HAY MANERAS DE SOLUCIONARLO

¿A ti también te cuesta tanto tomar decisiones hoy en día?

¿Te resulta difícil tomar decisiones en la actualidad? La pandemia y la incertidumbre económica están provocando que decisiones presumiblemente fáciles se conviertan en un quebradero de

Foto: La duda nos acompaña mucho más en estos tiempos. Foto: Pixabay
La duda nos acompaña mucho más en estos tiempos. Foto: Pixabay

¿Te resulta difícil tomar decisiones en la actualidad? La pandemia y la incertidumbre económica están provocando que decisiones presumiblemente fáciles se conviertan en un quebradero de cabeza.

"Son tiempos locos, con protestas y una pandemia y cosas en todos los niveles que parecen poco fiables", señala la bioquímica Bita Moghaddam, que preside el departamento de Neurociencia del Comportamiento en la escuela de medicina de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón (Estados Unidos). Moghaddam, que estudia cómo la ansiedad afecta al cerebro, reconoce que no es de extrañar que nuestros estresados y sobrecargados cerebros no puedan en ocasiones tomar una decisión: nos hemos convertido en víctimas de la "parálisis del análisis".

"No sabemos exactamente lo que va a pasar mañana, la semana que viene, el mes que viene", añade a CNN Daphna Shohamy, profesora de Psicología en la Universidad de Columbia. "Y todos estamos obligados a tomar decisiones en este estado de incertidumbre y a depender sólo de lo que sabemos, lo cual no es suficiente". Decisiones tan habituales como ir a tomar algo, dar un paseo o salir a correr antes se tomaban en pocos segundos, ahora nos suponen una serie de dificultades por el miedo al contagio o las normas del estado de alarma.

Memoria del trabajo

La base de nuestra capacidad de decisión se sitúa en la corteza prefrontal del cerebro, que controla nuestras funciones ejecutivas de alto nivel. Estas incluyen centrar nuestra atención, crear y organizar pensamientos, establecer objetivos, planificar acciones y poner fin a los pensamientos y comportamientos impulsivos. En condiciones de estrés normal o leve, el cerebro utiliza la "memoria de trabajo" para regular nuestro humor y las acciones a tomar. La memoria de trabajo, que une los eventos recientes con los recuerdos anteriores sobre lo que aprendimos de cualquier experiencia, la utilizamos para tomar decisiones sobre cómo debemos actuar, pensar y sentir en base a nuestras experiencias. Y, por supuesto, nos ayuda a anticipar y predecir las posibles consecuencias de nuestras acciones. Esta área de decisión del cerebro tarda un cuarto de nuestra vida en madurar completamente.

"El cerebro está constantemente estimando el riesgo por lo que se podría argumentar que es mejor para nuestra supervivencia"

La corteza prefrontal es también el área del cerebro más sensible al estrés. Incluso un estrés leve puede causar "una pérdida rápida y dramática de las capacidades cognitivas prefrontales", mientras que un estrés prolongado puede en realidad cambiar el cerebro, según Amy Arnsten, profesora de Neurociencia y Psicología de la Escuela de Medicina de Yale. Cuando estamos estresados todo el tiempo, ciertos neurotransmisores se estropean, inundando el cerebro con químicos que cambian la estructura y el funcionamiento de la corteza prefrontal y de los centros de memoria y de las emociones de lucha o huida del cerebro. La memoria de trabajo se resiente y nuestra capacidad de tomar decisiones rápidas o bien pensadas disminuye.

"En general, la toma de decisiones se ralentiza", dice Moghaddam. "El cerebro está constantemente estimando el riesgo por lo que se podría argumentar que es mejor para nuestra supervivencia. Has aprendido que conducir cuando hay hielo es peligroso, que no deberías conducir bebido y que este virus podría matarte".La combinación de estrés con el aumento de riesgo está haciendo mucho más difícil la toma de decisiones durante la pandemia. "Si piensas en ir al supermercado, hay una buena cantidad de planificación consciente o inconsciente: a qué horas habrá menos gente, ¿realmente necesito ir?, etc", explica Moghaddam. "La mayoría de nosotros no pensábamos que ir al supermercado era algo peligroso antes, pero ahora se ha convertido en un proceso que provoca ansiedad".

Hay, no obstante, formas de paliar este cálculo de riesgos constante. Intenta dedicar 10 o 15 minutos a cerrar los ojos y meditar, dejando de lado todas tus preocupaciones y decisiones durante ese tiempo. "Puede ver cambios físicos en el cerebro en poco tiempo", afirma el profesor de Psicología y Psiquiatría Richard Davidson, fundador y director del Centro para Mentes Saludables de la Universidad de Wisconsin, en Madison. Davidson hizo un ensayo controlado aleatorio con personas que nunca habían meditado antes. Usando medidas directas de la función y estructura del cerebro, encontró que sólo se necesitaban 30 minutos al día de meditación durante dos semanas para producir un cambio medible en el cerebro.

No te agobies

Hay otras actividades para combatir la ansiedad que también pueden ayudar. Practicar una buena higiene de sueño para mejorar la calidad del mismo es una de las mejores estrategias para aliviar el estrés y mejorar tu estado de ánimo. Además, la práctica de ejercicio moderado (como correr, nadar, montar en bicicleta y caminar) durante 15 o 30 minutos al menos tres veces a la semana hace maravillas contra el estrés.

Igualmente, algo tan simple como respirar profunda y lentamente puede hacer que te calmes fisiológicamente y que calmes tus ondas cerebrales. Y, finalmente, deja de criticar a tu cerebro por su indecisión. "¿Por qué estamos tan preocupados por estar paralizados?" se pregunta Moghaddam. "Es normal que un cerebro se tome su tiempo para tomar una decisión. El cerebro está haciendo su trabajo".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios