su modelo s5 max, a partir de 279 euros

Roborock: la tecnológica que ha reventado el mercado de las aspiradoras inteligentes

"Calificamos de inteligentes a productos que no lo son", lamentaba el CEO de la firma antes de lanzarse a crear su propia familia de electrodomésticos de limpieza del hogar

Foto:

Tecnología punta para librar a las personas de las tareas más engorrosas del día a día. Así se podría resumir, a grandes rasgos, la estrategia de la tecnológica Roborock para irrumpir en los hogares de todo el mundo con una familia de robots aspiradores inteligentes llamados a dejar los suelos de casa limpios como una patena gracias a equipos que se controlan desde el teléfono móvil y dotados de inteligencia para salvar todo tipo de obstáculos.

La historia de Roborock comienza en 2014, después de que su fundador, Richard Chang, no encontrara en el mercado una solución que le convenciera después de probar hasta una veintena de equipos. “La mayoría de productos que calificamos como inteligentes no lo son”, lamentaba poco tiempo después de fundar su compañía. ¿Su solución? Desarrollar su propio producto, fabricado para la marca Xiaomi y conocido como Xiaomi Robot Vacuum. Este fue el primer producto fabricado por Roborock, y cosechó un éxito instantáneo.

El tanque de agua del S5 Max permite una mejor gestión del fregado en función del suelo.
El tanque de agua del S5 Max permite una mejor gestión del fregado en función del suelo.

La experiencia salió tan bien que Roborock decidió comercializar sus productos de manera independiente y bajo su propia marca, poniendo especial énfasis en el trabajo desarrollado por su departamento de I+D, liderado por un antiguo ingeniero de Microsoft con experiencia en el ámbito del internet de las cosas.

Roborock emplea en la actualidad a más de 500 personas y su departamento de investigación supone algo más del 40% de la plantilla para que esos robots aspiradores sean capaces de cumplir el viejo sueño de Chang: que ese simpático aparato circular que se dedica a recoger el polvo de nuestros hogares lo haga de manera efectiva y no se quede atascado a las primeras de cambio con cualquier obstáculo que encuentre por el camino.

Y parece ser que lo ha conseguido. Gracias al uso de inteligencia artificial, controles de robótica e ingeniería, uno de los últimos equipos de la firma oriental, el Roborock S5 Max, que además de aspirar también friega, se ha hecho con tres galardones en lo que llevamos de año.

Roborock S5 Max: limpieza a lo grande

Como decíamos antes, el Roborock S5 Max fue uno de los equipos más premiados de la compañía en este año. Pero la firma ha querido ir un paso más allá para mejorar un producto ya premiado. ¿Cómo? Pensando a lo grande o, en otras palabras, ampliando la capacidad del tanque de agua para que tenga el doble que la que montaban los equipos fabricados hasta la fecha.

Con este añadido, ha dado a luz al S5 Max, con el que la compañía pretende que el usuario pueda gestionar la cantidad de agua que utiliza en función del tipo de suelo, como, por ejemplo, las superficies delicadas. De nuevo, la idea detrás de estas mejoras sigue siendo la misma: que el robot sea lo suficientemente inteligente para que sus usuarios puedan dedicar su tiempo libre a lo que realmente les interesa y no a perseguir el equipo por toda la casa.

Los equipos de Roborock se pueden personalizar para que eviten pasar por determinadas zonas.
Los equipos de Roborock se pueden personalizar para que eviten pasar por determinadas zonas.

Como el resto de equipos del catálogo del fabricante, el S5 Max se puede controlar desde el teléfono móvil para indicar en qué zonas del piso no queremos que pase, así como la posibilidad de programar los horarios no solo para el aspirador sino también para el fregado, una funcionalidad que otras novedades del fabricante, como el S6, todavía no incorporan.

En su lugar, el Roborock S6 ha incorporado nuevos algoritmos y tecnologías de mapeo de precisión para personalizar la estrategia de limpieza en función de cada habitación, con un objetivo: hacerlo de la manera más rápida y exhaustiva y, además, silenciosa, ya que se trata de un equipo un 50% más silencioso que su predecesor.

Inteligencia, facilidad de uso, control desde el teléfono móvil… Los equipos de Roborock también han sido creados bajo otra premisa: que el bolsillo del consumidor no se resienta aunque intente hacerse con los modelos de mayor gama, por ello, los rangos de precios se mueven entre los 279 y los 549 euros, en función del modelo. Todo para cumplir con el viejo anhelo de Chang, dotar a nuestros salones de electrodomésticos verdaderamente inteligentes.

Tecnología