He probado 'Roombas' de 150 a 1000€: 3 meses buscando un robot aspirador para casa
  1. Tecnología
EL VERDADERO SUEÑO ESPAÑOL

He probado 'Roombas' de 150 a 1000€: 3 meses buscando un robot aspirador para casa

¿No venían las máquinas a quitarnos el trabajo? Pues que empiecen por el doméstico. Si te ha rondado la cabeza pero no sabes qué modelo comprar, hemos probado varios de diferentes presupuestos y marcas

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Un robot aspirador es una de esas cosas que tarde o temprano a todos se nos ha pasado por la cabeza comprar al llegar a casa después de una jornada de esas que no acaban en la oficina o al despertarse un sábado pensando que antes del 'vermout' toca darle un repaso al salón y las habitaciones al comprobar que el perro sigue soltando pelo a un ritmo inasumible. Para muchos, es en realidad, una especie de verdadero sueño español, junto a un robot de cocina. ¿No estaban llegando las máquinas para quitarnos el trabajo? Pues que empiecen por el doméstico, por favor. Incluso a varias personas de mi círculo, de los que jamás se les habría ocurrido meter uno de estos en casa, se les ha encendido la bombilla con el confinamiento y el 'teletrabajo' y ver que al pasar más horas en casa hay que ponerla a punto más a menudo.

Foto: Los cinco auriculares analizados. (EC Diseño)

Pero con los robots aspiradores está pasando como pasó hace unos años con los móviles. La Roomba, nombre que se ha utilizado para llamar a cualquiera de estos aparatos sea o no de dicha de marca, abrió camino como lo hicieron los iPhone con los teléfonos inteligentes. Pero no tardaron en aparecer decenas de clones chinos que prometían hacer lo mismo e incluso más por una quinta parte de su coste.

Así que es normal que a uno, si es profano en la materia, se le acumulen las palabras. ¿Qué diferencia hay entre una Roomba auténtica y una de una marca china? ¿Qué hace una de mil que no haga una de 300 o 500 euros? ¿Merece la pena que friegue o eso no sirve para nada? Hemos seleccionado cinco modelos de diferentes precios y diferentes marcas con el fin de ayudarte a decidirte.

Cabe decir que los robots aspiradores no te librarán de que alguna vez te toque coger el mocho y la escoba, pero será mucho menos de lo que esperas. Obviamente, los más sofisticados -que también suelen ser los más caros- tienen más pulmón y potencia para acabar con la suciedad. Para valorarlos, además de en el precio, nos hemos fijado en varios detalles. En primer lugar, cómo son capaces de cepillarse la porquería, tanto en suelos de madera, como en azulejos como en una alfombra de pelo corto que tengo presidiendo el salón.

Para el veredicto final, además de pasar la lupa por sitios comprometidos como las esquinas, hemos también volcado café molido o confeti sobre el felpudo en cuestión. En los que tienen la capacidad de fregar, le hemos sometido a pruebas parecidas. La navegación así como las opciones para limpiar zonas concretas han sido otros de los temas que han entrado en examen. Autonomía, tipo de filtro, ruido, modos y las posibilidades de la app son otros aspectos a valorar.

Dyson Heurist 360. Precio: 999 €

Cuando uno piensa en un aparato de pata negra, suele pensar que solo iRobot trabaja el género con sus Roombas. Pero esto ha cambiado. No solo han llegado máquinas con denominación de origen chino y un precio bastante rebajado. Es el caso de Dyson. La empresa británica es referente cuando se habla de aspiradores de mano gracias a su tecnología ciclónica e, incluso, purificadores de aire. Llevaban tiempo intentando crear una máquina de este estilo que concentrase sus avances en otro tipo de productos donde suelen brillar más y tienen más nombre.

Con Dyson Heurist 360 se han acercado. El verbo concentrar no es aleatorio. El diseño es uno de los más atípicos que te puedes encontrar en el mercado, si exceptuamos la Roomba S9 que tiene forma de 'D' para llegar en teoría mejor a las esquinas. Este robot aspirador, que viene rematado con el tradicional aspecto industrial con el que la marca acostumbra a decorar sus creaciones, tiene un diámetro menor y una altura mayor.

placeholder Dyson Heurist 360. Foto: M. Mc
Dyson Heurist 360. Foto: M. Mc

En mi prueba esto ha sido una de cal y otra de arena. ¿Por qué? Gracias a ese aspecto se ha podido colar y dar buena cuenta, por ejemplo, entre las patas del escritorio que tengo en el salón o entre el armario y una puerta entornada, lugares que el resto no podían por contar con un mayor diámetro. Sin embargo, esos centímetros extra que gana le juegan una mala pasada. No va a entrar por debajo del armario o por debajo del sofá, a excepción de que ponga unas alzas de madera, simplemente porque no cabe.

El sistema de navegación es el mismo que las Roombas. Sin embargo, para solucionar los problemas de visión cuando la luz escasea, han añadido un anillo LED. Lo cierto es que da la impresión que mejora la fiabilidad cuando tiene que moverse a oscuras. En vez de ruedas, tiene orugas como si fuese un carro de combate. No he observado problemas, por ejemplo, para subirse a la alfombra del salón.

Le he visto más torpe por ejemplo para discurrir por zonas como una esquina trufada de los cables de una regleta. Aunque lo intenta e incluso alguna vez lograr superarlo, en más de una ocasión ha acabado como el Evergreen en el Canal de Suez: atravesado y dando el aviso de que vayan a recogerlo. Es importante despejar el suelo lo máximo posible. Cosas como el peso del baño se convierten en objetos casi insalvables. Casi siempre que me he olvidado de quitarla y colocarla en una esquina la estampa ha sido la misma: un robot aspirador intentando montar a una báscula.

El resto de contendientes, menos la Create Ikohs, la superan, no con pocas dificultades y ruido, pero por lo menos no encallan. Sorprende que un robot de tantos quilates tropiece en estos puntos. Si tienes una casa con muchos recovecos, quieres que se meta debajo de una cama o un sofá no muy alto quizás te de algún problema. Si no es tu caso, no presentará mayor problema.

placeholder Más alto y más estrecho. Así es este Dyson. Foto: M. Mc
Más alto y más estrecho. Así es este Dyson. Foto: M. Mc

En donde marca la diferencia es en la aspiración. No dan datos de pascales concretos, pero la impresión no puede ser mejor. Tienes tres modos. El silencioso, alto y máxima potencia. He de reconocer que en la prueba del confeti y el café molido, el intermedio ya había hecho una buena faena de aliño y con el alto es el que, sin duda, mejor resultado ha obtenido. Había probado otros aspiradores -principalmente de iRobot- de esta categoría, pero creo que es el que mejor traga desde pequeñas migas hasta residuos más grandes. En el día a día, el silencioso me ha servido para mantener la casa a raya sin problema. Parte del mérito recae en el cepillo central. Es cierto que no tiene uno lateral, pero desborda la base por los laterales ligeramente, lo que le ayuda a recoger los restos de los laterales y esquinas.

Dyson lleva lo mejor de sus aspiradores a este formato, pero tiene deberes pendientes

Si, por alguna razón, necesitaba que se esmerase más en algún lado, la cocina o la sala de estar después de una cena con amigos bastaba con que se lo indique en la app, que te permite programar la tarea y modularla dependiendo la zona. Disponible para iOS y Android, no esconde demasiado misterio. Sencilla y bastante intuitiva, te permite vincular el 360 Heurist.

Obviamente meter la maquinaria necesaria para esa capacidad de succión -cuenta con filtros HEPA lavables capaces de atrapar partículas de hasta 0,3 micras- necesita espacio. Si a eso le sumas un cuerpo compacto te encuentras dos pequeños recortes: la batería y el depósito. Vivo en una casa de 60 metros cuadrados. Cuando he utilizado el modo silencioso lo ha completado sin mayor problema. Cuando he utilizado el nivel medio ha necesitado volver a la base y coger fuerzas al de unos 45 minutos. A máxima potencia el tiempo en el que necesita hacer un descanso se reduce hasta apenas suponer una media hora. El contenedor, más pequeño que el de sus competidores, significa que tendrás que vaciarlo con más frecuencia. En mi caso ha sido cada semana al menos una vez.

placeholder Parte inferior de la Dyson 360 Heurist. Foto: M. Mc
Parte inferior de la Dyson 360 Heurist. Foto: M. Mc

Si la pregunta al ver una de estas es qué diferencia hay con una Roomba de primera división, probablemente esta última ofrece una navegación solvente para acceder a toda la casa y la posibilidad de contar con una base que vacíe automáticamente el depósito del aspirador. La de Dyson, con un precio de 999 euros, ofrece más potencia bruta (especialmente útil si tienes alfombras).

Conga 7090. Precio: 599€

Uno de los grandes y pocos fenómenos oriundos que se han visto en el mercado español de la electrónica de consumo en los últimos años. Los Conga, diseñados en España pero fabricados en China, han sido tradicionalmente apreciados por sus precios de derribo que les valieron para estar encaramados a los primeros puestos de venta de Amazon durante decenas de semanas.

Sin embargo, en los últimos años también se han centrado en crear máquinas de mayor enjundia y más completas. Nuevamente nos encontramos aquí con un aparato capaz de aspirar, fregar así como pasar la mopa. En este caso el aspecto exterior, aunque mantiene su esencia, sí ha recibido ciertas mejoras: entre ellas una cámara con inteligencia artificial en la parte frontal, destinada a identificar objetos en su camino, que complementa un sistema de navegación láser bastante fiable. Cabe decir que esta idea ya fue aplicada por Roborock el año pasado en un modelo que ya pudimos probar en Teknautas.

placeholder El Conga 7090 apuesta por complementar su navegación con una cámara de IA. Foto: M. Mc
El Conga 7090 apuesta por complementar su navegación con una cámara de IA. Foto: M. Mc

Si hay por algo que destaca esta Conga 7090, que ha ajustado su precio hasta los 590€ (la marca acostumbra a anunciar los productos a un coste X pero rebajarlo muy rápido), es por su potencia de aspiración, que alcanza 10.000 pascales, con lo que supera notablemente a contendientes como la Roborock o la Roomba. Creo que se queda un paso por detrás de la Dyson 360 Heurist, la reina en este sentido. Cuenta con diferentes modos de limpieza (una decena entre los de aspiración, fregado, selección de área concreta...). Si uno tira del cepillo especializado (viene con un total de 3 incluidos) para alfombras y pone el motor al máximo, una alfombra como la mía puede dejarse muy limpia y sin apenas restos cuando uno la sacude.

Por lo demás, el nivel intermedio debería ser suficiente, a excepción de que tengas un perro en casa, para dar buena cuenta de los restos que puedes dejar en una jornada normal por tu casa en la que no celebres ningún festejo o pidas unas pizzas con los amigos. El cepillo lateral es de tres puntas en vez de cinco, algo que puede dejar pasar restos en los bordes de las habitaciones y rincones, que siguen siendo en general, uno de los ámbitos donde tienen margen de mejor. Es cierto que el problema no es exclusivo de esta marca, sino de estos electrodomésticos.

Una de las cosas con las que cuenta este modelo es con unos contenedores generosos. El depósito de solo sólidos es de 0,57 litros de capacidad. Eso se traduce en 12 días, aproximadamente, sin vaciarlo, dandole un repaso a la casa cada uno de ellos. En el caso del depósito mixto tenemos 200 mililitros para agua y 400 para sólidos. Nuevamente da para fregar un piso pequeño con el mio un par de veces sin problema. En este caso incluye una técnica llamada 'scrubbing', que lo que hace es como ciertos balanceos para imitar la forma humana de fregar. Es mejor que pasar una mopa mojada, pero tampoco hace milagros. También tiene un modo que promete que el cepillo llegará sin restos de porquería a la base.

La navegación es algo más lenta que la de Roborock, pero la cámara de visión con inteligencia artificial (elimina las imágenes al instante) le confiere la capacidad de detectar cosas en su camino. Por ejemplo, puede saber que tienes un perro o un gato y que está cerca y mantenerse a una distancia prudencial y poner un perfil menos ruidoso para no molestarle tanto. Detecta alfombras a las que no ha podido subir, zapatillas tiradas, regletas, calcetines o excrementos de tu mascota. No he podido ponerlo a prueba con este último ítem de la lista. Viendo que de vez en cuando esquiva lo que le bloquea el paso y rozándolo ligeramente casi prefiero no haberlo hecho. Una de las cosas que promete y ha hecho con bastante fiabilidad es detectar cuando hay cinco cosas tiradas en una estancia. Me llega una notificación al móvil. Si estoy en casa lo puedo retirar y que siga su trabajo repasando esa zona.

placeholder Parte inferior de la Conga 7090. Foto: M. Mc
Parte inferior de la Conga 7090. Foto: M. Mc

Tiene hasta 240 minutos de autonomía. Incluso en el modo superior ha podido prácticamente hacer toda la faena y volver a su base. Si se queda sin batería, regresa a la base y retoma la limpieza desde el punto que lo ha dejado. Sin embargo, me he encontrado en mis pruebas, en más de una ocasión que se ha perdido volviendo, se ha enredado en algún lado o que incluso no ha atinado con el punto donde tenía que empezar la limpieza y lo ha hecho un par de metros más allá.

La app permite bastantes personalizaciones (es compatible con redes wifi 5Ghz y 2.4) pero creo que necesita mejorar. Hay veces que se desconecta, no reconoce bien las estancias, la integración con los asistentes da fallos (reconocen la orden, pero no llegan a ejecutarlo) o el mapeo no es del todo fino. Estos problemas son un pequeño lunar en una máquina muy capaz, que supone una muy buena ayuda para mantener tu casa limpia (especialemente si tienes mascotas). Sus puntos fuertes, una potencia que va a poder dar buena cuenta de prácticamente cualquier superficie y una autonomía muy generosa, ideal para casas grandes. Su precio es de 599 euros. Si buscas algo más barato también tienes otros modelos, no tan potentes, pero también con una buena relación calidad precio como el 4090 (449 euros) o el Conga 1790 (229€)

Roborock S7. Precio: 579€

Esta marca ha sido conocida por hacer los robots aspiradores de Xiaomi, aunque oficialmente el fabricante chino no quisiese traerlos a España. Eso se deja notar, por ejemplo, que a la hora de configurarlo (solo funciona con redes 2,4Ghz) puedes optar bien por la propia 'app' de Roborock o por añadirlo a la Mi Home, si tienes un ecosistema de aparatos conectados de esta plataforma. Maneja un diseño continuista, en el que se accede al depósito levantando la tapa superior y tenemos la joroba donde se coloca el sistema de navegación láser. Todos los años, Roborock se centra en mejorar mucho un aspecto de su combo.

placeholder Roborock S7, un diseño clásico. Foto: M. Mc
Roborock S7, un diseño clásico. Foto: M. Mc

El año pasado sorprendieron con una cámara de visión inteligente como la que ha incorporado ahora Cecotec. En este caso han prescindido de esto, pero han optado por añadir un nuevo modo de fregado bautizado 'Vibrarise'. Hay que decir que la tecnología de fregado automática está aún tierna pero esto supone un pequeño avance. Mete una serie de microvibraciones que ayuda a eliminar machas algo resecas, que con otros modelos simplemente quedarían humedecidas sin eliminarse en absoluto hasta hacer varias pasadas. Aviso: por mucha vibración, sigue sin ser la panacea. Puede ayudar a mantener algo más decentes zonas como la cocina o el baño, pero no te va a quitar de tener que coger la fregona y darle una pasadita, una vez a la semana, dependiendo la vida que hagas en casa.

Hay un modo mixto, que te permite que vaya aspirando y fregando. Mi consejo siempre es que se haga una pasada para cada cosa, al menos cuando quieres hacer una limpieza profunda. El modo silencioso viene bien para lo que se refiere el mantenimiento diario (y se agradece cuando a uno le toca teletrabajar), pero obviamente lo que hace es una pasada ligera, pudiéndote encontrar restos. Si ya quieres algo más profundo necesitarás irte a un modo superior.

Siempre que puedas mi consejo es que tires de uno de los modos superiores. En la prueba del café recuperaba una gran mayoría con el modo turbo, aunque con el confeti se le escapa alguno. Nada que no arregle una segunda pasada. En esta ocasión han dejado la goma como ingrediente del rodillo central. Tiene un cepillo lateral que arrastra los restos de manera más o menos efectiva. Estaría mejor si la parte central consiguiese ser un poco más ancha.

La app nativa sigue ganando en estabilidad y reduciendo errores, bastantes menos que las anteriores ediciones. Permite almacenar 4 mapas (algo menos, por ejemplo, que la Conga 7090) y es compatible con Assistant y Alexa, además de poder utilizar los atajos de Siri. Permite ajustar el modo de fregado (entre 4 niveles) y asignar zonas concretas de limpieza. Lo cierto es que delimita muy bien entre los diferentes espacios, además te deja fijar limitaciones u órdenes concretas para qué hacer cuando se encuentra con una alfombra o con una superficie determinada. Tiene un depósito de sólidos que te puede dar -si vives con animales seguramente sea menos- para pasar semana y pico sin tener que vaciarlo. Un compartimento, por cierto, que viene con filtro HEPA incorporado y lavable.

placeholder El fregado es una de las claves de la Roborock S7. Foto: M. Mc
El fregado es una de las claves de la Roborock S7. Foto: M. Mc

En el caso de los líquidos tiene un tanque que da para limpiar una casa de 100 metros cuadrados, incluso utilizando el modo vibratorio. En lo que se refiere a la autonomía, solo he notado que haya llegado tiritando a la base cuando he abusado del modo turbo. Ahora que la Conga 7090 ha bajado de precio, es probablemente el rival más directo de la marca española en este rango de precios.

¿Las diferencias entre ambas? La navegación de la Roborock, disponible desde 579€, es bastante fiable (las veces que he tenido que rescatar se cuentan con los dedos de una mano) pero creo que Roborock gana en rapidez, se me ha 'perdido' menos veces y en fregado, aunque quizás le falte algo de cintura para atravesar zonas como las patas de las sillas bajo la mesa del comedor. Mientras tanto, la aspiradora valenciana gana en pulmón (tiene más potencia) y autonomía, así como algunas capacidades de la app (hasta 10 planos).

Roomba 976. Precio:499€

iRobot hace tiempo que decidió bajar de las alturas, consciente de que todo el mundo no estaba dispuesto a gastar varios cientos de euros en un robot aspirador y si lo hacía existía el riesgo real de que el cliente de turno se dejase tentar por un modelo '2 en 1' que fregase y aspirase. Por eso creó diferentes líneas con modelos más asequibles que sus máquinas estrella, como la serie E, pensada para competir en el barro, en torno a los 200 euros. Su precio, cercano a los 500 euros, está pensado para competir contr los Cecotec y los Roborock que pretenden echarles a un lado. Sin embargo, se puede encontrar con importantes descuentos.

En este caso, como en el de Dyson, nos encontramos con un aparato específico, cuya única especialidad es la aspiración. Siempre puedes conectarlo a una Braava, una de las máquinas especializadas en iRobot en fregar. Eso es otro cantar respecto a los robots que aspiran y friegan, pero también es una inversión extra. Lo cierto que en otras ocasiones que hemos probado dos de estas máquinas en combinación, cabe decir que la compañía ha logrado una sincronización muy buena. Pero no toca hablar de esto.

placeholder iRobot ha ido creando nuevos robots algo más asequibles. Foto: M. Mc
iRobot ha ido creando nuevos robots algo más asequibles. Foto: M. Mc

La Roomba 976 cuenta con el cuerpo tradicional de estas máquinas. En este caso le da un toque de color con un acabado en plástico dorado que le da un toque de color peculiar. Puede pasar sin problemas por debajo de una butaca o muebles bajos. El sistema de navegación es vSLAM, basado en una cámara que va tomando miles de referencias de lo que hay a su alrededor para mapear la casa. Es un método bastante fiable, pero es cierto que puede sufrir algo más que uno basado en un LIDAR cuando escasea la luz, dejándose alguna zona sin ejecutar o moviéndose más lentamente. A la hora de moverse por casa, la he visto solvente para subir a alfombras de pelo corto de un par de centímetros y para superar ese cable gordo de la regleta, que hemos mencionado en esta prueba.

A la hora de limpiar. La empresa no indica claramente el número de pascales exactos que maneja. Se limita a decir que utiliza con un motor de segunda generación, proceso de limpieza Aeroforce de tres fases, que multiplica por cinco la capacidad de succión de las series 500 y 600. La impresión que tengo es que quizás no tenga tanta fuerza bruta como la Conga 7090 o la Heurist 360 de Dyson. Sin embargo, la he visto con la suficiente solvencia para ofrecer una buena limpieza, suficiente como para devorar los pelos que pueda dejar una o dos mascotas en casa.

Detecta muy bien el momento en el que está sobre una alfombra y sube la intensidad para dar buena cuenta. En la prueba de la alfombra es cierto que algún resto de café se ha dejado pero con el confeti ha hecho un buen trabajo, entre otras cosas por los clásicos rodillos de goma de iRobot que ayudan a atrapar muy bien los residuos. El depósito, de casi 600 ml, hace que no tengas que estar cada dos por tres vaciándolo. Su filtro, por cierto, puede capturar partículas de hasta 10 micras y es lavable varias veces antes de tener que comprar uno por el desgaste.

placeholder El clásico y eficaz cepillo doble de iRobot. Foto: M. Mc
El clásico y eficaz cepillo doble de iRobot. Foto: M. Mc

La autonomía, de unos 75 minutos, sí que puede resultar un poco justo si tienes un piso de 90 metros. En mi caso no ha habido más problemas con el modo estándar, ha hecho toda la casa y ha vuelto con una buena ración de batería a la base. Otra cosa es si quieres utilizar el modo máximo, que puede sufrir más y necesitar un alto en el camino. En el aspecto del sonido -siempre hablando del modo normal, el 'eco' es más silencioso- no es excesivamente escandaloso, haciendo el mismo ruido que puede hacer una lavadora.

La app es sencilla, bastante intuitiva y muy muy completa. La conexión es posible en redes de 2,4 o 5Ghz. Te permite ver el mapa de tu casa (no te permite guardar varios pisos), así como programar la limpieza en diferentes días y horas, así como consultar el estado del depósito o de la batería. Con los asistentes de voz podrás llamarlo y localizarlo, activarlo, pedirle que vuelve a la mesa. Creo que a esta Roomba 976 le ha venido muy bien esa rebaja de precio que hablabamos (de hasta 100 euros en algunos distribuidores).

Create Ikohs Netbot S15. Precio: 154€

¿Puede hacer un móvil de 150 euros lo mismo que un iPhone de 1.000? Algunos defienden que sí. Y razón, en parte, no les falta. Pueden hacer llamadas, usar WhatsApp, mirar las noticias cada mañana o hacer fotos con efecto desenfoque. Otra cosa es cómo lo hacen. Pues aquí ocurre lo mismo. Si pones al Netbot S15 de la marca valenciana Create Ikohs a competir con un modelo de 400 o 500 obviamente vas a ver fallos y más imprecisiones que con otros aparatos de mayor rango. Este modelo apenas cuesta 139 euros, después de una última rebaja.

placeholder Ikosh Netbot S15.  Foto: M. MC.
Ikosh Netbot S15. Foto: M. MC.

Es difícil que un robot aspirador sorprenda por diseño a día de hoy. La gran mayoría son clones: una enorme circunferencia con ruedas que va recorriendo la casa. En este caso no cambia la historia. En lo que se refiere a la limpieza manejamos 1.500 pascales. Esta cifra quizás te diga poco o menos. Obviamente se nota la diferencia frente al resto de candidatos.

Este Create Ikohs podría decir que es el 'becario' de los robots aspiradores. Puede ayudarte a tareas del día a día, a mantener la casa más limpia que sin una máquina cada unos pocos días, una vez por semana, vas a tener que ocuparte tu de afinar el trabajo. Sobre azulejo o madera despejada recoge una cantidad notable, aunque si uno hace la prueba de repasar esquinas y demás se verá que se va dejando pequeños restos.

Lo más recomendable es utilizar siempre el modo de máxima aspiración. Los otros harán una limpieza muy ligera. El cepillo central probablemente es el más pequeño de todos -combina plástico y cerdas- y cuenta con dos cepillos auxiliares en los lados para empujar y cazar lo de los bordes de las habitaciones. En la prueba de la alfombra, utilizando su máximo poderío, es la que peor ha salido parada. Se dejaba bastante confeti y no conseguir recoger todo el café molido. Esto nos sirve para deducir que nadie nos va a librar de tener que hacer una pasadita con mayor frecuencia que con otros modelos más potentes con el aspirador de mano o sacudirla para quitar las migas y el polvo.

Aquí tenemos un sistema de navegación basado en giroscopios. Como su nombre indica, estos sensores detectan cuando gira el aparato. Con la información de estas piezas va trazando un mapa. Sufre más que otros sistemas porque hay veces que choca contra algo -las patas de un caballete- e interpreta que no puede ir más allá y se deja algún rincón que otro sin dar cuenta. Otras veces rodea el obstáculo sin problema. Obviamente, tratándose de un modelo básico de 139 euros, tendrás que rescatarlo de un atasco en alguna ocasión que otra.

placeholder El Netbot S15 es un diseño sobrio sin alardes. Foto: M. Mc
El Netbot S15 es un diseño sobrio sin alardes. Foto: M. Mc

Lo curioso es que hay veces que pasa varias veces por el mismo sitio, producto de ir a 'ciegas' y a fiarse de los mentados sensores. La autonomía, utilizando la máxima potencia, ha dado para limpiar mi casa pero casi siempre ha acabado en torno al 30%. Esto quiere decir que si tienes una casa de 90 metros cuadrados es probable que tengas que ver cómo el robot se toma un descanso y retoma la limpieza más o menos donde la dejó.

En el móvil no memoriza los planos como tal, pero si quieres marcar una zona para que no acceda cuentas con unas bandas que le permitirán saber que por ahí no tiene que pasar. Es una app muy básica, con opciones bien para escoger modos de limpieza o la intensidad del fregado (es pasar una mopa que humedece el suelo y limpia muy superficialmente, que dista mucho de pasarse al fregar de toda la vida), programarla o vincularla con Google y Alexa para darle órdenes por voz. También se puede activar a través de un pequeño control remoto que incluye.

Por cierto, al igual que pasa con algunas otras marcas, solo es compatible solo con la banda 2,4Ghz del Wifi. Mi impresión es la de que este Create Ikohs puede ser una pequeña ayuda para limpiezas diarias muy superficiales, gente que pasa muchas horas al día fuera de casa y no le apetece andar cogiendo una escoba cada 48 horas.

Roomba ¿Me lo compro?
El redactor recomienda