Es noticia
Menú
Lo más poderoso de España: conducimos el Cupra Formentor VZ5 de 390 caballos
  1. Motor
  2. Pruebas
Sólo se fabricarán 7.000 unidades

Lo más poderoso de España: conducimos el Cupra Formentor VZ5 de 390 caballos

Con permiso del Hispano Suiza Carmen, un eléctrico artesanal con más de 1.000 CV, el VZ5 de Cupra es el coche de serie más potente fabricado en nuestro país, un crossover que pide a gritos pista para disfrutar

Foto: El Formentor VZ5 acelera de 0 a 100 km/h en solo 4,2 segundos. (Cupra)
El Formentor VZ5 acelera de 0 a 100 km/h en solo 4,2 segundos. (Cupra)

Si nos preguntan por coches muy deportivos y enérgicos fabricados en España, los más veteranos y los amantes de nuestra historia de la automoción retrocederán mentalmente hasta la marca Pegaso, cuyo Z-102 de la extinta empresa ENASA rendía entre 160 y 280 CV de potencia, según el motor utilizado y la versión, lo que permitió incluso ostentar un récord mundial de velocidad en carretera: 244 km/h. Y hablamos de un coche producido entre 1951 y 1957, cuando pedían por él unas 500.000 pesetas de la época. Un piso de 80 metros cuadrados en Madrid costaba entonces 100.000 pesetas, de forma que ya está todo dicho. Pero del Z-102 se produjeron solo 86 unidades en ese periodo, muy por debajo de las 200 anuales previstas, de modo que siempre fue un producto artesanal, creado en las plantas de La Sagrera y Barajas.

placeholder La versión VZ5 va 10 milímetros más baja que la de 310 CV por cambios en la suspensión.
La versión VZ5 va 10 milímetros más baja que la de 310 CV por cambios en la suspensión.

Y algo similar podríamos contar del Hispano Suiza Carmen, que hoy por hoy, y con diferencia, es el vehículo 'made in Spain' más potente y exclusivo, con su mecánica 100% eléctrica de 1.020 caballos que en la versión especial Boulogne alcanza los 1.115 caballos. Pero la casa barcelonesa quiere hacer 19 unidades del primero y 5 del segundo, y como las facturas van de 1,8 millones de euros en adelante, creemos estar hablando de una categoría automovilística en la estratosfera del ciudadano medio.

placeholder Crossover, a caballo entre compacto y SUV, pero convertido en deportivo en esta versión VZ5.
Crossover, a caballo entre compacto y SUV, pero convertido en deportivo en esta versión VZ5.

De ahí que al hablar del coche más potente producido en nuestro país nos refiramos esta vez al Cupra Formentor VZ5, aunque incluso en este caso debemos hacer una puntualización: es de serie, pero se trata en realidad de una serie limitada a 7.000 unidades para todos los mercados donde se distribuya, y asignados en estricto orden de reserva con independencia del país del cliente, aunque los responsables de la firma española esperan que la mayor cantidad de pedidos procedan de Alemania y Suiza, donde los Cupra más potentes tienen hinchada. También la hay en el Reino Unido, pero esta versión VZ5 se fabricará solo con volante a la izquierda, lo que debería desanimar a la incondicional clientela 'british'.

placeholder Solo 7.000 clientes en todo el mundo podrán lucir esta sigla en la zaga de su Formentor.
Solo 7.000 clientes en todo el mundo podrán lucir esta sigla en la zaga de su Formentor.

Y serán 7.000 porque ese es el número exacto de motores que Audi se ha comprometido a suministrar a la planta de Martorell de donde sale el crossover Formentor, ya que bajo el capó esta brutal versión VZ5 equipa una de las mecánicas más premiadas en la historia reciente: el cinco cilindros 2.5 turboalimentado que la marca de los cuatro aros sigue ofreciendo en modelos tan prestacionales como el TT RS, el RS Q3 o los RS 3 Sportback y Sedán, en los que rinde 400 CV de potencia y se asocia siempre a la tracción total Quattro. En el caso del Formentor VZ5 no se ha ido tan lejos con el 2.5 TSI, probablemente para no hacer sombra a los RS de Audi, pero los 390 CV que entrega entre 5.700 y 7.000 rpm y su par máximo de 480 Nm, constante entre 2.250 y 5.700 vueltas, no parecen una pobre carta de presentación.

De 0 a 100 km/h en 4,2 segundos

Y no lo parecen porque ya la ficha técnica impresiona, con esos 4,2 segundos homologados para acelerar de 0 a 100 km/h, en los que juegan un gran papel tanto el rápido cambio automático DSG de doble embrague y siete marchas (con levas de serie en el volante) como la tracción total 4Drive. Y la velocidad punta, de 250 km/h, responde a una autolimitación electrónica, lo que le iguala en ese capítulo con la versión 2.0 TSI 310 CV DSG7 4Drive, que hasta la fecha era el Formentor más prestacional, con sus 4,9 segundos para completar la maniobra de 0 a 100 km/h.

placeholder Desde el volante arrancamos y apagamos el motor, y elegimos entre los seis modos de conducción.
Desde el volante arrancamos y apagamos el motor, y elegimos entre los seis modos de conducción.

Pero si los 8,2 l/100 km de media homologada por el Formentor 2.0 TSI de 310 CV ya eran un valor considerable, fruto de asociar un motor muy potente, una carrocería relativamente voluminosa (4,45 metros de largo por 1,84 de ancho y 1,51 de alto) y un peso total de 1.644 kilos, en el caso del nuevo Formentor VZ5 nos vamos aún más arriba, pues aunque las dimensiones apenas varían (es 18 milímetros más largo, 13 más ancho y 6 más bajo), el peso aumenta hasta los 1.683 kilos y también lo hace el tamaño/sed del motor, de modo que la media oficial es de 10,1 l/100 km. Es decir, que incluso conduciendo a ritmo de autoescuela el gasto real no bajará de 8 litros en carretera, de 10 en autovía y de 15 en ciudad. Y de nuestro rápido test por las provincias de Madrid y Guadalajara, 'probando' cosas, sacamos una conclusión a modo de resumen: en un uso normal, pero que extraiga un mínimo nivel de satisfacciones de la mecánica y del chasis, mejor contar con 15 l/100 km o más; y si ya hablamos de un ritmo 'alegre', o de velocidades que seguramente mantendrán los propietarios alemanes de esta versión en sus idílicas 'autobahn', contar con 20 litros o más no parece descabellado. El precio del placer. Más que el presupuesto de gasolina, que también, aquí lo más incómodo tiene que ver con la autonomía, pues el depósito admite 55 litros y basta con echar cuentas. En todo caso, si somos capaces de rodar a 120 km/h, que es lo suyo, haremos casi 500 kilómetros por autovía antes de encenderse el testigo de reserva.

placeholder Hay tres colores de carrocería para elegir, pero en breve se ofrecerá uno más.
Hay tres colores de carrocería para elegir, pero en breve se ofrecerá uno más.

El maletero, por cierto pierde 10 litros en relación a otros Formentor 4Drive, pasando de 420 a 410 litros con las cinco plazas en uso. O sea, 40 litros menos de volumen que los Formentor de tracción delantera, que son los que Cupra está vendiendo de forma masiva y contribuyen a que el Formentor sea actualmente el modelo más demandado en España dentro del mercado de renting.

placeholder Los asientos Cup-Bucket, con reverso de fibra de carbono, son de serie, disponibles en negro y azul.
Los asientos Cup-Bucket, con reverso de fibra de carbono, son de serie, disponibles en negro y azul.

Lo bueno del Cupra Formentor VZ5 es que los técnicos y diseñadores de Martorell no se han limitado a poner un motor 'gordo', sino que han desarrollado un coche 'gordo'. Por ejemplo, la suspensión se ha rebajado 10 milímetros en comparación con la ya rabiosa versión de 310 CV, y cuenta con ajustes específicos de muelles y amortiguadores (el sistema adaptativo DCC es de serie), y ejes con mayor caída. Y las llantas, que son de 20 pulgadas y se asocian a neumáticos de medida 255/35 R20 en ambos ejes, acogen unos discos de freno de mayor tamaño en el tren delantero, 375 milímetros en lugar de 340, mientras que detrás se mantienen los de 310 milímetros; todo firmado por Akebono, que recurre a pinzas de seis pistones.

placeholder Por vez primera en un Formentor, llantas de 20 pulgadas. Y acogen delante discos más grandes.
Por vez primera en un Formentor, llantas de 20 pulgadas. Y acogen delante discos más grandes.

La dirección, rapidísima y muy precisa, también ha sido recalibrada, al igual que el tarado de funcionamiento del control de tracción ASR y del estabilizador ESC, que cuenta con tres posiciones: On, Sport y Off. Además, el usuario del VZ5 puede elegir entre seis programas de conducción: Comfort, Sport, Cupra, Offroad, Individual (en vez de ajustes predeterminados, admite una total personalización apartado por apartado) y el nuevo modo Drift, que la marca recomienda usar solo en pistas privadas, no en vías abiertas al tráfico. Porque lo que permite, básicamente, es salir derrapando de las curvas cuando aceleramos a fondo, aunque de una manera controlada pues el eje trasero no sigue la trayectoria del delantero pero tampoco parece querer 'adelantarle' nunca.

placeholder Hay una salida de escape doble a cada lado, y con disposición diagonal específica en el VZ5.
Hay una salida de escape doble a cada lado, y con disposición diagonal específica en el VZ5.

En cualquier caso, no será necesario, salvo en circuito, llegar a ese extremo, pues a medida que pasamos de Comfort a Sport y de Sport a Cupra (puede hacerse mediante la pantalla táctil central o pulsando un botón del volante) ya vamos observando cómo muta el carácter del Formentor VZ5 de más tranquilo a más radical, pues a cada modo de conducción le corresponde un ajuste específico del conjunto motor/cambio, de la suspensión adaptativa DCC (en el programa Individual podemos elegir entre 15 niveles de firmeza), de la dirección, del control de crucero adaptativo ACC, del climatizador, del ESC, del sistema Precrash, de la luz de decoración ambiental o del sistema Torque Splitter, que es un repartidor de par específico para las ruedas traseras. En el caso concreto del programa Offroad, por ejemplo, también nos permite optar entre accionar el control de descensos HDC o no hacerlo, por más que no nos veamos trialeando con un Formentor VZ5 de suspensión rebajada; aunque quizá para bajar por rampas nevadas sí sea práctico.

Un precio exclusivo: 65.340 euros

Durante nuestro test fuimos cambiando de uno a otro, y en todos los casos se disfruta de un crossover rápido y apasionante, incluso con el selector en modo Comfort. No obstante, activar el programa Cupra ayuda a comprender mejor por qué habrá 7.000 usuarios dispuestos a comprar un coche tan exclusivo y que no es precisamente barato, pues en nuestro país arrancará en 65.340 euros. Porque las prestaciones, de impresión, se combinan aquí con fuertes sensaciones, ya que el Formentor VZ5 es un coche que transmite mucho al conductor. Va por su sitio, aplomado y sin apenas balanceo, pero dejando claro en cada curva, en cada frenada y en cada aceleración que es un vehículo con carácter. Y aunque no es precisamente ligero y esa altura extra en comparación con un León podrían llevarnos a pensar en cierta 'torpeza', acabas olvidando que conduces un crossover, pues el comportamiento, la eficacia y la impresión de control es superior a la de muchos coches 'bajitos' con esta caballería o menos.

placeholder En el modo Drift, recomendado para circuito, el coche puede cruzarse en las curvas.
En el modo Drift, recomendado para circuito, el coche puede cruzarse en las curvas.

Y aunque abuses del pedal de freno en un tramo de rallies afrontado a ritmo 'animado', los discos no demuestran síntomas de fatiga. Son esos escenarios retorcidos, y a veces con mal asfalto, donde un coche potente demuestra si vale o no, y el Formentor VZ5 es de los primeros, porque va firme pero no es rebotón, se mete con obediencia por donde le indicas con el volante y consiente errores de apreciación o frenadas en plena curva sin descomponer su trayectoria. Y sin que percibas jamás ruidos estructurales o 'grillitos', porque el interior soporta bien las torturas demostrando que Cupra, y Seat en general, está fabricando realmente bien. Además, y como detalle propio del VZ5, cuando activas el modo Cupra y cambias de forma manual, ya sea con las levas o mediante impulsos en la palanca, aparece en el cuadro de instrumentos una tira de LED, no presente en otros Formentor, que nos advierte bien del momento ideal para pasar a la marcha siguiente, pues en esas condiciones de uso la transmisión no pasa automáticamente a la marcha superior, y el VZ5 se queda en el corte de inyección hasta que cambiemos nosotros, algo que había demandado la clientela más 'racing' de Cupra para su modelo más serio.

placeholder El Formentor VZ5 es deportivo de verdad. Pero tan brutal como seguro y fácil de controlar.
El Formentor VZ5 es deportivo de verdad. Pero tan brutal como seguro y fácil de controlar.

En ese disfrute general entra en juego el bonito sonido del cinco cilindros de Audi, pero también la perfecta sujeción de los asientos Cup-Bucket de esta versión VZ5, disponibles en cuero de dos colores: azul o negro. Y en ambos casos los asientos delanteros van rematados por su cara posterior con fibra de carbono, lo que a los pasajeros de la amplia zona posterior (mejor dos que tres, ya que el túnel central es voluminoso) les recordará constantemente que no viajan en un Formentor al uso, sino en todo un VZ5.

En cuanto al aspecto exterior, Cupra ha huido de detalles estridentes y apuesta por una personalización más 'pro' que decorativa. Nos referimos al difusor aerodinámico posterior en fibra de carbono, a las dos salidas dobles de escape con disposición en diagonal, a los pasos de rueda en negro mate o a las ya citadas llantas de 20 pulgadas. Y el cliente podrá escoger entre tres colores de carrocería: Gris Mate, Azul Mate y Negro, los dos primeros con un sobreprecio de 1.560 euros. Aunque en breve se sumará a ellos un cuarto tono, Gris Taiga, que estará disponible para una versión especial del VZ5, limitada a 999 unidades numeradas y que van dentro de las 7.000 que se harán en total. En este caso la tapicería de los asientos será de cuero marrón, y no equipará los Cup-Bucket, sino butacas deportivas no tan extremas.

Si nos preguntan por coches muy deportivos y enérgicos fabricados en España, los más veteranos y los amantes de nuestra historia de la automoción retrocederán mentalmente hasta la marca Pegaso, cuyo Z-102 de la extinta empresa ENASA rendía entre 160 y 280 CV de potencia, según el motor utilizado y la versión, lo que permitió incluso ostentar un récord mundial de velocidad en carretera: 244 km/h. Y hablamos de un coche producido entre 1951 y 1957, cuando pedían por él unas 500.000 pesetas de la época. Un piso de 80 metros cuadrados en Madrid costaba entonces 100.000 pesetas, de forma que ya está todo dicho. Pero del Z-102 se produjeron solo 86 unidades en ese periodo, muy por debajo de las 200 anuales previstas, de modo que siempre fue un producto artesanal, creado en las plantas de La Sagrera y Barajas.

Todocamino Industria automóvil Audi Tecnología Lujo
El redactor recomienda