RECORTA SU PREVISIÓN DE INFLACIÓN AL 1,5%

Powell mantiene los tipos de interés, pero pierde el consenso de la Reserva Federal

Mientras Powell y el resto de miembros han votado a favor de mantener los tipos de interés, Bullard ha expresado su deseo de que el precio del dinero bajase este junio 25 puntos básicos

Foto: El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters)
El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters)

La Reserva Federal ha mantenido los tipos de interés, tras las reuniones del miércoles y jueves, en la horquilla del 2,25-2,5%. Sin embargo, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) ha registrado ya su primer voto en contra.

Mientras el presidente del banco central de EEUU, Jerome Powell, y el resto de miembros han votado a favor de la medida, James Bullard, el presidente de la Fed de St. Louis, ha expresado su deseo de que el precio del dinero bajase este junio 25 puntos básicos. El economista ya había indicado en entrevistas a medios estadounidenses que creía que un recorte de tipos era lo más adecuado para capear los efectos de la guerra comercial.

La de Bullard se trata de la primera discrepancia en el periodo de poco más de un año que Powell lleva presidiendo el comité. La última vez que un miembro había discordado de la decisión general había sido en diciembre de 2017, en un momento del mandato de Janet Yellen en el que la Reserva Federal se encontraba normalizando el precio del dinero desde los mínimos poscrisis.

Al ser preguntado al respecto en la rueda de prensa posterior al comunicado, Powell ha asegurado que “el debate, con cuidado y cabeza, siempre me ha parecido algo sano”.“Creo que uno toma mejores decisiones cuando escuchas las disidencias”, ha insistido, recordando, sin embargo, que “el apoyo a la decisión tomada ha sido muy amplio”.

Según la media de perspectivas económicas, los miembros de la Reserva Federal han bajado el rango de los tipos de interés para finales de 2019 hasta una horquilla del 1,9%-2,6% (por debajo de la previsión del 2,4% y 2,9%). Para el cierre de 2020, el rango se ha ampliado del 2,4%-3,4% previsto en marzo hasta una horquilla del 1,9%-3,1% en la reunión de junio.

La Reserva Federal en Washington. (Reuters)
La Reserva Federal en Washington. (Reuters)

Según el mapa de puntos, la media de los miembros prevé un 2019 sin recortes y una rebaja de 25 puntos básicos en 2020, cuando anteriormente la previsión para el ejercicio siguiente era de subidas en el precio del dinero.

No en vano, la Fed está preocupada por la inflación. “Si el año pasado la inflación subyacente se había mantenido por lo general cerca de nuestro objetivo del 2%, el indicador ha flaqueado este año”, ha explicado Powell en la rueda de prensa. Asimismo, el regulador ha recortado la inflación hasta el 1,5%, por debajo del 1,8% que preveía en marzo. Ante semejante nivel, el presidente ha reconocido ante la prensa que incluso aquellos miembros que no prevén recortes de tipos en el futuro próximo consideran que “las razones para ponernos más acomodaticios se han reforzado”.

Y es que el banco central de EEUU ha asegurado en su comunicado de política que “en vista de las incertidumbres y las presiones de una inflación atenuada, el comité vigilará de cerca las implicaciones de la información que vaya llegando sobre las perspectivas económicas y actuará según lo apropiado para sostener la expansión, con un mercado laboral sólido y una inflación cercana a su objetivo del 2%”.

Powell ha reconocido que "las razones para ponerse más acomodaticios se han reforzado"

Una frase que, según ha matizado Powell en la rueda de prensa, es nueva en el comunicado de política monetaria; ya que antes los comunicados detallaban la frase de que “el comité será paciente en determinar los ajustes futuros a la horquilla de los tipos”. Pese a este cambio, el presidente continúa insistiendo en un mensaje de calma.

“Si en la reunión de mayo parecía que los vientos de cara estaban amainando, ahora las preocupaciones han vuelto a resurgir”, ha explicado Powell en la rueda de prensa. Los dos desarrollos que preocupan al banco central son las negociaciones comerciales y el crecimiento global. “En este contexto, preferimos esperar a la próxima a recibir más información sobre el estado de estos desarrollos antes de tomar decisiones”.

La Fed está satisfecha con los últimos datos de consumo y empleo, pero reconoce que las cifras de producción industrial y de comercio han sido débiles. En este contexto, “mientras el gasto de los hogares continúa subiendo respecto al año anterior, los indicadores de gastos fijos de las empresas han sido flojos”, matiza la institución en el comunicado.

En este contexto, el banco central también ha revisado a la baja su pronóstico para la evolución de la tasa de desempleo, hasta situarla en el 3,6% en 2019 —una décima por debajo de la previsión anterior—.

Escueto ante Trump

Respecto a las preguntas acerca de las presiones de Donald Trump para que Powell baje los tipos, el presidente se ha mostrado muy escueto en la rueda de prensa. "No discuto a las autoridades elegidas ni en público ni en privado", ha zanjado el washingtoniano. "La Fed está estrechamente comprometida con su independencia, tanto de un control directo como de un control menor: creemos que es una característica institucional importante que ha servido a la economía y al país muy bien".

El presidente Donald Trump, cuando nominó a Jerome Powell para la Fed en noviembre de 2017. (Reuters)
El presidente Donald Trump, cuando nominó a Jerome Powell para la Fed en noviembre de 2017. (Reuters)

Las quejas de Trump de unos tipos de interés demasiado altos para su gusto son un fenómeno recurrente en sus declaraciones a los medios de comunicación y, sobre todo, en su cuenta personal de Twitter. El mandatario suele argumentar que el actual precio del dinero previene que la economía crezca a ritmo completo y que sitúa a EEUU en una situación de desventaja, especialmente frente a países como China, con quien recientemente elevó las tensiones comerciales.

Con todo, su último tuit sobre el tema iba dirigido a Europa. Después de que el presidente del Banco Central Europeo anunciase perspectivas de estímulo en la conferencia de Sintra (Portugal), el republicano se quejaba de que esto devaluaba el euro, "facilitando injustamente su competición contra EEUU". "Se llevan saliendo con la suya durante años, al igual que China y los demás", ha zanjado.

Los mercados, en calma

Las palabras de Powell no han alterado demasiado a los mercados. Las bolsas han acelerado levemente las subidas mientras Powell comparecía, con el S&P 500 cerrando con una subida del 0,30% y el Dow Jones un avance del 0,14%. Con todo, los inversores también han acudido al mercado de bonos, con la rentabilidad tanto los títulos a largo plazo como la deuda a corto recortando posiciones. Además, el diferencial entre el bono a 10 años y el de tres meses ha disminuido levemente, aunque la curva continúa invertida.

Los futuros recogidos por Bloomberg, sin embargo, van a por todas y el 100% de estos ya apunta a que la Fed recortará tipos hasta situarlos, como mínimo, en la horquilla del 2%-2,25% en la reunión del 31 de julio.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios