POR LAS PRESIONES DE BAJAR TIPOS

Aviso de Powell a Trump: "Las democracias tienen bancos centrales independientes"

"El Congreso decidió aislar a la Fed porque había visto ya el daño que a menudo se genera cuando las medidas monetarias se mezclan con los intereses políticos a corto plazo", ha dicho

Foto: El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters)
El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters)

Jerome Powell alza la voz. "La Fed está insulada de las presiones políticas a corto plazo —lo que es conocido como nuestra 'independencia'—", ha dicho el presidente de la Reserva Federal en un discurso pronunciado este martes en el Consejo de Relaciones Exteriores en Nueva York (EEUU). Sus palabras llegan después de meses de insistencia por parte del presidente Donald Trump de que se rebajen los tipos de interés en el país norteamericano, poniendo a prueba, por tanto, la capacidad del regulador monetario de mantener su rumbo sin permitir interferencias políticas.

"El Congreso decidió aislar a la Fed de esta manera porque vio el daño que a menudo se produce cuando las medidas monetarias se mezclan con los intereses políticos a corto plazo", ha matizado el presidente. "Los bancos centrales en las principales democracias del mundo tienen una independencia como esta". En el discurso, sin embargo, Powell no menciona a Trump y, tras detallar estas palabras, se dispone a hablar de la transparencia del banco central (la iniciativa 'Fed listens') y de las perspectivas económicas de la institución.

Las declaraciones del martes, sin embargo, llegan después de que en la rueda de prensa posterior a la reunión de política monetaria del día 19 de junio, Powell se mostrase escueto al responder frente a las preguntas sobre las presiones de Trump a la rebaja de tipos. Entonces, el washingtoniano se limitó a asegurar que no discutía "a las autoridades electas ni en público ni en privado". "La Fed está estrechamente comprometida con su independencia, tanto de un control directo como de un control menor: creemos que es una característica institucional importante que ha servido a la economía y al país muy bien", aseguró Powell.

El republicano no hace amagos de esconder su desagrado por los actuales niveles del precio del dinero y se queja de forma reiterada —ya sea en entrevistas o en su cuenta personal de Twitter— de que la política monetaria estadounidense coloca a EEUU en una situación de desventaja económica frente a otras zonas geográficas del mundo como Europa o China. No en vano, el presidente se dirige a su segunda campaña electoral con los estragos del proteccionismo a cuestas y, como él mismo alegó en uno de sus tuits, querría que la Fed bajase tipos "para disparar a la economía como un cohete".

El Congreso insuló a la Fed porque vio el daño que a menudo se produce cuando las medidas monetarias se mezclan con los intereses políticos a corto plazo

La Reserva Federal mantuvo los tipos de interés intactos en su última reunión de política monetaria, aunque Powell perdió el consenso entre sus miembros por primera vez en su mandato. El banco central también rebajó sus perspectivas de inflación para el año hasta el 1,5%, con el presidente de la entidad reconociendo en la rueda de prensa que "las razones para ponernos más acomodaticios se han reforzado" (una frase que ha repetido este martes en el discurso). No obstante, la Reserva Federal continuó apuntando a un sólido crecimiento económico y pidió tiempo para esperar a tener más datos, ya que temía por la disrupción económica de la guerra comercial.

Tanto es así, que los gestores temen que la Fed esté claudicando ante las presiones políticas. Justo este martes, el director de análisis de Bankinter, Ramón Forcada, recordaba que "aunque técnicamente la Fed no tiene por qué bajar los tipos de interés este año, si se equivoca carga con una presión política muy grande". Ya la semana pasada, Nicolo Carpaneda, director de inversiones y especialista en renta fija de M&G ponía en valor una noticia en la que se informaba de investigaciones de la Casa Blanca sobre cómo relevar a Powell. "No se le da mucha importancia, pero la tiene", dijo entonces el experto. "Los mercados tienen miedo de que la Fed sepa algo que ellos no".

En el discurso del martes, Powell ha vuelto a reiterar los mismos conceptos que dijo tras la reunión de la semana pasada. "Desde principios de año, hemos sido pacientes a la hora de analizar la necesidad de cambiar la política monetaria", ha dicho el presidente de la Fed. "Ahora vemos que el Comité vigilará de cerca las implicaciones de la información entrante para las perspectivas económicas y actuará como considere apropiado para sostener la expansión".

"La pregunta que nos hacemos mis compañeros y yo es si las incertidumbres [de las últimas semanas] continuarán lastrando las perspectivas y, por tanto, demandarán una política acomoaticia mayor", ha matizado Powell, asegurando además que muchos de los participantes creen que las razones para ponerse más acomodaticios se han reforzado. "Sin embargo, también somos conscientes de que la política monetaria no debería sobrereaccionar a datos individuales o un bache a corto plazo en la confianza —hacerlo otorgaría más incertidumbre a las perspectivas futuras—".

Las bolsas han abierto el martes en rojo, con el S&P 500 apuntando a una pérdida del 0,95% tras el cierre de campanilla y el Dow Jones perdiendo un 0,67%. A su vez, la curva de la renta fija ha ahondado todavía más su inversión, con el bono soberano a diez años cayendo por debajo de la rentabilidad del 2% y los títulos a corto plazo ganando en 'yield'.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios