La historia tras el fiasco de 5.500 M de Credit Suisse en Archegos: así fallaron sus controles
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
gestión de riesgos, crucial en la actualidad

La historia tras el fiasco de 5.500 M de Credit Suisse en Archegos: así fallaron sus controles

Las consecuencias del colapso de Archegos indican que los frágiles sistemas de gestión de riesgos del banco suizo no hicieron su trabajo, con datos de negociación desactualizados y una gran exposición

placeholder Foto: EC.
EC.

A mediados de marzo, las acciones de ViacomCBS y Discovery se dispararon. Eso fue una buena noticia para Bill Hwang. Su firma, Archegos Capital Management, había solicitado un préstamo de miles de millones a Credit Suisse Group para apostar por una serie de valores, incluidos los de las empresas de entretenimiento.

Como es habitual, Archegos había entregado un depósito en efectivo a Credit Suisse como garantía por si su apuesta salía mal. Como los valores habían aumentado más del doble desde comienzos de año, Archegos pidió que se le devolviera parte de ese dinero, y este le fue devuelto, según fuentes cercanas al asunto. La transferencia significaba básicamente que Archegos tenía todavía menos efectivo en la línea que respaldaba sus posiciones. Mientras tanto, algunos de los rivales de Credit Suisse actuaron de forma contraria. Observaron un riesgo creciente en la concentración de las posiciones de la firma y solicitaron que respaldara sus inversiones con más efectivo, según directivos de los bancos.

Días después, ViacomCBS cayó, Archegos colapsó y el banco suizo registró una inmensa pérdida. Ahora, Credit Suisse analiza qué pasó para que todo acabara tan mal. Las preguntas principales incluyen: ¿por qué le devolvieron el dinero a Archegos? Y, más ampliamente: ¿por qué respaldó apuestas arriesgadas a un nivel que iba extremadamente más allá de todas sus normas y previsiones? Los directivos del banco incluso habían recibido un aviso serio un año antes de cómo el banco estaba gestionando el riesgo —pero los cambios recomendados no se habían llevado a cabo—.

placeholder Sede de Archegos. (Reuters)
Sede de Archegos. (Reuters)

Está aflorando una conclusión preliminar: los frágiles sistemas de gestión de riesgos de Credit Suisse no hicieron su trabajo como vallas de contención y lo dejaron altamente expuesto a errores de criterio humanos, según empleados actuales y antiguos del banco.

Los datos sobre transacciones revisados por gestores de riesgos en el periodo previo a la quiebra de Archegos en marzo estaban desactualizados. Los empleados de Credit Suisse no analizaron rápidamente su creciente exposición a valores individuales. Una auditoría interna en abril de 2020 —realizada después de que el banco sufriera previamente una pérdida de cerca de 200 millones de dólares por el colapso de un fondo de cobertura— identificó problemas clave que entrarían en juego en el derrumbe de Archegos. Pero el banco tardó en implementar las mejoras previstas.

Cuando los empleados señalaban riesgos, no los comunicaban a sus superiores. Otro factor que contribuyó al desmoronamiento de los controles de riesgos fue un cambio de personal clave en el área de ‘prime brokerage’ del banco, que gestionaba la cuenta de Archegos, tras la muerte de un gestor experimentado en un accidente de telesilla, según personas familiarizadas con el asunto. “Los acontecimientos que llevaron a las pérdidas en el caso Archegos que revelamos en nuestros resultados del primer trimestre son sujeto de una investigación a nivel del consejo, que está examinando todas esas cuestiones a fondo”, declara un portavoz de Credit Suisse en una comunicación por ‘e-mail’. “Nos comprometemos a informar sobre las conclusiones de dicha investigación (incluidas las lecciones aprendidas)”. Un portavoz de Archegos y Hwang no ha querido hacer declaraciones.

Foto: Credit Suisse

Credit Suisse acumuló más de 20.000 millones de dólares en exposición a inversiones vinculadas con Archegos, equivalentes a la mitad de la reserva de capital propio frente a posibles pérdidas, según ha informado previamente ‘The Wall Street Journal’. Sin embargo, en un momento dado, el banco obligó a Archegos a reservar solamente una décima parte de dicha cifra para respaldar sus apuestas y proteger al banco en caso de que sus inversiones cayeran, según una fuente cercana al asunto.

Parece que asumir un riesgo tan alto solo ha proporcionado una recompensa moderada. Archegos, que gestionaba la fortuna que Hwang consiguió como gestor de fondos de cobertura, proporcionó beneficios de decenas de millones de dólares a Credit Suisse durante muchos años, según personas cercanas al asunto. El colapso de Archegos, situado por encima de la insolvencia de otro cliente clave de Credit Suisse, Greensill Capital, ha sumergido el banco en una crisis. Credit Suisse ha asumido una pérdida de 5.500 millones de dólares por Archegos, la más grande relacionada con el colapso de dicha firma en Wall Street. Destituyó a su director de Riesgos, al jefe del banco de inversión y a otros, y acudió a los inversores para conseguir 2.000 millones de dólares en capital fresco para reforzar el balance del banco. El regulador suizo, Finma, declara que abrió un procedimiento de ejecución civil contra Credit Suisse. Los reguladores de EEUU y Reino Unido están investigando las pérdidas de Archegos en varios bancos, según ha informado anteriormente el ‘WSJ’.

Otro portavoz de Credit Suisse señala comentarios realizados el 30 abril por su nuevo presidente, el veterano banquero António Horta-Osório, de que el banco necesita fomentar una cultura de gestión del riesgo y responsabilidad personal. El banco ha declarado que mantendría “una colaboración estrecha con Finma y todos los reguladores relevantes” respecto a la cuestión.

Un año antes del colapso de Archegos, el CEO de Credit Suisse presentó los mejores resultados del banco en nueve años

Poco más de un año antes del colapso de Archegos, el entonces CEO de Credit Suisse, Tidjane Thiam, presentó los mejores resultados del banco en nueve años, y después se despidió de sus compañeros en su sede de Zúrich. El consejo del banco le había despedido después de que un teniente ordenara una operación de espionaje a un directivo de Credit Suisse que se marchaba a la competencia. Thiam ha negado tener conocimiento del espionaje.

Thiam, exdirectivo de seguros, había realizado un trabajo de saneamiento de cinco años que domesticó los riesgos en el inestable brazo de banca de inversión de Credit Suisse, a la vez que acumuló fondos en el negocio más estable de gestión patrimonial, ayudando a las personas ricas con su dinero. Thiam había sido contratado después de que Credit Suisse pagase 2.600 millones de dólares y se hubiese declarado culpable en un acuerdo con las autoridades estadounidenses en 2014 para ayudar a norteamericanos adinerados a evadir impuestos.

En la reforma, Thiam mantuvo el negocio de ‘prime brokerage’ del banco, que presta dinero a fondos de cobertura y otros grandes inversores, porque respaldaba a un negocio de renta variable mayor. Eso se consideró crucial, dado que los clientes ricos necesitaban acceso a mercados bursátiles para realizar inversiones y recaudar fondos para sus propias compañías a través de Credit Suisse. Pero Thaim dijo que el área debía ser más disciplinada a la hora de asumir riesgos y centrarse en menos clientes. Su equipo redujo otras áreas de banca de inversión de Credit Suisse, y se marcharon decenas de altos cargos. En muchos casos, ocuparon sus cargos compañeros con menor experiencia, en una ‘juniorización’ que exdirectivos e inversores que trabajaban con Credit Suisse declararon lo volvió más vulnerable a contratiempos.

Foto: Sede de Credit Suisse

El mismo día de febrero de 2020 en que Thiam dejó el banco, Jason Varnish, alto directivo de riesgos en el ‘prime brokerage’ de Credit Suisse, se subió a un remonte en el Vail Ski Resort de Colorado. Se le quedó enganchado el abrigo y el padre de tres hijos, de 46 años, murió. En un comunicado al personal en ese momento, el banco dijo que Varnish “encontró con éxito el equilibrio adecuado entre tener una visión comercial con los clientes y mantener una disciplina de riesgos para el banco”.

Como en otros bancos, la gestión de riesgos se había convertido en una operación amplia dentro de Credit Suisse en los últimos años. Su papel adquirió mayor importancia y poder después de que los bancos experimentaran grandes pérdidas en operaciones complejas durante la crisis financiera. La gestión de riesgos supervisa las operaciones del banco, intentando evitar problemas financieros y de reputación. Los programas informáticos siguen normas y procesos programados en la tecnología del banco y el personal debe seguirlos. Además, el banco cuenta con el criterio humano en todos los niveles.

Comités de riesgos crediticios y de reputación examinan a los clientes y las transacciones, y el banco establece límites respecto a lo que puede perder de un solo cliente o contraparte. Los directivos del banco, el consejo y los comités del consejo se encargan del sistema y de asegurarse de que funciona, con apoyo de departamentos de auditoría interna y análisis del riesgo crediticio. Los reguladores también tienen un papel a la hora de evaluar los modelos de riesgo de los bancos, que se basan en datos, supuestos y posibles escenarios para calcular resultados previstos. En 2019, la Reserva Federal declaró que encontró deficiencias en la forma en que Credit Suisse proyectaba las pérdidas bursátiles en las pruebas de estrés anuales y le dio cuatro meses para corregirlas.

Foto: Antonio Horta-Osorio, nuevo presidente de Goldman Sachs (EFE)

Los sistemas fueron probados cuando la creciente pandemia del coronavirus aterró a los mercados financieros. En medio de la volatilidad, el ‘prime brokerage’ de Credit Suisse registró una pérdida de cerca de 200 millones de dólares al liquidar inversiones de un fondo de cobertura agitado, Malachite Capital, en marzo de 2020, según una fuente cercana al asunto. Brian Chin, entonces director del negocio de mercados de Credit Suisse, supervisaba el ‘prime brokerage’. Una auditoría interna examinó la pérdida, cuya magnitud sorprendió a algunos directivos del banco, declara dicha fuente.

La auditoría señaló dos errores, según personas cercanas al asunto. El primero fue que el banco no examinó a fondo la estrategia bursátil de Malachite y cómo le iría en mercados volátiles. El segundo fue la utilización de un sistema de márgenes obsoleto, que no supervisaba de forma eficaz a tiempo real el riesgo que una posición generaba para el banco cuando fluctuaban los precios de los títulos subyacentes.

Sus recomendaciones incluyeron centrarse en puntos débiles similares con otros clientes, incluidos los que tenían una exposición bruta elevada a través de derivados de renta variable, que se basan en las fluctuaciones en el precio de las acciones del activo subyacente, según las fuentes. Se diseñaron planes para trabajar en “mejoras en el proceso” durante dos años, afirman. Uno de los esfuerzos era trasladar tales operaciones a un sistema “de márgenes dinámicos” más sofisticado que utilizaría factores adicionales en tiempo real más allá del precio, como la volatilidad y el riesgo de concentración, según las fuentes. Pero los cambios no estaban listos para Archegos cuando colapsó.

Foto: Edificio de Credit Suisse.

Para reemplazar el papel de Varnish de alto directivo de riesgos en los mercados agitados, el banco recurrió a Parshu Shah, comercial en el área de ‘prime brokerage’ asentado en Nueva York. Tenía 20 años de experiencia en el banco, esculpiendo un nicho en los derivados financieros que permitió a los fondos de cobertura incrementar las apuestas bursátiles con dinero prestado.

Sus clientes incluían a Archegos, gran consumidor de un derivado llamado ‘swap’ (contrato para intercambiar dinero en el futuro) de rentabilidad total, según personas cercanas al asunto. Los ‘swaps’ permitieron que Archegos destinara una pequeña cantidad como garantía para abrir grandes posiciones sin poseer los títulos subyacentes. Shah remitió una petición de declaraciones a Credit Suisse, que se negó a hacer comentarios sobre su papel. Él no contestó a otra petición de comentarios.

Incluso con el traspiés de Malachite, Credit Suisse registró su mejor beneficio neto en el primer semestre en una década el pasado julio, principalmente por mercados renacientes y la banca de inversión. El nuevo CEO, Thomas Gottstein, que tomó el relevo de Thiam en febrero de 2020, dice que fue el momento adecuado para “captar oportunidades de crecimiento”. Sus palabras fueron recibidas como una señal para que el banco aprovechara el vertiginoso repunte del mercado hacia el final de la pandemia, según directivos de Credit Suisse. El portavoz del banco dice que Gottstein no ha querido hacer declaraciones.

placeholder Tidjane Thiam, ex CEO de Credit Suisse. (EFE)
Tidjane Thiam, ex CEO de Credit Suisse. (EFE)

Gottstein, que había dirigido anteriormente el área doméstica de Credit Suisse dirigida a personas ricas, ascendió a Chin para que dirigiera la banca de inversión y otorgó a Lara Warner, directora de Riesgos de Credit Suisse, un mayor papel de supervisión del riesgo y cumplimiento.

La cartera de Archegos también cabalgaba mercados candentes. Las posiciones del fondo en Credit Suisse se multiplicaron drásticamente desde el verano del año pasado hasta marzo de este año, según fuentes cercanas a la cuestión. En septiembre, Shah, que llevaba en el puesto seis meses, señaló la creciente exposición de Archegos al equipo de riesgo de crédito de contraparte de la banca de inversión, según una de las personas familiarizadas con el asunto. No se pudo determinar si el equipo especialista, concebido para supervisar la solidez de los clientes de Credit Suisse, reaccionó. El asunto no tomó mayor relevancia ni por parte de Shah ni del equipo de riesgo de crédito de contraparte de la banca de inversión o gestores a nivel del grupo, según personas cercanas al mismo. Shah recibía informes periódicos indicando riesgos crecientes en las posiciones de Archegos, según las fuentes. El directivo no comunicó adecuadamente esos informes al personal directivo, afirman.

Foto: (Reuters)

En un ‘swap’ de rentabilidad total, un banco recibe comisiones y es dueño del valor. Credit Suisse se convirtió en uno de los mayores tenedores en algunos de los valores de Archegos, según los documentos que el banco ha presentado ante la Comisión de Valores y Bolsa de EEUU (SEC, por sus siglas en inglés). A finales de 2020, poseía cerca del 6,5% de las acciones clase B de ViacomCBS, según FactSet. Pero el seguimiento de las participaciones por parte del banco iba con retraso, según personas cercanas al asunto, y no se reflejaba la importancia de las crecientes posiciones, según publicó anteriormente el ‘WSJ’.

A mediados de marzo, el importe nocional de Credit Suisse, o el valor de los activos subyacentes de las posiciones de Archegos, se situaba por encima de 20.000 millones de dólares. Algunos dentro del banco pensaban que la exposición era solo una fracción de dicha cifra, en parte por el sistema de rastreo atrasado, según informó previamente el ‘WSJ’. Gottstein y Warner, directora de Riesgos, tomaron conciencia de la exposición del banco a Archegos en los días previos a la liquidación forzosa del fondo, y ninguno había sido consciente de que el fondo era un cliente tan grande antes de eso, según publicó el ‘WSJ’ anteriormente.

Días antes de que Archegos estallara, las acciones de ViacomCBS y Discovery alcanzaron nuevos máximos. Alrededor de mediados de marzo, Credit Suisse devolvió los depósitos de garantía al fondo, según las fuentes. Puede que devolver la garantía sea algo común para un cliente con una cartera diversificada de participaciones cuyo valor haya aumentado. Pero el caso de Archegos fue un problema, porque la mayoría de sus participaciones se encontraba en un puñado de empresas. Esto generó riesgos especiales, ya que la caída de cualquier valor podría destruir la firma. Archegos también estaba realizando apuestas con un alto grado de apalancamiento sobre parte de dichos valores con otros bancos de inversión. Credit Suisse no era consciente de esos movimientos, según directivos de Credit Suisse.

Greensill Capital, socio de financiación de un conjunto de fondos de inversión de Credit Suisse de 10.000 M, se declaró en bancarrota

El banco no estaba evaluando de forma exhaustiva los riesgos de que los valores estuvieran tan concentrados por empresa y sector, según personal actual y antiguo del banco. El 22 de marzo, lunes, las acciones de ViacomCBS se desplomaron cuando la empresa dijo que emitiría acciones nuevas para invertir en servicios de retransmisión. Archegos se quedó atrapado en una espiral descendente a medida que caían las acciones y no podía acudir a márgenes de garantía. Otras acciones relacionadas con las posiciones bursátiles del fondo también habían caído.

En Zúrich, Gottstein y Warner estaban atrincherados en otra crisis. Greensill Capital, socio de financiación de un conjunto de fondos de inversión de Credit Suisse de 10.000 millones de dólares, se declaró en bancarrota, poniendo en duda miles de millones en activos del fondo. Greensill tuvo problemas porque no podía renovar seguros de crédito de préstamos financieros de la cadena de producción que había ofrecido a empresas, exponiendo brechas en la supervisión de Credit Suisse de los fondos. (El fundador de la compañía, Lex Greensill, comunicó en mayo a un comité del Parlamento británico que asume la responsabilidad del colapso de Greensill y que la empresa había dependido demasiado de un asegurador).

Foto: (Reuters)

En esa semana de marzo, Credit Suisse fue bombardeado con preguntas de reguladores, accionistas e inversores de fondos por Greensill. Ese jueves, Archegos citó a su media docena de prestamistas para intentar debatir un plan de supervivencia.

Credit Suisse sugirió que los bancos trabajaran juntos para desenmarañar las operaciones de Archegos durante un mes. Algunos lo consideraron, según personas cercanas a las conversaciones. Pero no se llegó a un acuerdo y algunos descargaron sus posiciones a otros inversores rápidamente. El lunes siguiente, 29 de marzo, Credit Suisse advirtió de una pérdida importante. En abril, declaró que cerrar las posiciones suponía 5.500 millones de dólares, y consiguió 2.000 millones de dólares en capital nuevo. Chin, Shah y Warner fueron parte del personal despedido.

El ‘WSJ’ publicó anteriormente que el banco tiene planes para desplegar un establecimiento de márgenes dinámico en todas las posiciones de los clientes. En las últimas semanas, el sistema todavía no se había aplicado a algunas posiciones, según fuentes cercanas al asunto. Credit Suisse ha contratado recientemente a McKinsey & Co para ayudarle a identificar y solucionar puntos débiles en su gestión de riesgos, según personas cercanas al banco.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

A mediados de marzo, las acciones de ViacomCBS y Discovery se dispararon. Eso fue una buena noticia para Bill Hwang. Su firma, Archegos Capital Management, había solicitado un préstamo de miles de millones a Credit Suisse Group para apostar por una serie de valores, incluidos los de las empresas de entretenimiento.

Credit Suisse Acciones Insolvencias