Es noticia
Menú
La gama del Kia Sportage se completa con los diésel y un híbrido enchufable de 265 CV
  1. Motor
  2. Pruebas
Hay un diésel híbrido desde 28.176 euros

La gama del Kia Sportage se completa con los diésel y un híbrido enchufable de 265 CV

Si hace meses probábamos el nuevo Sportage con mecánicas de gasolina de tres tecnologías distintas, ahora hemos conducido las versiones que cierran la gama, y eso incluye un diésel, un diésel híbrido y un eficiente PHEV

Foto: El Sportage PHEV anuncia una autonomía media de 70 kilómetros en modo eléctrico. (Kia)
El Sportage PHEV anuncia una autonomía media de 70 kilómetros en modo eléctrico. (Kia)

Fue en febrero cuando Kia nos presentaba en España la gama del nuevo Sportage, su modelo estrella dentro del segmento SUV. O, mejor dicho, nos presentó media gama, pues en aquel momento solo estaban disponibles las versiones de gasolina 1.6 T-GDi de 150 CV (con etiqueta C de la DGT), 1.6 T-GDi MHEV de 150 y 180 CV (ambas con etiqueta Eco gracias a su sistema de hibridación suave de 48V) y 1.6 HEV de 230 CV (etiqueta Eco también, aunque en este caso gracias a su mecánica híbrida autorrecargable, con una parte eléctrica mucho más protagonista). Ya entonces se trataba de una oferta bastante completa, pues incluía alternativas de cambio manual y otras con caja automática, e incluso había opción a escoger entre tracción delantera o tracción total, pues el Sportage 1.6 HEV, por ejemplo, se ofrecía en versiones 4x2 y 4x4, y la variante 1.6 T-GDi MHEV más enérgica aparejaba sistema 4x4.

placeholder El nuevo Sportage mide 4,52 metros de largo por 1,87 de ancho y 1,65 de alto.
El nuevo Sportage mide 4,52 metros de largo por 1,87 de ancho y 1,65 de alto.

Pero la firma coreana ya advirtió que la gama no terminaba ahí, y que a partir de mayo se completaría con los diésel y la variante híbrida enchufable PHEV, con las que ahora acabamos de tener un primer contacto en tierras vallisoletanas. Una segunda mitad de la familia que también es de lo más variada, pues en los diésel podemos elegir entre una versión 1.6 CRDi básica de 115 CV (etiqueta C, y siempre con caja manual y tracción delantera) y otra, que escala hasta los 136 CV, dotada del motor 1.6 CRDi MHEV, que gracias a su hibridación suave de 48V se beneficia de la etiqueta Eco sea cual sea la combinación de cambio y tracción preferida, pues hay nada menos que cuatro posibilidades: manual 4x2, manual 4x4, automático 4x2 y automático 4x4. Esto es libertad de elección, y lo demás son juegos. Y junto a estos nuevos Sportage diésel llega también la versión híbrida enchufable, con 265 CV, siempre con tracción total y cambio automático, y disfrutando lógicamente de la etiqueta Cero de la DGT.

placeholder La distancia libre al suelo es de 17 centímetros, y hay versiones dotadas de tracción total.
La distancia libre al suelo es de 17 centímetros, y hay versiones dotadas de tracción total.

Pero vayamos por partes, y recordemos antes de nada algunas características básicas de esta quinta generación del Sportage, como sus dimensiones, con 4,52 metros de largo por 1,87 de ancho y 1,65 de alto, o sus 17 centímetros de distancia libre al suelo, que evidentemente no le convierten en todoterreno pero sí permiten circular por buenas pistas con cierta tranquilidad. En cuanto al volumen de maletero, siempre por encima de 526 litros con las cinco plazas en uso, la cifra exacta homologada depende del tipo de mecánica, y si en el 1.6 T-GDi era de 591 litros, en los 1.6 T-GDi MHEV se quedaba en 562 litros y en el 1.6 HEV anunciaba 587 litros, las variantes agregadas ahora a la familia tienen 571 litros con el motor 1.6 CRDi, 526 con el 1.6 CRDi MHEV y 540 litros si se trata del 1.6 PHEV. Dicho eso, en todos los casos nos parece un espacio de carga más que suficiente para el equipaje de una familia. Y en todos, por supuesto, podemos abatir parcial o totalmente el respaldo posterior, de manera que en el Sportage diésel de 115 CV, por ejemplo, se alcanza un volumen máximo de 1.760 litros.

placeholder El maletero es amplio en todas las versiones, aunque el volumen exacto depende de la mecánica.
El maletero es amplio en todas las versiones, aunque el volumen exacto depende de la mecánica.

Otro punto del que ya hablábamos en febrero, y que debemos volver a destacar, es el excelente aspecto del interior. Kia lo ha vuelto a hacer: ergonomía, aspecto muy tecnológico, comodidad, funcionalidad, una amplitud más que correcta... Y de calidad va sobrado, aunque nadie debe olvidar que estamos hablando de una marca generalista, y que quizá no encontremos los materiales súper refinados que presentan los SUV prémium, mucho más caros. Además, los materiales no lo son todo en cuestión de acabados, porque también influye la terminación, la ausencia de vibraciones o 'grillitos', la impresión de robustez o el tacto de los mandos, por ejemplo, y en eso el nuevo Sportage destaca.

placeholder Asientos cómodos y con buena sujeción, y ventilados en el caso del acabado GT-Line.
Asientos cómodos y con buena sujeción, y ventilados en el caso del acabado GT-Line.

Y aunque es moderno y tecnológico, con dos pantallas de 12,3 pulgadas alineadas (el cuadro de instrumentos más el sistema de infoentretenimiento) y una original regleta de mandos táctiles configurables en la consola, también se preservan un buen número de botones y ruedas convencionales, de forma que el manejo es intuitivo y en un minuto ya estamos ajustando todo a nuestro gusto. Puede que muchos fabricantes debieran echar un vistazo al interior de los Kia, que en esto parecen más racionales y prácticos que la mayoría, pero es solo un comentario... Y puestos a pedir, solo se nos ocurre un elemento que falta, y que sí ofrecen algunos de sus rivales: banqueta trasera corredera, aunque ya decimos que el maletero es amplio.

Empezamos con el PHEV

Para nuestro test nos ponemos en primer lugar al volante del Sportage PHEV, con sus 265 CV de potencia que son el resultado de combinar un motor 1.6 T-GDi de gasolina con 180 CV y uno eléctrico de 66,9 kW (91 CV). Pero nadie debe pensar que estamos ante un SUV deportivo, sino que acertaríamos más definiéndolo como rápido y eficiente. Lo decimos por si sus 8,2 segundos al acelerar de 0 a 100 km/h defraudan, y no digamos una velocidad máxima oficial de 191 km/h (para 265 CV es poco, todo hay que decirlo), pero ambas cifras son también más que suficientes para el día a día y los límites legales que tenemos. Además, empuje hay de sobra, y se nota que los 180 CV de gasolina y los 91 CV eléctricos, coordinados por una caja automática de seis marchas que distribuye la fuerza a las cuatro ruedas, colaboran de verdad, pues los adelantamientos concluyen en un visto y no visto: 5,5 segundos para recuperar de 80 a 120 km/h, lo que no está nada mal. Al respecto, no obstante, una matización: cuando aceleras con fuerza durante la marcha, parece que la respuesta se retarde unas décimas de segundo, y será algo que volvamos a comprobar más adelante durante una prueba más larga.

placeholder En las plazas traseras hay un espacio generoso, y el túnel central sobresale bastante poco.
En las plazas traseras hay un espacio generoso, y el túnel central sobresale bastante poco.

La parte eléctrica se completa con una batería de iones de litio de 13,8 kWh de capacidad (la del Sportage HEV de 230 CV es de 1,49 kWh) con la que se ha homologado una autonomía eléctrica media en ciclo WLTP de 70 kilómetros y de 78 kilómetros en ciclo urbano, lo que deja el consumo medio oficial en 1,1 l/100 km. Pero ya se sabe que el gasto de un híbrido enchufable depende de muchas cosas. Nosotros partimos con la batería totalmente cargada (admite recargas a 7,2 kW, de modo que la operación se puede completar en dos horas), y circulando en modo Eco saldamos los primeros 30 kilómetros por ciudad, carretera y autovía con un gasto de 0,4 l/100 km, pues el Sportage PHEV admite velocidades de hasta 140 km/h en modo eléctrico. Pero después pasamos al segundo programa disponible, Sport, y con una conducción más 'viva' el motor de gasolina tomó más protagonismo, aunque completamos los siguientes 40 kilómetros con una media de 6,5 l/100 km. Y ojo, porque tras hacer esos 70 kilómetros en total aún restaba suficiente carga en la batería para 22 kilómetros en modo eléctrico, de manera que sí nos parece eficiente.

placeholder La versión híbrida enchufable tiene una batería de 13,8 kWh, y puede cargarse a 7,2 kW.
La versión híbrida enchufable tiene una batería de 13,8 kWh, y puede cargarse a 7,2 kW.

El conjunto se redondea con un comportamiento general sano, eficaz y predecible. Ya decimos que este Sportage PHEV, pese a sus 265 caballos, no tiene un planteamiento 'racing', pero brilla por agrado general, ya que frena bien, pasa por las curvas con nobleza y poco balanceo, y tiene una dirección realmente rápida, con menos de dos vueltas y media entre topes. Y aunque una suspensión un pelín más firme le sentaría bien cuando serpenteamos por puertos de montaña (encontrar algo parecido a eso en Valladolid no es fácil, todo sea dicho), también perderíamos parte de ese considerable confort del que disfrutamos en malas carreteras o cuando circulamos por caminos.

placeholder Las versiones superiores tienen dos pantallas de 12,3 pulgadas alineadas.
Las versiones superiores tienen dos pantallas de 12,3 pulgadas alineadas.

Tras el Sportage híbrido enchufable, nuestra intención era probar las dos mecánicas diésel, pero los planes no salen siempre como uno quiere y al final debimos conformarnos con la básica, el 1.6 CRDi de 115 CV con cambio manual y tracción delantera. Y como su peso está por debajo de la tonelada y media (1.490 kilos concretamente), nos pareció más ágil y agradable de lo esperado. Hablamos de una versión que homologa 175 km/h de velocidad punta y una aceleración hasta 100 km/h en 12,1 segundos, y aunque ninguno de esos valores anima a inscribirse en un rally, damos fe de que este Sportage diésel de 115 CV va bien, con muy buena respuesta desde bajo régimen, ya que su par máximo es constante entre 1.500 y 2.750 vueltas, y eso permite circular en marchas largas sin sensación de quedarnos 'clavados' al acelerar.

placeholder La suspensión es cómoda, pues filtra bien en malas carreteras o circulando por pistas.
La suspensión es cómoda, pues filtra bien en malas carreteras o circulando por pistas.

En cuanto a consumo, el Sportage 1.6 CRDi 115 homologa 5,2 l/100 km de media, aunque lo observado durante nuestra breve prueba castellana, con escenarios eminentemente llanos, nos invita a pensar que será difícil acercarse a ese valor en la práctica, y que mejor será contar con 6 litros de media cada cien kilómetros en un uso mixto si practicamos una conducción económica. Porque no es este, quizá, el apartado más brillante del motor diésel 1.6 de Kia, que gasta poco pero no muy poco. En lo que se refiere al 1.6 CRDi MHEV de 136 CV, dotado de hibridación suave, su gasto medio oficial es de 4,9 l/100 km si elegimos la versión manual con tracción 4x2. Y en el extremo opuesto, si pedimos cambio automático y tracción 4x4, la media homologada se va a 5,8 l/100 km.

Precios, descuentos... y MOVES

Y para terminar, los precios. La gama del Kia Sportage arranca en los 29.875 euros de la versión básica de gasolina, que es el 1.6 T-GDi 150 con acabado Concept, aunque esa factura, incluyendo todos los descuentos y la rebaja por financiación, se queda ahora en 24.100 euros. Pues bien, entre las versiones que ahora se suman a la gama, la más asequible es la que combina el diésel 1.6 CRDi 115 y el acabado Concept, y ahí hablamos de 32.675 euros que, con todos los descuentos posibles, bajan en estos momentos a 26.576 euros. Pero si preferimos el diésel con etiqueta Eco, la puerta de acceso es el 1.6 CRDi MHEV 136 Concept, que cuesta 34.275 euros pero puede quedarse en 28.176 euros.

placeholder La información a través de la pantalla central es realmente completa. Y el manejo, intuitivo.
La información a través de la pantalla central es realmente completa. Y el manejo, intuitivo.

Un equipamiento Concept, por cierto, que ya incluye llantas de aleación de 17 pulgadas, asiento trasero abatible por secciones 40:20:40, pantalla digital de 4,2 pulgadas en la instrumentación, climatizador bizona, sensores de lluvia y luz, barras de techo y freno de estacionamiento eléctrico. Por encima, el nivel Drive suma navegador con pantalla de 12,3 pulgadas, dos tomas USB en la parte trasera, faros antiniebla LED y sensores de proximidad delanteros y traseros. Y aunque estos son los dos acabados disponibles para el 1.6 CRDi 115, para el 1.6 CRDi MHEV 136 sí hay dos alternativas superiores, pues un escalón más arriba encontramos el nivel Tech, ya con llantas de 18 pulgadas, faros Full LED, asientos eléctricos, arranque por botón, llave inteligente, instrumentación digital de 12,3 pulgadas y cargador inalámbrico, cerrándose la gama por arriba con el GT-Line, que suma llantas de 19 pulgadas, techo panorámico, pintura bitono, tapicería específica GT-Line, levas de cambio en el volante, asientos delanteros ventilados y sistema de audio Harman Kardon.

placeholder Balancea poco en curva y tiene una dirección muy rápida, y eso ayuda en zonas tortuosas.
Balancea poco en curva y tiene una dirección muy rápida, y eso ayuda en zonas tortuosas.

Y si el cliente quiere la versión híbrida enchufable de 265 CV con etiqueta Cero, la oferta empieza en los 44.305 euros del 1.6 PHEV Drive, que con todos los descuentos, rebaja por financiación y acogiéndonos al MOVES (5.000 euros) se quedaría en 33.750 euros, solo 1.650 euros por encima de lo que cuesta, descuentos incluidos, un Sportage 1.6 HEV de 230 CV con etiqueta Eco. Además, la mecánica 1.6 PHEV se combina con otros dos acabados más altos: Tech (47.205 euros, o 37.365 con descuentos y MOVES) y GT-Line (53.005 euros, o 43.165 con descuentos y MOVES).

Fue en febrero cuando Kia nos presentaba en España la gama del nuevo Sportage, su modelo estrella dentro del segmento SUV. O, mejor dicho, nos presentó media gama, pues en aquel momento solo estaban disponibles las versiones de gasolina 1.6 T-GDi de 150 CV (con etiqueta C de la DGT), 1.6 T-GDi MHEV de 150 y 180 CV (ambas con etiqueta Eco gracias a su sistema de hibridación suave de 48V) y 1.6 HEV de 230 CV (etiqueta Eco también, aunque en este caso gracias a su mecánica híbrida autorrecargable, con una parte eléctrica mucho más protagonista). Ya entonces se trataba de una oferta bastante completa, pues incluía alternativas de cambio manual y otras con caja automática, e incluso había opción a escoger entre tracción delantera o tracción total, pues el Sportage 1.6 HEV, por ejemplo, se ofrecía en versiones 4x2 y 4x4, y la variante 1.6 T-GDi MHEV más enérgica aparejaba sistema 4x4.

Diésel Gasolina Eficiencia energética Desarrollo sostenible Todocamino Precios
El redactor recomienda