina King por los pasillos de la Union Station, con una decoración que recordaba a las primeras galas en el Hollywood Roosevelt. Pero, rápidamente, el ritmo decayó y se convirtió en un espectáculo demasiado lento y con unos discursos muy extensos. Sin un monólogo inicial demasiado largo en el que sí salieron a relucir George Floyd y la brutalidad policial, enseguida King dio paso a las dos primeras categorías, sorprendentemente las de Mejor guión original - Emerald Fennell por 'Una joven prometedora'- y Mejor guión adaptado para Florian Zeller y Christopher Hampton por 'El padre', con el primer revés para 'Nomadland'.

"Esto supera todo lo que hubiera podido imaginar. Desde que tengo cinco años he escrito discursos para este momento, ¡y aquí estoy!", ha agradecido el danés Thomas Vinterberg cuando ha subido al estrado a recoger el Oscar a Mejor película de habla no inglesa por 'Otra ronda', "una película de cuatro varones blancos, borrachos y depravados que dan de privar a sus hijos", ha bromeado, y ha tenido un recuerdo para Mads Mikelsen, en el mejor papel de su carrera, pero también para su Aida Vinterberg, la hija del director, que murió al poco de comenzar el rodaje. "A los cuatro días de empezar el rodaje ocurrió un accidente y mi hija murió", ha explicado. "Por eso quería hacer una película más luminosa. He querido hacer la película en tu honor, como un monumento".

La escaleta de este año ha sido poco convencional, con el sobre de Mejor dirección desvelado en la primera hora de la gala, cuando lo usual es que sea uno de los últimos nombres en salir. Como era de esperar, el premio ha recaído en Chloé Zhao, que se convierte en la segunda mujer ganadora del Oscar a Mejor dirección de toda la historia tras Kathryn Bigelow en 2009 por 'The Hurt Locker'. Zhao ha querido apostar por un discurso conciliador sobre la bondad de las personas, un reflejo de su propio cine; será interesante ver cómo una autora tan poética e intimista consigue levantar un proyecto como 'The Eternals' para Marvel con Angelina Jolie y Salma Hayek en el reparto.

placeholder Daniel Kaluuya contesta preguntas en la alfombra roja de Los Oscar. (EFE)
Daniel Kaluuya contesta preguntas en la alfombra roja de Los Oscar. (EFE)

Después de haber estado nominado por 'Déjame salir', Daniel Kaluuya se ha llevado el primer Oscar de la interpretación como Mejor actor de reparto por 'Judas y el mesías negro', una película biográfica sobre Fred Hampton, líder de las Panteras Negras, asesinado por el FBI en 1969, en plena batalla por los Derechos sociales. Por el papel que ha interpretado, se preveía que Kaluuya hubiese ofrecido un discurso mucho más reivindicativo, pero se ha limitado a elogiar la figura de Hampton y a agradecer a su famillia y sus apoyos. Por el contrario, el realizador afroamericano Tyler Perry, al recoger el premio humanitario Jean Hersholt, ha querido abogar por la concordia, pidiendo a quienes quieran seguirle "encontrarse en el centro", no en los extremos ni la violencia. La cantante Her, ganadora de la Mejor canción por 'Judas y el mesías negro' también quiso aprovechar su tiempo para la concienciación, para cambiar el relato hegemónico que siempre ha marginado a las minorías de los puestos de poder y la opinión pública.

En la categoría de Mejor peluquería podía encontrarse el único nombre español de la noche, el de Sergio López-Rivera, encargado de caracterizar a Viola Davis como la cantante Ma Rainey en 'La madre del blues'. Y al final se lo ha llevado. López-Rivera llegó a Los Ángeles de adolescente y ha trabajado edesde los años 90 en el cine y la teelevisión americanos, como 'Felicity', 'Monk' y 'Cómo defender a un asesino'. El español ha subido a recoger su Oscar con sus compañeras Mia Neal y Jamika Wilson, que han reflexionado sobre los muchos cambios sociales a los que ha asistido Estados Unidos respecto a los derechos de los afroamericanos. Quien no ha podido subir al escenario ha sido el equipo de 'El agente topo', de Maite Alberdi, un documental coproducido por Chile y España que ha perdido frente a la película Surafricana 'Lo que el pulpo me enseñó', en uno de los Oscar más contestados de la noche.

placeholder Youn Yuh-jung posa con Brad Pitt. (EFE)
Youn Yuh-jung posa con Brad Pitt. (EFE)

Uno de los momentos más divertido de una gala lenta y aburrida ha sido el discurso de aceptación de Youn Yuh-jung, la actriz surcoreana que interpreta el papel de abuela malhablada en 'Minari', y que ha recibido el premio de mano de Brad Pitt. Youn no ha podido evitar tirarle los tejos sutilmente al ganador del Oscar a Mejor actor de reparto el año pasado por 'Érase una vez en... Hollywood'. "¿Dónde estabas tú cuando estábamos rodando?", le ha espetado.

La trayectoria ganadora de 'Nomadland' ha empezado a sufrir reveses en un reparto de estatuillas muy disperso, que ha priorizado a 'Sound of Metal' en el Mejor montaje, a 'Mank' en Mejor fotografía y diseño de producción y a 'El padre' en Mejor guión adaptado. Hace muchos años ya que se perdieron aquellas películas que arrasaban con una decena de Oscars pero, quizás, este año nos encontramos en el extremo opuesto con una ganadora moral cuyo contador de galardones no pasa del tres.

Premios Oscar Cine
El redactor recomienda