Es noticia
Menú
Los 'millennials' afrontan su primera gran caída de la bolsa... y no saben qué hacer
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Viven su primera caída bursátil

Los 'millennials' afrontan su primera gran caída de la bolsa... y no saben qué hacer

Muchos de nosotros no nos habíamos enfrentado a las perspectivas de una caída del mercado prolongada combinada con la inflación y la recesión

Foto: 'Millennials'. (EC Diseño)
'Millennials'. (EC Diseño)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Este es un momento de nerviosismo para mí y mis amigos.

Como ya he descrito en textos previos, a muchos 'millennials' nos fue bastante bien durante la pandemia (tan bien, de hecho, que me sentí algo culpable por ello). Mantuvimos nuestros trabajos y ahorramos más dinero, porque tuvimos menos oportunidades para gastar. Muchos de mis amigos también aprovecharon la oportunidad para replantearse sus vidas —cambiar de trabajo, casarse, mudarse a nuevos lugares— en busca de una mayor satisfacción personal.

Pero este panorama esperanzador se ha desvanecido.

Después de haber tenido la suerte de participar en el mercado alcista más largo de la historia bursátil de Estados Unidos, mi generación se enfrenta ahora a la primera caída prolongada del mercado que nos afecta como adultos. Además, la creciente inflación está reduciendo nuestro poder adquisitivo y nuestra calidad de vida en general. Y los rumores de recesión se suman a nuestros temores y erosionan la confianza que teníamos en nuestra capacidad de jubilarnos cómodamente.

Foto: Dos trabajadores, en la construcción del gasoducto Nord Stream 2, Alemania. (EFE)

Después de un par de meses evitando el saldo de mi plan de pensiones 401(k) como la peste, hace poco decidí hacer de tripas corazón y echar un vistazo. No, no fue bonito. Pero, a decir verdad, no fue hasta que me decidí tontamente a buscar en Google "¿cuánto se debería tener ahorrado para un plan 401(k) a los 36 años?". En ese momento, sentí el escozor del momento, y me invadió un sentimiento de frustración e inutilidad. Según muchas estimaciones, no estaba cerca de donde debería estar, y justo cuando parecía que los buenos tiempos habían terminado.

Ponte las pilas

Como joven profesional, pensaba que había manejado mis finanzas relativamente bien. Había destinado una cantidad considerable de mi sueldo a los planes de jubilación de mi empresa y había aprovechado el sistema de aportación de mi empleador. Había abierto cuentas de ahorros con intereses y contratado a un planificador financiero. Esto era especialmente importante para mí, después de ver a algunos miembros de mi familia luchar por ahorrar lo suficiente para la jubilación. El fantasma de un posible futuro en el que me convierta en parte del 83% de los estadounidenses negros que carecen de activos suficientes para la jubilación no solo se cernía sobre mí, sino que me tocaba el hombro y me susurraba: "Ponte las pilas".

Por si fuera poco, la ansiedad por la jubilación se produce en un momento en que muchos de nosotros, habiendo reforzado nuestros ahorros durante el confinamiento y motivados por el temor existencial de la pandemia, pensábamos que teníamos el lujo de asumir algunos riesgos inspirados. Personalmente, cada vez estaba más cansado e irritado con la ciudad de Nueva York, y me encontré considerando seriamente, como proclama Beyoncé en su tema del verano de 2020 'Black Parade', "volver al sur, donde mis raíces no están aguadas". ¿Podría la caída del mercado, junto con la inflación y mi aparente falta de ahorros adecuados a largo plazo, echar por tierra mis deliberaciones?

Foto: v

En otras palabras, hace un año, muchos de nosotros nos sentíamos lo suficientemente seguros como para replantearnos nuestras vidas. Ahora, algunos nos preguntamos, ¿ha llegado el momento de replantearnos el replanteamiento?

Una amiga que había dejado atrás su trabajo en una empresa —y las aportaciones adicionales de su empleador a su 401(k)— para trabajar en una organización sin ánimo de lucro me dijo que estaba "ATERRADA" (en mayúsculas en el original) cuando le envié un mensaje preguntándole cómo se sentía con respecto a sus ahorros para la jubilación. Al igual que yo, también se había mudado durante la pandemia, asumiendo un alquiler más alto para vivir sola y aumentando sus gastos de vivienda en más de 500 dólares al mes.

Sinceramente, me da bastante miedo saber que esta ya es la segunda gran recesión que he tenido que atravesar como adulta

"No creo que me sienta mejor hasta que consiga un trabajo mejor pagado, y entonces mi plan es ahorrar como una loca", dice. "Pero no tengo ni idea de cuándo va a ocurrir eso. Sinceramente, me da bastante miedo. Y saber que esta ya es la segunda gran recesión que he tenido que atravesar como adulta me hace pensar que es todo un poco inútil". Otro amigo que había buscado seguridad a largo plazo en la propiedad de la vivienda dijo que se sentía abatido por los precios "por las nubes", después de que sus pujas para comprar una casa hubieran sido superadas en cuatro ocasiones.

Y algunos de nosotros, como un amigo que trabaja en el mundo académico, sentimos que tenemos una carga doble: nuestro retraso a la hora de ahorrar para la jubilación podría también afectar a nuestra capacidad para cuidar de nuestros padres en el futuro. "Mi madre quiere jubilarse, pero ahora mismo no puede, lo que ya es preocupante de por sí", me contó. "Y hay un poco de culpa por no estar realmente en condiciones de ayudar en este momento".

La parálisis no es la respuesta

Todo esto amenaza con ponernos a mí y a mis amigos en una situación difícil: la pandemia había congelado todo durante un tiempo, y ahora parece que el mercado bajista y la amenaza de una recesión vuelven a congelar las cosas.

Foto: Foto: EFE/EPA Opinión

Sin embargo, también sé que la parálisis no es la respuesta, y me niego a que mi vida vuelva a quedar en suspenso por segunda vez. Después de hablar con algunos profesionales centrados en la creación de ahorros para la jubilación, me enteré de que hay cosas que las personas en mi situación —determinadas a seguir avanzando financieramente, pero sin saber muy bien cómo— pueden hacer para prepararse tanto mental como económicamente para este momento.

Nicole Cope, directora sénior de asesores patrimoniales de Ally Financial, anima a los ahorradores a pensar en la volatilidad como una característica, y no como un error. Es decir, si queremos invertir en bolsa, es algo que tenemos que aceptar. Es posible que muchos inversores jóvenes estén asumiendo esto por primera vez.

También sugiere que contemplemos otro tipo de valores, como los fondos de inversión inmobiliaria, y que nos centremos en reforzar nuestros ahorros para emergencias.

Foto: La bolsa de Madrid. (EFE/Altea Tejido) Opinión

Otro consejo de Cope, un poco difícil de digerir, es que los más jóvenes que estemos ahorrando para la jubilación contribuyamos más a nuestros 401(k) durante la depresión actual, comprando acciones para la jubilación con lo que ella llamó un "descuento hiperbólico". Y, por supuesto, los asesores ofrecen consejos intemporales como seguir un presupuesto y automatizar las prácticas de inversión y ahorro para mantener nuestra vista en el largo plazo sin distraernos con los temores a corto plazo. Aparentemente, el 'set it and forget it' (configurar y olvidar) nunca ha sido tan importante.

Hay que admitir que algunos de estos consejos parecen más bálsamos que soluciones para mi ansiedad. Pero eso es natural: no puedo eliminar la incertidumbre de mi vida, pero puedo reducirla y aprender a vivir con lo que queda. Si quiero hacer frente al temporal financiero, tengo que actuar ahora para crear el refugio necesario. Es mucho más eficaz que taparme los ojos, no hacer nada y esperar que la tormenta no me toque.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

Este es un momento de nerviosismo para mí y mis amigos.

Millennials Recesión Inflación Finanzas
El redactor recomienda