Es noticia
Menú
He pasado 10 días con estos auriculares de Sony: por qué ya no quiero utilizar otros
  1. Tecnología
NO SON NADA BARATOS, OJO

He pasado 10 días con estos auriculares de Sony: por qué ya no quiero utilizar otros

Unos auriculares de 450 euros tienen que funcionar bien sí o sí. Con los WH-1000XM5, Sony consigue una cancelación de ruido espectacular y un sonido de gran altura. Si buscas algo más barato, echa un ojo a la anterior versión

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

En la tecnología, conseguir granjearse mala fama es tremendamente fácil. Basta con que tropieces una vez con cierta contundencia para que muchos te pongan la cruz, digan eso de 'una y no más' y pasen a engrosar el grupo de usuarios irrecuperables o inconquistables. Hacerse un buen nombre suele ser, por el contrario, un trabajo de picar piedra durante muchos cursos. No basta con ser muy bueno uno o dos años. Toca demostrarlo recurrentemente. Pero si lo logras, el resultado no tarda en verse. Cuando, en mayor o menor medida, todo el mundo habla bien de un 'gadget', es por algo.

Claro que se puede discrepar en ciertos aspectos, pero cuando un juicio es bastante unánime es que hay sustancia detrás. Es lo que ocurre con Sony y sus auriculares con cancelación de ruido. Especialmente, los de diadema. Siempre están en las quinielas y en la nómina de recomendaciones para los que preguntan por cuál puede ser una buena inversión, compitiendo con muy buenas propuestas como las de Bose, los AirPods Max de Apple o menos conocidas como las de Razer o B&O.

Ahora la casa nipona ha renovado su punta de lanza y ha subido la apuesta con sus Sony WH-1000XM5, con los que hemos pasado una semana larga para dar cuenta de los cambios que ha hecho en este conocido y reconocido 'gadget'. Personalmente, son los que elegiría a día de hoy sin lugar a duda.

placeholder Detalle de los nuevos auriculares de Sony. (S. Beleña)
Detalle de los nuevos auriculares de Sony. (S. Beleña)

Antes de empezar a hablar de las novedades y su alcance, cabe decir que este modelo no es en absoluto de gama media. Aunque haya otros que piden 200, 300 o incluso 400 euros más, este es un modelo de gama alta. Han llegado al mercado al nada módico precio de 450 euros. Aquí hay que hacer varios apuntes. Como ocurre con los iPhone, cada vez que aparece un buen modelo, sus predecesores recortan el precio.

Comparar los WH-1000XM5 con los WH-1000XM4 puede parecer ridículo si lo enfocas desde la óptica de quien se compró la anterior versión y ahora se plantea si dar el salto a la siguiente: pues mira, no. Nadie o casi nadie hace una compra de este tipo pensando en sustituirla por la primera iteración que llegue al mercado. Sin embargo, teniendo en cuenta el recorte de precio, resulta que probablemente una de las mejores alternativas a los WH-1000XM5 sean los WH-1000XM4 (casi 200 euros más baratos en Amazon). También hay que subrayar que la anterior generación de estos Sony de nombre endiablado que nadie entiende ya era un producto muy maduro. Y ahí cuesta transmitir al común de los mortales el calado de esos avances que supuestamente deben empujarles a decantarse por lo que está recién salido del horno y no por lo que lleva un tiempo en el mostrado. ¿Qué diferencia hay entre un sobresaliente de 2019 y uno de 2022?

Chapa y pintura, que viene bien

Ese es el asunto. El WH-1000XM5 no es ninguna revolución. Evoluciona, y en la línea correcta, pero no hace cambios drásticos sobre lo que ya era muy bueno. Eso no quiere decir que los cambios sean menores y difícilmente se pueden percibir. Lo primero que han hecho, por fin, es meterles el bisturí. Chapa y pintura. No rompen con la línea de diseño, pero introducen cosas sustanciales como una copa que resulta algo más refinada que la anterior.

