El PSOE activa la alerta por los efectos del pacto con Bildu y ERC en sus 'graneros'
  1. España
  2. Andalucía
TRAS LAS ALIANZAS

El PSOE activa la alerta por los efectos del pacto con Bildu y ERC en sus 'graneros'

En Andalucía, Extremadura o Castilla-La Mancha, la unidad territorial o la política antiterrorista han sido siempre líneas rojas. "Falta mucha pedagogía", avisan algunas voces

placeholder Foto: La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

"Falta mucha pedagogía. Todo esto hay que explicarlo más, hay una carencia importante ahora mismo, quizá porque hay otras formas de entender la dinámica del partido. Yo echo en falta no la voz del Gobierno, que está en lo que está, sino del partido". La queja de un veterano dirigente del PSOE andaluz, que dice no querer foco, es elocuente. El PSOE posiblemente ha perdido ante la opinión pública la batalla del relato en cuanto a las alianzas de los Presupuestos Generales del Estado. Entre otras cosas, porque sus socios de gobierno, de Unidas Podemos, se han encargado de poner el foco en Bildu o ERC.

Un mensaje que en los graneros socialistas tradicionales, como es el caso de Andalucía o Extremadura, pero también de Castilla-La Mancha, puede ocasionar desafecto o incluso una quiebra con parte del electorado. Las quejas de los barones del PSOE o las críticas de veteranos como Felipe González o Alfonso Guerra alimentan ess desafección hacia el nuevo PSOE de Pedro Sánchez. Sin embargo, desde el partido niegan que esa quiebra exista y se cuidan de admitir preocupación. Eso sí, piden salir a explicarlo más.

La intervención de Pedro Sánchez este sábado iba precisamente en esa línea. Sánchez defendió la Constitución, la tradición del PSOE y dejó claro que las legislaturas socialistas se cuentan en derechos ganados. Como hizo ya en la carta a la militancia, no explicó el pacto con Bildu pero, entre líneas, sus mensajes trataban de neutralizar las críticas.

Pedro Sánchez presenta “La España que nos merecemos 2021-2026"

En Andalucía, la situación es peculiar. Hay un congreso pendiente y un liderazgo interino hasta que resuelvan los militantes. La voz de Susana Díaz no ha sonado con la misma fuerza crítica que la de Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page o Javier Lambán, aunque sí que la andaluza ha dejado claro que a Bildu le queda aún un largo camino. Entre la militancia andaluza, mensajes como los de Felipe González o Alfonso Guerra calan con más fuerza que en otros rincones de España. O al menos así ha sido tradicionalmente.

Foto: La portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua (i), y el diputado Oskar Matute (2i), durante una reunión para negociar los PGE con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero (d), y el secretario de Estado Nacho Álvarez. (EFE)

El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, defiende que el PSOE es "un partido en continua evolución y reformista". "A Pedro Sánchez lo hicieron secretario general un 60% de votos de militantes socialistas andaluces" o "el votante andaluz fue el que impidió el sorpaso de Podemos en el momento más delicado del PSOE, que se paró por el medio millón de votos de Andalucía en su momento", defiende cuando se le pregunta sobre si el electorado andaluz fiel al PSOE es más de centro y menos de izquierdas que en otras partes de España o si asiste con más perplejidad a las nuevas alianzas del Gobierno.

"Los 11 millones de votos de Zapatero quedan muy atrás y desde que irrumpió Podemos la realidad del PSOE es otra", dice Cornejo. En eso coinciden todos los consultados, en que el momento político es nuevo, que el bipartidismo pasó a la historia, que existe una fragmentación que ha venido para quedarse y que hay que leer el momento actual en ese contexto.

Líneas rojas

"Es verdad que en Andalucía, Castilla-La Mancha o Extremadura asuntos como el de la unidad territorial o la lucha antiterrorista suponen líneas rojas sagradas, pero es que no ha habido ningún cambio por parte del PSOE en estas políticas, ninguno. Con Bildu no se pacta nada relacionado con la unidad territorial, no hay sobre la mesa ningún tipo de cesión soberanista, en absoluto, sus enmiendas son de corte socialdemócrata, destinadas a la educación o a la sanidad. En los PGE se está hablando mucho de con quién salen, pero no de los contenidos de las cuentas", defiende Cornejo. "Por primera vez, hay un Gobierno de coalición y ha cambiado la política de este país. Que con Albert Rivera pudo ser otro Gobierno y la política de este país sería diferente, sí, pero no pudo ser", subraya el número dos del PSOE andaluz.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una visita este jueves en San Sebastián de los Reyes a un laboratorio farmacéutico que fabricará una de las vacunas contra el covid-19. (EFE)

Amparo Rubiales atesora casi 40 años de militancia socialista y una trayectoria política en la que ha ocupado casi todos los cargos en gobiernos e instituciones, desde que fue la primera consejera de un Ejecutivo andaluz. En su análisis, insiste en que todo cambió con la irrupción de Podemos y Vox y el fin del bipartidismo. "Siempre se ha pactado con los nacionalistas, tanto Aznar como Felipe se han apoyado en Pujol o el PNV cuando les ha hecho falta", recuerda. "La sociedad se ha fracturado. Lo que hay que saber es hacer pactos para resolver los problemas de la gente. Es algo común y normal en todos los países europeos", advierte.

"A Guerra no lo conoce ya nadie"

Rubiales rebaja la incidencia de las críticas. "Creo que influyen mucho menos de lo que ellos creen. Felipe González quizás algo más, pero Alfonso Guerra ya no sabe mucha gente ni quién es. Decía [José María] Maravall, presidente de la Fundación Felipe González, que algunos se creen que han nacido de la pata del Cid y aquí de la pata del Cid no hay nadie. Ellos tuvieron su momento y ahora esto lo dirigen otros. Felipe es el que más importancia tiene, pero le falta, para que tuviera más credibilidad, que en algún momento apoyara a Sánchez. Mucho de lo que está pasando tiene mucho que ver con los resultados de las últimas primarias, porque todos ellos son los que apoyaron a Susana Díaz, incluidos los barones. Los que lo dicen son los de la vieja guardia, están pensando en otro PSOE que ya no existe porque la sociedad aquella, que era la mía, ya no existe. Yo soy de aquella generación y, sin embargo, estoy de acuerdo con lo que están haciendo y entiendo el momento. Es su tiempo y nosotros lo que tenemos que hacer es aplaudirlos y criticarlos cuando haya que hacerlo. El patriotismo de partido en el PSOE es muy fuerte", advierte.

placeholder El expresidente del Gobierno español Felipe González. (EFE)
El expresidente del Gobierno español Felipe González. (EFE)

Los socialistas insisten en que deben salir más a aclarar que con Bildu "no se ha pactado absolutamente nada". "Lo más importante ahora mismo es aprobar los Presupuestos, es lo que necesitan los españoles y hay miles de millones de la Unión Europea que son muy necesarios", agrega quien fue delegada del Gobierno en y presidenta del PSOE de Andalucía. El problema es que es una parte del Gobierno la que pone el foco en las alianzas con los nacionalistas. "Pablo Iglesias pega tirones a su favor, sí. Unidas Podemos es un partido distinto del PSOE, dice que hemos pactado con Bildu y se genera esa conciencia. Muy mal hecho por parte de Podemos. Se podrían haber aprobado los Presupuestos con ERC y con Cs. Lo que hay que mirar es si los Presupuestos son buenos o malos para los españoles. Es una estupidez decir que no se apoyan unos presupuestos porque los apoyan unos u otros”, zanja Rubiales.

Sin alternativas

"Si no hay Presupuestos, nos vamos a elecciones en el peor momento para el país y en menos de dos años sumaríamos cuatro procesos electorales. ¿Es eso lo que necesita España ahora?". Esto es lo que hay que contar más, insisten quienes fueron referentes del PSOE, para frenar el relato de las derechas.

Foto: El expresidente del Gobierno Felipe González (2i); junto a los exdirigentes del PSOE Elena Valenciano y Eduardo Madina (2d) y el periodista Antonio Caño. (EFE)

El problema —coinciden muchos socialistas consultados— está en el relato, en la forma de contar la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, con un guion marcado por los intereses de Podemos o que regala banderas que ya eran del PSOE, como la de la armonización fiscal. Los socialistas de Madrid están muy molestos por el hecho de que Gabriel Rufián incluyera en el anuncio de acuerdo sobre los Presupuestos la referencia a Madrid como “paraíso fiscal”. Consideran que le ha hecho la campaña electoral a Isabel Díaz Ayuso y hace imposible que el PSOE pueda gobernar en la Comunidad de Madrid. Lo ven innecesario, puesto que, además, es un asunto que ya había anunciado hace tiempo la ministra de Hacienda, pero ahora dan una baza política al PP inigualable. Ni siquiera salió nadie del Gobierno o del PSOE a explicar ese acuerdo o matizarlo.

Las esencias del socialismo

Ángel Cazorla, politólogo y profesor de la Universidad de Granada, advierte de que lo primero que habría que preguntarse es cómo ha cambiado el electorado. "Habría que preguntarse dónde quedaron las esencias del socialismo que defienden González o Guerra. Quizá ser socialista ahora mismo es muy diferente a lo que ellos entienden que es ser un verdadero socialista", apunta. "El proceso de adscripción a un partido es algo que ha cambiado muchísimo. En Andalucía o Extremadura, por ejemplo, era especialmente fuerte una adscripción partidista por motivos de posición social, familia, había un anclaje muy fuerte. Ahora mismo, esta lectura no tiene sentido en ningún partido. Ninguna adscripción partidista se basa ya en ese sustrato social, quizá las vacas sagradas aún eso no lo entiendan", subraya Cazorla.

"Las bases de adscripción del votante son ahora mismo mucho más débiles que hace 10 años, hay más laxitud y estamos en un momento nuevo que obliga a los partidos a otras cosas", apunta este politólogo. Por eso cree que el Gobierno de coalición con Podemos "puede tener efecto en el electorado entre los más fieles, entre los guardianes de las esencias del PSOE, pero de esos quedan muy pocos, cada vez menos". "Hay una nueva realidad y mucha transferencia de voto entre unos comicios y otros. También podría darse una fractura a la inversa, del partido que no entienda la nueva realidad con los electores", advierte Cazorla.

Hacer desaparecer el centro

Carmen Ortega, profesora de Ciencias Políticas y directora del Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía (Capdea) en la Universidad de Granada, advierte de que el análisis será cojo si no queda claro que "el primer objetivo ahora mismo es la gobernabilidad, y para eso hacen falta esos Presupuestos". "Ahora mismo, la política se mueve por estrategias en un contexto de máxima polarización ideológica entre el bloque de la derecha y de la izquierda. Al final, la situación ha conducido a que haya dos bandos, Cs se equivocó y se hundió, y ahora hay que adaptarse a las circunstancias. Pedro Sánchez ha hecho una estrategia inteligente, apuesta por el bloque de izquierda y condena así a Cs al centro, a la irrelevancia. Ha relegado a Cs y pactar con ellos ahora mismo les daría poder", sostiene Ortega. "Al PSOE le interesa esa polarización izquierda-derecha y me parece que ese análisis como estrategia política es acertado, otra cosa es que eso sea lo mejor para los intereses de España como país. Sánchez ha condenado el centro a la irrelevancia política y eso va a influir también en esas coaliciones de PP, Cs y Vox", agrega convencida de que el movimiento de Sánchez está muy calculado.

"El electorado socialista es muy diverso", subraya la profesora de Ciencias Políticas. "La adscripción partidista sí se ha debilitado, esta es una sociedad mucho más volátil, el voto es más líquido, pero la adscripción ideológica, ser de derechas o de izquierdas, es más fuerte ahora que hace unos años", concluye Ortega.

"Falta mucha pedagogía. Todo esto hay que explicarlo más, hay una carencia importante ahora mismo, quizá porque hay otras formas de entender la dinámica del partido. Yo echo en falta no la voz del Gobierno, que está en lo que está, sino del partido". La queja de un veterano dirigente del PSOE andaluz, que dice no querer foco, es elocuente. El PSOE posiblemente ha perdido ante la opinión pública la batalla del relato en cuanto a las alianzas de los Presupuestos Generales del Estado. Entre otras cosas, porque sus socios de gobierno, de Unidas Podemos, se han encargado de poner el foco en Bildu o ERC.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Presupuestos Generales del Estado Alfonso Guerra Barones del PSOE Susana Díaz PSOE Bildu Pedro Sánchez Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Felipe González Juan Cornejo
El redactor recomienda