infravalorado en bolsa

BBVA se come en bolsa los riesgos divisa de Turquía y México

La entidad cotiza con un PER (beneficio por acción respecto a precio) inferior al del resto de bancos españoles. Su exposición a emergentes penaliza al valor

Foto: Francisco González, presidente de BBVA, esta semana en México. (EFE)
Francisco González, presidente de BBVA, esta semana en México. (EFE)

BBVA ha sido el primer banco español, sin contar a Bankinter, que ha elevado su rentabilidad por encima del coste del capital. Dicho de otra forma, el ROE es más alto que el retorno exigido por los inversores. Pero esto no se ha trasladado a la bolsa, donde cotiza con unos múltiplos por debajo del sector.

El PER de la entidad, que refleja las veces que el precio recoge el beneficio neto por acción, es de nueve veces. Esta ratio está por debajo de la media de sus comparables europeos, según Bloomberg, y es menor que el del resto de bancos españoles (ver gráfico).

El otro múltiplo en el que se fijan los expertos, que compara el valor en bolsa con el contable, está en la unidad, levemente por debajo del promedio entre entidades de similar tamaño en Europa. En la comparativa con el resto de bancos españoles gana a la mayoría, pero cotiza igual que CaixaBank, pese a exhibir más rentabilidad y lejos de las 1,9 veces de Bankinter, entidad con la que ya se codea en ROE, pero no en valoración bursátil.

Los analistas coinciden en que esto se explica por su diversificación geográfica. Aunque este factor es el que permite a la entidad presidida por Francisco González mejorar sus resultados al tener áreas de influencia fuera de los tipos de interés al 0% de la eurozona, también supone un hándicap en el parqué. “Su exposición a emergentes lleva aparejada riesgo político sobre la divisa”, resume Javier Bernat, analista de GVC Gaesco. “BBVA está siendo castigado por su elevada presencia en estas economías”, reitera Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank.

Turquía es un ejemplo de ello. Mientras Argentina ha acaparado titulares, con el desplome del peso en torno al 30%, la lira turca también ha sufrido hasta caer a mínimos históricos respecto a la divisa europea. En 2018 pierde en torno al 15%, prolongando la tendencia negativa de la última década.

De hecho, BBVA compró su primera participación en Garanti, la entidad que controla actualmente, en 2010. Fue un 24,9%, por 4.195 millones de euros, con el tipo de cambio en aquel momento. Desde entonces, la moneda turca retrocede un 60% en el cruce con el euro. El banco español adquirió un segundo paquete del 15% por 1.988 millones de euros en 2014, fecha desde la que la lira se deja un 50% contra el euro. La última compra la realizó el año pasado, del 10%, por 859 millones, con la lira en 0,256 euros, un 26% más que ahora (0,19 euros este jueves).

De esta forma, el desempeño de la entidad en Turquía se ve castigado por el cambio a euros. “La evolución del negocio es positiva en crecimiento de márgenes y cuotas de mercado en depósitos y crédito, pero hay dudas con la situación política”, comenta Nuria Álvarez, analista de Renta 4. Turquía celebrará elecciones en junio, y el actual presidente, Tayyip Erdogan, irá a los comicios con promesas de más intervención económica. “Turquía se está alejando de Europa a medida que Erdogan se afianza en el poder”, expone Felipe López-Gálvez.

Las intenciones del Ejecutivo y el contexto financiero de los emergentes, influido por el endurecimiento monetario en Estados Unidos de la Reserva Federal (Fed), han presionado a la baja a la lira turca. BBVA obtuvo un beneficio de 201 millones en el primer trimestre a través de Garanti, el 15% del total (1.340 millones). La entidad aumentó sus provisiones en el país desde 16 hasta 29 millones por el deterioro de los activos financieros, como consecuencia de la actualización del escenario macro y un cambio contable.

El banco aseguró a los analistas que “mantiene una cobertura de tipos de cambio prudente para garantizar una baja volatilidad en el índice de capital CET1 y un impacto limitado en la cuenta de resultados”. Pero “cualquier depreciación de la lira turca impacta en el beneficio y en el capital”, insiste Bernat desde GVC Gaesco Beka.

Elecciones en México

Al riesgo que surge con la lira turca se suma el calendario electoral en México, principal mercado de BBVA, que aportó en el primer trimestre el 43% del beneficio neto, con unas ganancias de 571 millones de euros. Los mexicanos votarán el 1 de julio, y muchos inversores temen que respondan a Donald Trump con más populismo. “Hay posibilidades reales de que salga elegido López Obrador, un candidato de izquierdas que no cuenta con el beneplácito del mercado”, puntualiza Felipe López-Gálvez.

De esta forma, más de la mitad de los beneficios de BBVA se genera en economías a las que el mercado ha puesto en cuarentena. Igual que ocurre con Argentina, que aunque tiene un peso muy inferior a Turquía y México, también aparece en la cuenta de pérdidas y ganancias. En el primer trimestre, antes de la intensificación de las caídas del peso, la entidad registró un beneficio de 52 millones, cerca del 4% del total.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios