de halcón a paloma

Wall Street, Trump y el frenazo de los tipos: Powell cumple un año frente a la Fed

Se cumple un año desde que el actual presidente del banco central asumió el liderazgo de la política monetaria estadounidense, asolado por las presiones políticas y de los mercados

Foto: El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters)
El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters)

Este martes se cumple un año desde que Jerome Powell fue nombrado oficialmente presidente de la Reserva Federal, aceptando el compromiso de “explicar qué hacemos y por qué lo hacemos”. Un año en el que, sin embargo, el banco central de EEUU ha pasado de halcón a paloma, echando el freno sobre los tipos de interés ante las presiones de la incertidumbre económica.

Un cambio de tono que, con todo, Donald Trump habrá celebrado. Con la llegada del republicano a la Casa Blanca, fue el propio Trump quien eligió a Powell como sustituto de Janet Yellen. No obstante, según el nuevo presidente de la Fed continuó subiendo los tipos a lo largo de 2018 (como bien llevaba haciendo Yellen desde 2016), al mandatario de EEUU se le subían los humos.

Pese a que durante la carrera política Trump se dedicó a criticar a la ex presidenta de la entidad por mantener el precio del dinero bajo, tras comenzar su mandato e impulsar una reforma fiscal que ‘chutase’ a la economía, el neoyorquino cambió de parecer ante el miedo a una apreciación del dólar que ralentizase el crecimiento de la segunda economía mundial (especialmente en aras de una guerra comercial). Tanto es así, que el pasado diciembre Trump llegó a alegar que “la Fed se ha vuelto loca”.

A su vez, Powell se esfuerza por dar una imagen de independencia. Tras la reunión de diciembre —en la que la Fed subió los tipos por cuarta y última en 2018— el presidente del banco central se mostró tajante ante las inquisiciones sobre las consideraciones políticas. “Haremos nuestro trabajo de la misma forma que siempre lo hemos hecho”, dijo Powell, “nada nos llevará a desviarnos de ello”.

Ante el miedo a un 'parón' económico, la Fed ha moderado el tono (algo que seguramente contente a Trump)

Nada, excepto la propia economía. Powell tomó su primera decisión de política económica tras el susto bursátil de finales de febrero — "a pesar de la reciente volatilidad, las condiciones financieras siguen siendo acomodaticias", dijo entonces, mientras Wall Street registraba su peor caída desde 2011. Volatilidad que, sin embargo, regresó en octubre, con la curva de la rentabilidad de los bonos llegando incluso a invertirse. Los datos económicos siguen siendo sólidos, pero avistan nubarrones como el deterioro de la actividad manufacturera o el consumo de las grandes economías mundiales —algo que se ha visto reflejado en la lluvia de ‘profit warnings’ que ha habido en la última temporada de resultados—. Así, en diciembre la Fed efectuó su última subida de tipos de 2018 pero suavizó el tono para 2019.

Tono que ha afianzado definitivamente en este comienzo de año, cuando la entidad ratificó que realizará una pausa en el calendario de incrementos del precio del dinero. "En vista de los desarrollos de la economía y las finanzas globales, así como de las débiles presiones inflacionistas, el FOMC será paciente a medida que determina qué ajustes futuros del rango objetivo de los tipos de interés son apropiados", dijo la Fed. Las encuestas al mercado recogidas por Bloomberg, de hecho, apuntan a que no habrá ninguna subida en 2019.

Mañana miércoles, Powell tiene marcada una comparecencia en el ayuntamiento de Washington que será emitida en vivo. En un momento en el que los mercados se mueven nerviosos ante la incertidumbre macroeconómica, cualquier evento frente al público es buena excusa para hacer política.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios