Feijóo, Puig, Armengol y Moreno: la España periférica pide paso frente a Madrid
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
OTRO MODELO TERRITORIAL

Feijóo, Puig, Armengol y Moreno: la España periférica pide paso frente a Madrid

La elección de los barones periféricos en las jornadas del Círculo de Economía en Barcelona no es casual: "Hay un nuevo hilo entre Ayuso y la autoexclusión 'indepe", dicen desde Valencia

placeholder Foto: Alberto Núñez Feijóo y Ximo Puig, en una imagen de archivo. (EFE)
Alberto Núñez Feijóo y Ximo Puig, en una imagen de archivo. (EFE)

La España periférica será protagonista también este jueves en las jornadas organizadas en Barcelona por el Círculo de Economía, más allá del soberanismo del Govern de ERC y Junts. El cónclave, con presencia del rey Felipe, ha cristalizado como punta de lanza del proyecto de normalización político-social en Cataluña que tiene en la arriesgada operación de indulto a los líderes del 'procés' condenados por el Tribunal Supremo su baza más simbólica, por controvertida y costosa para el Gobierno de Pedro Sánchez.

En esa fusión de intereses entre el Ejecutivo socialista y la burguesía catalana no independentista, se ha otorgado un espacio de protagonismo a los líderes territoriales no catalanes del PSOE y el Partido Popular que, dentro de sus diferencias, o bien han respaldado la medida de gracia del Gobierno o se han alejado de la fotografía de la manifestación de Colón del pasado domingo, donde la presidenta madrileña, la popular Isabel Díaz Ayuso, y Vox acapararon los focos con su rotundo rechazo a la estrategia de conmutación de penas.

Los socialistas Ximo Puig (Comunidad Valenciana) y Francina Armengol (Baleares) y los populares Alberto Núñez Feijóo (Galicia) y Juan Manuel Moreno (Andalucía) coincidirán en un encuentro para debatir sobre el modelo territorial español en un claro gesto de los organizadores por poner sobre el tapete un diálogo más allá de las posiciones dominantes en Madrid y Cataluña a la hora de enfocar la visión de España. La cita coincide en el día, además, con la reunión que Moreno mantendrá con Sánchez por la mañana en el Palacio de la Moncloa. De ahí, viajará a Barcelona por la tarde. Puig y Armengol se han citado a su vez el 4 y 5 de julio en Mallorca para una minicumbre bilateral entre sus dos gobiernos autonómicos.

placeholder El presidente del Círculo de Economía, Xavier Faus, y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en marzo, cuando este dio una conferencia en Barcelona. (EFE)
El presidente del Círculo de Economía, Xavier Faus, y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en marzo, cuando este dio una conferencia en Barcelona. (EFE)

Que estos dirigentes autonómicos se sienten juntos no quiere decir que no alberguen discrepancias. Feijóo y Moreno se han manifestado abiertamente contra los indultos, aunque han evitado sumarse a la protesta más exaltada convocada en Madrid. El andaluz ha advertido de la "inseguridad jurídica" que, a su juicio, generan los indultos, mientras que el gallego cree que la medida de gracia no servirá para resolver el problema y legitimará "un delito continuado". Por su parte, Puig y Armengol han defendido sin complejos la iniciativa de Sánchez. "Hay un tiempo para la justicia y otro para la política", resume el valenciano.

El papel de Ximo Puig en el intento de acercar el Govern de Pere Aragonès a la reconexión institucional no es desdeñable. Muy bien conectado con el ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, en diciembre, coincidiendo con una conferencia que protagonizó precisamente en el Círculo de Economía, mantuvo una reunión institucional en Barcelona con el 'president' catalán, en ese momento todavía interino. Se pactaron hasta las diferencias y, desde entonces, el diálogo se ha mantenido por la vía telefónica. La última conversación es de hace pocos días. El barón socialista está cómodo con ese papel de mediador y busca normalizar las relaciones de vecindad entre la Comunidad Valenciana y Cataluña, tradicionalmente frías en lo político, pero muy intensas en lo económico y comercial.

Foto: La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, acompañada por el presidente del Cercle d'Economia de Barcelona, Xavier Faus. (EFE)

El objetivo de la mesa territorial entre barones moderados del PP y federalistas del PSOE no es tanto que el debate gire en torno a los indultos como abrir una ventana a una concepción territorial alejada de la polarización entre Madrid y Cataluña. "Es el embrión de la nueva España, el reencuentro de la España de la derecha y de la izquierda. Hay un nuevo hilo ante la radicalidad de Ayuso y la autoexclusión de Cataluña que es Galicia y Andalucía, por parte el PP, y la Comunidad Valenciana y Baleares, por parte del PSOE. Eso es lo que se visualiza", reflexionan desde el entorno del presidente valenciano sobre la cita del Círculo de Economía.

