Es noticia
Menú
El futuro de las criptomonedas pasa por esta exfiscal y sus 900 millones de dólares
  1. Tecnología
"No hay nadie como Katie aquí"

El futuro de las criptomonedas pasa por esta exfiscal y sus 900 millones de dólares

Kathryn Haun ha dejado de ser socia del gran fondo de inversión de Silicon Valley para montar uno propio dedicado al mundo cripto. Esta es su historia (y sus planes de futuro)

Foto: Kathryn Haun durante una charla Ted. (Ted)
Kathryn Haun durante una charla Ted. (Ted)

Kathryn Haun ha decidido montárselo por su cuenta. Tras una década como fiscal federal en Estados Unidos y un lustro como socia de Andreessen Horowitz (a16z), la VC convertida casi en oráculo de Silicon Valley, Haun anunció recientemente que quería dar un paso más y crear su propio fondo de inversión cripto con 900 millones de dólares. El movimiento y la cifra, inferior a la que mueven las grandes firmas, se habría quedado en un cambio corporativo más, pero Haun no es una inversora cualquiera. Su influencia y reputación, y su inesperado adiós a Andreessen Horowitz, suponen para muchos un antes y un después en el sector de las cripto.

El fondo de la exinspectora, que se llamará KRH y contará con varios empleados de a16z, tendrá dos partes. Una estará destinada a ‘startups’ y concentrará un tercio de la recaudación, unos 300 millones. El resto se lo quedará una división dedicada a empresas más grandes y a la compra de 'tokens'. Según ha recalcado, la idea es establecer una colaboración estrecha con su anterior empresa.

Foto: Los visitantes de la feria 'Metaverso, más allá de los contenidos' en Gwangju (Corea del Sur) prueban unas gafas de realidad virtual. (EFE / EPA YONHAP)

El movimiento de Haun pilló por sorpresa a muchos, ya que suponía dejar atrás a la gran firma de capital riesgo de Silicon Valley, donde había sido la primera socia y dirigía la división dedicada a las divisas digitales. Sin ir más lejos, el pasado junio consiguió 2.200 millones para el fondo cripto de Andreessen Horowitz. Fue la mayor captación que se había hecho hasta le fecha en el gremio, solo superada unos meses después por otro peso pesado, Paradigm, que alcanzó los 2.500 millones.

Para poner en perspectiva estas cifras, hay que subrayar que la recaudación de la primera cartera de Andreessen Horowitz fue de 350 millones en 2018 y la segunda alcanzó los 515 un años después. No obstante, esos 900 millones que está buscando Haun pueden ir a más, ya que el interés en los primeros contactos con inversores relevantes ha sido alto, según fuentes de ‘Financial Times’.

Una de sus primeras inversiones ha sido OpenSea, que acaba de levantar una nueva ronda de financiación —con Paradigm y Coatue Management como principales inversores— de 300 millones de dólares. Se trata de la mayor plataforma de compra-venta de NFT ('tokens no fungibles') del mundo, a la que muchos consideran el Amazon del sector. Su valoración lleva meses disparada: ahora mismo, se estima que está en 13.300 millones de dólares, casi 10 veces más que hace medio año. Antes de 'independizarse', Haun ya había invertido en esta compañía a través de a16z, que también ha sido parte de esta nueva tanda.

Foto: El CEO y cofundador de OpenSea, Devin Finzer. (Messari)

De la burocracia a las criptomonedas

Tras una década en la Administración pública estadounidense, Haun decidió dejar su puesto como fiscal federal en mayo de 2017. Graduada con honores en Derecho por la Universidad de Stanford, la fundadora de KRH había pasado por distintos puestos de calado del Departamento de Justicia, como en la División de Seguridad Nacional o la Oficina del fiscal general. “Sentía que había logrado lo que quería allí”, explicó a la CNBC sobre su motivación para pasar al sector privado.

Allí estaba especializada en delitos de fraude, crimen organizado, corrupción en organizaciones o blanqueo de capitales, por lo que trabajaba mano a mano con el Departamento del Tesoro o la Comisión de Bolsa y Valores, pero también con el Pentágono o la CIA. Fue precisamente este trabajo el que la llevó a conocer el mundo de las criptomonedas.

“Me dijeron: 'Tenemos esta tarea perfecta para ti. Hay una cosa llamada bitcoin y tenemos que investigarla'. Era la primera vez que oía hablar del bitcoin”, relataba sobre aquel primer contacto, que tuvo lugar en 2013, cuando la moneda era una completa desconocida fuera de determinados círculos. Según cuenta, la intención de su jefe pasaba por cerrar la criptomoneda pionera. “Habría sido como decir 'vamos a perseguir el dinero en efectivo”, enfatiza en la entrevista mencionada.

Una de las grandes bazas de Haun está en su teoría sobre el fraude y las criptomonedas: rechaza que sean una vía para cometer delitos como, por ejemplo, el blanqueo de capitales, al estar fuera del control estatal. Según su hipótesis, las criptomonedas, como cualquier otra tecnología, son una herramienta que puede utilizarse para el bien o para el mal, por lo que hay que perseguir los usos fraudulentos y no a la tecnología en sí.

Foto: File photo: senate intelligence committee holds hearing on william burns nomination to be cia director on capitol hill in washington

En esta línea, otro de sus argumentos es que las tecnologías 'blockchain' le permitieron dar con las actividades ilegales algo que, asegura, “no podría haber sucedido de otra forma”. “Sin la tecnología subyacente al bitcoin, nunca habríamos podido atrapar a esas personas”, apunta la exfiscal, en referencia a que estas cadenas de bloques permiten certificar todas las transacciones de manera pública, transparente y segura. De este modo, en teoría, sería más fácil seguir el rastreo del dinero que si fuera en efectivo.

Entre estos casos, destaca la corruptela que reveló en el propio seno del funcionariado estadounidense, donde descubrió el robo de 20.000 bitcoins —unos 730 millones al precio actual— por parte de dos agentes en Silk Road, una plataforma de compra-venta de productos ilegales (como drogas) en la 'dark web'. Es lo que hizo que acabara creando y coordinando un grupo de trabajo dedicado a las divisas digitales en la propia Fiscalía, además de proporcionar formación al respecto para los trabajadores de la casa.

"No hay nadie como Katie aquí"

Nada más salir de la Administración, fichó por Coinbase —segunda plataforma de comercio de criptomonedas en el mundo—, donde es consejera independiente, dirige el Comité de Nombramientos y Gobernanza y forma parte del Comité de Compensación. Allí conoció a Chris Dixon, uno de los socios de Andreessen Horowitz —el fondo es el principal inversor de esta compañía—, que le animó a entrar en la firma, si bien ella asegura que entrar de lleno en ese sector no era su cometido inicial.

Aunque no tenía experiencia financiera, su ambición, conocimientos, reputación (y, por supuesto, su red de contactos), hicieron el resto. “¿Eres tonto? Esta mujer nunca ha perdido un caso, y lleva los más difíciles. No hay nadie como Katie aquí”, cuentan que dijo su exjefe cuando los responsables de a16z le llamaron para preguntarle por ella.

placeholder Los empleados de Coinbase observan la cotización de la empresa en Times Square, Nueva York. (Reuters/Shannon Stapleton)
Los empleados de Coinbase observan la cotización de la empresa en Times Square, Nueva York. (Reuters/Shannon Stapleton)

“Cuando eres fiscal, tienes que sentirte cómoda poniéndote delante de una audiencia de personas que provienen de todos los ámbitos de la vida y conseguir que entiendan un tema del que quizá nunca hayan oído nada”, explicaba sobre la similitud entre su trabajo en la Administración y en el mundo cripto.

Su tercera parada fue el consejo de administración de HackerOne, empresa de ciberseguridad que tiene al Pentágono entre sus clientes, pero también a Twitter, Nintendo, Dropbox o GitHub. De forma paralela, empezó a dar clases sobre criptomonedas y 'blockchain' en GSB, la escuela de negocios de Stanford.

Ya en 2018, pasó a ser socia de Andreessen Horowitz y dirigir los mencionados fondos cripto, que han tenido en los NFT uno de sus principales focos. En concreto, han sido el gran soporte financiero de Drapper Labs, la compañía detrás del videojuego CryptoKitties o de la ‘blockchain’ Flow —donde se producen las transacciones de NBA Top Shot—, o del exitoso 'Axie Infinity'. “Creo que fundamentalmente las NFT van a cambiar drásticamente el modelo de negocio de internet para los consumidores y los creadores de contenidos”, aseguró Haun en una entrevista reciente con 'TechCrunch'.

Foto: Foto: Axie Infinity

Durante su etapa en Andreessen Horowitz, también apoyó el lanzamiento de Libra, la criptomoneda que intentó lanzar Facebook y que, tras varios vaivenes, hoy tiene un futuro incierto. "Lo que escuchamos con Libra fueron las mismas críticas [de siempre]. Simplemente, se agudizaron y recibieron más atención debido a la naturaleza de alto perfil del proyecto y al hecho de que Facebook estaba involucrado. (...) Creo que sería algo realmente peligroso empezar a cerrar la tecnología antes de que se construya", apuntó entonces al respecto, destacando que "la industria de las criptomonedas vería con buenos ojos la regulación", pero no "la incertidumbre regulatoria y tener que cumplir con todos los escenarios de 'qué pasaría si".

Qué hay detrás de todo esto

Los movimientos de Silicon Valley nunca son casuales, y menos si se trata del gran fondo de inversión que ha posibilitado buena parte de sus proyectos más exitosos. Según avisaba una investigación reciente de 'The New York Times', Andreessen Horowitz está llevando a cabo un plan para dominar el mundo de las criptomonedas, que consiste en "poseer grandes partes del sector emergente de las monedas digitales y participar en la redacción de las normas que regirán su funcionamiento". Por ahora, tienen participaciones en medio centenar de compañías del sector, una tendencia que inició en 2013 con la inversión de 20 millones en Coinbase.

Esa estrategia pasa por algo tan antiguo como hacer 'lobby' en Washington, algo para lo que ha sido clave Haun, a la que señalan como líder de esta tarea, pero no es el único nombre que ha hecho un recorrido similar. La investigación también apunta al fichaje de Brian D. Quintez, que estaba al cargo de la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos durante la Administración Trump —"un gran impulsor" de la industria en este periodo— y, según fue cesado, comenzó a trabajar para el fondo.

placeholder Kathryn Haun durante una entrevista. (Bloomberg)
Kathryn Haun durante una entrevista. (Bloomberg)

Otro nombre destacado es el de Tomicah Tillemann, exasesor del presidente Joe Biden que fue fichado, precisamente, por la exfiscal y exsocia de a16z. Eso sí, ninguno está registrado como grupo de presión porque, pese a reunirse con políticos, funcionarios o reguladores, no consideran que sean un 'lobby' al uso. "Es una oportunidad para trabajar constructivamente con los responsables políticos para resolver problemas de interés mutuo", dijo Tillemann en declaraciones al periódico estadounidense.

El objetivo es situarse en el centro de la industria para ser quien tenga la sartén por el mango cuando llegue la hora de las regulaciones, si es que llega. No es algo nuevo ni para la propia compañía. Recuerda a lo que ya ocurrió con la subida de las plataformas de la llamada web 2.0, que tuvo lugar de forma casi paralela a la crisis económica de 2008. Entonces, fueron los primeros —incluso principales— inversores de compañías como Facebook, Twitter, Pinterest, Airbnb o Slack. La jugada no parece que les saliera mal.

Kathryn Haun ha decidido montárselo por su cuenta. Tras una década como fiscal federal en Estados Unidos y un lustro como socia de Andreessen Horowitz (a16z), la VC convertida casi en oráculo de Silicon Valley, Haun anunció recientemente que quería dar un paso más y crear su propio fondo de inversión cripto con 900 millones de dólares. El movimiento y la cifra, inferior a la que mueven las grandes firmas, se habría quedado en un cambio corporativo más, pero Haun no es una inversora cualquiera. Su influencia y reputación, y su inesperado adiós a Andreessen Horowitz, suponen para muchos un antes y un después en el sector de las cripto.

Silicon Valley Capital riesgo Inversores
El redactor recomienda