"podría permitirse ser más paciente"

La Fed reconoce que el futuro de su política está "menos claro" por los nuevos riesgos

El banco central se ha mostrado más cauteloso en las minutas de su última reunión, cuando ya rebajó el tono al reducir las perspectivas de subidas de tipos para 2019

Foto: El edificio de la Reserva Federal en Washington. (Reuters)
El edificio de la Reserva Federal en Washington. (Reuters)

El banco central de EEUU ha publicado este miércoles unas minutas de la última reunión de 2018 en la que se ha mostrado cauta acerca del futuro de la política monetaria del país — apuntando a que los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) no las tienen todas consigo en un contexto de volatilidad en los mercados y algunas señales de ralentización en la economía global—.

La Reserva Federal, que subió los tipos de interés hasta la horquilla del 2,25% y 2,5% en diciembre, lleva mostrandose 'dovish' desde el cuarto trimestre del año pasado, habiendo ya rebajado sus previsiones de subidas de los tipos de interés para 2019 en su última reunión. "Los participantes expresaron que los últimos desarrollos, incluyendo la volatilidad en los mercados financieros y un aumento de las preocupaciones por el crecimiento global, han hecho de que las decisiónes de extensión y plazos en la restricción de la política monetaria estén menos claras que antes".

"Ante este panorama, muchos participantes expresaron la opinión de que, especialmente en un contexto de bajas presiones inflacionarias, el Comité podría permitirse ser paciente con la restricción de la política monetaria", agrega la Fed en las minutas. Las bolsas, que ya llevában desde primera horas registrando alzas moderadas, no mostraron un cambio drástico de cotización, con el S&P 500 y el Dow Jones en avances de alrededor del 0,7%. Lo mismo ocurría con el dólar, sin apenas cambios frente al euro, y la renta fija, con las rentabilidades de los bonos soberanos a dos y diez años manteniendo distancias.

Las minutas también agregan que "un número de los participantes opinaron que, antes de hacer más cambios en el rumbo de la política monetaria, era importante que el Comité analizase factores como cómo los los riesgos se habían agudizado en los últimos meses podrían desarrollarse y hasta que punto podrían afectar la actividad económica y los impactos de medidas pasadas para retirar la política acomodaticia, que posiblemente todavía estuviesen empezando a tener efectos sobre la economía".

De hecho, ya en la actualidad la Reserva Federal muestra señales de división en relación sobre si debería seguir subiendo los tipos de interés o si tendría que frenar los incrementos del precio del dinero. Y es que, según las minutas, "algunos de los participantes" se mostraron reacios a subir los tipos de interés a la horquilla del 2,25%-2,5%. Sin embargo, pese a estas opiniones, en la toma de decisión final, la subida de los tipos de interés fue votada por unanimidad.

Volatilidad en los tipos

El Comité también ha querido prevenir sobre que la volatilidad podría no ser solamente en los mercados. Pese a que "la subida de los tipos de interés de la facilidad del depósito será gradual", las minutas dejan registrado que los empleados de la Reserva Federal "apuntaron a que los tipos de la facilidad del depósito y otros precios del dinero podrían posiblemente volverse algo volátiles a veces según los bancos y los mercados financieros se ajusten a los niveles más bajos del balance de reserva".

"Si dichas presiones al tipo de interés de la facilidad del depósito acabase emergiendo, sería dificil distinguir entre las presiones que podrían ser consideradas transitorias y probablemente temporales según las instituciones fiscales se ajustan y aquellas que pudiesen ser más persistentes y asociadas con la falta agregada de reservas". Para responder a este escenario, la Reserva Federal tiene preparada una larga batería de posibles herramientas que detalla en las minutas.

Miedo al 'efecto Maradona'

Curiosamente, una de las propuestas enfatizadas por los miembros de la reunión tuvo que ver con la manera en la que se comunicaban las previsiones del banco central. "Los participantes discutieron maneras de comunicar al público de forma efectiva unas decisiones de política basadas en datos", explican las minutas de la Fed. "Varios participantes expresaron la opinión de que podría incluso ser apropiado eliminar la emisión de perspectivas completamente y sustituirla con un lenguaje que enfatice la base en los datos de las decisiones de política monetaria".

Sobre todo época de incertidumbre sobre el futuro del ciclo económico, las autoridades monetarias tienen que tener especial cuidado con los mensajes que emiten, ya que el uso del lenguaje puede llegar a ser arma monetaria. Es lo que Mervyn King bautizó como 'efecto Maradona'; la capacidad de un banco central de influir en las decisiones de los agentes económicos con su comunicación, sin cambiar los instrumentos de su política.

La última vez la Fed sí tomó ciertas decisiones de política monetaria (la subida de los tipos de interés) pero también se encargó de cuidar su lenguaje —un hecho que queda plasmado en las minutas al referirse la Reserva Federal al cambio de la frase de "el Comité espera más subidas graduales" a "el Comité considera que habrá algunas subidas más". Según explica en el documento, la Reserva Federal usó la palabra "considera" para enfatizar la dependencia en datos de la decisión del Comité; y la palabra "algunas" para aclarar que "dada la información actual, el Comité consideraba que una cantidad relativamente limitada de restricciones adicionales probablemente serían apropiadas".

Comentarios variopintos

Este miércoles también se han pronunciado varios miembros del FOMC en favor de pisar el freno con respecto a las subidas de los tipos de interés. El presidente del Banco de Boston de la Reserva Federal, Eric Rosengren, ha abogado por "esperar" para determinar cuáles tendrían que ser las próximas decisiones de la autoridad monetaria.

"En este momento, con dos escenarios muy diferentes —una ralentización económica adelantada por los mercados financieros o un crecimiento mayor de lo esperado, en consonancia con las previsiones—, creo que podemos esperar a una mayor claridad antes de ajustar nuestra política monetaria", ha defendido Rosengren en la ciudad estadounidense de Boston.

De la misma forma, el presidente del Banco de Chicago de la Reserva Federal, Charles Evans, ha asegurado en un discurso en Riverwoods (Estados Unidos), recogido por la prensa local, que la Fed tiene la "capacidad de esperar" para tener en consideración los datos. Ambos comentarios han llegado después de que el presidente del Banco de San Luis de la Reserva Federal, James Bullard, defendiera en una entrevista con el diario 'The Wall Street Journal' que la Fed se encontraba "al borde de ir demasiado lejos y, posiblemente, inclinar la economía hacia una recesión".

Aunque el presidente de la Fed, Jerome Powell, ya avisó en la rueda de prensa posterior a la última reunión de la autoridad monetaria que 2019 iba a ser un año "incierto" en lo que respecta a la política monetaria, también pronosticó un total de dos subidas adicionales para 2019.

De esta forma, el presidente de la Fed se desmarcó del documento de proyecciones económicas presentado poco tiempo antes, en cuyo diagrama de puntos, o 'dot-plot', los participantes del FOMC habían estimado, como opción más votada, que en 2019 se producirían tres subidas adicionales.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios