Es noticia
Menú
Los científicos advierten de que el cambio climático avanza hacia los peores escenarios
  1. Medioambiente
  2. Clima
La crisis climática se agrava

Los científicos advierten de que el cambio climático avanza hacia los peores escenarios

Según el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), publicado hoy, el cambio climático inducido por la actividad humana está causando perturbaciones peligrosas y generalizadas en todo el planeta

Foto: Inundaciones en Chennai, India. (EFE/EPA/Idrees Mohammmed)
Inundaciones en Chennai, India. (EFE/EPA/Idrees Mohammmed)

Los científicos que forman el Grupo de Trabajo II del IPCC han analizado los impactos, adaptación y vulnerabilidad de los ecosistemas y las poblaciones humanas a la crisis climática. Y sus conclusiones no pueden ser más categóricas. La crisis climática está afectando ya a la vida de miles de millones de personas en todo el mundo.

“Este trabajo es una advertencia urgente sobre las consecuencias de la inacción, y demuestra que el cambio climático supone una amenaza grave y creciente para nuestra salud y bienestar”, ha explicado el presidente del IPCC, Hoesung Lee.El documento, titulado Cambio Climático 2022: Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad, es la segunda entrega del Sexto Informe de Evaluación del IPCC, que será completado a lo largo del 2022. En su elaboración han participado 270 autores de 67 países que han revisado más de 64.000 estudios científicos publicados en los últimos años. En concreto, el Grupo de Trabajo II se encarga de examinar los impactos del cambio climático alrededor de todo el mundo y de explorar opciones para mejorar la capacidad de adaptación de la naturaleza y la sociedad, combatir el hambre y la desigualdad y mantener las condiciones de vida en la Tierra.

Se requieren medidas urgentes

El documento presentado hoy destaca que se requieren medidas urgentes para hacer frente a los riesgos crecientes derivados del cambio climático: el aumento de las olas de calor, las sequías y las inundaciones ya han expuesto a millones de personas a inseguridad alimentaria y escasez de agua, especialmente en África, Asia, América Central y del Sur, así como en las islas de menor tamaño y el Ártico.

"El informe pone de manifiesto que el coste de la inacción es mayor que el de la acción. Si no hacemos nada, vamos a tener grandes pérdidas"

Para evitar esta creciente pérdida de vidas, biodiversidad e infraestructura, se requiere una acción ambiciosa y acelerada, tomando medidas para adaptarse al cambio climático al mismo tiempo que se realizan recortes rápidos y profundos en las emisiones de gases con efecto invernadero. Hasta el momento, sin embargo, el progreso en la adaptación es desigual y la brecha entre las medidas que ya se han tomado y las que habría que tomar para hacer frente a los riesgos es cada vez mayor.

Además, y como ha destacado Marta Rivera-Ferre, otra de las autoras del informe e investigadora en INGENIO (CSIC-UPV): “No todas las personas son igual de vulnerables al cambio climático, por ejemplo hay patrones de desigualdad históricos que determinan estas diferencias. Esta vulnerabilidad diferenciada es un elemento nuevo que plantea el informe y hay que tenerla en cuenta a la hora de pensar estrategias de adaptación”.

La región mediterránea, muy vulnerable

El informe del Grupo de Trabajo II incluye capítulos específicos para las distintas regiones del planeta en los que expone problemas y soluciones concretos que se pueden encontrar estas poblaciones. En Europa, los riesgos climáticos se clasifican en cuatro tipos: mortalidad y morbilidad debido a las altas temperaturas, impactos del calor y del estrés hídrico en cultivos, escasez de agua y subida del nivel del mar. El documento indica que el actual calentamiento ya está afectando a los sistemas naturales y humanos en el continente, y que las regiones del sur serán las que sufran las peores consecuencias del cambio climático.

Foto: Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). (ONU) Opinión

“La región mediterránea es un área de vulnerabilidad al cambio climático”, ha explicado Jofre Carnicer, investigador en el Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales de la Universidad de Barcelona y uno de los autores del nuevo informe. “En esta zona, el calentamiento global se está produciendo a más velocidad (1,5 grados frente a la media global de 1,1) y, además, se espera una reducción del 4% en la precipitación por cada grado que aumente la temperatura. De esta forma, y en función de la reducción de emisiones que se adopte en los próximos años, podemos esperar un descenso en los recursos hídricos por precipitación de hasta un 20% en los peores escenarios de mitigación”, indica el investigador.

Herramientas de adaptación

La escasez de agua pone en peligro la seguridad alimentaria: a nivel global, ya se ha observado una reducción del 5% en la productividad de los tres cultivos principales (maíz, trigo y arroz) y sabemos que, debido al cambio climático, se ha reducido en un 21% el factor de productividad neta.

placeholder La producción mundial de trigo se ha reducido un 5% por la crisis climática. (Unsplash)
La producción mundial de trigo se ha reducido un 5% por la crisis climática. (Unsplash)

“El nuevo informe plantea herramientas de transformación adaptativa o cambios en los manejos agrarios que permitan conservar agua, como, por ejemplo, aumentar la materia orgánica de los suelos. Esta medida permite reducir la erosión, la evapotranspiración y la vulnerabilidad a las inundaciones. Se trata de una estrategia de adaptación, pero también de mitigación, ya que esos suelos van a secuestrar más carbono, y permiten mantener el medio de vida de las personas productoras”, ha indicado la investigadora Rivera-Ferrer. El documento también plantea otras medidas para incrementar la resiliencia climática como la diversificación de cultivos y ganado, o la combinación con elementos naturales como árboles y arbustos.

La naturaleza es nuestro escudo protector

Aproximadamente la mitad de las especies están sufriendo cambios en su distribución debido a las condiciones climáticas, desplazándose hacia los polos o hacia las partes más altas de las montañas, lo que a su vez puede llevar a extinciones locales. “Se están produciendo muchas extinciones de subpoblaciones locales y eventos de mortalidad que son atribuibles al cambio climático. Además, el grado de extinción irá en aumento si no se toman las necesarias medidas de mitigación”, ha explicado Carnicer.

Ya se han producido pérdidas irreversibles, como es el caso de un pequeño roedor ('Melomys rubicola') que habitaba en la isla Bramble Cay de Australia y que ha sido el primer mamífero declarado como extinto a consecuencia del cambio climático. “El aumento del nivel del mar combinado con el incremento de las inundaciones ocasionó una reducción de su hábitat de más del 95%”, ha indicado el investigador.

placeholder 'Melomys rubicola', la primera especie oficialmente extinta a causa del cambio climático.
'Melomys rubicola', la primera especie oficialmente extinta a causa del cambio climático.

El informe muestra evidencias, sin embargo, de que mantener la salud de los ecosistemas ayuda a reducir los riesgos climáticos y a mejorar la vida de las personas. “Al restaurar ecosistemas degradados y conservar de manera efectiva y equitativa del 30 al 50% de la superficie del planeta (incluyendo hábitats de agua dulce y océanos), la sociedad podría beneficiarse de la capacidad de la naturaleza para absorber y almacenar carbono, y podemos acelerar el progreso hacia el desarrollo sostenible, pero la financiación adecuada y el apoyo político son esenciales”, ha indicado el copresidente del Grupo de Trabajo II del IPCC, Hans-Otto Pörtner. No obstante, recuerda Rivera-Ferre, “el informe pone de manifiesto que el coste de la inacción es mayor que el de la acción. Si no hacemos nada, vamos a tener grandes pérdidas tanto en lo económico como en vidas humanas y en pérdida de biodiversidad”.

Las ciudades como parte de la solución

El trabajo proporciona una evaluación detallada de los impactos, los riesgos y la adaptación del cambio climático en las ciudades, donde vive más de la mitad de la población mundial. La salud, la vida y los medios de subsistencia de las personas, así como la propiedad y la infraestructura crítica, incluidos los sistemas de energía y transporte, están siendo cada vez más afectados por los peligros de las olas de calor, las tormentas, las sequías y las inundaciones.

placeholder Protestas de comunidades indígenas durante la COP26. (EFE/EPA/Robert Perry)
Protestas de comunidades indígenas durante la COP26. (EFE/EPA/Robert Perry)

“La combinación de cambio climático y urbanización crea riesgos complejos, especialmente para aquellas ciudades que ya experimentan un crecimiento urbano mal planificado con altos niveles de pobreza y falta de servicios básicos”, ha indicado la copresidenta del Grupo de Trabajo II Debra Roberts. “Sin embargo, las ciudades también brindan oportunidades para la acción climática: suministros de energía renovable y agua limpia, edificios ecológicos y sistemas de transporte sostenibles que conecten zonas urbanas y rurales son soluciones que pueden conducir a una sociedad más justa y equitativa”.

Claves para la adaptación

El informe introduce el concepto de cambio climático resiliente, un marco de soluciones que combinan estrategias de adaptación al cambio climático con acciones para reducir las emisiones (mitigación) para apoyar un desarrollo sostenible para todas las personas. “El informe hace mucho hincapié en la necesidad de contar con las poblaciones indígenas y la cultura tradicional para manejar los ecosistemas a nivel local”, ha explicado la autora Rivera-Ferrer.

El desarrollo climático resiliente involucra a todos y, según el documento, las perspectivas de una acción eficaz mejoran cuando los gobiernos trabajan con la sociedad civil, organismos educativos, instituciones científicas, medios de comunicación, inversores, etc., y, además, se tiene en cuenta a grupos sociales tradicionalmente marginados de las conversaciones como las mujeres, jóvenes, pueblos indígenas y minorías étnicas.

“Se pone mucho énfasis en que las opciones de adaptación y mitigación tienen que ser inclusivas, considerando aspectos de equidad, de justicia climática y acciones que integren todo tipo de actores fomentando la cooperación en todos los niveles de gobernancia”, ha destacado Carnicer. “El informe pone de manifiesto la capacidad de todas las personas para actuar y la importancia de la transformación social. Se necesita una acción urgente, pero tenemos capacidad para cambiar las trayectorias de impacto y de riesgo, cada pequeño movimiento en adaptación y mitigación puede ponernos en un escenario mejor”.

Foto: El cambio climático es la mayor amenaza para las sociedades humanas (EFE/J.Dall) Opinión

“La evidencia científica es inequívoca: el cambio climático es una amenaza para el bienestar humano y la salud del planeta. Cualquier retraso en la acción global nos hará perder la ventana de oportunidad para asegurar un futuro habitable”, ha concluido Pörtner.

El resumen para responsables de políticas del informe del Grupo de Trabajo II del IPCC fue aprobado el domingo 27 de febrero por los 195 gobiernos miembros del IPCC, después de una sesión virtual que tuvo lugar en las dos semanas previas. La publicación del siguiente documento está programada para abril de 2022, y se espera que el documento de síntesis del informe completo esté listo para finales de año.

Los científicos que forman el Grupo de Trabajo II del IPCC han analizado los impactos, adaptación y vulnerabilidad de los ecosistemas y las poblaciones humanas a la crisis climática. Y sus conclusiones no pueden ser más categóricas. La crisis climática está afectando ya a la vida de miles de millones de personas en todo el mundo.

Cambio climático
El redactor recomienda