carteras de 130.000 millones

Santander y BBVA se desangran en bolsa por sus bonos de España e Italia

Los bancos españoles tienen 200.000 euros en deuda pública italiana y española, que sufre la última semana. Bankinter es el único banco que evita las pérdidas en bolsa en 2018

Foto: Ana Botín y Francisco González, presidentes del Santander y BBVA. (EFE)
Ana Botín y Francisco González, presidentes del Santander y BBVA. (EFE)

La banca se ha convertido en el principal foco bajista con la crisis política de Italia y España. Las entidades cotizadas españolas acumulan una cartera de más de 200.000 millones de euros en deuda pública de estos países. Banco Santander y BBVA encabezan la exposición, están entre los peores bancos de Europa en bolsa y lastran al Ibex.

“Cuando hay dudas sobre un país, los fondos siempre golpean a los bancos, son el objeto al que se atiza”, señala un conocido gestor. En este caso, se da la circunstancia de que la cartera de renta fija (ALCO, en la jerga) espolea a los inversores que retiran posiciones en los bancos, pese a que como demostró la crisis catalana, las caídas recientes podrían revertir pronto.

En cualquier caso, la incertidumbre política ha sacudido a la deuda soberana. La prima de riesgo italiana se ha elevado por encima de los 230 puntos básicos, mientras la española se asienta por encima de los 110 puntos, en ambos casos tras alzas de más del 10% este lunes.

Los diferenciales se disparan porque los inversores han buscado refugio en el bono alemán a 10 años, cuya rentabilidad ha bajado al 0,24%, mínimos desde hace un año, y porque ha habido una ola de ventas en los títulos italianos y españoles. Los primeros cotizan con un rendimiento del 3,1%, récord desde 2014, antes de que el Banco Central Europeo (BCE) pusiera en marcha sus compras masivas de activos. La rentabilidad del bono del Tesoro español está por encima del 1,5%, cerca de los máximos del año.

Esto es un problema para la banca, justo en un momento en que la cartera de renta fija tiene especial relevancia, con una aportación del 15% del beneficio de 2017, según estimaciones de Société Générale. Las entidades españolas tienen una cartera de unos 200.000 millones de euros en deuda de estos países, entre bonos españoles por valor contabilizado en balance de 160.000 millones de euros y 35.000 millones en títulos italianos. Banco Santander y BBVA, por su tamaño, destacan en términos absolutos.

La entidad cántabra terminó el año pasado con un montante de 6.108 millones en deuda italiana y una exposición de 62.637 millones a la española, aunque de esta hay 1.906 millones contabilizados como deuda a vencimiento. Esto es, el banco no tiene previsto hacer operaciones, con lo que únicamente cobra el cupón y el principal cuando vencen, sin que afecte el movimiento del precio salvo si hay riesgo de impago. Por lo tanto, la exposición a los vaivenes del mercado asciende a 66.839 millones, según el último informe anual, el 45% de la cartera ALCO.

En el caso de BBVA, las cifras no eran muy diferentes en diciembre, según el informe anual, aunque han variado hasta marzo conforme a un informe a analistas. Hay más exposición a Italia, con 9.700 millones, y menos a España, con 17.000 millones. Los bonos aparcados hasta vencimiento tienen un valor contable de 8.000 millones y 3.500 millones, con lo que la exposición a la crisis política es de una cartera de 13.600 millones (56.349 millones en diciembre).

Bankia y CaixaBank tienen cifras en torno a los 26.000 millones de euros en bonos italianos y españoles, aunque con una exposición mayor sobre la cartera ALCO, ya que roza el 100%. Lo mismo que ocurre con Unicaja, Bankinter y Liberbank. Aunque Liberbank, a diferencia de los bancos anteriores, no tiene deuda española, sino que el montante de 1.285 millones de bonos italianos es casi toda su cartera de renta fija (el 97%). Otro caso diferente al resto es el del Sabadell, con 9.700 millones en deuda italiana y otros 9.400 millones en bonos españoles, pero con el 70% del riesgo soberano entre ambos países.

Miedo a la parálisis política

Estas cifras apuntalan las caídas en bolsa de la banca. Desde el 15 de mayo, cuando el mercado comenzó a poner en precio el riesgo político en Italia, el MIB de Milán pierde un 10% y el Ibex 35 más del 5%. Pero los bancos sufren mucho más. El Ibex 35 Banks, índice que aglutina a las seis principales entidades financieras, se desangra con un retroceso del 10% en las últimas 10 sesiones.

Ibex 35 Banks en 2018. (Bloomberg)
Ibex 35 Banks en 2018. (Bloomberg)

De hecho, Banco Santander y CaixaBank, con descensos de dos dígitos, están entre los 10 peores bancos en bolsa del Euro Stoxx Banks 600. Un deshonor que tienen Bankia y BBVA cuando se compara el desempeño de los bancos europeos en el acumulado de 2018, en el primer caso con el añadido de las dudas sobre el plan de privatización y en el segundo por la dependencia de divisas emergentes como el peso mexicano o la lira turca.

El movimiento en los mercados tiene como trasfondo la incertidumbre política que, aunque en el pasado reciente no ha demostrado tener influencia clara en la macro, sí ahuyenta a los inversores financieros, como muestra la encuesta mensual de Bank of America Merrill Lynch. Los grandes fondos infraponderaron España el año sin Gobierno entre 2015 y 2016, pese al fuerte crecimiento de los beneficios empresariales.

Los inversores reducen su exposición a Italia por la posible deriva de Roma hacia postulados antieuropeos y populistas, con la que ha llegado a haber una propuesta de quita de deuda pública de 250.000 millones, en torno al 10% de su apalancamiento. Aunque la última noticia ha sido que el presidente, Sergio Mattarella, ha pedido al economista Carlo Cottarelli, ex del FMI, formar Gobierno. En España, la incertidumbre llega con la posible moción de censura y elecciones a lo largo del año, además del efecto contagio que suele sufrir cuando van mal las cosas en otra economía periférica, pese a que los economistas se empeñan en recordar que son casos distintos. “Tenemos datos suficientes para mostrar cómo la incertidumbre política afecta a la economía mucho menos de lo que pensamos”, apunta Ignacio de la Torre, economista jefe de Arcano, en un informe a clientes. Pero el mercado no discrimina cuando hay miedo.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios