Es noticia
Menú
'Roombas', clones chinos, Dyson...: metí un arsenal de limpieza en casa y esto es lo mejor
  1. Tecnología
LA GUÍA PERFECTA

'Roombas', clones chinos, Dyson...: metí un arsenal de limpieza en casa y esto es lo mejor

¿Robot aspirador caro o no merece la pena dejarse los billetes? ¿Un aspirador de mano potente o uno que barra y friegue a la vez? Mi experiencia buscando el 'gadget' perfecto

Foto: Dos de los múltiples aparatos utilizados en la prueba. (EC)
Dos de los múltiples aparatos utilizados en la prueba. (EC)

Si has llegado hasta este texto es probable que, si no lo has hecho ya, quieras comprarte tu primer robot aspirador y pienses que por hacerlo estés en la vanguardia tecnológica. Pero no. Aunque parezcan un invento reciente, en absoluto lo son. Hay que remontarse casi tres décadas, hasta 1996, para encontrar el primer modelo que salió al mercado de la mano de Electrolux.

Foto: Foto: EC Diseño.

La idea sobre el papel funcionaba, pero a la hora de la verdad la máquina tenía poco de autónoma, e iba chocándose y encallando en cada rincón de la casa. Seis años más tarde, iRobot, que se dedicaba a crear tecnología para fines militares, parió la Roomba, que con el tiempo se convirtió en la 'GoPro' de los robots aspiradores. Pero durante muchísimo tiempo fueron algo inalcanzable para el común de los mortales. Poco después, en 2006, Dyson sacó un aspirador, de mano, sin bolsa ni filtro que se atasque y sin cables. A día de hoy, esa tecnología ciclónica es directamente el sueño húmedo de muchos que fantasean con hacerse con una de estas máquinas, a pesar de que su elevado precio hace que tengas que reservar media paga extra para darte el gustazo.

¿Qué ha ocurrido desde que iRobot empezó a hacer sus pinitos? Pues que la tecnología ya no es tan desquiciante como entonces (lo de aspirar parece dominado, ahora lo que se intenta es conquistar la función de fregado y hacerla realmente útil) y que la Roomba, aunque no ha perdido su buen nombre, sí que ha perdido el trono del mercado. Arthur C. Clarke escribió que cualquier tecnología lo suficientemente avanzada era indistinguible de la magia.

*Si no ves correctamente este formulario, haz clic aquí.

Yo le diría, querido señor Clarke, que tendría que actualizar la frase para decir que cualquier tecnología (de consumo) lo suficientemente avanzada es susceptible de ser clonada y vendida más barata por un fabricante chino. A las Roombas y a las Dyson les ha ocurrido exactamente lo mismo: han visto cómo un ejército de competidores ha versionado sus productos (incluso ha llegado más lejos que ellos en alguna ocasión) y ha tirado los precios, inundando el mercado. Ya se sabe que el bolsillo es el órgano más sensible del ser humano.

En los últimos meses, he metido un auténtico arsenal de limpieza en mi casa. Todo con el objeto de intentar dar con el 'gadget' perfecto para hacer una buena faena de aliño para poder dedicarme a otros menesteres. Son muchas las preguntas que se hace la gente: ¿ese robot aspirador de 200 euros merece la pena? ¿Y los de Xiaomi? Esos tienen que tirar como un pepino y están tirados de precio. ¿Cómo me voy a dejar una nómina en una máquina superavanzada? ¿La última Dyson, una vieja o uno de los clones 'low cost'? ¿Y qué hay de esos aspiradores de mano que encima friegan? A través de mi experiencia, voy a intentar allanar el camino hacia la decisión final.

Lo que tienes qué preguntarte

La primera pregunta es si queremos una 'Roomba' o una 'Dyson'. Pongo las comillas simples porque aunque nos compremos un clon lo acabaremos llamando así. Las ventajas de unas y otras están bastante claras. Los robots aspiradores te permiten despreocuparte durante un tiempo de coger la escoba (cuánto tiempo, dependerá de la calidad del aparato) y se pueden programar para que diariamente, cuando estás en la oficina, hagan el trabajo.

Ahora muchos ofrecen la posibilidad de adquirir una base en la que se vacía el polvo que recogen automáticamente para que no te tengas ni que preocupar de andar vaciándolo cada semana. Pero tienes que tener varias cosas en cuenta. La primera de todas es si tienes mascotas o no y si la dejas campar a sus anchas por la casa. O si tienes que andar preparando la casa, levantando sillas y demás cada vez que va a pasar el robot aspirador: igual pierdes todo el tiempo que has ganado.

El tipo de casa, si tienes animales, la decoración... son cosas muy a tener en cuenta

También cómo es tu casa y la decoración que tienes. No es lo mismo un apartamento de 60 metros cuadrados en Madrid atestado de obstáculos que la planta baja de un chalé superdiáfano donde el robot aspirador no tiene que lidiar con la pata de un sofá o una silla cada poco y no tiene que hacer enrevesadas maniobras para llegar a todas las esquinas. No es lo mismo tener el suelo descubierto o con una alfombra finísima que tener una muy gruesa.

Son cosas a valorar antes de afrontar esta inversión. ¿Y sobre el fregado? No voy a decir que es absolutamente inútil en todos los casos, pero lo cierto es que una gran parte de los modelos se dedica a mojar el suelo, escupiendo el agua, sin quitar muchas manchas y pasando una mopa que en realidad lo que hace es acumular suciedad, gérmenes y mal olor.

placeholder Vista de la Roborock S7 VMax Ultra. (M. McLoughlin)
Vista de la Roborock S7 VMax Ultra. (M. McLoughlin)

Los aspiradores de mano te requieren más atención y, evidentemente, no se pueden programar. Pero tienen una capacidad de succión y de llegar a todas las esquinas y rincones fácilmente, además de incluir diferentes cabezales y accesorios. Esto es algo a tener en cuenta, porque aunque te compres un robot aspirador muy bueno, esto no te va a quitar de pasar el mocho en algún momento. Aunque los Dyson y otros modelos puedan parecer un poco mamotreto, lo cierto es que, por lo general, son relativamente fáciles de mover. ¿Los aparatos de mano que aspiran y friegan al mismo tiempo? La idea no es nueva, pero parece que ahora han alcanzado unas capacidades que merece tenerlos en cuenta en algunos casos, especialmente si eres un 'hater' de la limpieza.

Los F1 de la robótica doméstica

Hechas las presentaciones toca entrar en faena. Y vamos a empezar por los robots aspiradores y desde arriba hacia debajo. Es decir, de lo más caro a lo más barato. Y aquí vamos a hablar de lo que podríamos llamar los Fórmula 1 de la robótica doméstica. Máquinas que aspiran muy bien, las que friegan lo hacen estupendamente, se vacían solas y son capaces de limpiar la mopa y rellenar el depósito del agua. ¿Cuál es la pega? El precio. Cuestan, en algunos casos, lo mismo que una tele de gama alta. La Roborock S7 VMax, el mejor robot de este tipo que puedes comprar a día de hoy, cuesta 1.400 euros si lo compras con la base de autovaciado y autolimpieza. El Dreame W10 Bot, un robot que es un excelente fregador, ronda los 1.000 euros. La Roomba J7 + es el representante de iRobot y se sitúa también en este rango de precio. Son máquinas de pedigrí y eso supone rascarse la cuenta corriente.

placeholder Vista del depósito de la Roborock. (M. McLoughlin)
Vista del depósito de la Roborock. (M. McLoughlin)

¿Por qué digo que el Roborock S7 VMax Ultra es el mejor robot aspirador que uno puede comprar? La capacidad de aspiración de estos tres modelos está fuera de toda duda. Pero esta Roborock rinde a un grandísimo nivel, pero es que además lo jalona con muchas otras cosas.

La navegación es la mejor que yo he podido experimentar. Solo una vez, después de varias semanas de uso, tuve que rescatarle y podría decir que fue culpa mía al recolocar un butacón poniéndole el asunto muy complicado. Se apoya, además, en una cámara frontal que le permite, además de servirte como cámara de vigilancia cuando no estás en casa, identificar objetos y esquivarlos. Luego te los pinta en un mapa para saber cosas que te has dejado olvidadas, obstáculos imprevistos (un regalo de tu mascota cuando estás fuera) o cosas que pueden dificultar su trabajo como regletas o pies de lámparas, para que lo ajustes o establezcas una zona de exclusión. La app te permite dividir los mapas por estancias, generar modos de limpieza específicos, programas, utilizar el micrófono a distancia desde tu móvil... Tiene las funciones que necesitas en tu día a día y la que nos.

El robot, por separado, tiene un precio de 800 euros. El desempeño es excelente, incluso en el fregado. Tiene una tecnología llamada 'vibrarise' que mueve la mopa rápidamente y repetidas veces, como si estuviese frotando, lo que ayuda a quitar algunas manchas. Obviamente, si tienes una mancha reseca podrá quitar parte, pero no podrá eliminarla, de la misma manera que no podrías tú pasando la fregona.

Además, si en su camino se encuentra una alfombra, 'recoge' la mopa para evitar mojar esa superficie. Si tienes la base, que cuesta 600 euros, cada cierto tiempo acude a limpiar el trapo, además de hacerlo cada vez que empieza el trabajo y cada vez que lo termina. Para ello utiliza el depósito de agua limpia y el de agua sucia. Hay un tercero, el que recoge los sólidos, que es bastante ruidoso cuando está descargando, pero te permite hasta 7 semanas sin tener que vaciarlo manualmente. En el aspecto energético varios apuntes: la base dispone de un sistema de carga rápida, así que podría recargar más rápido el aparato en caso de se quede sin combustible en mitad del trabajo. A mí no me ha pasado, porque mi casa no es enorme, pero tiene una autonomía de hasta 180 minutos. La base del Roborock cuenta con una opción para cargar en horas valle. Se configura fácilmente desde la app.

Si te interesa solo la última función, la de sólidos, debes saber que hay una opción de base más sencilla que rebaja la factura total en 200 euros.

placeholder Interior de la base de autovaciado de la Roomba J7. (M. Mcloughln)
Interior de la base de autovaciado de la Roomba J7. (M. Mcloughln)

Todo esto hace del S7 VMax Ultra el mejor robot aspirador que te puedes comprar a día de hoy. Sin embargo, si tienes grandes suelos despejados y a ti lo que te interesa es la tecnología de fregado, echa un vistazo al Dreame W10. En lugar de tener una mopa, tiene dos cepillos circulares que giran sobre sí mismos. Esto le permite ofrecer un resultado muy muy bueno en el fregado. No tiene rival en ese aspecto.

Su base tiene un sistema que no solo limpia estos 'mochos' sino que los seca. La cuestión es que los sólidos los tienes que vaciar tú. Es una propuesta algo menos ambiciosa en este sentido. Pero esa falta de ambición se traduce en 400 euros de diferencia, así que es probable que a muchos le compensen.

No tiene cámaras y, su navegación se queda un paso por detrás de la del Roborock. Esto hace, por ejemplo, que cuando he puesto el colgador de la ropa muchas veces haya decidido volverse sobre sus pasos al interpretar que no podía acceder por ahí. Sin embargo, salvo esos errores puntuales, estamos hablando de un aparato pata negra tanto a la hora de aspirar como de fregar. La autonomía, con 170 minutos, está en línea con el de Roborock.

placeholder Bajos del Dreame W10. (M. McLoughlin)
Bajos del Dreame W10. (M. McLoughlin)

El último en discordia en este grupo es el Roomba J7+. El + hace referencia a la base de autovaciado, más refinada que la primera versión que sacaron al mercado en iRobot y más fácil de colocar, ya que es más bajita. Como ya sabemos, esta marca evita bastante los '2 en 1' y apuesta porque la gran mayoría de sus robots hagan una única cosa. En este caso aspirar, cosa que hace excelentemente.

El Roomba J7+ es un muy buen aspirador que también ha sido bendecido con el sistema de reconocimiento de objetos que tiene el S7 VMax. Creo que funciona bien, aunque en términos de agilidad y fiabilidad está un poquito por detrás de la marca china. Ocurre lo mismo con la autonomía, donde se queda algo alejado con 120 minutos. También es cierto que al solo tragarse la suciedad y no fregar, tarda menos en ejecutar su tarea. Es cierto que es más modesto que sus rivales y puestos a dejarse el dinero a muchos le atraerán más otras opciones. Pero también hay que reconocer que esta marca está muy consolidada y tiene muchos seguidores.

R. S7 VMAX Ultra (1399€) Dreame W10 (1099€) Roomba J7+ (999€)

200 o 500€: esa es la cuestión

Obviamente, si nos gastamos 1.000 o más euros en una máquina de este tipo, vamos a tener un equipo supercapaz, con un montón de funciones que necesitamos y otras que no tanto. Pero, ¿qué ocurre cuándo bajamos de categoría?, ¿en qué hay que fijarse para encontrar un robot aspirador con buena relación calidad precio?, ¿merece la pena gastarse 500 euros o nos podemos conformar con uno más barato?

Lo primero que hay que fijarse es con cosas como el diseño. No tanto la forma (la mayoría son circulares, aunque hay algunos en forma de D), sino en la altura o en las ruedas. Unas ruedas potentes y de gran tamaño pueden ayudarle a subir mejor ciertos obstáculos, pero si el cuerpo es demasiado muy alto tendrá problemas para pasar por debajo del sofá. Un caso muy significativo de lo qué puede ocurrir con un diseño más escogido fue el de uno de los últimos robots Dyson, el 360 Heurist.

Optaron por equiparle con una especie de orugas en lugar de ruedas pero le dieron una forma demasiado especial. Daba gusto verle superar las patas del colgador o cualquier tipo de alfombra. Sin embargo, era tan alto que no entraba bien bajo el sofá y se atascaba al pasar junto a los bajos de la cama bastante a menudo, a pesar de ser un aspirador de gama alta (costaba casi 1.000 euros).

placeholder Los cepillos que combinan elementos de goma funcionan mejor en muchas situaciones. (M. Mc.)
Los cepillos que combinan elementos de goma funcionan mejor en muchas situaciones. (M. Mc.)

Otra cosa en la que conviene fijarse es la potencia de aspiración. Se suelen expresar en pascales, aunque hay marcas que juegan al despiste y ocultan esta estadística o dan otras mostrándolas como equivalentes. Para hacerte una idea, lo más básicos del mercado suelen ofrecen en torno a 1.000 o 1.500. Los de gama alta se suelen situar por encima de los 5.000, ofreciendo con ello un gran resultado. Hay incluso algunas marcas, como Cecotec, que llegan a anunciar hasta 16.000 pascales. Aquí ocurre un poco como con los megapíxeles de las cámaras de los móviles. Mejor no cegarse por estos números tan llamativos.

También influyen otras cosas, como el número de cepillos. La fórmula más habitual es la de conjugar uno central y uno o más en los laterales. Es interesante, especialmente en la pieza central, si se limita a las cerdas o sus elementos son de silicona o goma, algo que ayuda a aguantar mejor el paso del tiempo pero también a la hora de arrastrar ciertos elementos. Algunas marcas, como la mencionada Cecotec, incluyen varios cepillos, algunos específicos para limpiar alfombras. Sin embargo, esto no es algo que en mi caso haya necesitado.

Otras cosas a las que prestar atención: la navegación. Puede ser por cámara, por sensor láser o, en los casos más básicos, únicamente por giroscopios. Yo particularmente, después de haber probado en su momento algunos con este último sistema, recomiendo descartar esa última opción. Cada vez hay más, como el Roborock S7 VMax, que combinan los dos primeros. Las cámaras le ayudan a detectar obstáculos y el sensor láser a calcular la profundidad y las distancias entre un objeto y otro. En general, son tecnologías bastante avanzadas, aunque mi sensación es que la del láser está algo más madura. Por último, recomendaría fijarse en la autonomía y la capacidad de los depósitos.

placeholder Detalle de la Xiaomi Mi Vacuum Mop 2 Pro. (M. McLoughlin)
Detalle de la Xiaomi Mi Vacuum Mop 2 Pro. (M. McLoughlin)

Para entender la diferencia que hay entre un aspirador de 200 euros y unos de 400 o 500 euros, me ha venido muy bien poder meter mano, entre otros, a los primeros aspiradores que Xiaomi ha comercializado en España de forma oficial. Tenemos el Mi Vacum Mop 2S, que cuesta 199 euros. Por otra parte tenemos el Mi Vacumm Mop 2 Pro, cuyo precio casi se duplica hasta los 349 euros. El último, el Mi Vacum Mop 2 Ultra se puede encontrar por un precio que supera los 500 euros. Pues bien, he podido probar los dos primeros durante un par de semanas.

Son propuestas que de un vistazo pueden parecer muy similares, pero incluyen algunas diferencias que pueden ser claves a la hora de tener una experiencia normalita o una buena experiencia. Por ejemplo, el modelo de entrada se limita a 2.200 pascales. El superior a 3.000 pascales. Comparten el mismo tipo de navegación (basada en el mencionado sensor láser) pero tienen autonomías bastante diferentes. El más barato te va a dar en torno a 90 minutos en el mejor de los casos. El modelo Pro la va a doblar. Los depósitos también varían.

placeholder Detalle del Xiaomi Mi Vacuum Mop Pro 2. (M. McLoughlin)
Detalle del Xiaomi Mi Vacuum Mop Pro 2. (M. McLoughlin)

En el caso del Mi Vacumm 2S, nos quedamos con 300 ml de depósito para sólidos y 200 ml para líquidos. Su hermano mayor ofrece 450 ml y 250ml, respectivamente. Al tanque de agua no le prestaría mucha atención porque la tecnología de fregado, como he dicho, es más una manera de 'refrescar' el suelo que de limpiarlo, salvo que te dejes un buen dinero, pero en el caso de los sólidos es interesante porque hablamos de una diferencia notable, que se puede traducir en tener que vaciar el depósito cada semana o cada 10 o 12 días, como ha sido mi caso.

En lo que respecta a la navegación no debería percibir grandes diferencias, porque el modelo más asequible y el intermedio comparten la tecnología que les lleva de un lado a otro. Sin embargo, el modelo más asequible me ha dado la sensación de ser un aparato algo más torpón, que se perdía más a menudo cuando le tocaba volver a la base o que le costaba más llegar a una habitación cuando pedía que fuese a determinada estancia a limpiar y me lo he encontrado más veces atascado debajo del sofá o en una esquina. Pero vamos, lo esperable en un modelo de 200 euros.

placeholder El yeedi vac 2 Pro ofrece un fregado decente por este precio. (M. Mc.)
El yeedi vac 2 Pro ofrece un fregado decente por este precio. (M. Mc.)

Aun así, optes por un modelo u otro, mi consejo es que con estos precios, intentes dejar el panorama lo más despejado posible, que milagros a Lourdes y no a un robot aspirador asequible. En ambos casos, en las primeras pasadas me he encontrado 'zonas conflictivas' en las que se atascaban o no llegaban a limpiar al entender que había un espacio insuficiente para pasar, que he tenido que tocar ligeramente.

En donde sí que he notado diferencias es en las capacidades de aspiración. El modelo de 350 euros hace una faena más completa, mientras que el Mi Vacuum 2S sirve para mantener la limpieza que hagas de la casa semanalmente, de la que no te vas a librar en ningún caso. Siempre queda alguna zona que tarde o temprano tendrás que pasar la escoba para tenerla al día. Teniendo en cuenta, la potencia y la autonomía, el barato te lo recomendaría si tienes una casa de hasta 70 metros cuadrados como mucho y, por supuesto, sin animales. Si tienes perro o gato, mi recomendación es que te gastes más dinero y te vayas a un modelo más potente y a ser posible con cepillos de goma. Se puede resumir que ambas tienen una relación calidad-precio bastante buena para la categoría de producto que pretenden abordar.

Xiaomi V2 Pro (356€) Xiaomi V2S (199€)

Por supuesto, estos dos modelos no son compatibles con la base de autovaciado, que queda reservado para el modelo Ultra de la marca. Además, le añade un sensor de profundidad (ToF) para ayudarle a esquivar mejor los objetos, además de un depósito de sólidos más grande y todavía más potencia, al sumarle pascales hasta un nivel de 4.000. El problema es que en la franja de los 400 o 500 euros ya empezamos a ver opciones muy competitivas. Por ejemplo, la Conga 8090 Ultra y la base de autovaciado ya está disponible por 479 euros. Y también hay propuestas menos conocidas que darán mucho que hablar en próximas temporadas. Una de estas es la marca yeedi, lanzada hace apenas un año, y que está cosechando un gran éxito en plataformas como Aliexprés o Amazon.

Su última propuesta, una de las ambiciosas, es la yeedi vac 2 Pro, que se puede encontrar ya por 380 euros, una importante rebaja desde su precio inicial. Han incluido un sistema de reconocimiento 3D de objetos que, sin entrar en demasiados vericuetos técnicos, diré que sorprende mucho. Probablemente sea el robot aspirador que mejor se mueve por este precio. Si a esto le sumamos que puede esquivar calcetines, zapatillas o regletas que te hayas dejado abandonadas, te vas a encontrar que rara vez no termina el trabajo porque ha quedado encallado en cualquier esquina o porque se ha tragado algo que no debía. Con 3.000 pascales te da para mantener al día una casa con mascotas sin problema. Entre otras cosas, por un cepillo que combina las cerdas, con paletas de silicona y goma que ayudan a arrastrar la suciedad mucho mejor, incluyendo los pelos de los gatos y los perros.

placeholder Detalle del yeedi vac Pro. (M. Mcloughlin)
Detalle del yeedi vac Pro. (M. Mcloughlin)

La autonomía no es brillante, pero puede ocuparse fácilmente de un piso de tamaño medio (3 habitaciones) sin necesidad de tener que parar y recargarse. El sistema de fregado es peculiar, porque han incluido una mopa que se mueve hacia delante hacia atrás para imitar el movimiento que haríamos con la mano. Lo hace repetidas veces mientras avanza soltando agua. No va a poder, por ejemplo, con la suciedad incrustada, pero es cierto que va a dejar el suelo mejor fregado que muchos de sus rivales en precio y, sobre todo, con la humedad justa para que no tarde mucho en secarse.

Obviamente, este robot aspirador también tiene sus cosas mejorables. Por ejemplo, el mapeo de las habitaciones ees un poco errático y en más de una ocasión he tenido que repetir los mapas para tener bien delimitadas las zonas. Se agradecería una mopa un poco más gruesa, ya que al ser tan fina me da la sensación que se va a estropear y desgastar más rápidamente. Y un problema que muchos considerarán grave. Si estás pensando en aspirar alfombras tienes que quitarle el accesorio de fregado. Si quieres la base de autovaciado, te vas a tener que dejar casi 200 euros extra, algo que encarece la inversión, viendo como tiran los precios marcas como Cecotec. Este yeedi es un buen ejemplo de un robot aspirador de gama media que puede lidiar incluso con las necesidades de aquellos que tienen mascotas.

Conga 8090 (479 €) Yeedi Vac 2 Pro (382€)

La Dyson contra el mundo (cada vez mejor)

En el otro lado del ring, después de haber pasado revista a los robots aspiradores, tenemos a las aspiradoras de mano, también conocidas como aspiradores verticales. Se llamen como se llamen, lo importante es que no tenemos cables ni bolsa que quitar, como en los clásicos aspiradores de trineo de toda la vida. Esta categoría ha sido relanzada por el trabajo que ha venido haciendo Dyson con el paso de los años. Sin embargo, su alto precio ha hecho que surjan muchos imitadores que han jugado la baza del menor precio y unas funciones que van a cubrir tus necesidades para hacerse un hueco en el mercado.

placeholder La Dyson, todo un clásico. (M. McLoughlin)
La Dyson, todo un clásico. (M. McLoughlin)

Antes de hablar de mi experiencia concreta con los de la marca británica y otros modelos, voy a resumir en qué hay que fijarse. Lo primero, quizá no lo más importante, es el diseño del aparato. Un aparato excesivamente pesado puede suponer un problema, por ejemplo, si estás pensando en una persona mayor de cierta edad. Pero, además del peso, hay que fijarse en la ergonomía.

Que las piezas sean fáciles de intercambiar, el depósito fácil de vaciar y que los materiales sean resistentes. Parece que no, pero es probable que con el tiempo se lleve más de golpe. Otro punto importante es la potencia de succión. Aquí, muchas veces no es fácil enterarse porque cada fabricante suele utilizar una fórmula, pero lo interesante es fijarse en los pascales o en los vatios de aire. También hay que fijarse en si llevan filtros HEPA, como en el caso de los robots aspiradores.

placeholder La pantalla de la Dyson. (M. McLoughlin)
La pantalla de la Dyson. (M. McLoughlin)

Indispensable, pensando en sacarle el máximo provecho, es el número de accesorios. No es lo mismo limpiar el hueco del sofá, que aspirar el suelo del salón que la alfombra. Hay algunos que incluso apuestan por incluir una peana para que no tengas que utilizar el anclaje de la pared. Es interesante fijarse qué tipo de pantalla tiene, ya que puede ser muy útil para saber la batería que le queda al aparato o cambiar de modo fácilmente. Por último, y no menos importante, es echar un ojo al servicio técnico, la posibilidad de cambiar piezas y comprar recambios.

Ese precisamente es uno de los puntos fuertes de Dyson. Son aparatos que tienen una vida útil bastante larga, pero en ese tiempo la batería y otras piezas se pueden degradar. Por eso es interesante tener la posibilidad de cambiar esas partes fácilmente y tengas acceso a los componentes con facilidad. Más aún cuando la inversión es tan alta como la que requiere su último modelo: la Dyson V15 Absolute Detect.

placeholder El último accesorio de las Dyson V15. (M. Mc.)
El último accesorio de las Dyson V15. (M. Mc.)

Es, sin lugar a dudas, lo mejor que puedes comprar a día de hoy. Pero supone 700 euros. Por ese precio ¿que ofrece? El aspirador y un total de 10 accesorios, incluyendo una segunda batería. A destacar entre los accesorios un cepillo motorizado que ayuda a acabar con la suciedad y succionar absolutamente todo independientemente de que estes en un suelo duro o en una alfombra. También incluye un cepillo que tiene una suerte de láser, que nos permitirá comprobar si el suelo está realmente limpio o no. Destacar una novedad frente al V11, un accesorio en forma de codo que nos ayudará a llegar mejor debajo de ciertos muebles o el sofá.

Tiene 220AW de potencia con lo que es relativamente fácil dar buena cuenta de la suciedad. Volvemos a tener tres modos de potencia. El máximo chupa la batería en 14 minutos y hay que utilizarlo solo para las limpiezas más intensas. Con el intermedio, que puede servir de sobra para el mantenimiento de la casa, tenemos algo más de 30 minutos. Las novedades se redondean con una pantalla LCD, que además de darnos información sobre la batería, nos ofrece información sobre las partículas que aspira y la calidad del aire.

V15 Absolute (699€) V8 Absolute + (349€)

Si estás dudando entre comprarte el V11 o el V10 y este modelo, yo te recomiendo que te vayas a este último, porque la diferencia de precio no es tan grande. Pero si estás buscando algo más asequible, tienes la Dyson V8 Absolute +, que por 399 euros te ofrece un buen número de complementos. La capacidad de succión es bastante menor (115AW) y la autonomía ronda unos 40 minutos (15 minutos en modo turbo) pero puede ser una opción fiable y solvente para los que busquen algo más modesto y con la garantía del fabricante británico.

placeholder Proscenic P11 Smart, una alternativa asequible a las Dyson. (M. Mc.)
Proscenic P11 Smart, una alternativa asequible a las Dyson. (M. Mc.)

Si quieres huir de esta marca o encontrar algo aún más barato, en internet se pueden encontrar múltiples opciones. Cecotec tiene su Conga RockStar 700, un modelo por debajo de 200 euros, que aunque no va a dejar impresionado a nadie, va a cubrir bastante bien la papeleta. Rowenta o Bosch también tienen opciones a valorar, pero si tendría que escoger una que me haya llamado la atención positivamente en todo este pelotón ha sido la Proscenic P11 Smart.

Es un aparato que ha salido a la venta en 2022 y que se puede encontrar en las principales plataformas de internet a un precio que ronda los 240 euros. El diseño, como todo buen clon, recuerda mucho al de la Dyson. En la caja nos encontraremos 5 accesorios, entre ellos un tubo extensor, un cepillo motorizado, un cabezal para llegar a los rincones y otro para utilizarlo en modo compacto, además de la base para la pared.

placeholder Detalle de la Proscenic P11. (M. Mc.)
Detalle de la Proscenic P11. (M. Mc.)

Tiene una potencia de 25.000 pascales (aquí tenemos el problema de que cada fabricante) utiliza una referencia. Pero mi sorpresa ha sido, que a pesar de tener un precio mucho más asequible, tiene una potencia considerable. Ha podido tragarse en una pasada los restos de corcho que habían dejado al desembalar una televisión de prueba y ha podido absorber sin mayor problema incluso un puñado de lentejas que puse sobre la alfombra.

Una cosa que me ha llamado la atención es que adapta la potencia dependiendo el suelo que estés limpiando. No siempre reacciona todo lo rápido que uno desearía, pero llama la atención teniendo en cuenta el precio. A todo esto, hay que sumar una pantalla LCD que nos sirve para ver el estado de la batería, así como cambiar de modo fácilmente. La batería da para una limpieza general de una media hora larga, combinando los tres modos. Cuando utilizas el máximo de revoluciones se queda entre 12 y 14 minutos. Esta Proscenic demuestra que los 'clones' de la Dyson van madurando y mejorando a pasos agigantados.

Proscenic P11 Smart (239€)

Rapidito y sencillo, que no me gusta limpiar

Aspiradores de mano que aspiran y friegan al mismo tiempo. Cuando lo escuché por primera vez, me vinieron a la cabeza algunos amigos míos, que son auténticos 'haters' de lo doméstico y quieren dedicar el tiempo justo a estas tareas. Aunque es un invento que en absoluto es nuevo, hay varias marcas que han intentado darle una nueva vida en el mercado español. Esas marcas son Roborock (el modelo que está debajo de estas líneas es Dyad), Vowerk (los padres de la Thermomix) o Tineco. Son algunos de los modelos que podemos encontrar.

