Es noticia
Menú
El Institut de Salut culpó a dos cargos de ERC de contactar con el conseguidor de las mascarillas
  1. España
  2. Cataluña
Pelotazo de 35 millones de euros

El Institut de Salut culpó a dos cargos de ERC de contactar con el conseguidor de las mascarillas

El Institut de Salut acusó de manera repetida a dos secretarias de la formación republicana en la Generalitat, Natalia Mas y Mireia Borrell, de los contactos iniciales entre la Administración catalana y Roger Parellada

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (d), junto al 'conseller' de Salud, Josep Maria Argimon. (EFE/David Borrat)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (d), junto al 'conseller' de Salud, Josep Maria Argimon. (EFE/David Borrat)

La investigación de la Oficina Antifraude de Cataluña mantuvo una fijación durante los dos años que estuvo abierta: quién propició que un empresario sin trayectoria en el sector sanitario como Roger Parellada llamase a las puertas del Institut Català de Salut (ICS) y cerrase un contrato de 35 millones de euros para mascarillas y material hospitalario. Durante ese tiempo, el ICS culpó en sus respuestas a la oficina a dos altos cargos de ERC en la Generalitat, a la secretaria de Economía, Natalia Mas Guix, y a su homóloga de Acció Exterior, Mireia Borrell Porta. Las acusaciones aparecen por escrito varias veces en el dosier de la investigación, aunque Antifraude no les ha dado credibilidad hasta la fecha.

Natalia Mas era en marzo de 2020 la secretaria de Economía y la mano derecha del secretario general, Albert Castellanos. Ambos estuvieron en tratos con Parellada y su equipo durante la operación. Mas, que ahora ocupa la secretaría de Empresa con Roger Torrent, ha negado conocer al conseguidor ni a su colaborador Roger Rovira, que llevó buena parte de la interlocución con la Conselleria de Economía, tras ser consultada por El Confidencial. Tampoco les avaló ante el ICS, el cual evaluó la operación y pidió autorización para realizar pedido y pago. Sobre el papel de Mireia Borrell, se limita a apuntar que "no me corresponde hablar de terceras personas".

placeholder Pinche para leer el documento.
Pinche para leer el documento.

Borrell, que fue cesada en abril de 2020 por “falta de confianza”, ya que venía de la época del 'conseller' anterior, Alfred Bosch, ha declinado responder a este diario sobre qué tipo de relación mantenía con el empresario Roger Parellada y su entorno familiar y societario.

Antifraude no ha dado credibilidad a la versión del ICS. Al contrario de lo acontecido con el cierre del registro, que sí que dio por bueno, hasta el final sigue insistiendo en que faltan datos sobre los contactos iniciales que explican toda la operación. “En cuanto a la falta de información relativa al origen y a los contactos preliminares en el encargo de emergencia con la empresa Basic Devices SL, las respuestas analizadas no aportan ninguna información adicional o complementaria sobre los motivos que llevaron en el ICS a seleccionar a la referida empresa, y no a ninguna otra, como adjudicataria del contrato ni sobre el número y contenido de aquellos contactos preliminares”, señala.

Foto: Cristina Nadal. (Biocat)

“Tal y como ya se señalaba en el informe razonado, estas carencias de información imposibilitaron que el órgano de contratación pudiera adoptar ninguna medida de prevención, detección y solución de conflicto de interés, ni ninguna medida vinculada con la prevención y lucha contra la corrupción”, añade Antifraude en sus conclusiones. Incluso lo vuelve a mencionar en su nota de prensa de cierre de la investigación del pasado mes de mayo.

Baja credibilidad

El ICS justifica en su respuesta a Antifraude que “el hecho de que en aquel momento de pandemia, en el que proliferaban muchas ofertas que eran más que dudosas, los representantes de Basic Devices SL viniesen dirigidos al ICS por parte de otros departamentos de la Generalitat daba confort a este Instituto, en unos momentos, como hemos dicho, de escasez extrema de material a nivel mundial”. El organismo de Salut, controlado por personal de JxCAT y que dirigía en ese momento el actual 'conseller' de Salut, Josep Maria Argimon, elude cualquier responsabilidad y apunta al entorno de los republicanos.

El Institut de Salut justificó la compra por el "confort" de un aval de otras 'conselleries'

En el caso de la actuación de Natalia Mas, Antifraude va más lejos en su escepticismo respecto a los argumentos del ICS, ya que una vez que se ha puesto la denuncia es quien pide más garantías al grupo de empresas de Parellada. “Cabe decir que todo ello resulta una situación extraña, puesto que la petición de información adicional con finalidad garantista sobre Basic Devices SL la solicita, precisamente, una persona alto cargo del departamento origen del contacto preliminar con esta mercantil, y que la referenció al ICS y posibilitó que el contacto se produjera y formalizara el contrato”, indica en su investigación.

Omisiones interesadas

Las omisiones del Institut Catalá de Salut ante Antifraude parecen interesadas. Se omite el papel de Carola Miró, la mujer del entonces 'president' de la Generalitat, Quim Torra, quien conocía a Roger Parellada y que luego intercedió por él para que la Generalitat desbloquease su cuenta en el Banco Sabadell con 35 millones de euros, como explica el propio Torra en su libro de memorias. También el rol que jugó la oncóloga de la propia Miró, Cristina Nadal, amiga de la familia y avalista de Argimon ante los Torra. Como apunta la Oficina Antifraude, “estas carencias informativas iniciales hacían imposible que el órgano de contratación pudiera prevenir, detectar y solucionar de forma efectiva los conflictos de interés que pudieran haber surgido en el procedimiento examinado, tal y como prescribe el art. 64 de la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público (LCSP) relativo a la lucha contra la corrupción y prevención de los conflictos de intereses”.

La investigación de la Oficina Antifraude de Cataluña mantuvo una fijación durante los dos años que estuvo abierta: quién propició que un empresario sin trayectoria en el sector sanitario como Roger Parellada llamase a las puertas del Institut Català de Salut (ICS) y cerrase un contrato de 35 millones de euros para mascarillas y material hospitalario. Durante ese tiempo, el ICS culpó en sus respuestas a la oficina a dos altos cargos de ERC en la Generalitat, a la secretaria de Economía, Natalia Mas Guix, y a su homóloga de Acció Exterior, Mireia Borrell Porta. Las acusaciones aparecen por escrito varias veces en el dosier de la investigación, aunque Antifraude no les ha dado credibilidad hasta la fecha.

Generalitat de Cataluña
El redactor recomienda