Frenazo al gigante 'fintech' de Alibaba: ¿qué hay detrás de Ant, el nuevo PayPal chino?
  1. Tecnología
Así funciona el tesoro secreto de Jack Ma

Frenazo al gigante 'fintech' de Alibaba: ¿qué hay detrás de Ant, el nuevo PayPal chino?

Ant Group, la empresa surgida tras el éxito de Alipay, iba a intentar conseguir la mayor salida a bolsa de la historia esta semana, pero las autoridades chinas han parado la operación

Foto: Sede de Ant Group. (Reuters)
Sede de Ant Group. (Reuters)

Si uno hace un repaso por el ascenso de China como potencia tecnológica, ve cómo el gigante asiático cada vez tiene una mayor presencia a nivel global. El país más poblado del planeta avanza sin freno con nombres como Tencent, Alibaba, Bytedance, Huawei, Xiaomi... Sin embargo, no todo es tan sencillo ni estelar como parece, aunque no se hable tanto de ello. Esta semana, se iba a sumar un nuevo nombre a esta lista de gigantes, el de Ant Group, pero un giro en los acontecimientos ha obligado a pegar un frenazo en sus aspiraciones y ahora todos miran con cierta cautela el futuro del nuevo PayPal chino, que prometía alcanzar este jueves la mayor salida a bolsa de la historia.

Es posible que si no estás muy al día de la actualidad del país asiático, el nombre de Ant no te suene mucho, o quizá sea la primera vez que lo oyes, pero su colosal estrategia de oferta pública da una idea de ante qué nos encontramos. La compañía, surgida de una escisión de Alibaba, es una de las mayores 'fintech' de China, y del planeta, un terreno donde también lucha con nombres como Wechat. Pero ¿por qué se habla de estas cifras ante algo que apenas se conoce fuera de su país? Pues por algo tan básico como efectivo, y que a su vez le ha costado la polémica actual: se trata un método de pago (y crédito) que usa la mitad de los chinos y está reventando el mercado.

Foto: Qué se esconde tras el éxito de TikTok: "Es un producto fabricado para ser adictivo"

Su comparación con PayPal no es casual, sino que tiene una historia similar, al menos en sus inicios. Aunque en mundos y situaciones distintas, ambas compañías nacieron en un momento similar, 1998 una y 2003 la otra, con una idea clara: dar seguridad y agilizar las transacciones de dinero 'online' en un entorno virgen, para luego convertirse en un método de pago generalizado en ese espacio. Eso sí, mientras PayPal nació como un proyecto en solitario, independiente, Ant lo hizo como parte del grupo Alibaba (dueño de AliExpress) que lo catapultó a la fama hasta convertirse en el segundo gigante tecnológico del rey del sector (y hombre más rico de China) Jack Ma.

Tanto es así, que antes de llegar Ant, Ma cargó años con esto como una parte de su mastodóntico Alibaba y lo llamó AliPay (más similitudes con la solución de Elon Musk y Peter Thiel). Era su método de pago seguro para depositar tu dinero con confianza en su mercado sin barreras, y se basaba en algo que sigue funcionando: tu dinero no lo cobraba el vendedor hasta que dabas el visto bueno de haber recibido el producto correctamente, si había alguna queja se abría una disputa y Alibaba funcionaba como intermediario, juez y guardián del dinero.

Tan bien fue la idea que ocho años después decidió convertirlo en empresa aparte, manteniendo su nombre al mando de la nueva compañía y más del 30% de la misma, y de ahí al estrellato. Antes, eso sí, tuvo una gran disputa con Yahoo y Softbank, principales inversores de Alibaba a los que Ma ni siquiera consultó la escisión ni dio una sola acción de su nueva compañía.

Sede de Ant Group y AliPay en Shanghái. (Reuters)
Sede de Ant Group y AliPay en Shanghái. (Reuters)

Tras la escisión, la empresa despuntó en plena eclosión de la tecnología móvil y comenzó a colarse en los teléfonos de los chinos e incluso ya de los europeos. De sus manos, y de las de Wechat, salió el famoso pago con QR que ahora mismo se usa de forma masiva en China y que ha llegado hasta las farmacias españolas con idea de atraer a los turistas. En concreto, se calcula que Ant tiene más de 730 millones de usuarios activos que usan mensualmente su servicio (PayPal tiene 348) y las cifras de dinero son astronómicas: según publica 'The New York Times', en los últimos 12 meses manejó 1,7 billones de dólares en pagos hechos en China continental. Y su éxito no acaba ahí.

Convertida en un híbrido entre tecnológica y empresa de tarjetas (hasta Bloomberg la compara con Mastercard), siguió ampliando el negocio y eso es lo que, ahora, le puede costar su meteórica carrera, o al menos frenar su flamante salida a bolsa con la que prometía convertirse en la oferta pública inicial más importante de la historia (34.000 millones de dólares recaudados). Ya que cuentas con datos financieros y un producto tan exitoso, es muy difícil resistirse a pisar el terreno de los bancos y entrar en el jugoso terreno del crédito. Ant dio alrededor de 300.000 millones de dólares en crédito a consumidores y pequeñas empresas en todo el curso pasado y eso ya ha colmado el vaso del sector bancario.

Los famosos código QR de AliPay. (Reuters)
Los famosos código QR de AliPay. (Reuters)

La fina línea de la banca y la tecnología

Como detallan en el medio especializado, TechCrunch, Ant y Alibaba siempre han bailado en la fina línea entre la banca y la tecnología. El jugoso sector 'fintech' lleva años en ese punto a nivel global y China no iba a ser menor, aunque en el gigante asiático puede que se haya traspasado algún punto clave más, hasta que el sector, y el Gobierno, ha dicho basta. Las autoridades chinas anunciaron, este mismo lunes, y a pocas horas de la salida a bolsa de Ant, que tomarían medidas para el control de las 'fintech' y esto habría provocado la paralización de la oferta pública, tras una reunión entre Jack Ma y dichas autoridades. Y es que una regulación muy dura podría dar al traste con las ambiciosas ideas de Ma y sus subalternos.

A pesar de lo citado anteriormente, esta parte del negocio ya supone el 34% de los ingresos de Ant, y su peso no deja de crecer. La empresa, eso sí, ha intentado a lo largo de los años maquillar su posición financiera, cambiando su nombre, de Ant Financial a Ant Technology, o el término 'fintech' por 'techfin'... E incluso ha ofrecido cambios más profundos como acuerdos con bancos (en España lo tiene con BBVA, por ejemplo), aseguradoras y otros actores para que esta compañía se vea como un intermediario, no como una entidad financiera o bancaria final. Pero la guerra con reguladores y bancos nacionales, muchos de ellos propiedad del Estado, está abierta.

El magnate Jack Ma. (Reuters)
El magnate Jack Ma. (Reuters)

A falta de saber qué pasará en los próximos días, el borrador lanzado por las autoridades para controlar las 'fintech' ya está sobre la mesa y pone muchas trabas a la labor de Ant. Prohíbe los préstamos interprovinciales en línea a menos que las autoridades aprueben lo contrario, hay un monto máximo de préstamo en línea de 45.000 dólares para cada individuo y los prestamistas de microcréditos en línea solo podrán tener un máximo de capital registrado de 150 millones de dólares.

Ante esto, Ma ya ha reaccionado cargando contra unas normas que considera que no sirven para negocios digitales que funcionan diferente que los tradicionales mientras que por el lado estatal el jefe de protección al consumidor del regulador bancario de China, Guo Wuping, ha escrito un artículo en un diario oficialista asegurando que Huabei, una función de crédito en Alipay, no es diferente de una tarjeta de crédito emitida por un banco y Jiebei, una función de préstamo de Alipay, no es diferente de un préstamo bancario.

"La regulación flexible ha permitido que las empresas de tecnología financiera cobren tarifas más altas que los bancos", escribió Guo. Esto, dice, "ha provocado que algunas personas de bajos ingresos y jóvenes caigan en la trampa de la deuda, lo que en última instancia daña los derechos e intereses de los consumidores e incluso pone en peligro a las familias y la sociedad".

Fintech Tecnología Alibaba
El redactor recomienda