De retar al sistema a unirse a él: qué ha pasado con la 'revolucionaria' moneda de FB
  1. Tecnología
Le han cambiado hasta el nombre

De retar al sistema a unirse a él: qué ha pasado con la 'revolucionaria' moneda de FB

El que iba a ser uno de los grandes proyectos para revolucionar el mundo monetario y financiero saldrá a la luz tras dos años de turbulencias y con un futuro muy distinto al prometido

Foto:

Fue una bomba que hizo tambalearse a muchos. En plena eclosión de las criptomonedas, el 'blockchain' y las alternativas al sistema monetario y financiero tradicional, Facebook lanzaba en el verano de 2019 (junto a otras multinacionales) el proyecto Libra. Una suerte de moneda propia descentralizada e independiente que buscaba dar un paso más en lo conseguido por otras iniciativas como el bitcoin y planteaba un verdadero pulso incluso a los bancos centrales. Un año y medio después, Libra acaba de anunciar la puesta en marcha de los primeros ejemplares, que pasará a llamarse Diem, y estará muy lejos de lo que prometieron.

Según lo adelantado por Financial Times y posteriormente confirmado, en parte, por The Libra Association (Ahora The Diem Association), el grupo tras el proyecto, sus ideólogos esperan lanzar su primera moneda durante el mes de enero de 2021 y dejando de lado las ideas iniciales de 'cripto' descentralizada e independiente, será una 'stablecoin' (similar a USDC), limitada y respaldada por el dólar estadounidense (solo la fecha exacta es lo que no ha confirmado Diem). Es decir, su valor no fluctuará ni cambiará por su propio movimiento, sino que dependerá enteramente del precio de la moneda estadounidense y se regirá por sus ajustes. El cambio final del nombre, de Libra a Diem, completa el giro casi total del proyecto en este tiempo, aunque, según algunos expertos, no hay que dar la idea por perdida, ni mucho menos.

Foto: moneda facebook zuckerberg (Enrique Villarino)

Uno de esos expertos es José Antonio Bravo, economista y experto en criptomonedas. "La idea original es cierto que era muy revolucionaría y sobre todo que lo respaldara Facebook y otras tantas empresas como Uber, Visa, Mastercard o PayPal, puso bastante nerviosos a bancos centrales y otras entidades. Vamos, solo hay que recordar la presión que se puso sobre la iniciativa por todo tipo de entidades. Pero esa misma atención y otros problemas de regulación, les obligó a cambiar. En abril ya anunciaron un buen giro y ahora anuncian un nuevo cambio que lo acerca más a un PayPal que al 'bitcoin'", comenta el especialista.

El cambio para expertos como Bravo es lógico, sobre todo viendo todas las piedras en el camino que les estaban colocando reguladores y entidades, pero su nuevo objetivo puede responder a otras claves: empezar a probar los sistemas, ganar confianza y a la vez ir demostrando su potencial. "Al final esto va mucho sobre confianza e influencia. Y el movimiento realizado por Libra o Diem puede ir encaminado a mostrar que está presente y que sigue siendo un proyecto fuerte. En parte no les falta razón, su movimiento inicial relanzó como pocos otros la idea de las monedas digitales y hasta los bancos centrales impulsaron sus iniciativas en este sentido. Ahora, sea por esto o por otro motivo, están saliendo muchas noticias sobre avances en este sentido en entidades nacionales".

(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

En cuanto a cómo funcionará Diem, al menos de momento, todo apunta a que, de cara al usuario al menos, será algo más parecido a una especie de PayPal, o una moneda de videojuego que al 'bitcoin'. Es decir, se puede convertir en un lugar en el que depositar dólares y a cambio recibir 'diems' con el objetivo de conseguir beneficios en servicios de Facebook, descuentos, seguros o simplemente poder comerciar mejor en sus entornos. "Al final solo la Red Social tiene más de 2.000 millones de usuarios registrados y eso es muchos posibles clientes de una moneda". Aunque, por eso mismo, Bravo no ve tan sencillo ni siquiera que le vayan a dejar funcionar así.

No es tan sencillo

Como idea puede sonar bien y sencillo. Una especie de 'token' al estilo más clásico con un cambio fijo respaldado por el dólar y que sirva para comerciar en distintos espacios, pero en el fondo cuando se habla de un proyecto tan grande nada es tan fácil. Lo primero es que los reguladores llevan mucho vigilando este sistema como para dejarlo funcionar fácilmente, lo segundo es que atacaría a algunos de sus primeros asociados como el propio PayPal, que abandonó el proyecto hace bastante tiempo, y lo tercero es que, aunque últimamente se intenta ocultar, detrás de todo esto sigue Facebook, y su imagen no es demasiado buena en los últimos tiempos.

El cambio de nombre, la última de las novedades anunciadas, puede ir encaminado de forma directa a desligar aún más este proyecto de Facebook y de la idea que se dio originalmente. Tanto es así que el propio líder del proyecto lo ha dejado caer sin mucho miramiento. Según Stuart Levey, CEO de The Diem Association, con sede en Ginebra (Suiza), “el nombre original estaba ligado a una iteración temprana del proyecto que recibió una recepción difícil por parte de los reguladores. Hemos cambiado drásticamente esa propuesta”, aseguró el ejecutivo a Reuters.

Para evitar cualquier rumor sobre la salida de Facebook del proyecto, Levey también ha dejado claro que la compañía de Mark Zuckerberg sigue siendo un miembro de importancia crítica de la asociación. "No estamos tratando de cortar todos los lazos, de ninguna manera. (El cambio de nombre) es para significar que la asociación está operando de manera autónoma e independiente", ha añadido.

La separación de Facebook es clave para la supervivencia del proyecto, como indica Bravo. "Al final es una compañía muy criticada y señalada por todo tipo de usuarios, y si ya de por sí el cambio de la estructura encamina la moneda a un modelo centralizado que se aleja de las criptomonedas como el 'bitcoin', su relación con Facebook aumenta aún más las sospechas por todos lados. Los reguladores, los que vigilan y dudan de si la empresa de Mark estadounidense lleva a cabo prácticas monopolísticas y los que creen que es una compañía con la que hay que tener mucho cuidado desde el punto de vista de la privacidad".

Este experto señala situaciones complejas como la posibilidad de que esta moneda acabe siendo vetada para distintos usuarios por, por ejemplo, ser ciudadanos de países como Irán o Corea del Norte o que dependa en demasía de las políticas de Facebook o de otro de los socios que forman parte del proyecto. "Al final habrá una entidad que emita este dinero y que gestione su evolución y, algo muy importante, los datos de los clientes y usuarios que la utilicen". Por ahora hay 27 grandes multinacionales que forman parte del proyecto y desde la empresa se deja claro que son independientes, pero el riesgo de que esto se encamine al modelo de las tecnológicas chinas sigue en el ambiente.

¿Camino a China?

El mayor miedo, según Bravo, tanto para los reguladores como para entidades e incluso para defensores de criptomonedas como 'bitcoin' basadas en la descentralización, es que esto solo sea un paso más que dé más poder a las corporaciones quitándoselo al Estado. Y no es tan raro pensarlo, pues en China ya ha empezado algo similar y los reguladores han decidido intervenir. "Están los casos de Alipay o Wechat, que son súperplataformas gigantescas que desde hace unos años también controlan los pagos y cada vez perfeccionan más sus sistemas. No se sabe qué pasará con Diem, pero es posible que se encamine hacia una plataforma de pagos o similar tomando como modelo estos casos", señala.

A QR code of digital payment device Alipay by Ant Group, an affiliate of Alibaba Group Holding, is seen next to a QR code of WeChat Pay at a food stall inside a market, in Beijing, China November 2, 2020. REUTERS Tingshu Wang
A QR code of digital payment device Alipay by Ant Group, an affiliate of Alibaba Group Holding, is seen next to a QR code of WeChat Pay at a food stall inside a market, in Beijing, China November 2, 2020. REUTERS Tingshu Wang

El caso de China es claro porque incluso ha frenado la salida a Bolsa de Ant, la compañía tras la plataforma Alipay y que está asociada a Alibaba. La razón es que suponen un riesgo gigantesco para bancos e incluso para el Estado a la hora de controlar la política económica y monetaria. Es verdad que estas compañías mencionadas no apuestan por su propia moneda sino por el pago con sus sistemas, pero ya incluso han entrado en el negocio de los préstamos rápidos e incluso en los seguros. Y en su génesis se parecían bastante a Amazon, Facebook o WhatsApp, por lo que la evolución no suena tan rocambolesca, aunque sí algo distópica.

Lo que sí deja claro Bravo es que proyectos como Libra o Diem, a pesar de las turbulencias y las dudas pueden ayudar a empujar conceptos como la moneda digital e incluso ayudar al crecimiento de ideas como el 'bitcoin'. "Al final es como el uso de internet, muchos no lo habrían descubierto si por trabajo no hubieran estado obligados a conocerlo. Pues si cada vez más ideas, proyectos y empresas apuestan por esto cada vez habrá más gente animada a probar y acostumbrada a saber cómo funciona esta tecnología. Claro, esto habrá que pensarlo bien para evitar que se convierta en un problema en vez de en una opción".

PayPal Facebook
El redactor recomienda