Hay que tener algo en cuenta antes de comprar uno. Si tienes la casa llena de alfombras, probablemente, no te interese mucho. ¿Por qué? Porque no se maneja bien con ellas. Tendrás que andar retirándolas, ya que no es efectivo sobre estas superficies. Esa es su mayor pega: no sirve solo para aspirar. Sin embargo, si este no es tu caso o tienes grandes habitaciones de suelo duro (baldosas, parqué, cemento) cualquiera de estos modelos puede ser una herramienta interesante a considerar.

placeholder Vista de la Roborock Dyad. (M. McLoughlin)
Vista de la Roborock Dyad. (M. McLoughlin)

Cosas en las que debes fijarte a la hora de comprarla. La primera de todas y la más básica es el número de cepillos. Por ejemplo, la Tineco One Floor apuesta solo por un cepillo, mientras que la Dyad de Roborock ha instalado tres, impulsados por motores independientes, que giran en direcciones diferentes. Eso le ayuda a acabar más rápido que otros modelos con la suciedad. Mi experiencia es que por ejemplo con uno de los modelos de Tineco, que tenía solo uno, necesitaba tres pasadas donde el Dyad podía solventarlo con solo uno. También ha influido que los rodillos del Roborock lleguen hasta los bordes.

Por otra parte, puede ayudar en el mantenimiento diario, pero con las manchas secas que he probado no salían tan fácilmente. De todas formas, lo normal sería, por ejemplo, si haces una fiesta o cocinas, pasar el aspirador fregador al terminarla y no tardar un día. En una cena y unas copas que organicé en casa fue muy útil porque el parqué del salón se había llenado de huellas y en apenas cinco minutos conseguí dejarlo muy limpio, sin tener que barrer primero y luego pasar el mocho.

Otra cosa fundamental a la hora de comprar uno de estos es fijarse en el diseño. Por ejemplo, el de Tineco, al tener un pie más pequeño, entra más fácilmente por debajo de los armarios, cosa que con el de Roborock cuesta más hacerlo. Además es más ligero, cosa que muchos usuarios agradecerán. Es cierto que para lograr esa ligereza incluye un depósito de agua limpia y agua sucia más pequeño.

No es una diferencia abismal en la capacidad, pero si eres de los que se quieren desentender de llenarlo y vaciarlo, igual sí que das más valor a esto. Pero lo cierto es que el de agua sucia yo lo vaciaba cada vez que terminaba, porque me parecía poco higiénico dejar eso ahí, de la misma manera que no dejas un cubo de fregar lleno cuando terminas. A la hora de limpiar, estas marcas han creado productos específicos, pero mi consejo es que pases de ellos.

placeholder La Tineco OneFloor S3 tiene más margen para entrar por debajo de los armarios. (M. Mcloughlin)
La Tineco OneFloor S3 tiene más margen para entrar por debajo de los armarios. (M. Mcloughlin)

He de decir que con agua el resultado es bueno y si quieres echar un producto de limpieza, basta con que sea un limpiador no jabonoso para evitar posibles daños. La base permite darle una limpieza automática al rodillo, pero de vez en cuando conviene comprobar que no se quedan restos en los márgenes (incluyen una escobilla para ello).

En términos de potencia, el modelo de Roborock estaba un poco por delante del de Tineco, pero a la hora de la verdad, ambos ofrecían una capacidad de aspiración similar, pudiéndose tragar cosas como monedas de 5 céntimos sin problema. Conviene señalar que en ambos casos cuentan con filtro HEPA, que es algo a tener en cuenta, especialmente si eres alérgico al polvo o al polen. En el apartado energético están muy en línea. Utilizando el modo Max (el que recomiendo en todos los casos) estaríamos hablando de 25 minutos para el Tineco y 20 minutos para el Dyad.

No son aparatos baratos. Ambos modelos se pueden encontrar en torno a los 400. Además, uno de los problemas que veo yo a estos fabricantes es que encontrar los repuestos no siempre es fácil y/o barato. Por ejemplo, el juego de cepillos del Roborock son 48 euros en Amazon. El tiempo recomendado sería cada seeis meses, aunque si eres cuidadoso y mantienes higinizado el equipo, se podría prolongar. Sea como sea, son aparatos para casos más especificos que los anteriores que hemos mostrado en este artículo.

Roborock Dyad (439€) Tineco OF S3 (449€)

_________________________

El Confidencial ha seleccionado los productos para esta 'review' siguiendo un criterio estrictamente editorial. El texto incluye una selección de botones/enlaces para comprar el producto al menor precio posible. El Confidencial puede generar ingresos por las ventas de estos productos, pero la inclusión de los enlaces cumple una mera función de servicio al lector dentro de un contenido periodístico.

Si has llegado hasta este texto es probable que, si no lo has hecho ya, quieras comprarte tu primer robot aspirador y pienses que por hacerlo estés en la vanguardia tecnológica. Pero no. Aunque parezcan un invento reciente, en absoluto lo son. Hay que remontarse casi tres décadas, hasta 1996, para encontrar el primer modelo que salió al mercado de la mano de Electrolux.

¿Me lo compro?
El redactor recomienda