Puig y Aragonès ensayan la 'Commonwealth mediterránea' en pleno idilio PSOE-ERC
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
DE LA ARMONIZACIÓN FISCAL AL CORREDOR

Puig y Aragonès ensayan la 'Commonwealth mediterránea' en pleno idilio PSOE-ERC

El barón socialista valenciano rompe el hielo con Cataluña y se reúne con el 'president' interino catalán tras una etapa de relaciones bloqueadas por la crisis soberanista

Foto: Pere Aragonès y Ximo Puig, en su visita a Barcelona. (GenCat)
Pere Aragonès y Ximo Puig, en su visita a Barcelona. (GenCat)

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, y su homólogo interino catalán, Pere Aragonès, coincidieron este martes tras reunirse en Barcelona en mostrar un rechazo conjunto a lo que consideran "dumping fiscal" por parte de la Comunidad de Madrid para atraer grandes fortunas y en reivindicar la ejecución completa del corredor ferroviario mediterráneo, al tiempo que constataron sus "diferencias" en cómo abordar la relación de Cataluña con el resto España.

Hay que remontarse a abril de 2017 para encontrar la foto de la última reunión de un presidente autonómico catalán y un valenciano. En aquella ocasión fue un breve recibimiento "informal" de quien estaba al frente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, a Ximo Puig, que visitaba Barcelona para asistir a un homenaje a la fallecida exministra socialista Carme Chacón. Esa cita fue la réplica a la minicumbre bilateral que ambos dirigentes autonómicos celebraron un año antes en los salones góticos del Palau en Valencia. Puigdemont aún no se había subido el monte del 'procés' en toda su dimensión y llegó a la capital valenciana con equipos de trabajo y dispuesto a cerrar acuerdos de buena vecindad y defensa de intereses comunes con su vecino del sur. Hasta la entonces líder autonómica de Ciudadanos, Inés Arrimadas, se apuntó a la nutrida delegación catalana que se desplazó a la ciudad del Turia.

Pero llegó el referéndum independentista del 1 de octubre de 2017, la fuga a Waterloo de Puigdemont, la sucesión de Quim Torra y todas esas buenas intenciones se perdieron en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Torra nunca tuvo ningún interés en mantener y trabajar la relación con Ximo Puig, al que incluso despreció cuando rechazó la invitación de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) para acudir al acto en favor del corredor mediterráneo celebrado en Barcelona en septiembre de 2018 en colaboración con sus colegas de Foment del Treball.

Puig y Aragonès consensúan un texto en el que señalan sus opiniones "claramente diferenciadas" con respecto a la situación política en Cataluña

De aquel intento de 2016 de reconducir la tradicional relación de amor-odio entre la Comunidad Valenciana y Cataluña, apenas un año después del giro político en la política valenciana con la salida del Partido Popular de las instituciones tras veinte años de hegemonía, se pasó a una nueva congelación completa de relaciones entre dos territorios que comparten intensos intercambios comerciales y económicos. Por eso, con ese historial, la visita de más de una hora que este martes hizo Ximo Puig al 'president' interino catalán Pere Aragonès, que lo recibió en las dependencias del Districte Administratiu de Barcelona, solo puede interpretarse en clave de que algo ha cambiado en la política autonómica, pero también en la nacional, donde el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos ha abierto un diálogo con ERC que se ha traducido en el respaldo de los republicanos a los Presupuestos Generales del Estado de 2021.

Ximo Puig, con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el todavía presidente de CaixaBank, Jordi Gual, en el Cercle de Economia. (EFE)
Ximo Puig, con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el todavía presidente de CaixaBank, Jordi Gual, en el Cercle de Economia. (EFE)

En ese deshielo hay que encajar el movimiento 'diplomático' de Ximo Puig, que acudió este martes por la mañana a la Ciudad Condal para protagonizar una conferencia en el Cercle de Economia que preside Javier Faus, una de las entidades patronales catalanas alejadas del independentismo. Fue tras esa intervención cuando fue recibido por Aragonès en una entrevista en la que los respectivos gabinetes pactaron el formato protocolario, la convocatoria, el comunicado posterior y hasta el texto común de los tuits difundidos en las cuentas oficiales de ambos gobiernos.

Fiel a su discurso conciliador y a su propuesta federalista, el barón socialista, que guarda muy buena sintonía con el líder del PSC, Miquel Iceta, aprovechó el altavoz del Cercle para reivindicar su querencia federalista en un contexto casi preelectoral en Cataluña y ofrecer una 'Commonwealth mediterránea', "dado que la Comunidad Valenciana y Cataluña comparten intereses y retos en España, en la Europa de las regiones y en la economía global", señaló ante los empresarios.

Destacó que la autonomía catalana es el principal cliente y el principal proveedor de la valenciana, solo superada por China y Alemania, y que la Comunidad Valenciana es el segundo cliente y el cuarto proveedor de Cataluña, con un volumen de intercambios por valor de 12.500 millones. Ambas comunidades suman el 28,3% del PIB español, cifra que alcanza el 45% si se suma Murcia y Andalucía en esa "España mediterránea del corredor", como la definió. Por esa "unidad de intereses", abogó por "volver al ámbito político, dado que el bloqueo catalán que ha acompañado al 'procés' se ha traducido en la práctica desaparición de las relaciones institucionales entre ambas comunidades". "Esto ha provocado la pérdida de un aliado fundamental en la reivindicación de un nuevo sistema de financiación que reconstruya la equidad, hoy inexistente, y que corrija tratos de favor", dijo. En este sentido, se refirió a la "responsabilidad de la propia Cataluña después de años de deriva unilateral y de camino a ningún lugar" asegurando que "la ensambladura entre Cataluña y el resto de España se tiene que abordar con coraje, generosidad y voluntad de transacción".

Los dos presidentes remarcan su "sintonía" en la lucha contra el 'dumping' fiscal en la UE y en España y denuncian "competencia desleal"

Aragonès recogió el guante a su manera, marcando distancias en lo territorial, pero pactando con Puig la defensa conjunta de dos elementos en las que despliegan el mismo discurso: la reivindicación de mayor inversión estatal e infraestructuras como el corredor ferroviario mediterráneo y la defensa de la armonización en materia de impuestos dirigidos a las rentas altas. Tras la reunión de los dos presidentes autonómicos, sus equipos difundieron un comunicado común en el que hicieron hincapié en la "sintonía en la lucha contra el 'dumping' fiscal en la Unión Europea y en España, y en impedir la competencia desleal de aquellos territorios que rebajan la tributación de las grandes fortunas para captarlas". No pusieron nombres, pero la frase estaba claramente referida a la Comunidad de Madrid. Tanto ERC como el propio Puig han coincidido en criticar la política fiscal de la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso.

Gestión de fondos europeos

También coincidieron en la voluntad de seguir "cooperando fluidamente entre los dos territorios y trabajar por los intereses compartidos". Aquí es donde ubicaron la defensa del corredor mediterráneo, "entre muchos otros" asuntos.

En lo que no hubo posición conjunta es en cómo abordar el conflicto político de Cataluña, donde ERC no ha renunciado a sus posiciones soberanistas. En esto, el texto consensuado quiso dejar clara la existencia de discrepancias. "Ximo Puig y Pere Aragonés han analizado la situación política actual, especialmente en lo que refiere a Cataluña. En este asunto han podido contraponer opiniones, claramente diferenciadas", indicaba.

Puig también hizo entrega a Pere Aragonès del documento de trabajo de la Estrategia Valenciana para la Recuperación y el dirigente republicano le dio el Plan para la Reactivación Económica y Protección Social de la Generalitat catalana. La voluntad de los dos gobiernos es proponer proyectos y gestionar directamente los fondos europeos de reconstrucción, así como de "reivindicar el papel de las regiones en esta materia", según dijeron.

Ximo Puig Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) PSOE Pere Aragonès Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda