Es noticia
Menú
Estos extrabajadores de Meta son de los pocos que han ganado en la debacle cripto
  1. Tecnología
LOS ESCOMBROS DE DIEM

Estos extrabajadores de Meta son de los pocos que han ganado en la debacle cripto

Facebook quiso crear una criptomoneda, pero acabó abandonando el proyecto tras la presión de los reguladores. Ahora, sus extrabajadores están montando empresas para sacarlo a flote

Foto: Mark Zuckerberg, tras una reunión en el Capitolio en 2019. (Getty/Samuel Corum)
Mark Zuckerberg, tras una reunión en el Capitolio en 2019. (Getty/Samuel Corum)

La noticia puso nerviosos a muchos en su día. En el verano de 2019, Facebook anunció que iba a lanzar su propia criptomoneda, Libra, junto a algunos de los principales actores financieros (Visa, Mastercard), tecnológicos (Uber, PayPal, Spotify) y de capital riesgo. Aquello se tomó como un pulso a los bancos centrales y reguladores, que ya tenían la mosca detrás de la oreja tanto con las divisas digitales como con la empresa fundada por Mark Zuckerberg. Desde entonces, se fue desinflando y el proyecto fue vendido al mejor postor. En cambio, hay quien sí ha ganado con todo esto: los trabajadores que estaban involucrados en el proyecto, han decidido montárselo por su cuenta y sus 'startups' (Mysten Labs y Apto Labs) ya están rozando la valoración de unicornio. Y todo en medio de un criptoinvierno que se ha llevado a muchos por delante y no tiene pinta de acabar pronto.

Todo ha sido consecuencia del carpetazo definitivo del pasado febrero, cuando se anunció la venta de todos los activos al banco californiano Silvergate por 200 millones de dólares. El camino había sido tortuoso en ese periodo. Poco a poco, los socios fueron desapareciendo y Zuckerberg tuvo que acudir a dar explicaciones al Congreso de Estados Unidos, donde se señalaban los riesgos que tenía el proyecto, tanto para la estabilidad financiera como para la privacidad de los usuarios. Poco después, el proyecto dio un giro importante para tranquilizar a las entidades estatales y el objetivo final dejó de ser la creación de una criptomoneda, si no la de una 'stablecoin' ligada al dólar —si no sabes qué es esto, aquí tienes una explicación—, algo que también supuso que el proyecto cambiara su nombre por Diem y que quedara muy lejos de la ambición inicial. Su responsable durante años, David Marcus, había abandonado el proyecto meses atrás.

Foto: El director de operaciones de la Fundación Web 3.0, Bertrand Pérez. (FW3)

Aquel proyecto ya no forma parte de Meta, que este año ha visto cómo Facebook sufría la primera caída de usuarios activos de su historia y ha tenido la primera caída de ingresos desde que cotizan en el Nasdaq. Una serie de circunstancias que, unida a la competencia en su negocio publicitario, han hecho que por ahora prefieran asegurar lo que tienen y no emprender nuevas aventuras más allá del metaverso, que no es poca cosa. De hecho, hace unas semanas cerró Novi, una cartera digital para hacer pagos con la 'stablecoin' Pax Dollars, a través de Facebook y WhatsApp, que llevaba meses probándose en Estados Unidos y Guatemala.

En cambio, hay quien ha decidido no tirar por la borda el esfuerzo que habían hecho durante meses, y han sido los propios extrabajadores de Libra y Diem. La Blockchain que estaban desarrollando se programó con Move, un lenguaje creado 'ad hoc' para esta misión, pero que también era de código abierto —se puede encontrar en el repositorio GitHub—, así que ahora lo están utilizando para sus respectivos proyectos. Todos ellos tienen algo en común: intentar solucionar los principales retos que afrontan estas tecnologías para que puedan ser utilizadas por todo el mundo.

Cómo solucionar el gran atasco de bitcoin

Mo Shaik y Avery Ching se conocieron trabajando en la creación del protocolo de consenso de Diem, el intento de 'stablecoin' tras el fracaso de Libra. Ellos estaban encargados del desarrollo de la cadena de bloques y no querían abandonar esa idea, así que decidieron seguir adelante. Fue así como empezó la historia Apto Labs, una 'startup' que busca crear una cadena de bloques de capa 1, que no es otra cosa que la tecnología pueda funcionar de forma autónoma, sin que se necesite otra Blockchain externa para que no haya fallos.

Foto: Los ordenadores cuánticos pueden poner el mercado de criptomonedas patas arriba. (IBM)

La otra clave del proyecto es que sea escalable, lo que significa que la red pueda soportar un gran número de transacciones por segundo, uno de los principales problemas para la generalización de las criptomonedas, sobre todo cuando se trata de la capa 1. Por ejemplo, bitcoin admite entre tres y siete transacciones por segundo, mientras que Ethereum —la Blockchain más usada para todo tipo de proyectos— oscila entre 15 y 25. Son cantidades que están muy lejos del sistema tradicional, donde firmas como Visa o Mastercard soportan varios miles de operaciones en ese tiempo.

Con esta idea, la firma ha levantado ya un total de 350 millones de dólares, algo que le dejaría con una valoración de más de 1.000 millones y muy cerca de la calificación de unicornio. "Estamos desarrollando innovaciones Blockchain escalables y de vanguardia que mejorarán drásticamente la experiencia de la web3 para los desarrolladores, las marcas y los usuarios", ha explicado Ching, jefe de tecnología de Aptos Labs, en declaraciones a 'Bloomberg'. No solo es una cantidad importante, sino también quién ha puesto el dinero. Las inversiones han venido por parte de algunos de los actores más importantes del sector, como Coinbase y Jump Crypto o los fondos Andreessen Horowitz (a16z), Apollo o el de la exfiscal Katie Haun, una de las personalidades más reputadas del mundillo. También hay que recalcar el papel de FTX, una firma que está comprando empresas a las que el criptoinvierno ha dejado en los huesos.

placeholder Foto: Reuters/Pavel Mikheyev.
Foto: Reuters/Pavel Mikheyev.

Quien también ha dado respaldo ha sido PayPal, que fue socia de Diem desde el inicio, pero también una de las primeras en bajarse del barco tras ver la reacción de los reguladores. “Con la promesa de mayor fiabilidad y seguridad, transacciones más rápidas y tarifas más bajas, la cadena de bloques de Aptos está diseñada de una manera que la hace propicia para construir nuevos caminos y ser atractiva para clientes corporativos y desarrolladores nativos de criptomonedas”, explicó el socio inversor de PayPal Ventures, Amman Bhasin, en un comunicado. En concreto, la empresa de pagos 'online' fue uno de los inversores de la primera ronda de financiación de Apto Labs, con la que levantó 200 millones de dólares en su primera ronda, que tuvo lugar el pasado marzo.

¿Todo por la Web3?

A finales del año pasado, un grupo de ingenieros que habían trabajado en la criptografía de Libra y Diem decidieron dar un paso al frente y crear Mysten Labs. Su idea pasa por crear infraestructuras para el entorno de la Web3. Por ahora, es muy complicado saber qué es exactamente la que para muchos es la próxima evolución de internet, aunque sí se conocen algunos de los elementos que formarían parte de este nuevo ecosistema, como las cadenas de bloques, las criptomonedas, los NFT o el metaverso.

Así, uno de sus planes sería crear una plataforma de NFT que se pudieran crear en el metaverso, pero garantizando la interoperabilidad, que es uno de los principales retos que tienen estos entornos de cara al futuro. Esto significa que si, por ejemplo, compras una prenda de ropa virtual en una plataforma, la puedas utilizar indistintamente en otra. En todo caso, el proyecto principal es Sui, una Blockchain de capa 1 con un propósito muy similar a la de sus excompañeros de Aptos Labs.

Foto: El fundador de Twitter, Jack Dorsey, durante una conferencia sobre el bitcoin. (Reuters)

El CEO de la firma es Evan Cheng. Este ingeniero había sido el director de I+D en Novi tras pasar por la jefatura de ingeniería y programación de Facebook, empresa a la que llegó tras ocupar distintos puestos de responsabilidad durante una década en Apple. El resto de cofundadores —Sam Blackshear, Adeniyi Abiodun y George Danezis— también tienen un amplio currículo en las empresas del sector, y todos habían pasado por la compañía de Zuckerberg antes de pasar a su proyecto cripto.

"Las limitaciones fundamentales de la infraestructura de criptomonedas existente están frustrando una mayor adopción de la web3", aseguraron desde la empresa tras su primera ronda, de 36 millones, que tuvo lugar el pasado diciembre. Según ha revelado 'The Information', ahora quieren ir mucho más allá y recaudar 200 millones, algo que podría disparar su valoración hasta los 2.000 millones.

"Las limitaciones de la infraestructura están frustrando la adopción de la Web3"

Tal y como comentan las fuentes de este medio, los inversores han destacado la importancia de la marca de Meta a la hora de apostar por esta 'startup', que comparte la mayoría de inversores con Aptos. Seguramente le haya pasado algo similar a Marcus, el exjefe del departamento cripto de Facebook. Tras su marcha, fundó la firma Lightspark, con la que tiene unos objetivos muy similares a los de Aptos y Mysten. En su caso, desarrollar el protocolo Lightning para aumentar la escalabilidad de la Blockchain de bitcoin. En este caso, mucho más reciente que el resto, se desconoce la cantidad que ha recaudado, aunque sí que Andreessen Horowitz ha sido un inversor clave.

Lo más chocante de todas estas inversiones es que han llegado en pleno criptoinvierno y, también, crisis de las tecnológicas. El bitcoin ha tenido su peor trimestre desde 2011, cuando aún era un desconocido para la inmensa mayoría de la población. Su valor pasó de los casi 46.000 dólares en abril a los poco más de los 19.000 con que cerró junio, si bien ha tenido una ligera remontada desde entonces. Eso ha provocado una reacción en cadena que se ha llevado numerosos proyectos por delante, aunque también hay quien sigue apostando por estas tecnologías.

Según un informe de Cointelegraph Research, los proyectos relacionados con infraestructura de Web3 son los que más acaparan de todo el mundo cripto, con un 42% sobre el total de operaciones en el sector, desplazando así a las finanzas descentralizadas (DeFi), uno de los nichos más castigados en esta crisis. "Siete de los diez inversores más activos eligieron Web3 como sector de inversión", asegura el estudio. El problema es que eso es solo un porcentaje. Hay un dato de la investigación que lo deja claro. Entre el primer y el segundo trimestre de 2022, las transacciones tuvieron prácticamente el mismo volumen (14.670 y 14.660 millones, respectivamente). Ahí lo relevante es que, en los últimos tres meses, casi todo ese dinero se movió en abril. Fue justo ahí cuando se torció todo.

La noticia puso nerviosos a muchos en su día. En el verano de 2019, Facebook anunció que iba a lanzar su propia criptomoneda, Libra, junto a algunos de los principales actores financieros (Visa, Mastercard), tecnológicos (Uber, PayPal, Spotify) y de capital riesgo. Aquello se tomó como un pulso a los bancos centrales y reguladores, que ya tenían la mosca detrás de la oreja tanto con las divisas digitales como con la empresa fundada por Mark Zuckerberg. Desde entonces, se fue desinflando y el proyecto fue vendido al mejor postor. En cambio, hay quien sí ha ganado con todo esto: los trabajadores que estaban involucrados en el proyecto, han decidido montárselo por su cuenta y sus 'startups' (Mysten Labs y Apto Labs) ya están rozando la valoración de unicornio. Y todo en medio de un criptoinvierno que se ha llevado a muchos por delante y no tiene pinta de acabar pronto.

Internet Mark Zuckerberg
El redactor recomienda