Es noticia
Menú
Los precios de los coches eléctricos se desploman en China, pero suben en Europa
  1. Motor
  2. Industria
Mucha diferencia frente a los normales

Los precios de los coches eléctricos se desploman en China, pero suben en Europa

El precio medio de los eléctricos ha bajado casi a la mitad en China en los últimos diez años, mientras en Europa y EEUU son más caros y la diferencia con los de combustión es excesiva

Foto: En su informe, JATO recuerda a los fabricantes que deben seguir reduciendo la diferencia de precio entre coches eléctricos y los que tienen motor de combustión.
En su informe, JATO recuerda a los fabricantes que deben seguir reduciendo la diferencia de precio entre coches eléctricos y los que tienen motor de combustión.

Un informe de JATO Dynamics sobre la evolución del precio de los vehículos eléctricos en los últimos diez años en los mercados de Europa, Estados Unidos y China señala que mientras en este último país lo pagado de media por un usuario al comprar su eléctrico ha bajado un 47% desde 2011, en ese mismo periodo en Estados Unidos ha aumentado un 38% y en Europa lo ha hecho en un 28%. Para la consultora autora del estudio, el éxito chino, principal mercado para los vehículos eléctricos en el mundo, radica en la firme decisión de su Gobierno en 2009 de invertir y apoyar a la industria local en ese proceso de electrificación, de manera que hoy un consumidor en el gigante asiatico dispone de coches eléctricos desde solo 3.700 euros; y, de hecho, el pasado año un 40% de los eléctricos que se vendieron en China eran utilitarios con un coste medio de 6.700 euros. Además, si los chinos pagaban de media 41.800 euros por un coche eléctrico en 2011, hoy ese promedio se ha desplomado a 22.072 euros.

placeholder En China los usuarios disponen de coches eléctricos a partir de 3.700 euros, y el 40% de las ventas de vehículos eléctricos corresponde allí a 'city-cars' con un precio medio de 6.700 euros.
En China los usuarios disponen de coches eléctricos a partir de 3.700 euros, y el 40% de las ventas de vehículos eléctricos corresponde allí a 'city-cars' con un precio medio de 6.700 euros.

Por contra, en Europa y Estados Unidos se sigue constatando una enorme divergencia entre la presión ejercida por Gobiernos y legisladores contra los vehículos dotados de motor de combustión por razones medioambientales y el apoyo, definido por JATO como "insuficiente en muchos países", para que el mercado ofrezca vehículos eléctricos verdaderamente accesibles. En este sentido, el caso extremo sería el de Estados Unidos, que tiene los 'city-car' (utilitarios eléctricos) más caros y donde los precios medios de todos los eléctricos ha variado 'a peor' con un porcentaje más desfavorable: de los 26.200 euros de media en 2011 a los 36.200 en el primer semestre de 2021.

Y, a pesar de todo, no es Estados Unidos el mercado donde los eléctricos vendidos tienen un precio más alto, triste honor que corresponde a Europa (el estudio se ha centrado en Alemania, Francia, Noruega, Países Bajos y Reino Unido), donde ese 28% de incremento antes citado para la última década ha llevado la factura media a los 42.568 euros en esta primera mitad de 2021, frente a los 33.292 euros del 2012.

Mucho más caros que los normales

Como factor decisivo, JATO también hace hincapié en la diferencia de precio existente entre los vehículos con motor de combustión (ICE, del acrónimo en inglés correspondiente a 'motores de combustión interna') y los eléctricos. Por ejemplo, en este primer semestre del año en curso los chinos pagaron de media 23.703 euros por los vehículos de motor 'tradicional' y solo 22.072 por los eléctricos, mientras que en Estados Unidos los de combustión vendidos han tenido un precio medio de 24.866 euros, y de 36.139 los eléctricos.

Caso aparte es el de Europa, donde también se detecta una enorme diferencia que perjudica a los eléctricos: frente al precio medio de 32.218 euros para los modelos con motor ICE, un coste medio de 42.568 para los eléctricos, aunque JATO puntualiza que esto varía mucho según los mercados, pues en Países Bajos los eléctricos tienen un coste medio un 53% mayor, y un 51% más alto en el Reino Unido, mientras que la distancia en Alemania se ha reducido al 8% (coste medio de 39.755 euros para los eléctricos y de 36.979 para los de combustión), y Noruega es el único país de los analizados en nuestro continente donde la compra de eléctricos ha generado un precio medio más bajo que la de los vehículos convencionales: 44.500 euros los primeros y 53.000 los segundos, lo que supone un 15% menos.

Al respecto, JATO sí especifica la diferencia real de precios entre vehículos de combustión y eléctricos en los principales países europeos, siendo las peores cifras para Grecia, donde los eléctricos adquiridos en la primera mitad del año costaron un 115% más que la media de los modelos de combustión. Y en Bélgica ese desalentador porcentaje alcanzó el 92%. En el extremo opuesto, y dejando al margen los casos ya explicados de Noruega y Alemania, las menores diferencias las encontramos en Dinamarca, donde el precio medio de los eléctricos solo ha superado en un 27% al de los coches con motor ICE. En cuanto a España, la distancia real entre los coches eléctricos comprados y los de combustión es del 45%, idéntica a la de Francia y solo algo por encima del 42% de Italia. Pero nuestros vecinos portugueses, curiosamente, sí están pagando mucho más por los eléctricos: un 72% extra, en comparación con los de combustión.

placeholder Para JATO, la industria sigue demasiado enfocada a la venta de SUV, que suponen un 44% de las ventas globales, cuando los SUV solo son el 25% de los eléctricos matriculados. Para la consultora, la solución pasaría por producir vehículos eléctricos más accesibles.
Para JATO, la industria sigue demasiado enfocada a la venta de SUV, que suponen un 44% de las ventas globales, cuando los SUV solo son el 25% de los eléctricos matriculados. Para la consultora, la solución pasaría por producir vehículos eléctricos más accesibles.

JATO, en cualquier caso, puntualiza que lo que han estudiado es lo que nos estamos gastando en eléctricos, de media, en cada mercado, y no si un mismo modelo eléctrico ha subido o bajado de precio. Cita casos como el de Alemania, donde la presencia en aumento de eléctricos del Grupo Volkswagen, con precios más ajustados cada vez, está contribuyendo a aproximar el precio medio de los eléctricos allí matriculados a los de los vehículos con motor de combustión. O, como ejemplo contrario, el de Francia: allí, en 2013 los usuarios pagaban de media 23.900 euros por un eléctrico, en la etapa más fuerte del Renault Zoe, mientras que ahora, con un porcentaje alto de los compradores galos inclinándose por el Tesla Model 3, esa inversión media ha crecido a 38.700 euros.

Hasta ahora, además, los incentivos programados por los diferentes gobiernos han sido un factor vital, pero mientras que en China el compromiso con el desarrollo de los vehículos eléctricos asequibles (las autoridades locales, por ejemplo, han creado enormes infraestructuras de recarga) ha fortalecido el mercado de tal manera que su Gobierno quiere iniciar el proceso de eliminación gradual de las ayudas, en Europa y Estados Unidos los fabricantes siguen dependiendo de esos planes, con éxitos muy desiguales hasta hoy, para impulsar sus ventas.

Eléctricos para el usuario medio

En sus conclusiones, JATO entiende que a pesar de los avances observados recientemente en el mercado de los vehículos eléctricos, éstos siguen siendo demasiado caros en Europa y Estados Unidos, y es urgente que la industria fije como objetivo ofrecer modelos eléctricos más asequibles para satisfacer la demanda real de los consumidores. Por ejemplo, en 2020 el 44% de los vehículos vendidos en China, Estados Unidos y Europa eran SUV, cuando ese tipo de vehículo representa solo el 25% de las ventas de eléctricos. No obstante, la consultora también recuerda que los planes anunciados por varios gigantes del automóvil van en el buen camino, porque en los próximos años importantes grupos del sector empezarán a reducir sus costes de producción y a fabricar modelos eléctricos más asequibles. Solo entonces, y en función de cómo sean de bajos realmente sus precios, una parte importante de la población europea podrá empezar a plantearse la compra de un eléctrico.

Aunque, para complicar más la situación, la llegada de esos nuevos coches eléctricos más baratos podría coincidir con la progresiva eliminación de las ayudas estatales en Europa, de manera que se habría incentivado la compra de eléctricos caros y se dejaría de apoyar al usuario con menor poder adquisitivo que solo puede comprar eléctricos asequibles.

Un informe de JATO Dynamics sobre la evolución del precio de los vehículos eléctricos en los últimos diez años en los mercados de Europa, Estados Unidos y China señala que mientras en este último país lo pagado de media por un usuario al comprar su eléctrico ha bajado un 47% desde 2011, en ese mismo periodo en Estados Unidos ha aumentado un 38% y en Europa lo ha hecho en un 28%. Para la consultora autora del estudio, el éxito chino, principal mercado para los vehículos eléctricos en el mundo, radica en la firme decisión de su Gobierno en 2009 de invertir y apoyar a la industria local en ese proceso de electrificación, de manera que hoy un consumidor en el gigante asiatico dispone de coches eléctricos desde solo 3.700 euros; y, de hecho, el pasado año un 40% de los eléctricos que se vendieron en China eran utilitarios con un coste medio de 6.700 euros. Además, si los chinos pagaban de media 41.800 euros por un coche eléctrico en 2011, hoy ese promedio se ha desplomado a 22.072 euros.

Precios Gasolina Industria automóvil Desarrollo sostenible
El redactor recomienda