Sin embargo, no dejan de ser unos auriculares grandes, aunque ahora se ponen más o menos a la altura de los Quietconfort II de Bose. Cambian el sistema de ajuste, siendo más fino y también más cómodo de utilizar. La diadema y las almohadillas están recubiertas de cuero sintético. Sin cambio en ese sentido. No son auriculares deportivos. Por eso no tienen resistencia IP. Si vas a hacer ejercicio ligero, como una sesión de estiramiento o pesar en el gimnasio, es probable que tengan un pase. Si quieres utilizarlos para correr o actividad aeróbica de cierta intensidad, yo desecharía la idea porque el sudor puede acabar empobreciendo el aparato.

placeholder Vista de los nuevos auriculares de Sony. (S. Beleña)
Vista de los nuevos auriculares de Sony. (S. Beleña)

Pero no solo con este modelo, con cualquiera de diadema. Además, suelen ser modelos, que por el aislamiento que están obligados a crear, pueden dar bastante calor en algunos momentos. Estos días de calor han resultado incómodos en algún momento. Pero como digo, no es algo exclusivo de este modelo, es algo general del formato, especialmente los que están recubiertos de polipiel. Lo mismo ocurre con los mencionados Bose o incluso, con los AirPods Max, que optan por una tela. Lo idóneo, si eres de los que usas la música a todas horas y también cuando vas al 'gym' o a correr, es que te agencies unos auriculares compactos y estos los reserves para la oficina, para casa, para los viajes... Personalmente, siempre digo que una buena inversión en audio es lo que a la larga se agradece.

Un último apunte antes de cerrar el bloque del diseño. En general, se puede concluir que no son pesados (250 gramos frente a 254 de la anterior generación) y que el diseño sigue jugando en la misma liga. Es decir, tienen un aspecto ejecutivo. Correcto. Sin estridencias, sin parecer 'low cost' ni de lujo.

Foto: Foto: El Confidencial.

El exterior es una de las cosas que más llama la atención en esta ocasión, más que nada porque es lo primero que entra por los ojos. No tanto porque hayan dado la vuelta al vestido, sino porque, tradicionalmente, Sony se ha centrado en mejoras invisibles. El diseño ha permanecido bastante constante en las cuatro anteriores ediciones, centrándose en poner a punto la cancelación de ruido, mejor el sonido o sus capacidades como manos libres.

Cultura de la cancelación de ruido

Empecemos por lo que hace diferente a este tipo de producto. La cancelación activa de ruido. Por hacer un breve resumen. La cancelación pasiva es la que depende del aislamiento físico. La activa, grosso modo, consiste en detectar el sonido ambiente y emitir una onda en dirección contraria para anularla. Obviamente, funciona mejor con sonidos constantes como el de un tren o el de un avión, pero se maneja bien en muchas situaciones.

A los que nunca han catado esta funcionalidad, es algo que sorprende nada más ponérselos, no hace falta ni reproducir música. El año pasado rallaba a un nivel muy alto y parecía difícil hacerlo mejor. Pues lo han logrado. ¿Cómo lo han hecho? Pues ha sido una ensalada de factores. Por una parte, han aumentado el número de micrófonos, pasando de 4 a 8. Por otra, ahora tenemos dos procesadores, el QN1 y el V1, que se combinan para trabajar codo con dos. Por último, los algoritmos de procesamiento han sido refinados y mejorados. El resultado, aseguran, supone una cancelación de ruido un 50%. Es difícil certificar si eso se cumple al milímetro. Lo único que puedo concluir es que el salto más grande que ha experimentado la serie WH-1000XM.

placeholder Detalle de los auriculares de Sony. (S. Beleña)
Detalle de los auriculares de Sony. (S. Beleña)

He podido probar modelos de Bose (QC35 ii y los 700 ANC), de B&O (H95), de Sennheiser o de Apple (AirPods Max) recientemente y compararlos con la anterior generación de estos Sony. En aquel momento me dio la sensación que los de Apple, en lo que se refiere a anular el ruido que nos rodea, estaban algo por delante. Pero de todas formas, para el común de los mortales, los WH-1000XM4 me parecían más que de sobra. Ahora Sony se coloca en cabeza. Me parece lo mejor que se puede encontrar a día de hoy, sin lugar a dudas.

Una de las cosas que ocurría es que la cancelación de ruido funcionaba mejor en frecuencias bajas que en frecuencias altas. Ahora han salido de esa zona, digamos de confort, y han apuntado más arriba. El resultado, es que bloquean y atenúan sonidos más agudos de forma más efectiva. En general, salvo sonidos muy bruscos y fuertes, tengo la sensación que es capaz de digerir el ruido que nos rodea y reducirlo fácilmente en un 80-85%. En la oficina, que no es precisamente la más silenciosa de España, basta con ponerse los auriculares para conseguir aislarme. Si pongo la música solo a una cuarta parte del volumen máximo, se acabaron las molestias. En el autobús de línea o en el Cercanías es cierto que he necesitado darle un poco más chicha a la música. Por cierto, a diferencia de lo que ocurría otros años, si estás en movimiento (y con la app descargada y activada el seguimiento), la cancelación de ruido se modula automáticamente al entorno en tiempo real.

Menudos bajos, amigos

Aclarado este punto, el de la cancelación de ruido, cabe pasar al siguiente punto: la calidad de sonido. Si eres un melómano exquisito y con un oído muy especialista, de los que has invertido a lo largo de los años, un muy buen presupuesto, es probable que no te importe dejarte más dinero. Pero, ¿qué nos vamos a encontrar en estos auriculares que, por ejemplo, no nos diesen sus predecesores? Aquí era un tanto escéptico. No pensaba que el salto pudiese ser tan grande. Pero, sin embargo, diría que aquí tenemos un salto incluso mayor que el de la cancelación de ruido, o, por lo menos, más fácil de apreciar.

Es fácil percibir como los bajos ganan cuerpo y presencia. No es que con otros auriculares no lo tuviésemos, sino que aquí parece que tienen el espacio que necesitan. Lo mejor, que no devoran otras frecuencias. Es decir, los instrumentos se escuchan bien, la música tiene su papel y las voces sobresalen cuando tienen que hacerlo. Todo en su justa medida. 'Solar Sailer' de Daft Punk, 'Beatiful People' de Ed Sheraan, 'Loving This Moment' de Gamma Skies, 'Space Man' de Sam Ryder, 'Ay Mama (Génesis)' de Rigoberta Bandini, 'Je Veux' de Zaz, 'Hello' de Adele, 'Wild Dances' de Ruslana... Son muchas (y variadas) las canciones que he utilizado y tengo la sensación de que navega perfectamente le eches lo que le eches.

placeholder El sonido y la cancelación de ruido han sido mejorados. (S. Beleña)
El sonido y la cancelación de ruido han sido mejorados. (S. Beleña)

Aunque se puede conectar por cable, hay que saber tiene el codec LDAC para retransmitir música inalámbrica. Eso sí, esta opción queda desactivada cuando tienes los auriculares, por ejemplo, conectados al móvil y al ordenador. Antes de hablar de la batería, me gustaría tratar dos puntos de forma breve, pero igualmente importantes: el uso como manos libres y el modo transparencia. Sobre su uso para llamadas o enviar audios de WhatsApp, estos Sony WH-1000XM5 se benefician del trabajo hecho con los micrófonos. Antes estaban claramente por detrás de los Bose (especialmente de los 700 ANC) o de los AirPods Max, pero han logrado reducir y mucho la brecha. Ahora se oye mucho mejor que la anterior generación, que a su vez, se oía mejor que la anterior.

Un sí bastante contundente en ese sentido. Sobre el modo transparencia, ese que permite desactivar el 'noise cancelling', se puede decir que cumple sin excesivos grandes alardes. Algunos otros modelos lo que hacen es amplificar algo más lo que te rodea, para que seas más consciente de todo lo que te rodea. Aquí se limita a apagar el 'noise cancelling'. Por cierto, hay otras dos maneras de gestionarlo. La que más me gusta, es el gesto de apoyar la mano sobre el auricular derecho. De esa manera, si alguien te habla no tendrás que quitarte los auriculares o parar la reproducción, ya que deja pasar el audio. La otra forma es una función que detiene la música cuando te oye hablar, pero algunas veces se sigue activando por error. Otras cosas que incluyen es el 'fast pairing' con Android así como la compatibilidad con Assistant y Alexa.

Una batería (que sigue siendo) excelente

Creo que el último punto que me queda por abordar es el de la batería. Llevo diez días con ellos, no los cargue al sacarlos de la caja y solo he tenido que cargarlos cuando ha pasado una semana, haciendo un uso mixto, combinando la cancelación de ruido y el modo transparencia. Tengo la certeza de que es una de las mejores autonomías que te pueden ofrecer a día de hoy. Según los registros de la marca, si no tiras de la cancelación de ruido, tienes 40 horas. Si usas esa función, 30. Nuevamente, es complicado si dar fe de si cumplen al milímetro esas estadísticas pero es una grandísima autonomía. Además, tiene un sistema de carga rápida que en 10 minutos enchufado te da cinco horas de uso. Si te haces con un cable USB tipo C (PD), que no está incluido, bastarán tres minutos para tener tres horas de uso.

placeholder Los nuevos auriculares de Sony. (S. Beleña)
Los nuevos auriculares de Sony. (S. Beleña)

Bien, y después de todo, ¿cuál me compro? Como digo, la anterior generación de estos Sony WH-1000XM5 están casi 200 euros más baratos. Obviamente, si buscas lo mejor de lo mejor, eres una persona que viaja mucho, trabaja en un entorno muy ruidoso y utiliza muchísimo el manos libres en su día a día, te recomendaría la última versión. Si no tienes tantas pretensiones, el WH-1000XM4 creo que puede cubrir más que de sobra la necesidad de un amplio número de personas, a pesar de que estén un peldaño por detrás en lo que es sonido, llamadas y cancelación de ruido. Mi consejo es que no retrocedas más generaciones, a excepción de que tengas un presupuesto muy corto, pensando en la durabilidad y la esperanza de vida del producto.

También es cierto que la competencia es bastante voraz. Los Bose 700 ANC, que son un modelo ligeramente por delante de los WH-1000XM4, son una muy buena alternativa que ya se puede encontrar por 300 euros. Si tienes un ojo echado, especialmente si eres usuario de iOS, a los AirPods Max, debes saber que tras una buena temporada en el mercado, ya se pueden encontrar a un precio similar a estos WH-1000XM5. Si estos precios te parecen exagerados y buscas algo por debajo de 200 euros, quizás la mejor opción sean los QC 35 ii de Bose, que ya se pueden encontrar debajo de esa barrera. Sin embargo, si eres de los que no te importa rascarte el bolsillo y quieres lo mejor en cancelación de ruido y un sonido muy muy bueno, te recomendaría el último modelo de Sony.

WH-1000XM5 (449€) WH-1000XM4 (264€) AirPods Max (451€) Bose 700 (300€)

_________________________

El Confidencial ha seleccionado los productos para esta 'review' siguiendo un criterio estrictamente editorial. El texto incluye una selección de botones/enlaces para comprar el producto al menor precio posible. El Confidencial puede generar ingresos por las ventas de estos productos, pero la inclusión de los enlaces cumple una mera función de servicio al lector dentro de un contenido periodístico.

En la tecnología, conseguir granjearse mala fama es tremendamente fácil. Basta con que tropieces una vez con cierta contundencia para que muchos te pongan la cruz, digan eso de 'una y no más' y pasen a engrosar el grupo de usuarios irrecuperables o inconquistables. Hacerse un buen nombre suele ser, por el contrario, un trabajo de picar piedra durante muchos cursos. No basta con ser muy bueno uno o dos años. Toca demostrarlo recurrentemente. Pero si lo logras, el resultado no tarda en verse. Cuando, en mayor o menor medida, todo el mundo habla bien de un 'gadget', es por algo.

El redactor recomienda