La rebelión de Ayuso con el Rey desconcierta al PP: "Va de charco en charco"
  1. España
La presidenta insiste en el enredo

La rebelión de Ayuso con el Rey desconcierta al PP: "Va de charco en charco"

La insistencia de la presidenta madrileña en meter a Felipe VI en el debate de los indultos incrementa el malestar entre los dirigentes del PP, que reprochan a Ayuso "meterse en charcos innecesarios"

placeholder Foto: Isabel Díaz Ayuso, con Moon Jae-in y la reina Letizia. (Limited Pictures)
Isabel Díaz Ayuso, con Moon Jae-in y la reina Letizia. (Limited Pictures)

Lejos de deshacerse, el enredo dentro del PP con la posición del Rey frente a los indultos no para de crecer. Lo que pudo ser un error espontáneo de la presidenta de la Comunidad de Madrid a las puertas de la manifestación de Colón ha terminado por convertirse en una especie de rebelión a ojos de algunos dirigentes, que no entienden por qué Isabel Díaz Ayuso “no deja de meterse en charcos”. “Parece que los busca, porque es innecesario del todo”, aseguran algunos dirigentes cercanos a la cúpula y diputados en el Congreso.

En Génova, mantienen intacta su posición y aseguran que “todo el PP piensa lo mismo”. Es decir, lo que trasladó Pablo Casado el lunes cuando corrigió las palabras previas de Ayuso y zanjó que “el único responsable de indultar es Sánchez”. Los populares defienden también que “el papel del Rey está tasado en la Constitución” y que ha sido en todo momento “impecable”.

Es la tesis que han respaldado los miembros de la dirección nacional y muy especialmente la portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra, incluso delante de los medios de comunicación. Y choca, una vez más, con la presidenta madrileña: “Ayuso ha dicho una cosa y yo he dicho lo que he dicho. Y creo que hay una diferencia”, apostilló sin dudarlo.

Foto: Isabel Díaz Ayuso en un desayuno en Madrid este martes. (EFE)

Precisamente, “ese choque reiterado” es lo que no ven con buenos ojos dentro de las filas del PP. “O estamos a una cosa o a la otra. No podemos meternos en este lío”, repiten en vista de que la presidenta no evita reeditar la polémica generada. El malestar ha ido en aumento en las últimas horas, aunque algunos dirigentes lo ven como una “metedura de pata” y otros, incluso, como una especie de desafío al liderazgo de Casado por no acatar la línea trazada.

Todavía más cuando ni siquiera Vox ha ido tan lejos. El partido de Santiago Abascal, que tan a menudo patrimonializa la defensa del Rey, no sacó a colación al monarca en el asunto de los indultos. De hecho, sus dirigentes consideraron también “un error” la valoración de Ayuso. Ciudadanos, por su parte, se lanzó al ataque entre acusaciones de “populismo” y “desconocimiento” de la Constitución.

El domingo pasado, a las puertas de la sede nacional, la presidenta en funciones de la comunidad se preguntó si el Gobierno “hará cómplice” de los indultos al Rey “al hacerle firmarlos”. Casado y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, evitaron respaldar esas declaraciones. De hecho, el líder del PP las enmendó un día más tarde para aclarar que la posición de su partido es apartar a Felipe VI de la refriega política y destacar que la única responsabilidad de la firma de los indultos la tendrá el presidente del Gobierno.

Foto: Pablo Casado. (EFE)

La cuestión es que Ayuso, lejos de retractarse y para estupefacción de muchos en su partido, aprovechó este martes para reafirmarse en su tesis. “El Gobierno y los independentistas ponen al Rey en una trampa. Si firma o no firma, haga lo que haga, está en tela de juicio”, insistió, volviendo a dar alas a la posibilidad de que el monarca tenga margen para hacer otra cosa que no sea firmarlos, cuando sería una ilegalidad. El propio PP afirma que el papel del Rey “está tasado por la Constitución”, haciendo mención al artículo 62 de la Carta Magna, que recoge como función del jefe del Estado sancionar las leyes y, entre otras cosas, “ejercer el derecho de gracia con arreglo a la ley”.

A pesar de que en Génova intentan templar los ánimos y recuerdan que “la máxima es compartida” por todos, incluida Ayuso (que el responsable es el Gobierno y que Sánchez somete a una humillación constante a las instituciones), dirigentes de la cúpula consideran “un nuevo error” la insistencia de Ayuso en introducir la figura del Rey en este debate.

placeholder Pablo Casado, José Luis Martínez-Almeida e Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
Pablo Casado, José Luis Martínez-Almeida e Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Primero, explican a este diario, “porque en el fondo perjudica a la Corona” (haciendo alusión a las declaraciones de miembros del propio Ejecutivo y de sus socios parlamentarios en el Congreso, que ya hablan de que el PP “es el mayor enemigo de la monarquía”). Y segundo, “porque el presidente Casado ya había fijado la posición de manera tajante”. En el PP no terminan de entender el objetivo de Ayuso, que “sabe perfectamente” que el Rey no tiene ninguna capacidad para no refrendar las leyes aprobadas o los indultos, en este caso, a los líderes independentistas, y que además no debería entrar en tanto debate y limitarse a atacar al Ejecutivo.

Después del embrollo generado, que también se coló en el Congreso este martes con valoraciones de todos los grupos parlamentarios, Ayuso coincidió por la noche con Casado, la plana mayor del Gobierno y los Reyes en una cena ofrecida al presidente de Corea en el Palacio Real.

Lejos de deshacerse, el enredo dentro del PP con la posición del Rey frente a los indultos no para de crecer. Lo que pudo ser un error espontáneo de la presidenta de la Comunidad de Madrid a las puertas de la manifestación de Colón ha terminado por convertirse en una especie de rebelión a ojos de algunos dirigentes, que no entienden por qué Isabel Díaz Ayuso “no deja de meterse en charcos”. “Parece que los busca, porque es innecesario del todo”, aseguran algunos dirigentes cercanos a la cúpula y diputados en el Congreso.

Isabel Díaz Ayuso Partido Popular (PP) Pablo Casado Cuca Gamarra Indulto Rey Felipe VI
El redactor recomienda