Desde Andalucía, Moreno practica un discurso respecto a Cataluña más moderado que el de su compañera Isabel Díaz Ayuso en Madrid

Desde Andalucía, Moreno, nacido en Barcelona e hijo de inmigrantes andaluces, practica un discurso respecto a Cataluña más moderado que el de su compañera Isabel Díaz Ayuso desde Madrid, aunque no hay diferencias importantes de fondo, advierten en su equipo, sino más bien de forma. "A Moreno jamás se le hubiera ocurrido meter al Rey en el tema de los indultos", advierten fuentes próximas al presidente, marcando diferencias. Su talante es otro y su discurso en el debate territorial gira sobre todo alrededor del papel de Andalucía, recuperando lo que siempre han defendido sus antecesores socialistas en la presidencia de la Junta, que "Andalucía no es más que nadie pero tampoco menos que nadie".

Moreno, que abraza la bandera de un nuevo andalucismo, que llama moderno o "constitucional del siglo XXI", lleva ya semanas advirtiendo de que hará una defensa de los intereses de la comunidad andaluza "por encima de los partidos políticos". El barón del PP, que tiene un discurso, también un estilo, muy parecido al de su compañero Feijóo, insiste en avivar el discurso de vigilancia frente a cualquier agravio respecto a Cataluña, como han hecho siempre sus antecesores socialistas, y defiende que "España solo puede salir adelante si Andalucía sale adelante", dejando claro que reivindicará un papel protagonista de la comunidad en la reconstrucción del país poscovid, esgrimiendo su peso población —representa el 20% de la población del país— o que es la tercera comunidad en PIB.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)

El pasado lunes, el presidente andaluz reivindicó una mesa bilateral como la que se ha constituido para retomar el diálogo con Cataluña. Obvió que Andalucía ya tiene esa interlocución prevista en su Estatuto de Autonomía, que en muchos de sus pasajes se copió literalmente del Estatut catalán, y recoge (artículo 220) una Comisión Bilateral de Cooperación Junta de Andalucía-Estado. Cierto es que Moreno ha tenido que esperar dos años y medio para que lo recibiera Pedro Sánchez y que el presidente andaluz recibió la citación en Moncloa, tras varias cartas sin respuesta, tras denunciar que se recibiera a Pere Aragonès recién llegado a la presidencia de la Generalitat, informa Isabel Morillo.

El factor económico

Hay otro factor que determina la confluencia de intereses entre el Círculo de Economía y algunos barones periféricos, más allá del intento de desinflamar y 'desprocesar' el conflicto catalán. La organización empresarial que preside Xavier Faus ha advertido de que Madrid no puede ser "una aspiradora de recursos" por la ventaja que le otorga su capitalidad y la concentración de poder económico y político. El discurso en favor de la descentralización es compartido abiertamente por Ximo Puig, cuya Administración encargó incluso un informe al Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) para analizar los efectos del fenómeno de metropolización en torno a Madrid y sus posibles alternativas y, también, las consecuencias de la política fiscal de la Comunidad de Madrid, atrayendo rentas altas.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (c), acompañado de los consejeros de Salud, Jesús Aguirre (i), y de Presidencia, Elías Bendodo. (EFE)

En eso, por ejemplo, Moreno sí que tiene un discurso muy distinto al de sus antecesores socialistas, que denunciaban el 'dumping' fiscal cuando la ahora ministra de Hacienda, María Jesús Montero, era consejera andaluza. El Gobierno andaluz de PP y Cs se sube al carro del plan fiscal de Madrid, pese a tener rentas mucho más bajas, y está acometiendo una bajada masiva de impuestos en todos los tramos autonómicos o cedidos para poder equipararse a la comunidad en la que menos impuestos se paga de toda España.

En el caso valenciano, no es que no se quiera, es que no se puede, por el problema crónico de la infrafinanciación, que Sánchez no resuelve con la excusa de la ausencia de mayorías parlamentarias. Ximo Puig ya ha advertido de que si se abre el melón del concierto fiscal en Cataluña, tendrá que extenderse el debate al resto de autonomías de régimen común que así lo deseen. En esto, no aceptará asimetrías. Al menos, formalmente.

Barcelona Ximo Puig Cataluña Francina Armengol Juanma Moreno Noticias de Comunidad Valenciana Indulto Alberto Núñez Feijóo
El redactor recomienda