La banca privada suiza en España ya no es lo que era: salidas, cambios y reconversión
  1. Mercados
GESTIÓN DE ALTOS Patrimonios

La banca privada suiza en España ya no es lo que era: salidas, cambios y reconversión

Entidades como UBS, Credit Suisse, Mirabaud o Julius Baer han tenido cambios importantes recientemente

Foto: Oficinas de UBS y Credit Suisse en Zúrich. (Reuters)
Oficinas de UBS y Credit Suisse en Zúrich. (Reuters)

El atractivo de la nacionalidad para los bancos suizos está perdiendo peso a marchas agigantadas entre banqueros y clientes ricos. Y lo hace a la vez que se suceden cambios y escándalos en las matrices, y queda atrás el secreto bancario. Las entidades están sufriendo en España bajas importantes, cambiando de timón y revisando estrategias con posible venta.

Suiza y la Unión Europea firmaron un acuerdo de intercambio de información en 2015 que, formalmente, acabó con el secreto bancario, mientras que en 2019 dejó de estar en la lista negra de paraísos fiscales de Bruselas. Los bancos suizos construyeron bancas privadas sofisticadas atrayendo grandes patrimonios de todo el mundo.

Foto: La sede de Credit Suisse en Suiza. (Reuters)

Cuando un banco privado realiza un evento con clientes, estos suelen mezclarse entre sí en tono festivo. Muchos, incluso, se conocen por sus negocios. O tienen conocidos en común. Sin embargo, un banquero español suele comentar como anécdota que, cuando llegó a una entidad suiza hace dos décadas, se organizó un evento en el que los clientes al terminar salían en silencio y sin hablar con nadie. Tenían su dinero en Suiza, y nada que exhibir.

La situación ha cambiado drásticamente en la mayoría de los casos. Los bancos suizos compiten en casi igualdad de condiciones. Cuentan con la experiencia de gestión de altos patrimonios, plataformas y ofertas de productos, talento que han atraído durante años y marcas reconocidas para los clientes millonarios. Pero la competencia de proyectos independientes, algunos de ellos ideados por exbanqueros de entidades suizas, de bancos españoles, de firmas europeas y estadounidenses, ha elevado la presión sobre los márgenes, al tiempo que se suceden escándalos en las matrices.

Toda esta situación parece haber cogido con el pie cambiado a los gigantes suizos. UBS y Credit Suisse, los dos bancos suizos más grandes, son prueba de ello. Hay rumores de fusión entre las dos entidades, que valen en bolsa 51.000 y 23.600 millones respectivamente. Esto es, niveles similares a los de Banco Santander y CaixaBank.

Foto: Sede de UBS en Suiza. (Reuters)

Mientras se sucede la incertidumbre sobre el futuro de estos bancos, UBS reestructura su estrategia fuera de Suiza y Credit Suisse tiene que lidiar con una fuga de banqueros tras las pérdidas sufridas por el ‘multi family office’ Archegos, que ha provocado un golpe este año de 4.000 millones de euros. También salpicó a UBS, con un impacto de 500 millones.

La revisión estratégica de UBS, llevada a cabo tras el nombramiento en 2020 del nuevo consejero delegado, Ralph Hamers, ha puesto España en la diana. En diciembre, vendió el negocio de banca privada en Austria, con 4.000 millones bajo gestión, a la entidad de Liechtenstein LGT. Después, se planteó vender su negocio en España, según publicó Bloomberg.

Ni desde Madrid ni desde Suiza ha habido comentarios durante este año al respecto, sino que ha imperado el silencio. Entidades como Deutsche Bank o Singular Bank han analizado la posible operación. Según publica ‘Cinco Días’, el banco liderado por Javier Marín estaría cerca de cerrar la compra.

Litigios

UBS está en pleno juicio con March, que acusa al banco suizo y a 12 exbanqueros de competencia desleal, después de los fichajes que realizó la entidad helvética en 2017 para impulsar su negocio. Cuatro años después, el crecimiento del banco no ha sido el esperado. Ni siquiera están claras las cifras. Con 200 trabajadores (aunque la cifra de banqueros especialistas es muy inferior), el banco dice gestionar 22.000 millones. No obstante, cuenta con altos patrimonios asesorados, con el negocio de gestión y con el de depositaría. Los competidores calculan que en banca privada asesoran un patrimonio total de 9.000 millones de euros, de clientes con al menos tres o cinco millones invertibles.

Por ahora, los competidores tratan de captar clientes y banqueros en UBS, donde se esperan recortes aunque no haya venta. Una de las banqueras que ficharon de March ya ha dejado este verano la entidad, con destino a Bankinter. El futuro de UBS ha causado revuelo en la banca privada, pero no es la única firma suiza que está moviendo el mercado.

Credit Suisse jubiló en junio de 2020 a Miguel Matossian, arquitecto y máximo responsable de la banca privada desde hace 20 años. Un año después, se ha convertido en asesor de Banca March, gracias a la amistad que tiene con el presidente, Juan March. Durante este verano, al menos una decena de banqueros sénior ha abandonado la filial española. A principios de verano, ‘WSJ’ y Bloomberg se hicieron eco de salidas a lo largo del grupo de banqueros tras las pérdidas de Archegos. Si bien ha sufrido bajas, Credit Suisse tiene una plantilla de 300 trabajadores en España y quiere diversificar sus actividades con una ficha bancaria.

Foto: Sede central de Banca March

Dos de los banqueros españoles que han dejado Credit Suisse, Ignacio Laviña y Javier Alonso, han lanzado un nuevo proyecto de banca privada, Welcome Asset Management, que ya está inscrito en el Registro Mercantil. Para darle forma, además de fichar otros tres banqueros de Credit Suisse, han adquirido la gestora de Degroof Petercam que se quedó Andbank al comprar la filial del grupo belga.

Más proyectos individuales

No es el único proyecto surgido entre exbanqueros de entidades suizas. El exbanquero de Merrill Lynch y Julius Baer Víctor del Rey lanzó en el segundo trimestre Velar Inversiones Global 72, un ‘multi family office’ que empieza con 500 millones. También se han enrolado en Velar Alberto Bousquet, exbanquero igualmente de Julius Baer y Merrill Lynch, y Juan José Fernández, uno de los fundadores de la sicav Elcano.

Del Rey alcanzó un acuerdo con Julius Baer para terminar con las hostilidades legales, tras demandas cruzadas desde 2017. La entidad suiza ha vivido la salida en los últimos dos años de más profesionales como Carlos Clua, Borja Barragán o Rafael Rubio, al tiempo que fichó equipos de UBS para Madrid y Barcelona.

La entidad, con 3.500 millones bajo gestión y algo más de 50 empleados, cesó a Carolina Martínez Caro el pasado mes de noviembre. El responsable de Julius Baer para Europa, Carlos Recoder, decidió poner a una persona de confianza al mando, Sergio de Miguel, en plena reestructuración del negocio, ya que pasará de ser una agencia de valores a una sucursal del banco en Luxemburgo.

Todos estos cambios se han producido mientras Julius Baer también se ve salpicado por un escándalo, en este caso, la corrupción en FIFA. El Departamento de Justicia de Estados Unidos exigió en mayo una sanción de 79,7 millones de dólares por su colaboración con una trama de lavado de dinero.

Foto: Oficina de Julius Baer. (Reuters)

El que era jefe de Julius Baer cuando sucedió esta presunta colaboración con FIFA, Boris Collardi, ha dejado Pictet, otro banco suizo, después de llegar hace tres años. Durante su periplo en Julius Baer, el banco creció con la compra de la banca privada de Merrill Lynch fuera de Estados Unidos. Pero ha tenido problemas por el caso de FIFA y, también, por posibles relaciones de banqueros con lavado de dinero de la petrolera venezolana PDVSA.

Otro banco salpicado por escándalos es Mirabaud. En este caso, por cuentas no declaradas en Suiza del rey emérito Juan Carlos, y también por la trama Charisma. El banco creció en España con la compra entre 2010 y 2011 de la sociedad Venture Finanzas Sociedad de Valores, clave en una red de gestores financieros articulada para la repatriación de fondos provenientes de paraísos fiscales eludiendo a la Agencia Tributaria. Tras la compra, mantuvo relación con su expropietario, Alejandro Pérez Calzada, cerebro de esta trama.

Mirabaud también ha cambiado de capitán este año. Francisco Gómez-Trenor abandonó a principios de verano la dirección general de Mirabaud España, donde ha estado nueve años. En su lugar, Mirabaud ha nombrado a Álvaro Nieto, lo que supone dar continuidad al negocio en España, ya que era el número dos de Gómez-Trenor.

Por su parte, en Edmond de Rothschild hubo cambio en el liderazgo hace dos años. El banco nombró a Pablo Torralba nuevo director general en 2019, en sustitución de Antonio Salgado, que se fue a BNP Paribas. Ese año, la entidad tuvo que asumir una sanción de 3,3 millones por no cumplir con la normativa sobre prevención del blanqueo de capitales. Desde entonces, el banco ha crecido con la apertura de una oficina en Barcelona.

El atractivo de la nacionalidad para los bancos suizos está perdiendo peso a marchas agigantadas entre banqueros y clientes ricos. Y lo hace a la vez que se suceden cambios y escándalos en las matrices, y queda atrás el secreto bancario. Las entidades están sufriendo en España bajas importantes, cambiando de timón y revisando estrategias con posible venta.

Banca privada Banca UBS Credit Suisse
El redactor recomienda